RSS

Archivos Mensuales: julio 2010

Un Dios de amor

Pensábamos conocer lo que era el amor, y creíamos conocer la máxima expresión de amor, pero de pronto apareció Jesús y todo cambió:

Porque por amor fue capaz de dejar toda la gloria del cielo.

Por amor fue capaz de perdonar la traición.

Por amor fue capaz de dar su vida sin importarle la suya propia.

Por amor fue capaz de vencer en su mayor hora de prueba y cumplir la voluntad de amor de Dios.

Y es por ese amor ágape, que todo esto lo hizo sin esperar recibir nada de nosotros.

Con suma ternura El nos dijo: Que de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16).

Con tal cariño el apóstol Pablo inspirado por Dios escribió: Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 8:38-39).

Porque así de grande es su amor, su amor no conoce fronteras, su amor no conoce límites, es un amor tan puro, como también está escrito: El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta (1 Corintios 13:4-7).

Jesús cumplió todas las características del amor, demostrando así que verdaderamente Dios es amor, y ese amor es capaz de transformarte y darte una nueva vida, sólo permítele al amor (Jesús) entrar en tu corazón.

Si desea recibir en su correo un boletín con todo lo nuevo que se agregue al blog siga los pasos para suscribirse haciendo clic aquí

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 27 julio 2010 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

El camino del amor

El camino del amor empieza al entregarle tu vida a Cristo, es al conocer a Jesús en donde dejamos el camino de los malos que lleva a la muerte y la perdición.

Es un camino poco transcurrido, en donde los pocos que se atreven a cruzarlo son probados en su interior, deben aprender que para cruzar este camino se necesita ser perseverantes, ya que es un camino en subida, en donde a cada paso se van perfeccionando. Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto. (Proverbios 4:18)

Para seguir este camino, aquellos que han rendido sus vidas a Jesús deben estar vigilantes de sus pasos, no pueden permitirse desviarse porque cualquier desvío te alejara rápidamente de la santidad y le darás lugar al diablo; para no desviarse deben guardar sus mandamientos y mantener limpios sus corazones buscando a Dios con amor en todo tiempo. Así andarás por el camino de los buenos, Y seguirás las veredas de los justos; (Proverbios 2:20)

Muchos piensan que transitarlo es muy duro porque no ven que es Dios mismo Él que cuida a los que transitan por él, Él los ampara bajo la sombra de sus alas, sana sus heridas y les da fuerzas para seguir, premia a los que transitan por Él, los llena de gozo y paz, les ha prometido grandísimas promesas cosas que ojo no vio, ni oído oyó están preparados para aquellos que lo atraviesan.

Dios conoce a cada uno de los que deciden cruzarlo, porque tienen el sello del Espíritu, han sido lavados por la sangre de su hijo Jesucristo y fueron predestinados para atravesar este camino de amor que nos lleva a la salvación y al encuentro con nuestro Dios. Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá. (Salmo 1:6)

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida;

nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6)

¿Quieres transitarlo?

 
3 comentarios

Publicado por en 7 julio 2010 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El día en que decidí morir

He hecho todo mal, he tomado malas decisiones que me han llevado a cometer grandes errores, no importa la razón por la cual han pasado estas cosas, todo esto me ha acontecido y no encuentro otra razón para seguir viviendo de este modo; es por eso que con todo el deseo de mi corazón y con todas mis facultades mentales escribo mi final, escribo el gran deseo de morir que llevo dentro.

Ésta es mi carta de defunción.

Hoy dejo atrás todo lo que paso, bueno o malo se ha ido.

Hoy dejo atrás todos mis sueños, mis anhelos, mis logros.

Hoy dejo atrás el odio, el rencor, mis emociones, todos mis malos deseos.

Hoy dejo atrás mis dudas, mis placeres, mis gustos.

Hoy empiezo de cero en una nueva vida.

A partir de hoy dejaré que sea Jesús quien guie mi vida.

A partir de hoy toda decisión la tomare con Él.

A partir de hoy permitiré que Él tome el control de mi corazón.

A partir de hoy dejo mi vida en sus manos.

No importa lo que pida, yo lo cumpliré.

No importa lo que acontezca, yo le serviré.

No importa los peligros que haya, yo confiaré en Él.

No importa que tenga que dejar, yo lo soltaré.

Desde este momento todo mi amor le pertenece a Jesús.

Desde este momento cada uno de mis pensamientos son para Él.

Desde este momento cada segundo de mi vida lo invertiré en Él.

Desde este momento todo mi ser le pertenece a Él.

Firmado: El Pensador

Comprado a precio de sangre por: Jesús

Motivo de la compra: Por amor

Nota: Si todos nosotros hiciéramos lo mismo, si dejásemos de vivir una doble vida y permitiésemos que Jesús reine totalmente en nuestros corazones, entonces habría un cambio genuino y radical en nuestras vidas.

 
3 comentarios

Publicado por en 7 julio 2010 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: