RSS

Archivo de la etiqueta: acompañar

¿Quién soy yo?

Moises

Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Éxodo 3:11

Moisés se encuentra ante uno de los hechos más increíbles que le podría pasar a un ser humano, Dios mismo ha venido a su encuentro para pedirle que cumpla con la gran e importante misión de liberar a su pueblo.

Ante aquella magnifica visión celestial y aquel llamado, Moisés reacciona con la siguiente pregunta: ¿Quién soy yo…?

La biblia nos narra que Moisés en aquel momento tenía 80 años de edad, había invertido 40 años de su vida con la noble intención de convertirse en un gran hombre y así poder ayudar a sus hermanos los cuales eran tratados como esclavos, su propia madre que había arriesgado su vida para salvarlo y criarlo le había enseñado sus orígenes y él al llegar a esa edad se sentía listo para cumplir su sueño y ayudar a su nación.

Un día al ver a uno de sus hermanos siendo vilmente maltratado decide erradamente tomar venganza y termina matando a un egipcio lo cual provocaría que sea acusado por uno de sus hermanos a los cuales intentó ayudar y ahora debe huir por su vida y abandonar todos sus planes y sueños.

Ahora han pasado 40 años más, él jamás pensaría que aquel sueño que tuvo que abandonar se cumpliría, ha vivido todo este tiempo de seguro reflexionando y lamentándose lo sucedido hace ya tanto tiempo.

Pero ahora Dios mismo se le presenta, tiene una oportunidad para volver a soñar y retomar aquel destino que quedó truncado pero él no se siente preparado para realizarlo.

Dios le está hablando, pero en su mente él solo piensa: Yo soy un asesino, soy un fraude, soy aquel que fue despreciado por su pueblo, soy aquel que no pudo cumplir con las expectativas que tenían los demás en mí. ¿Quién soy yo para poder cumplir esa misión?

Muchas veces en nuestra vida cristiana nos sentimos animados y tenemos grandes expectativas y sueños hasta que llegamos a un punto en donde nos estancamos, puede ser un momento de crisis o algún pecado o error que nos hace pensar que debemos abandonar aquellos sueños y planes que Dios tenía para nosotros.

Pero si hoy estás leyendo esto es porque Dios te quiere usar, Él quiere que vuelvas a soñar y que cumplas aquellos planes que tenía destinados para ti.

Y él respondió: Vé, porque yo estaré contigoÉxodo 3:12

Dios no le da la razón a los miedos o dudas de Moisés, por el contrario le dice que Él lo va a acompañar, el amor de Dios es tan grande que Él no mira nuestro pasado, Él te ama y si tú le buscas, Él te usará y te acompañará hasta que logres cumplir tu destino.

No busques más pretextos o excusas y escucha el llamado de Dios.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 noviembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tus pensamientos

Jesús pensando

¿Qué podría pensar el gran Redentor del mundo?

¿Qué pensamientos tendría aquel que nos creó cuando se encontraba solo en una tarde?

Ahora es humano, se encuentra rodeado por mortales que no logran comprenderle.

Se sorprende de la fe de un gentil y se asombra de la incredulidad de su pueblo.

Quizá pensaría en los logros que traería su sacrificio o en el dolor terrible que habría de soportar.

Puede que pensara en nuestros rostros, en aquellas vidas que su amor salvaría.

Él que ha creado los cielos, de seguro disfrutaría de ver las estrellas en la noche o le gustaría observar los bellos atardeceres.

La naturaleza le reconoce, pero su mayor creación sigue ignorante de su presencia.

De seguro recordaría lo que es tener paciencia ante la terquedad de la humanidad.

También pensaría en sus discípulos, teniendo misericordia por Judas, sintiendo agrado por Juan o siendo comprensivo con Pedro.

¿Pero quién soy yo para entender tus pensamientos? Bien está escrito que tus pensamientos son más altos que los cielos.

Los mortales no podemos entender la complejidad de tus caminos o lo grande que son tus decisiones.

Somos polvo al que Tú has dado vida pero me asombra el poder tratar de comprenderte un poco más.

Tú tienes el poder para transformar el universo y Tú voz es capaz de crear lo que no existía.

Pero por un momento te pusiste en nuestra piel, sentiste lo mismo que nosotros, soportaste aquellas cargas que nosotros llevamos.

Nos amaste tanto que diste tu vida en el más loco plan para salvarnos, arriesgaste todo lo que eras para poder rescatarnos.

Ciertamente no puedo entenderte, pero me maravillo al tratar de entender tus pensamientos porque quisiera estar yo en uno de ellos.

Me gustaría poder escribir cada uno de tus pensamientos, pero yo sé que cada uno de ellos está lleno de amor hacia la humanidad.

Y que increíble sería aprender a pensar y vivir como Tú lo hiciste.

 
Deja un comentario

Publicado por en 31 agosto 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Muero por verte

orarQuisiera que esto fuera más sencillo y poder verte aquí ahora, poder verte para que ayudes a mi incredulidad.

Me gustaría que tu gloria apareciera y quitara la oscuridad, esa oscuridad que no se encuentra en lo físico sino en el alma.

Me cuesta pedirte perdón tantas veces, veo que he manchado mi alma, que mi túnica nuevamente tiene arrugas y sigo asustándome de la persona que soy cuando Tu no estas.

Cuando me alejo de Ti el alma me duele y mi corazón se entorpece, me avergüenzo en lo que podría convertirme si Tu no estuvieras conmigo.

Sé muy bien que yo no soy lo que todos piensan, que solamente Tú puedes ver lo que llevo dentro, que solamente Tú comprendes mis defectos.

Aquel vacío que llevo dentro me consume cuando no te tengo cerca, todo carece de sentido, la vida misma se vuelve insoportable de llevar.

Acércate a mí que yo a ti correré, extiéndeme los brazos al verme cerca, háblame y lloraré sin parar al reconocer tu voz sanando mi interior.

Déjame hablar un rato mientras Caminamos juntos, quiero que mi alma exprese sus verdades y que mi corazón intente llenarte de amores.

No voy a darte explicaciones por el contrario solo decidiría seguirte nuevamente de corazón, renunciar a mi yo, y dejar que Tu tomes el control.

Quiero parecerme a Ti, aprender de tus decisiones, imitar tus acciones, reflejar aquella mirada llena de bondad que he aprendido a amar.

Yo ya no te soltaría, Caminaríamos juntos desde el amanecer hasta anochecer, andaría a tu lado aunque los demás no logren verte, pero yo sabría que estás allí.

No puedo verte hoy pero mi corazón sabe que no me has dejado, en mi interior siento tu abrazo, y mi alma sabe que oyes sus palabras.

Y cuando llegue a aquel paraíso, cuando pueda verte sentado en tu gran trono blanco, solamente reconocería aquel que me ha acompañado toda la vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 junio 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dios prometió

heaven

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. (Salmo 145:18)

Muchas veces oramos y creemos que Dios no cumple sus promesas pero eso no es verdad, lo que pasa es que muchas veces no sabemos pedir como conviene (Santiago 4:3) y otras veces es porque mal interpretamos lo que Dios nos dice.

Aquí están algunos ejemplos de lo que Dios realmente nos ha prometido:

  • Dios no prometió que no vendrían días malos, Él prometió que al final todo te ayuda para bien (Romanos 8:28)
  • Dios no prometió que no pasarías por el fuego, Él prometió que no te quemarás. (Isaías 43:2)
  • Dios no prometió que no estarías ansioso, Él prometió que si le das tu ansiedad Él cuidaría de ti. (1 Pedro 5:7)
  • Dios no prometió que tu vida sería tranquila, Él prometió guardarte en completa paz si perseveras en Él. (Isaías 26:3)
  • Dios no prometió que nunca te caerías, Él prometió que te sostendrá (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que nunca serías tentado, Él prometió que tu si lo podrás resistir. (1Corintios 10:13)
  • Dios no prometió que no tendrías temor, Él prometió que siempre te ayudaría. (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que tú lo puedes todo, Él prometió que todo lo puedes con Él. (Filipenses 4:13)
  • Dios no prometió que tendría todo lo que tú quieras. Él prometió que si lo buscas todo lo demás se te será añadido. (Mateo 6:33)
  • Dios no prometió que cosecharías la cantidad que tú quieres, Dios prometió que cosecharías con la misma medida con que das. (Lucas 6:38)
  • Dios no prometió que los demás te acompañarían, Él prometió que nuca se apartará de ti. (Mateo 28:20)
  • Dios no prometió que tú lo amarías por siempre. Él prometió que nada te separará de su amor. (Romanos 8:35)

Las promesas de Dios siempre son a nuestro favor, a veces requerirán esfuerzo o sacrificio pero Dios sabe exactamente lo que necesitamos, te ama más de lo que te puedas imaginar y siempre recompensa mucho más allá de lo que pensamos.

2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseís a ser participantes de la naturaleza divina…

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 marzo 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: