RSS

Recibe a Cristo Hoy

Después de haber vivido tanto en las cosas malas del mundo actual, pero que a su vez siempre han estado presentes en la manera de vivir del hombre, ya que no importa la época los pecados siguen siendo los mismos, los problemas sociales siguen siendo iguales, la soledad del hombre es igual, la tristeza y dureza de muchos corazones no ha cambiado con las edades, aunque ahora en estos tiempos se va perdiendo cada vez más el amor, y esto trae como consecuencia el odio y el egoísmo en el corazón.

Los suicidios, las depresiones, el dolor de un corazón que ya no logra sentir el amor, son problemas reales que ahora los vemos como normales, “problemas de los cuales no deberíamos preocuparnos ya que solo le pasan a las personas débiles y que merecen sufrir esas cosas”, pero no es así, todo eso está mal, nadie merece sufrí así, nadie tiene porque vivir de esa manera.

La equivocada manera de pensar actual intenta justificar estos comportamientos, estos pensamientos vienen de personas consumidas por su propia maldad, a las cuales no les importa lo que sufran los demás, que tan solo intentan llenar su propio egoísmo sin importarle las consecuencias causadas, esas personas por las cuales muchos sufren, suelen estar en cualquier parte incluso entre las personas que más valoramos.

Nuestra vida personal, se ve afectada por esta realidad, porque que ya no importa el lugar, el sector social, ni el país en donde vivas, esto nos afecta a todos por igual, muchas veces ya ni la edad es importante (ya que aun los niños están sufriendo de stress y depresión), porque sinceramente el mundo parece condenado hacia su propia autodestrucción e intenta jalarnos a todos nosotros con Él.

Pero si aún que da esperanza deberíamos buscarla, y esa esperanza se llama Jesús el hijo de Dios, El fue traicionado por uno de los que se hacía llamar su amigo, sufrió burlas, golpes, terribles heridas, vivió en un mundo donde muchos lo odiaban sin aparente razón, pero aun así siguió adelante marchando hacia la cruz por ti.

Por ti soporto cada azote, cada uno de los clavos en sus manos y en sus pies los soporto pensando en ti, sin titubear fue hacia la cruz, y aunque en un momento de prueba oro al Padre Celestial y dijo: “pasa de mi esta copa”, prefirió seguir porque pensó en ti, en su poder pudo haberse bajado de esa cruz pero entonces no completaría su misión, la misión era salvar tu vida, salvar tu vida da la esclavitud del pecado, salvarte del dolor, salvarte de la tristeza, salvarte de la soledad, salvarte de ser condenado al infierno.

En esa cruz sufriendo por el inmenso dolor, con sed, con frío; muchos se burlaban de Él, pero aún así Jesús tuvo compasión de ellos, tuvo amor aun con los mismos que habían logrado ponerlo en la cruz,  pero El dijo: “no le tomes en cuenta este pecado”, ahora imagínate lo que sentirá por ti, su increíble amor que El quiere compartir contigo, El te quiere rescatar de esa mala manera de vivir, El mira tú dolor y se acuerda de lo que El sufrió para que tu no tengas que hacerlo. El dolor de su muerte tuvo un propósito, el que tu pudieras vivir feliz, el que tú puedas tener una vida mejor junto a Él, su muerte en esa cruz significo una salida de un mundo lleno de muerte y aflicción, su muerte significará vida para ti, si le recibes en tu corazón.

Si tu quieres ir hacia El y decirle yo voy hacía ti; porque si tú supieras que todo el tiempo El estuvo esperando a que volvieras, Él era la conciencia que intentaba detenerte, El era esa duda de tu corazón que trataba de protegerte, Él es aquel que te estuvo llamando todo el tiempo y tu no querías escucharlo, aun así su amor es tan increíble que te sigue amando y está esperando que vuelvas a Él.

Si quieres volver, si tú quieres permitir que Jesús cambie tu corazón di la siguiente oración: Bendito Padre Celestial me acerco ante ti para pedirte que me perdones por todos mis pecados, Señor Jesús yo creo que moriste en la cruz para salvarme y que resucitaste de entre los muertos,  y ahora yo te acepto como el Señor de mi vida y mi Salvador te doy gracias porque sé que te entregaste para salvarme, y ahora tengo vida eterna, amen.

Solo basta con esa pequeña pero poderosa oración para iniciar una nueva vida En Cristo Jesús, empieza yendo a una iglesia donde se predique la verdad de Cristo, lee la biblia y encontraras mucho más de su amor, ayuda a los demás a encontrar a Dios y síguelo siempre. Bendiciones

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: