Archivo de la etiqueta: Amigo Jesús

Nunca más solo

Nunca más solo porque ahora tengo un amigo que siempre me acompaña, nunca volveré a estar solo porque hay un Dios que siempre me guarda.

Cuando pensé que mi destino era sencillamente vivir en la soledad, Él se acercó a mí, y en su gracia descubrí lo que era el amor y la amistad.

Me enseño lo que era la hermandad, a su lado comprendí que no estaba solo en el mundo; que aunque pocos, somos hermanos en Cristo; con luchas, pero siempre compañeros en las pruebas y amigos por el Dios que nos une.

Me enseño que siempre hay que soportarnos entre nosotros; que el que da amistad, la recibe multiplicada; que el que sirve a los demás crea un lazo de amistad y recibe la recompensa de Dios.

Un amigo genuino encontré en la vida, pero amigos pasajeros hay muchos, amigos por necesidad también los hay, pero amigos de verdad son difíciles de hallar.

Un consejo es ser siempre un amigo para el resto, pero tu cuida de saber bien a quien llamar amigo; y a la persona que tomes por pareja, que primero sea una amiga.

Nunca más solo porque desde que lo encontré a Él, siempre me sentiré acompañado, y por su gracia he conocido amigos que me ayudarán en cada paso, he ganado buenos guías y ayuda en medio del camino, he ganado la amistad.

Anuncios

Jesús Adrián Romero “El Brillo de mis Ojos”

El salmista y pastor Jesús Adrián Romero nos presenta su más reciente producción musical “El brillo de mis ojos”

Tras su ausencia de tres años después de su disco “Ayer te vi… Fue más claro que la luna”, Jesús Adrián Romero estuvo de gira por muchos países; pero para este nuevo proyecto él y su equipo de trabajo se han dado a la tarea de escribir más de treinta temas, de donde se seleccionaron los doce temas que contiene el disco.

Para este disco también se inicio la búsqueda de nuevos ritmos y melodías que marcarían una etapa musical diferente en comparación a sus más recientes trabajos discográficos; este disco lleva una dirección hacia un sonido post-moderno, actual.

Todo este trabajo lo encabezó Kiko Cibrián quien se apoyó en ingenieros como Mike Harris y Alex Rodríguez. Ellos tuvieron la responsabilidad de grabar y sacar provecho del talento de cada músico en cada sesión.

Cabe resaltar la gran acogida que tuvo el disco ya desde antes de su salida, el mismo Jesús Adrián Romero dio mucha información desde su cuenta en facebook y en twitter,; como premio las primeras 200 ordenes hechas en http://vastago.net recibieron junto con el disco un poster de colección autografiado.

Los que quieran oír un adelanto del disco pueden entrar al sitio oficial de vástago y escuchar su primer sencillo “Escalera con las nubes”

Este disco cuenta con grandes temas siendo algunos de ellos:

“El brillo de mis ojos” hermosa canción, de dónde sacaron el nombre del disco y del cual se preparó un video clip.

“Jesús” cantada a dúo con Marcos Vidal, las voces de ambos cantantes fueron grabadas por separado para ser luego entre mezcladas; de esta canción se preparó un videoclip en vivo.

“Escalera con las nubes” el primer sencillo de este disco.

“Cerca de Jesús” este tema fue escrito por Jesús Adrián Romero tras la muerte de su padre.

“Quizá” una de las mejores del disco.

Opinión del Blog:

En este nuevo disco nos daremos cuenta de los nuevos estilos musicales de los que se hablaba anteriormente, y las letras de cada canción nos llevan siempre a la reflexión y a una búsqueda mayor de Dios; es un disco lleno de inspiración y amor por Dios.

Lema del CD:

Nuestros ojos brillan cuando les da la luz. Jesús dijo: “Yo soy la luz”. Cuando has tenido un encuentro con Él, tus ojos brillan. En un sentido figurado o espiritual te llenas de luz, de claridad para caminar, de lucidez para tomar las decisiones correctas. Jesús Adrián Romero

A continuación les dejo los links a los videoclips: 

“El brillo de mis ojos”

http://www.youtube.com/watch?v=ykOAOOJY3Mw&feature=player_embedded

“Jesús” (Junto con Marcos Vidal)

http://www.youtube.com/watch?v=T-Jb_dn9zq4&feature=related

“Solo el Eco”

http://www.youtube.com/watch?v=SfTZ6M0Bi20&feature=player_embedded#!

Dios está ahí

No necesitamos pasar increíbles desiertos, no necesitamos pasar pruebas inmensas, ver milagros increíbles para darnos cuenta que Dios está con nosotros.

Dios está siempre con nosotros, no lo vemos, porque no lo podemos ver con nuestros ojos naturales pero sin duda Dios siempre está a nuestro lado.

Podemos verlo en pequeños detalles, en nuestros pensamientos, podemos verlos en esas hermosas tardes, o en un amanecer, podemos verlo cambiando nuestras vidas y las de los demás, podemos verlo en esa hambre de los que le buscan.

Podemos verlo dándonos fuerzas cuando nos sentimos deprimidos, podemos verlo cuando nuestra conciencia nos dice que no hagamos lo malo, podemos verlo cuando predicamos a los demás, es Dios el que pone palabras en nuestra boca, podemos verlo en nuestras actitudes que siempre tienen algo de Dios.

Dios está con nosotros esa es su promesa, si lo buscas, si guardas sus mandamientos, si lo amas, no tengas duda alguna el está a tu lado, el siempre está con lo que le buscan de corazón, sus ojos están siempre sobre los justos.

Dios siempre está para ti cada vez que lo necesites, Dios nunca se olvida de ti; muchas veces no entendemos los propósitos de Dios, y habrá ocasiones en las que pensemos que el camino angosto es demasiado difícil, pero la verdad es que Dios siempre camina contigo, habrá veces en las que tengamos que pasar desiertos, pero Dios lo hace para perfeccionar su obra en nosotros; nunca olvidemos lo que Dios hizo por cada uno de nosotros, tengamos fe aún en la mayor de las pruebas, porque no hay nada que nos pueda separar de su inmenso amor.

Clama a mí,  y yo te responderé,  y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. (Jeremías 33:3)

Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí,  oh Jehová,  tú la sabes toda. (Salmo 139:4)

Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos. (Salmo 34:15)

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende. (Salmo 34:7)

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. (Isaías 26:3)

¿Quién nos separará del amor de Cristo?  ¿Tribulación,  o angustia,  o persecución, o hambre,  o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 8:35-39)

Ora conmigo

Muchas veces no le tomamos la debida importancia a la oración y a nuestra forma de orar.

Pensamos que la oración es mas como un simple ritual para que todo nos salga bien, y creemos que en nuestra oración nunca debe faltar los constantes pedidos, las quejas, pero la oración es mucho más que eso, es abrirle el corazón a Dios, decirle con palabras lo que sentimos por El, es decirle todo lo que tenemos en el corazón.

Cuando usted habla con su mejor amigo, comienza a contarle sus problemas, el cómo se siente, sus frustraciones, dudas, porque existe esa confianza, usted sabe que puede confiar en esa persona y muchas veces se lo expresa, pero cuando no tiene confianza con una persona usted solo dirá lo que tiene que decir y nada más.

Así es como muchos oran, oran como si no conocieran a Dios, tan solo le dicen lo que cree que deben decirle, pedir lo que creen que deben pedir y nada más, pero si supieran que Dios quiere tener confianza con usted, Dios no solo es su salvador, no solo es su Señor, El quiere ser más que un amigo, El quiere escucharlo decir gracias, El quiere que le cuente sus problemas, Dios quiere que usted le busque con un corazón abierto.

La oración va mas allá que palabras, Dios puede derramar su unción mientras ora, El puede tocar su corazón mientras ora, pero si tan solo lo buscara y entrara en esa confianza, El le daría más de lo que usted espera.

Ciertamente todos pasamos pruebas, todos tenemos necesidades, muchas veces nos sentimos cansados, pero en la oración el Señor nos da fuerzas, Dios sabe todo lo que vas a decir antes de que lo digas (Salmo 139:4), El conoce tus pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12), Dios sabe lo que es mejor para ti, y El tan solo espera oírte decir lo mucho que lo amas, el quiere ver con que corazón lo buscas, cuanta confianza le tienes, Dios te puede dar mucho mas solo pídeselo y ora con el corazón.

La Navidad

Un día que cambió la historia, un día que nos hace cambiar cómo personas, un día que la humanidad no olvida, aunque si se ha olvidado su verdadero significado.

Cuán importante es esta fecha para nosotros, una fecha en la que recordamos el amor de Dios, un amor que traspasó barreras, aunque nosotros mismos nos sentíamos indignos de ser perdonados por Él, Él no lo vio de ese modo, y nos dio el mejor regalo de la creación a Jesucristo el Salvador.

Un nacimiento que sin duda trajo cambios, trajo esperanza, al fin había nacido El redentor.

Ángeles cantando, reyes magos viajando, un rey buscando matar al mesías, todo había cambiado, las profecías se cumplían, Dios estaba entre nosotros.

Un bebe sin igual había nacido, pastores lo visitaron acostado en un pesebre, los padres habían viajado y no encontraron lugar, el mesías, el redentor había venido al mundo de una forma en la que nadie espero, nadie se imagino, el Redentor nació en Belén.

Profetizado más no comprendido, como no pudieron ver que ya estaba entre nosotros aquel que llegó a cambiar la historia de la humanidad, ese nacimiento que dividió nuestra historia.

El mundo hasta hoy conmovido por ese nacimiento, pero la historia no terminó ahí, el niño creció en gracia y sabiduría, vino a cumplir la voluntad del Padre que lo envió, vino a morir por nosotros, vino a pagar el precio de la salvación.

Desde el vientre lo sabía, cada golpe, cada dolor que sufriría, mientras vivía lo tenía en mente, el dolor que había venido a padecer para poder salvarnos, pero no le importaba, Él nos amó, ya estaba decido en su corazón, Él no fallaría.

Llego el tiempo de la prueba, “pasa de mi esta copa, pero hágase tu voluntad” y así fue, hizo su voluntad, “herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecado, el precio de nuestra paz fue sobre Él”, “Dios cargo en Él el pecado de todos nosotros”, “Angustiado Él y afligido, no abrió su boca;  como cordero fue llevado al matadero;  y como oveja delante de sus trasquiladores,  enmudeció,  y no abrió su boca”

Así se cumplía el precio de nuestra libertad, más al tercer día resucitó, demostrando su verdadera esencia, no un pensador, no un filósofo sino el verdadero hijo de Dios.

Y ahora después de tantos años cuantas personas se han acercado a Él y han encontrado la vida, la paz y el perdón, porque aquel que invoca su nombra será salvo, y al final cuando toda nuestra vida terrenal se termine y estemos delante de Él “verá el fruto de la aflicción de su alma,  y quedará satisfecho”, nos otorgará la vida eterna, aunque nosotros ya la llevamos en el corazón, desde el momento en que se lo entregamos a Él, porque Él es la verdadera razón de la navidad y de toda nuestra vida, Jesús el mesías, Él hijo del Dios viviente.

Solo confiar en Ti

Cuando ya en tus fuerzas no puedes más.

Cuando buscaste y nada pudiste encontrar.

Cuando hiciste hasta lo imposible y no lo lograste.

Solo te queda una salida y dos alternativas: Te puedes dar por vencido, o le pides ayuda al Dios “que todo lo puede”, porque cuando le pides ayuda a Dios y confías en Él, Dios siempre estará para ayudarte.

Cuando no entiendes las cosas que suceden a tu alrededor, y te sientes solo y confundido, en esos momentos sólo se puede confiar en Dios.
Cuando sientes que estas en el problema más difícil de tu vida y no hay amigos para ayudarte, en quien puedes confiar sino en Dios, Él es el amigo que nunca falla.

Cuando me siento solo y me doy cuenta que tu eres lo único que me queda, ¿Cómo no confiar en Ti?

Cómo no confiar, si en mi tristeza me fuiste la única alegría.

Cuando todos me fallaron, cuando me sentía que ya ni en mí mismo podía confiar, Tú fuiste como una luz que alumbro mi vida, en medio de la oscuridad entendí que sólo a Ti te puedo creer, sólo en Ti podía confiar.

Cuando me di cuenta de esto entendí que todos pueden fallar, que aun yo mismo soy imperfecto, pero Tú siempre estarás ahí dispuesto a ayudarme.

Por eso bendito aquel cuya esperanza esta puesta en el Señor.

Y bendito aquel que cree en Dios con todo su corazón.

Si desea recibir en su correo un boletín con todo lo nuevo que se agregue al blog siga los pasos para suscribirse haciendo clic aquí

En la vida de un hombre

Existen muchas cosas que acaparan la atención de un hombre a lo largo de su vida, existen momentos que son difíciles de olvidar en la vida de un hombre, pero existe una cosa que por más que se intente el hombre no podrá desarrollar en toda su vida y esa cosa es salvarse a sí mismo.

¿Salvarse de qué? Se preguntara usted, pero es increíble pensar que necesitemos ser salvados, se supone que somos los hombres, los dominantes, los valientes, los indomables, pero ser salvados no va con nuestra naturaleza, y ese es el problema, nuestra naturaleza tiene un gran defecto, tenemos una naturaleza pecadora, y ese pecado nos empuja a hacer cosas abominables, nos arrastra cada vez más a un castigo eterno del cual por nosotros mismo no podemos escapar, entonces ¿qué hacer? ¿Cómo cambiar? ¿Dónde está la salvación que nos puede cambiar esta naturaleza pecadora?

La solución es muy simple, hubo un hombre que nació sin esa naturaleza pecadora y por cuya muerte nos hizo libres; si le invocamos y creemos en El.

El nombre de esta persona es Jesús, y en el momento en que le confesamos como nuestro Señor y Salvador, y nos arrepentimos de corazón, esa naturaleza pecadora, es transformada en una nueva naturaleza celestial, ya no estamos bajo condenación, ya no actuamos guiados por el deseo de nuestra vieja naturaleza pecadora, sino que es naturaleza celestial nos ayuda a vencer el pecado, ya que Cristo mora en usted.

Pero no crea que todo ha terminado ahí, ese es solo el comienzo de su nuevo viaje con su naturaleza celestial, usted ahora batallara hasta el final para mantener su tan preciada naturaleza celestial, porque si no lo hace usted volverá a su vieja naturaleza pecadora y después de eso el castigo eterno.

¿Y cuál es la recompensa de la naturaleza celestial? Se preguntara usted, déjeme decirle que la recompensa es vivir junto a Jesús por toda la eternidad, vivir lleno de amor y paz, aun en las peores tormentas de su vida El siempre lo acompañara, y si aún quiere más déjeme decirle que calles de oro, mar de cristal y cosas que ojos no vio ni oído oyó están reservadas para usted.

Esto es para aquellos que puedan entender, no es mentira, sepa la verdad.hombrepensando

Si desea recibir en su correo un boletín con todo lo nuevo que se agregue al blog siga los pasos para suscribirse haciendo clic aquí