RSS

Archivos Mensuales: julio 2015

Si pudiera

poder

Si pudiera tenerte frente a mí y pedirte algo sería que me ayudes a comprender tu amor, para poder amarte más a ti y para poder llevarlo a los demás.

Te pediría que me ayudes a tener pasión por ti, una pasión tan genuina y real que pueda entregarme a Ti por completo y pueda darte hasta mi vida.

Te pediría que escuches el clamor de aquellos cristianos que son perseguidos, aunque sé que Tú los proteges, te lo pediría porque también son mi familia.

Te pediría que me ayudes a ver la vida con los ojos de la fe, que me enseñes a tener fe como del tamaño de un pequeño grano de mostaza.

Te pediría que me ayudes a cumplir mi propósito, no quiero pedirte grandes cosas, yo solo quiero hacer tu voluntad.

Te pediría que me dejes recostarme en tu pecho, porque también quiero ser un discípulo amado que nunca se aparte de Ti.

Te pediría que me ayudes a madurar más rápido, porque a veces me cansa pasar tanto tiempo en el horno y recibir los golpes que me moldean.

Te pediría que como a Pedro me des una oportunidad si te fallo, hazme valiente para nunca negar tu nombre.

Te pediría que me pongas en mi corazón misericordia para poder levantar al caído y que pueda corregir con amor a los que están equivocados.

Te pediría que me dejes tocar el borde de tu manto para que mi corazón sangrante de tristezas esté completamente sano.

Te pediría que vengas pronto para que tu pueblo pueda verte otra vez, para que juntos toda tu iglesia podamos estar por siempre a tu lado.

Si pudiera tenerte frente a mí, correría a tus brazos, besaría tus pies, y si no pudiera hablarte te pediría todo lo anterior con la voz de mi corazón.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 julio 2015 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Encapsulando a Dios

fariseos

Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Lucas 7:34

Los judíos sobre todo los fariseos durante el tiempo de Jesús tenían un concepto de cómo debería ser su Mesías, aquel concepto que tenían era tan importante para ellos que cuando tuvieron en frente a Cristo no lo reconocieron, incluso lo criticaron y juzgaron.

Existen muchas personas que desean encapsular a Dios, lo quieren encapsular en un concepto personal, en métodos o en reglas, pero Dios es libre y es más grande que cualquier concepto que podamos crear, Él es más que reglas o métodos.

Se cuenta que un domingo por la mañana, Gandhi fue a una iglesia cristiana que estaba cerca, y tenía el propósito de hablar con el pastor para hacerse cristiano. Cuando entró en el templo, un recepcionista se negó a proporcionarle un asiento, y le sugirió que fuera a una iglesia de los negros. Gandhi salió de aquel templo para no volver más.

El problema de los cristianos que encapsulan a Dios es que comienzan a volverse fariseos, comienzan a crear reglas y acusan a los que no caben en su concepto, se ponen en el lado de Dios y ven a los demás como pecadores, y olvidan que nosotros también somos pecadores pero cubiertos con la sangre de Jesús.

El problema es que dejan de presentar con sus actos y palabras la imagen de un Jesús con la mano extendida diciéndonos Te amo, al de un Cristo con el dedo acusador apuntándonos diciendo: Yo te juzgo.

La cualidad más importante de un cristiano es el amor, nuca será el tiempo que pase en la iglesia, el cargo o el conocimiento que dice tener.

¿Y qué amor mostramos cuando acusamos a los demás porque no los entendemos, porque no van vestidos a la iglesia como nos gustaría, porque intentan llevar su amor por Dios por medios no usuales, cuando dejamos que nuestros propio concepto de Dios nos haga creer que somos dueños de la razón.

Durante una época la iglesia cristiana condenó el uso de la batería y de la guitarra eléctrica por considerarlos instrumentos del diablo.

Durante gran parte de la década de los 90, la iglesia censuró el uso de internet alegando que solo servía para llevar mensajes subliminales y que apartaría a muchos.

Creo que ya es tiempo de no encapsular a Dios y darnos cuenta que su gracia y su misericordia son mayores que cualquier concepto, su amor por nosotros jamás podrá ser comprendido y abarca a todos.

Y no olvidemos que aquellos fariseos que condenaron a Jesús y habían creado su propio concepto de Mesías, fueron los mismos autores de su crucifixión.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 julio 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una muestra del evangelio

leproso

En estos tiempos tan difíciles de mucha confusión quiero narrarles una historia que nos recuerde como es el verdadero evangelio.

Lucas 17:11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.

Jesús estaba entre Samaria y Galilea, pero Samaria era un pueblo que tenía enemistad con los judíos y de seguro para muchos judíos debió ser incómodo estar allí.

Lucas 17:12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos

Según Flavio Josefo (un historiador de la época), él nos cuenta: Lo que atormentaba en esa época a los desdichados era el recuerdo persistente que tenían de sus seres queridos que tenían que dejar atrás cuando los sacerdotes los declaraban inmundos.

Ellos perdían a su familia, su vida normal, vivían solos, estaban heridos, comían y dormían en los peores lugares, eran rechazados, vistos con asco, se convertían en algo que los asustaba.

Quizá aquí nadie tenga lepra pero por algún motivo se siente un marginado, se siente solo, se siente herido, siente que no se halla o que es algo que no quería ser.

Lucas 17:13 y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

Los leprosos tenían que anunciar su enfermedad, imagínense lo feo y denigrante que sería gritar la enfermedad que padece.

Quizá escuchemos: Tengo gripe, tengo tiroides, tengo depresión, tengo el corazón roto.

Y de que no seríamos capaces con tal de poder ser sanos de aquellas cosas que nos duelen.

Lucas 17:14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

Jesús no los sana inmediatamente, pero Él les dice que hacer para ser sanados.

Muchas veces nosotros pensamos que al acercarnos a Dios todo va cambiar en un segundo pero Jesús nos muestra el Camino y mientras caminamos descubrimos que vamos siendo sanados, que nuestros corazones son renovados y que existen los milagros.

Lucas 17:15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,

Imagínense la alegría de aquella caminata, lo increíble que debió ser dar cada paso y ver como poco a poco eran sanados.

Y uno de ellos dice: Hay que regresar a agradecer, los demás solo están preocupados en sí mismos pero uno prefiere regresar a agradecer a aquel que le dio todo.

Lucas 17:16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.

Lucas 17:17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

Uno pensaría que sería uno de los judíos el que regresaría a ver a Jesús, pero es aquel rechazado, el que menos se pensaría el que vuelve a agradecerle.

¿Y Dónde están en las iglesias los ricos, los intelectuales, los que aparentemente deberían estar?

Lucas 17:18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

Lucas 17:19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Noten que él único que realmente fue salvo fue aquel hombre agradecido, fue aquel marginado que cuando encontró un nuevo comienzo decidió tener un encuentro real con Jesús.

Y así es el evangelio, el evangelio es capaz de cambiar y transformar vidas pero la salvación es solo para aquellos agradecidos que quieren conocer y servir a aquel les dio un nuevo comienzo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 julio 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: