RSS

Archivos Mensuales: agosto 2010

Andar en santidad

Imagínese abrir la puerta de su habitación y encontrar el lugar inundado, lleno de agua maloliente, basura flotando encima de ella e infestado de ratas, en cambio si en vez de eso, usted abriera la puerta de su habitación y encontrara todo limpio y decorado, estoy seguro que usted se sentiría mucho mejor con la segunda opción.

Nosotros también somos una habitación, somos el templo del Espíritu Santo, en nosotros se encuentra el tesoro más valioso, ¿Pero será usted una buena habitación o su corazón ha entristecido al Espíritu Santo?

Muchos descuidan su comunión con Dios y permiten que malos pensamientos, deseos de la carne crezcan en su interior, se olvidan de andar en santidad, hacen caso omiso de la voz de Dios, no oran, no leen la biblia, no van a la iglesia, y todo esto produce que el corazón se ensucie y se enfríe el amor de Dios en nuestros corazones.

¿Qué tan importante es la comunión con Dios?

Es muy importante, porque si descuidamos nuestra comunión con Dios no estamos andando en santidad, no tendremos las fuerzas para soportar los ataques del maligno, nos estamos apartando de Dios, estamos permitiendo que nuestro corazón sea una habitación deshonrosa para Dios.

La biblia dice: Santificaos, pues, y sed santos… (Levítico 20:7), andemos en santidad, busquémosle todos los días, cuando estamos en comunión con Dios, Dios va limpiando nuestros corazones, va quitando toda mancha, va puliendo toda aspereza que llevamos en nuestro interior, nos va perfeccionando para ser un templo santo para Él.

Si desea recibir en su correo un boletín con todo lo nuevo que se agregue al blog siga los pasos para suscribirse haciendo clic aquí

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 agosto 2010 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Algo especial

David te cantaba con todas sus fuerzas, Salomón sacrificó mil holocaustos, Abel te dio su mejor ofrenda; en la biblia encontramos personas que te amaron con todas sus fuerzas, siendo fieles hasta el final y predicando el evangelio aún arriesgando su propia vida.

Todos te dieron una ofrenda especial, todos se sacrificaron buscando complacerte, y aunque algunos hechos parecen más grandes que otros todos ellos lograron agradarte; encontrando aquello que buscaban, encontraron tu presencia, encontraron su destino, encontraron lo más hermoso y eso eres tu Señor.

Muchos no valoran lo que Dios ha hecho por cada uno de nosotros, muchos no comprenden el inmenso regalo de la salvación, muchos menosprecian el dolor que tuvo que soportar Jesucristo para poder salvarnos.

Pero si usted realmente deseara conocerle, de seguro se pregunta: ¿Qué tendría que hacer para encontrarle o que debería dar para poder hallarle?

La biblia dice: Clama a mí y yo te responderé… (Jeremías 33:3), porque Dios en su misericordia no desprecia a nadie, solo basta orar con fe para poder encontrarle, solo se necesita un corazón sincero y anhelante para hallarle.

Y si quieres darle algo especial recuerda que: Dios se complace de la obediencia, y del prestar atención a su palabra, y la mayor ofrenda que le podemos dar es nuestro corazón.

Porque con el corazón podemos decidir amarle sobre todas las cosas, y su amor nos ayuda a andar en santidad, su amor en nuestros corazones nos ayuda a tener la vista siempre en El, su amor en nosotros nos ayuda a guardar la fe hasta el final.

Y alguien que lo ama le ofrece su corazón, le ofrenda su vida entera, lo ama por encima de todo lo demás, porque Dios es lo más hermoso, El es lo más preciado que podamos encontrar, y aún eso parece poco para poder agradecerle todo lo que Él hace por cada uno de nosotros.

Si desea recibir en su correo un boletín con todo lo nuevo que se agregue al blog siga los pasos para suscribirse haciendo clic aquí

 
1 comentario

Publicado por en 17 agosto 2010 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: