RSS

Archivo de la etiqueta: Padre Celestial

El Mesías

mesías

¿Quién creyó en él? Pues no vino como muchos lo esperaban, no se apareció a su nación montado en un caballo blanco ni se les reveló con soldados a su retaguardia.

Al mundo vino humildemente en un pesebre, su hospedaje en la tierra no fue como el de los reyes, pero Rey más grande que Él no lo habrá jamás.

Compró nuestra salvación sin derramar sangre ajena, pero toda su sangre la vertió para lograr nuestra libertad.

Cómo un renuevo que florece ha sido su reinado, empezó con una semilla de pasión, para convertirse ahora en un reino de amor, de paz y de esperanza a todos aquellos que en Él creen y se han refugiado en sus confortantes brazos.

Vivió entre nosotros pero no era de nosotros, se despojó de su gloria y empezó su obra sanando enfermos, liberando demonios, ayudando a los necesitados y predicando las buenas nuevas.

Su mensaje confrontó los corazones orgullosos y escasos de misericordia, y aún en nuestros tiempos muchos cierran sus oídos al fuego que llevan sus palabras.

En verdad Él es la vida, cada una de las marcas en su piel simbolizaron la paz de nuestras almas, nuestra sanidad se logró en los agujeros que causaron enormes clavos en su ser, en las espinas que atravesaron su sien, en los latigazos que tiraron y desgarraron su joven piel, en el dolor extremo que no quiso gritar para demostrarte su amor sin fin.

Él fue castigado por todos nuestros fracasos, Él se obligó a llevar sobre sí mismo nuestros castigos, el dolor que nos correspondía cargar aplastaba sus heridas, su sangre fue vilmente derramada por la nuestra, lágrimas de las cuales Él era indigno de llevar corrieron por sus mejillas, gemidos y suspiros que nos correspondían a nosotros decir, salieron de su boca por amarnos sin medida.

La ansiedad lo agobiaba y el miedo de no poder cumplir con su misión lo sobrecogían, el enfado intentó hacer meollo en sus pensamientos y la tristeza hizo que el tener que soportar aquel dolor fuera muy intenso.

Quizá miró sus manos un instante, estaban rojas, ensangrentadas y severamente lastimadas.

No había nada sano en su piel, su barba arrancada había hecho que su rostro se ensanchara, las gotas de sangre que corrían desde su cabeza a causa de los golpes, las caídas y las espinas le impedían ver bien, sus labios estaban desgarrados y su lengua agonizaba por una gota de agua.

Sin embargo Él era Dios, podía desmenuzar el poder de aquellos que le atormentaban, pudo si quería hacernos pagar lo mismo que le hicimos sufrir, pero no abrió su boca para condenar sino que pidió misericordia por nuestra ignorancia.

Aquella cruz donde Él fue clavado, fue el acto más bello de amor que se haya visto por nosotros pecadores, ese acto gritó amor, esperanza y salvación para todo aquel que cree.

De tal manera nos amó Dios que dio a su hijo unigénito, aquel Verbo de vida, con su último suspiro dijo: Consumado es.

Pero el Padre Celestial que nunca se olvida de sus hijos, lo llenó de gloria y majestad, nuestro Mesías resucitó al tercer día, dándonos a nosotros juntamente la victoria.

Nuestro Mesías nos comprende, Dios no nos deja desamparados, porque Él conoce el rechazo, la soledad, la tristeza, el dolor, la inseguridad y todas aquellas cosas que nosotros atravesamos.

Un solo Mesías, un solo Camino al padre, Jesucristo nuestro Salvador, el hijo de Dios.

Hosanna sea en las alturas y gloria sea al Rey que nos concedió la vida, pues con un acto ha dado paz a los hombres y sanidad a las naciones.

Hoy esas palabras pueden ser una historia más o el comienzo de una nueva vida.

Quiero que usted entienda que Jesús nos amó sabiendo exactamente como somos, se sacrificó sabiendo las veces que fallaríamos o el mal que causaríamos.

Jesús puede ser una piedra de tropiezo o un Mesías que restaure su vida y sané las heridas que carga su corazón.

Hoy lo invito a recordar este hecho, a creer y a vivir una hermosa vida junto a Él.

Bendito sea por siempre mi Mesías, mi amado Cristo y mi gran Salvador. Amén

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 noviembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Demostremos que amamos a Dios

rey David

Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino. 2 Samuel 6:14

Era la segunda vez que David intentaba llevar el arca de Dios a la ciudad de David.

Ya lo había intentado antes pero esta vez David demostró cuanto realmente quería llevar la gloria de Dios a su ciudad.

Se esmeró muchísimo en cuidar cada detalle y en hacer todo aquel recorrido de la forma correcta en la que se debía hacer.

Y él lo hizo todo muy bien según lo ordenado, pero David hizo algo más que es digno de mención, David comenzó a alabar a Dios con todas sus fuerzas y como nunca antes nadie en su tiempo lo había hecho.

De pronto todos los que lo seguían se contagiaron de su gozo y lo imitaron, toda una nación aprendió a alabar a Dios por el acto de un solo hombre.

Aquel acto fue tan significativo que aun en nuestros días cada vez que vez que enseñamos sobre cómo debemos alabar a Dios mayormente nombramos aquel capítulo.

Esos son los tipos de actos que demuestran lo mucho que amamos a Dios.

Podemos hacer las cosas de manera correcta y detallista pero cuando hacemos algo más, cuando le ponemos corazón y amor a lo que hacemos para Dios entonces se convierte en algo significativo.

David no se preocupó del temor, de las palabras del resto, de la vergüenza, sino que él derramó su vida y prefirió demostrar con aquel acto lo mucho que amaba a Dios.

Dios se alegra cuando hacemos más de lo que Él nos pide, cuando no tan solo obedecemos por cumplir sino cuando le servimos con amor y nos atrevemos a darle más.

La biblia no lo narra, pero yo me imagino a Dios sentado en su trono observando aquel momento y aunque Dios ya sabía lo que iba a suceder, al ver a David danzar me lo imagino sonriendo y gozándose con él, me imagino también a los ángeles aplaudiendo aquel momento y uniéndose en una gran alabanza a Dios.

Es tiempo de que muchos de nosotros también comencemos a demostrar que amamos a Dios con todo nuestro corazón, que venzamos los miedos, la flojera, la vergüenza, y que busquemos poner siempre una sonrisa en el rostro de nuestro Padre Celestial al demostrarle que todo lo que hacemos por Él lo hacemos con amor.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 octubre 2013 en Enseñanzas

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un verdadero Padre

Padre e hijoDios es nuestro creador, pero Él también quiere ser nuestro Padre.

Jesús nos enseñó que al orar podemos acercarnos a Dios y decirle: Abba Padre.

La expresión Abba, era en el antiguo arameo la forma cariñosa con la cual un hijo se acercaba hacia su padre.

Con esto nos damos cuenta que Jesús buscaba romper los formalismos religiosos y que sinceramente podamos acercarnos a Dios de una manera más íntima, sincera, cariñosa y llena de amor.

Al ver a Dios como un Padre entendemos que todo lo que Él hace, es para nuestro beneficio porque Él busca lo mejor para nosotros.

Porque un Padre no solamente es aquel que ama sino aquel que también sabe enseñar, un Padre no solamente abraza sino que también sabe cuándo corregir.

Y en la biblia encontramos casos de hombres que al acercarse a Dios aprendieron de Él a ser verdaderos Padres.

Porque un Padre que se acerca a Dios, aprende a ser un padre de verdad.

Los verdaderos Padres son:

Son aquellos hombres que llevan sobre sus hombros la responsabilidad del hogar sin desmayar.

Son aquellos hombres que a pesar de las preocupaciones mantienen las sonrisas frente a sus hijos y escuchan sus problemas.

Son aquellos hombres que luchan cada día para brindarle a su familia no solo una casa sino un hogar.

Son aquellos hombres que aunque les duela, se ponen firmes para corregir a sus hijos y les enseñan el Camino de Vida que deben seguir.

Son aquellos hombres que no solamente predican con sus palabras sino que también con sus obras.

Son aquellos hombres que muchas veces dejan sus propios placeres para satisfacer las necesidades de su hogar.

Son aquellos hombres de fe que confían plenamente en Dios y cruzan desiertos, derrumban murallas y enfrentan peligros porque saben que Dios los conducirá a ellos y a sus familias a la tierra prometida.

Son aquellos hombres que al abrazar a sus hijos los hacen sentir seguros.

Gracias a Dios por aquellos hombres valientes y esforzados que son ejemplo, mentores, padres espirituales, guías, y ayuda de sus hijos.

Gracias a Dios por aquellos hombres que se dejaron moldear por Dios y que ahora son aquellos que ayudan a sus hijos a cruzar el Camino angosto de la salvación.

Gracias a Dios por aquellos hombres que siempre tienen una palabra de aliento para sus hijos y buscan que el amor y la paz de Dios reine en sus hogares.

Gracias eternamente a Dios porque tengo la oportunidad de tener a un padre de verdad que me enseñó el Camino, que sé que me ama mucho, es una persona a la cual he aprendido a admirar, he podido aprender de él muchísimas cosas valiosas para mi vida y sinceramente ha sido de mucha bendición para mí y mi familia.

Y gracias a nuestro Padre Celestial, por amarnos hasta lo sumo, por darnos el increíble regalo de la salvación que encontramos en Jesús y por nunca abandonarnos sino que siempre nos lleva en sus brazos.

¡Muchas bendiciones para todos los Padres!

 
1 Comentario

Publicado por en 16 junio 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dios de mi vida

paisaje 8

Dios de mi vida, sé Tú mi refugio y abrázame como el padre a su hijo.

Dame descanso bajo las sombra de tus alas, esté mi alma contenta al encontrarse cubierta por tu cercanía.

Esté mi corazón agradecido y confiado en tu fidelidad, pues tu nunca me has desamparado, nunca has dejado de velar por mí.

Sepa mi mente lo mucho que me amas, que entienda mi corazón lo dulce que es tu amor para con aquellos que te buscan.

Dios de mi vida, sé Tú mi roca y cuídame en mis momentos de dolor.

Dame consuelo en el día de angustia, sé mi tranquilidad en el día malo.

Esté mi corazón agradecido por tu ayuda, pues aún en la escasez has provisto para mi necesidad, nunca se han apartado tus misericordias.

Sepa mi mente esperar pacientemente tu brazo redentor, que entienda mi corazón la pureza de tu bondad.

Dios de mi vida, a Ti clamaré cuando caiga la noche, cuando mi alma se sienta desmayar y se agoten las fuerzas te invocaré y Tú me responderás.

Veré tu diestra en el día de aflicción, los cielos se estremecerán y la tierra temblará al acercarte hacia mí.

Me dirás: Yo soy tu Dios, te he guardado, no temas porque tú eres mi hijo.

Dormiré tranquilo sabiendo que Tú cuidas de mí.

Dios de mi vida no te tardes en socorrerme, ayúdame a confiar y que sepa ser paciente para guardar tu promesa.

Dios de mi vida, enséñame a amarte en todo tiempo, que mi amor por ti no mengue en los días de bonanza y que no escasee en los días de necesidad.

Dios de mi vida, creeré en Ti y seré bendecido, fructificaré aún en el desierto pues Tú me serás por manantial y sombra.

Dios de mi vida gracias porque mis ojos han visto tu salvación.

Dios de mi vida ya no temeré porque sé que tú cumplirás tu propósito en mí.

Dios de mi vida gracias porque me has demostrado que puedo contar siempre contigo.

 
1 Comentario

Publicado por en 25 mayo 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nació el Salvador

nacimiento del Salvador

Santa eres esta noche Belén, porque en ti nacerá esta noche el Salvador.

El cielo ha visto cómo un ángel descendió para darle a una virgen una gran bendición, una buena nueva de que muy pronto el Hijo de Dios nacerá para traernos salvación.

Miles de ángeles contemplando cada hecho, el Padre emocionado ve como poco a poco sucede todo lo planeado.

Ángeles han hablado en sueños a un mortal para que no se aleje de su mujer, el Espíritu Santo ha descendido sobre la joven virgen y Emanuel hoy nacerá.

El universo entero está mirando atento lo que sucederá en esta noche y una estrella está siguiendo a la joven pareja, el universo entero sigue a aquella mujer que lleva en su vientre al futuro Rey.

Los minutos pasan y el cielo se estremece, multitud de ángeles vuelan llenando los cielos con la gloria de Dios, cada estrella, cada cosa creada espera tener la dicha de ver aquel increíble acontecimiento.

La joven pareja va camino a Belén de Judá y cansados están, refugio no hallarán, más el Salvador nacerá humildemente en un pesebre.

Los cielos se estremecen y aquella estrella brilla con todo su resplandor sobre aquel lugar, en aquel establo en donde la pareja ha hallado refugio.

Bendito aquel que sin saber les brindó un establo y un pesebre a aquella dichosa pareja, los animales de aquel lugar se asombran y la tierra donde pisan se alegra, la madre cansada esta de parto y su esposo permanece a su costado sin que nadie les ayude, gotas caen por las mejillas de la madre, sudor y lágrimas llenan su rostro mientras que el esposo preocupado la asiste, el Padre Celestial emocionado contempla mientras en todo lo alto se hace silencio hasta que se escucha el sonido de un llanto, hoy ha nacido el Salvador.

La madre ve al niño y las palabras del ángel llenan su memoria, el esposo contempla aquel bebe y recuerda sus sueños, hoy están presenciando el más bello milagro y los ángeles al mundo anunciarán el más bello regalo.

Santa eres esta noche Belén, bendita eres tú la menospreciada de Israel porque en tus tierras ha nacido hoy Cristo el Señor.

Unos pastores han estado apacentando a sus ovejas, han trabajado arduamente y están reposando y de pronto la oscuridad de la noche se viste de luz, una majestad mayor que las estrellas y la luna llena los cielos de aquellos pastos sobre los cuales yacen recostados, luces como llamas surcan los cielos sonidos que despertarían a miles se escuchan en los cielos y una multitud de ángeles descienden con poder para anunciarles el nacimiento del Santo Redentor: ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

Corriendo van con su ganados guiados por la estrella que hoy alumbra un establo, aquella estrella que muy pronto guiará también a unos reyes magos que llevarán muchos regalos.

Dichosos aquellos pastores que han visto al Salvador, dichosos aquellos animales que tuvieron la dicha de contemplar aquel nacimiento, bendita aquella pareja que se esforzó para que esto acontezca y bendita en esta noche la humanidad porque ha nacido Jesús el Redentor.

¿Y quiénes somos nosotros para que el Santo Hijo de Dios venga a nosotros?

Pero tal fue su amor que se ofreció a si mismo por nosotros, tal fue el amor de Dios que nos dio a su hijo para que fusemos salvos por Él.

¡Benditos aquellos que le aceptarán a Jesús, dichosos aquellos que hacen nacer a Jesús en sus corazones!

¡Feliz Navidad a todos aquellos que conocen esta historia y a todos mis hermanos que llevan a Cristo en sus corazones y un gran abrazo a todos aquellos que recuerdan en este día que el regalo más importante es tener la dicha de conocer y seguir a Cristo Jesús!Sa

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1000 oraciones a Dios parte V

101. He visto el cielo, la obra de tus dedos y te imagino detrás de aquellas cortinas celestes y blancas, observándome atentamente, demostrándome lo mucho que amas a tus hijos.

102. Te imagino inclinándote de tu trono para abrazar a alguien que ora en soledad, para secar las lágrimas de alguien que te clama por ayuda, para gozarte con alguien que esta agradecido por Ti.

103. Dios mío, no soy digno de tanto amor o de tanto interés, sé que la salvación es por gracia pero quiero esforzarme para ser merecedor de ella.

104. No quiero Jesús que los demás piensen que tu muerte fue en vano, quiero vivir de tal modo que los demás sepan que Tú eres capaz de transformar la vida de cualquier persona y que aquellos que creen en Ti pueden lograr mucho más que aquellos que solo se amparan en sus propias fuerzas.

105. Dios, tu que ves mi levantar y mi dormir ten piedad de mi, no me abatas en los momentos de desesperanza, extiende por amor Tu diestra y sostenme cuando débil esté.

106. Tu el Creador de todo ser viviente, dale vida aquel que cuya alma desfallece, ayuda a aquellos que necesitan un soplo de vida en el corazón.

107. Escucha el clamor del corazón sincero, ve las lágrimas de los que lloran con justa causa, quita la tristeza de aquellos que te invocan y cuya alma persevera en Ti.

108. No te olvides Señor mío de aquellos que esperan en Ti, no permitas que la esperanza se agote en aquellos que guardan la fe y esperan un milagro del único y verdadero Dios.

109. Si he hallado gracia en tus ojos, permíteme ser una casa digna de ti, David quiso construirte una casa en donde pudieras habitar, pero yo quiero ser una casa digna en la cual Tú puedas morar.

110. Salomón pidió sabiduría, pero yo te pido dame amor, amor para amarte hasta el final, amor para serte fiel sin importa las circunstancias, amor para amarte cada día, amor para amar a mi prójimo y amor para ser más como Tu.

111. Tú abriste el mar en dos, abre ahora enteramente mi corazón, lléname por completo, sana las heridas de mi corazón y que tu luz lo alumbre por completo.

112. Tú destruiste los muros de Jericó, destruye los muros que he levanto por el odio y la tristeza, sea mi corazón una tierra donde fluya la leche y la miel.

113. Tú que enviaste fuego del cielo, envía el fuego de tu Espíritu Santo sobre mi vida, enciende el altar de mi corazón, que arda mi corazón de Tu presencia.

114. Tú que ayudaste a un joven a destruir un gigante ayúdame a vencer los gigantes de miedo y duda que se levantan contra mi fe, y dame la victoria.

115. Tú que protegiste a aquellos jóvenes de ser quemados dentro de un horno de fuego, guárdame de ser quemado por el horno de la prueba y de la desesperación.

116. Tú que permitiste que un gran pez se tragara a uno de tus profetas para que cumpla su propósito, ayúdame mi Dios a que no me rebele contra Ti, sino que usa cualquier medio que sea necesario para que cumpla el propósito que me has encomendado.

117. Maravilloso Dios que me impresionas cada día, que me maravillas con todas tus obras, que me fascinas con cada versículo de Tu palabra, sea el amor que te tengo tan firme y sincero como el que Tú tenías cuando moriste en la cruz por mí.

118. Jesucristo eres aquel que he esperado toda la vida, eres el deseado de mi alma, eres el amado de mi corazón y eres lo más puro y bello para mí.

119. Dios tu eres el amor, verdaderamente no hay otra palabra para describirte, no hay otra palabra que pueda resumir tan ciertamente tu esencia.

120. En la oscuridad cuando no todos duermen pienso en Ti y en tus grandes bondades, al salir el sol y ver tus obras pienso en la grandeza de tu poder, al caer la tarde y ver aquel bello atardecer decorando el cielo pienso en la belleza de tu majestad.

121. En la primavera y ver aquellos bosques florecer recuerdo que Tu eres la vida, al llegar el verano y puedo ver aquel sol radiante recuerdo que los momentos de alegría existen solo por Ti, al llegar el otoño y ver las flores marchitarse recuerdo que eres Tu el que nos libras de caer, al venir el invierno y al sentir aquel frío llenar mi cuerpo, recuerdo que en los momentos malos Tu también sigues con nosotros dándonos fuerzas para seguir.

122. Versos de un alma enamorada son los pensamientos de los justos que reconocen tu grandeza y tu poder.

123. Jesús autor de mi vida, escritor de mi historia, poeta de mi versos, gracias por predestinarme, gracias por escogerme, gracias por amarme y gracias por comprarme en la cruz.

124. Espíritu Santo, gracias por tu fiel compañía, gracias por ayudarme, gracias por los dones, gracias por permanecer siempre a mi lado.

125. Padre Celestial gracias por todo lo que has hecho, gracias por cuidarme, gracias por protegerme, gracias por tus bendiciones, gracias por los talentos con los que me creaste, gracias por mirarme desde tu Santo trono, gracias por todo aquello que haces y yo no comprendo, gracias por las cosas que tu permites que sucedan y que yo no me entero, gracias por los amigos que me has dado, gracias por la familia que tengo, gracias por la iglesia a la que puedo asistir y gracias por escuchar mi oración y abrazarme Bendita Trinidad en mi momento más oscuro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 octubre 2012 en 1000 oraciones, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1000 oraciones a Dios parte IV

76. Jesús tu eres el soplo de vida que me anima cada día.

77. Señor Jesús, hoy rindo lo mejor de mí para dártelo a Ti.

78. Maestro, cómo me gustaría poder oír tus parábolas y tener el enorme privilegio de escuchar tu voz.

79. Jesús, cuanto deseo poder recostarme en tu pecho y escuchar latir tu gran corazón.

80. Daría la vida amado Salvador por poder verte una vez, pero sé que mi deseo de verte se cumplirá y estaremos juntos por la eternidad.

81. Príncipe de paz, la vida no es sencilla y muchas veces duele dar cada paso, pero he decido llevar mi cruz y seguirte cada día de todo corazón.

82. Hijo de David ten misericordia de mí y rescátame de las tormentas de la vida, que suene tu voz y halle mi alma bonanza.

83. Bendito aquel que tiene hambre de Ti, porque el alma que te buscare esa te hallará.

84. Bendito aquel que sin verte cree en Ti y aunque mis ojos terrenales no puedan verte, mi corazón te ve tan claro como el día.

85. Bendito aquel que hace tu obra diligentemente con todo su empeño y amor porque recibirá la recompensa de su Señor.

86. Redentor de mi corazón te amo con cada pensamiento, con cada recuerdo, con cada latido con cada respirar de mi ser.

87. Jesús alabe mi ser tu Santo nombre, cómo aquella multitud te alabó mientras montabas un pollino, porque mientras yo viva las piedras callarán.

88. Oh, Jesús pueda yo beber siempre de esa agua de vida y pueda comer de aquel pan de vida eterna.

89. Amado Jesús, ayúdame a tener suficiente fe como un grano de mostaza para mover las montañas de duda e incredulidad.

90. Bendito Jesús, pueda yo postrarme a tus pies y lavarlos con mis lágrimas, que el amor de mi corazón sea un perfume agradable que pueda derramar sobre tu cabeza.

91. Hijo de Dios, ven llena mi vida de tu presencia, lava mi corazón con tu preciosa sangre, sana las heridas de mi alma, haz un milagro en mí.

92. Jesucristo, quiero llevar tu yugo, quiero aprender de Ti y poder encontrar ese tierno descanso para mi alma.

93. Cristo Jesús, te amo por eso he atesorado tus mandamientos en mi corazón y he guardado tus palabras en cada uno mis pensamientos.

94. Amigo mío, ven y resucítame como resucitaste a Lázaro, dame una nueva vida en Ti.

95. Jesús, no pude ver los huecos en tus manos o la herida en tu costado, pero creo que moriste y resucitaste por mí, sé que venciste a la muerte por amor a mí.

96. De vivir como un carpintero a ser el salvador de la humanidad, en todo fuiste tentado y a todo venciste, fuiste traicionado y negado pero nunca te rendiste y eres ahora el Dios de mi corazón.

97. Tu vida es el mayor ejemplo del amor, tus virtudes infinitas y tus palabras son simplemente sabiduría que pueden cambiar la vida del hombre.

98. En ti está escondida la vida, solo Tú eres la verdad y Tú eres la vida que conduce al Padre Celestial.

99. Tú eres la justicia, la honestidad, la sinceridad, la paz la base de nuestra fe y el amor.

100. Jesús mis poemas no son suficientes para decir lo que siento por ti, las palabras no podrán nunca describir tu grandeza y no hay frase que pueda transmitir todo el agradecimiento que te tengo mi dulce Señor.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 octubre 2012 en 1000 oraciones, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Mi Amado

Mi amado Salvador, quisiera poder recostarme en tu pecho, y poder escuchar cada una de tus parábolas.

Mi amado Dios, quiero ser como el salmista y poder componerte tantos salmos y canciones, para poderte demostrar lo que siento por ti.

Mi amado Yo soy, quisiera poder hablar contigo como si hablara con un amigo y poder ver tu gloria.

Mi amado Creador, quiero poder deleitarme en tu gran sabiduría, reconociendo que el conocimiento proviene de ti.

Mi amado Padre Celestial, quisiera poder caminar largas horas contigo, quisiera contarte tantas cosas mientras me llevas a tu dulce presencia.

Mi amado Príncipe de paz, quiero poder darte lo mejor de mis primicias, quiero darte lo mejor que tengo.

Mi amado Señor, quisiera poder ir al tercer cielo, y poder ver todas aquellas cosas que tienes preparadas para los que te aman.

Mi amado Pastor, quiero estar bajo tu guía, quiero saber que con tu cayado no permitirás que me aleje de ti.

Mi amado Rey, quisiera escucharte decir que soy tu especial tesoro, y saber que siempre sostendrás mi diestra.

Mi amado Jesús, quiero poder amarte como todos aquellos héroes de la fe que se entregaron por completo a ti y que aún a pesar de las pruebas y dificultades supieron agradarte a Ti.

Mi amado Jesús, eres lo más hermoso que haya podido encontrar, eres una perla escondida, eres un tesoro guardado, eres la luz que alumbra las tinieblas, eres el Camino, eres vida, eres amor, eres perdón, eres paz, y eres lo único que pudo llenar mi corazón.

 
1 Comentario

Publicado por en 8 julio 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Día del Padre

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11:13

Nuestra sociedad actual esta marcada por una falta de paternidad, en donde muchos hombres han dejado de lado sus obligaciones y su rol como padres para dar paso a mujeres valientes que hacen el rol de padre y madre a la vez, pero gracias a Dios por aquellos hombres que han recibido el mensaje transformador de Jesucristo y han aprendido del Padre Celestial ha llevar su rol de padre con amor y tomando el ejemplo y las características de nuestro Padre Celestial.

He tomado cinco característica que he podido apreciar de nuestro Padre Celestial.

1. Un padre es responsable: Dios nos creó, nosotros pecamos pero como Padre responsable asumió su rol como Padre e hizo hasta lo imposible por salvarnos.

Los padres cristianos deben ser responsables del cuidado de sus hijos y velar por ellos.

2. Un padre es un ejemplo: Cuando pensamos en Dios pensamos en que Dios es el padre perfecto.

Ciertamente nuestros padres son hombres y no son perfectos, pero los padres cristianos deben ser un ejemplo y un modelo para sus hijos, de tal manera que cuando piensen en ellos sepan honrarlos y reconocer el gran esfuerzo que hicieron por ellos.

3. Un padre se sacrifica por su familia: Nosotros habíamos pecado y Dios hizo el sacrificio más grande al dar a su hijo unigénito para que nosotros fuésemos también sus hijos por medio de la fe en Jesucristo.

Un padre cristiano debe aprender a hacer sacrificios personales por el bien de su familia.

4. Un padre debe guiar a su familia: Dios guía los pasos de la persona que se acerca a Él, Dios nos cuida y nos ayuda a tomar el Camino correcto.

Un padre cristiano debe ser un guía, sabiendo tomar decisiones difíciles por el bien de su familia.

5. Un padre es un buen mentor: Cada vez que leemos la biblia vemos que Dios tenía la palabra correcta para cada persona, Dios sabe como ayudarnos en cada área de nuestra vida.

Un padre cristiano debe tener siempre una palabra de Dios para sus hijos, una palabra de aliento, una palabra de corrección y sobre todo una palabra de amor.

Y todo esto Dios lo hizo por y con amor, un padre corrige con amor, un padre enseña con amor, un padre tiene y mantiene su autoridad por amor.

Y nuevamente gracias a Dios por esos padres que supieron amarnos, que supieron marcarnos el Camino, que supieron dar lo mejor de si mismos para enseñarnos y para cuidarnos, gracias por aquellos padres que nunca se rindieron a pesar de que muchas veces como hijos cometemos errores y gracias a Dios por haber creado a aquel querido amigo y gran maestro llamado “Padre

Y Gracias tierno Padre Celestial por amarnos y demostrarnos tu amor en todo momento, gracias Dios por tu enorme gracia y misericordia, gracias Padre Celestial por perdonarme y hacerme tu hijo, gracias mi Dios y Padre por que desde el vientre de nuestra madre y hasta la eternidad sabemos que tenemos a un Creador y Padre que nos ama y nunca nos desampara. Amén

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 junio 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Predestinados

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. (Jeremías 1:5)

Mucho se nos enseña que somos producto de la evolución, o que somos producto de la casualidad o de las consecuencias, pero la verdad es que no es así.

La palabra de Dios dice que Dios nos creó y que hemos sido predestinados conforme al propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros (Efesios1:11), es decir fue Dios el que nos creó, y no solo nos creó sino que también nos dio un propósito que cumplir.

Imagínense por un momento a Dios creándonos, nuestro gran Creador el cual sabe todas las cosas ya tenía determinado nuestra función aquí en la tierra, así que Dios lo creó con las habilidades, los dones y los talentos para que usted pueda cumplir esa función para la cual usted fue creado.

Y nuestro Hacedor nos vio en el vientre de nuestra madre, Dios fue el primer rostro que vimos, Dios fue la primera persona a la cual abrazamos y Dios esperó pacientemente el momento en que usted otra vez le reconociera, espero con amor aquel momento en que usted se acercará a Él y no importa lo que usted hizo durante ese lapso de tiempo, lo único que Dios quería era volverlo a abrazar y darle la vida abundante que se encuentra en Cristo Jesús, Dios quería darle aquel maravilloso regalo de la salvación.

Y cuando conocemos verdaderamente a Dios nos damos cuenta que no existe nada más hermoso que servirle, entendemos que Dios no busca nuestro mal sino que sus planes siempre son para nuestro bien.

Dios dice: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que he preparado para aquellos que me aman. (1 Corintios 2:9)

A veces nos cuesta comprender que todo lo que Dios hace en su tiempo es hermoso (Eclesiastés 3:11) e intentamos vivir a nuestra manera y no nos ponemos a pensar en el plan de Dios, y aún incluso las circunstancias que pasamos Dios las usa para moldearnos y para que seamos aptos para cumplir nuestro llamado.

Hermanos hemos sido predestinados por nuestro Padre Celestial, hemos sido escogidos de entre muchos para cumplir una gran misión, usted no es un accidente, usted es un hijo de Dios, usted es uno de los amados de Dios, así que no se rinda persevere en la fe y terminemos la carrera con gozo y en victoria.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 marzo 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 337 seguidores

%d personas les gusta esto: