Archivo de la categoría: Historias Reales

SUBLIME GRACIA

Efesios 2:4-5 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)…

John Newton nació en Londres el 24 de julio de 1725. Su padre fue un capitán, su madre una cristiana devota, dándose cuenta que la enfermedad que la aquejaba pronto iba a terminar con su vida, decidió enseñarle a su hijo a conocer la Biblia a muy temprana edad. Tras la muerte de su madre, con solo once años, se fue a la mar con su padre e hizo viajes con él antes de que éste se jubilase.

Sublime gracia del Señor, Que a mí, vil pecador, salvó, Fui ciego, mas hoy miro yo, Perdido y Él me halló…

En 1744 John decidió alistarse en la armada, pero, las condiciones a bordo eran intolerables y desertó. Como desertor, fue azotado terriblemente frente a todos. A petición propia, se enroló en un barco negrero, y tras una crisis se vendió a sí mismo en manos de una mujer esclava, la cual lo tenía bajo la mesa, donde vivía de migajas hasta que fue rescatado por un amigo de su padre.

Su gracia me enseñó a temer, Mis dudas ahuyentó, ¡Oh, cuán precioso fue a mi ser, La primera vez que creí!

Finalmente, John Newton se convirtió en capitán de su propia nave, llegando a ser reconocido como uno de los más temibles y despreciables traficantes de esclavos en su época, siendo odiado por su propia tripulación. En una ocasión, estando ebrio cayo por la borda, pero sus hombres tiraron un arpón que se clavó en su cadera y tiraron de la cuerda para salvarlo, John Newton cojeó por el resto de su vida.

En los peligros o aflicción, Que yo he tenido aquí, Su gracia siempre me libró, Y me guiará a casa.

Un día regresando de un viaje, mientras estaba tratando de dirigir el barco a través de una violenta tormenta, cuando todo parecía perdido y el buque seguramente zozobraría, exclamó: “Señor, ten misericordia de nosotros”. Más tarde ya a salvo comenzó a creer que Dios se había hecho presente y que la gracia de Dios había actuado. Newton dejó su vida de traficante de esclavos para volverse inspector de las mareas en donde conoció a George Whitefield, y se convirtió en su discípulo hasta volverse ministro.

El Señor me ha prometido bien. Su palabra es mi esperanza segura; Él será mi escudo y mi porción mientras viva…

Además de su labor pastoral, compuso muchos himnos siendo el más hermoso y por el cual más se le recuerda, Amazing Grace “Sublime gracia” en español, siendo una de las canciones cristianas más escuchadas en la historia. Newton también realizó una abnegada defensa en contra de la esclavitud. Vivió para poder ver el día cuando el decreto para abolir la esclavitud fue aprobado por las dos cámaras del parlamento inglés.

Su vida nos deja una enorme enseñanza, desde el amor de una madre que sembró en su hijo la palabra de Dios y de como Cristo es capaz de transformar hasta el más vil pecador hasta convertirlo en una persona completamente nueva que fue de enorme bendición para la sociedad y el cuerpo de Cristo.

Y cuando en Sión por siglos mil, Brillando esté cual sol, Yo cantaré por siempre allí, Su amor que me salvó.

Le invito a escuchar el hermoso himno:

Anuncios

OH TU FIDELIDAD

Lamentaciones 3:22-23 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.

Cuando atravesamos problemas o circunstancias difíciles buscamos una respuesta de Dios en su palabra, el versículo anterior inspiró a un gran hombre que atravesaba por situaciones muy difíciles a escribir uno de los himnos más conocidos e inspiradores de toda la historia de la iglesia.

Oh, Dios eterno, tu misericordia, Ni una sombra de duda tendrá; Tu compasión y bondad nunca fallan, Y por los siglos el mismo serás…

Tomás Obadiah Chisholm nació el 29 de julio de 1866 en Simpson County, Kentucky. A la edad de 27 años, mientras acudía a una reunión dirigida por H. C. Morrison, Tomás sintió convicción de pecado y decidió entregar su vida a Cristo.

Su pastor sorprendido de la sinceridad y de los talentos del joven hombre y lo invitó a mudarse a Louisville, Kentucky, para que fuera el dirigente y editor del periódico de la iglesia.

Años más tarde en Louisville, Tomás fue ordenado ministro, cumplió una breve misión pastoral en la ciudad de Scottsville, del estado de Kentucky, debido a su frágil y endeble salud.

¡Oh, tu fidelidad! ¡Oh, tu fidelidad! Cada momento la veo en mí. Nada me falta, pues todo provees, ¡Grande, Señor, es tu fidelidad!

Posteriormente, se trasladó con toda su familia a una granja de Indiana y se dedicó a la venta de seguros, luego se mudaría Vineland, New Jersey, por problemas económicos y en donde combinó el ministerio con el negocio de los seguros. Además, Tomás tomó otro trabajo por el cuál sería recordado, escribir himnos y versos para su iglesia.

Lejos de poner en duda el amor de Dios sobre su vida o resignarse a caer en la amargura, utilizó su afición por la escritura evangélica para demostrar su gran entrega a Dios a puño y letra, con esa inspiración escribió más de mil doscientos poemas, siendo una de las más conocidas: “Great Is Thy Faithfulness” (Oh tu Fidelidad).

La noche obscura, el sol y la luna, Las estaciones del año también, Unen su canto cual fieles criaturas, Porque eres bueno, por siempre eres fiel…

Tomás Chisholm escribió esta canción en 1923. Lo hizo estimulado por su agradecimiento a la fidelidad de Dios sobre su vida, siendo de gran bendición para muchos creyentes a lo largo de los años.

Chisholm envió algunos de sus poemas a William M. Runyan, un gran músico y amigo suyo, Runyan cuenta que fue profundamente impresionado con el himno “Oh tu Fidelidad” y oró: “Señor, ayúdame a componer una melodía que pueda transmitir el mensaje de una manera efectiva”. La popularidad del himno prueba que la oración del músico fue contestada.

Tú me perdonas, me impartes el gozo, Tierno me guías por sendas de paz; Eres mi fuerza, mi fe, mi reposo, Y por los siglos mi Padre serás…

A los 75 años, el Dr. Chisholm le escribió a un amigo, diciendo, Mi condición económica nunca ha sido una de abundancia debido a mi condición de enfermedad en los últimos años. A pesar de esto, no debo fallar en recordar aquí la infalible fidelidad de un Dios que cumple lo que promete, y que Él me ha dado muchas muestras maravillosas de Su provisión y cuidado, por lo cual estoy lleno de gratitud”.

Le invito a escuchar la hermosa canción:

La Iglesia

Hechos 2:44-46 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,

Así nació lo que hoy conocemos como iglesia, era la reunión de aquellos hombres y mujeres que tenían una misma fe, una misma devoción y en donde, a pesar de la persecución podían encontrar un refugio.

El pintor holandés Vicent Van Gogh, pintó una obra llamada “la iglesia de auvers-sur-ois”, es una de sus últimas obras, y una también de las más conocidas.

Al ser hijo de cristianos, dio mucha curiosidad lo que él sintió al momento de pintarla.

La obra fue pintada con colores oscuros y grises que podrían denotar cierta tristeza, pero lo más curioso es que nos muestra que la iglesia se encontraba entre dos caminos y no posee puertas.

Van gogh siempre vivió en medio de los impulsos de su talento y lo oportunidad de conocer al Dios de sus padres, para él la iglesia se convirtió en una especie de prisión de donde no quería salir, pero tampoco se atrevía a entrar completamente.

Existen muchas personas que sienten lo mismo que Van Gogh, no van a la iglesia por amor a Dios, sino que se sienten atrapados en ella, han olvidado lo que realmente significa el encontrarse con Dios.

En estos tiempos en donde la iglesia está siendo tan atacada, debemos tratar de que los demás tengan un buen y bello concepto de ella.

¿QUÉ SIGNIFICA LA IGLESIA PARA TI? PARA MÍ SIGNIFICA:

Ø ES LA PUERTA AL CIELO

Ø UN HOGAR PARA EXTRANJEROS Y PEREGRINOS

Ø UN REFUGIO PARA LOS QUE SON PRESA DE TEMORES Y DOLOR.

Ø UN HOSPITAL PARA EL ALMA Y EL CORAZÓN.

Ø UNA ESCUELA DE PALABRA DIVINA.

Ø UNA LUZ EN UN MUNDO RODEADO DE OSCURIDAD.

Ø EL LUGAR DONDE ENCONTRAMOS EL ABRAZO DEL PADRE.

Ø EL LUGAR DONDE RECIBIMOS PALABRAS DE ALIENTO.

Ø EL LUGAR DONDE PODEMOS ESCUCHAR UNA BUENA NUEVA QUE NOS LLENE DE ALEGRÍA.

Ø EL LUGAR DONDE PUEDO REENCONTRARME CON EL AMOR DE MI VIDA.

Ø EL HOGAR DONDE ME REÚNO CON MIS HERMANOS AMIGOS.

Ø EL HOGAR DONDE NUNCA SERÉ RECHAZADO.

Y ya sea en una pequeña casa o un gran estadio, en una choza o un enorme coliseo, gracias a Dios en todas partes del mundo su palabra es y por siempre será predicada.