RSS

Archivo de la etiqueta: angustia

Padre Excepcional

Lucas 15:17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

La historia es muy conocida, muchos la hemos escuchado de niños como una advertencia o enseñanza de lo que no debemos hacer, pero ya de adultos nos sentimos identificados con la historia de aquel joven.

Aquella parábola nos enseña y nos hace recordar:

  • Que no todos los que dicen ser amigos lo son, y que muchos fingen por interés.
  • Aprendimos que la vida es dura y que muchas veces no estábamos preparados.
  • Sabíamos que ciertas cosas eran malas pero las hicimos para poder encajar.
  • A lo largo de la vida fuimos seducidos por el mal y caímos en vicios y en tentaciones.
  • Nos dimos cuenta que por nuestro egoísmo alejamos a las personas que nos amaban.
  • Es muy duro y difícil levantarse después de una crisis.
  • Neciamente rechazamos las buenas enseñanzas de nuestros padres y del resto.
  • Nos entercamos en sueños que resultaron en tristezas.
  • Separados de Dios, nos sentíamos solos, abrumados, y angustiados.
  • Los momentos duros nos hacen recordar aquellos momentos de nuestra infancia.
  • Aquéllos momentos tristes nos enseñan a valorar las cosas importantes de la vida.

Uno nunca sabe cuánto nos aman nuestros padres, nuestra familia,  nuestras parejas o nuestros amigos hasta que pasamos por momentos difíciles.

Y sin importar cuántos errores hallamos cometido en la vida, tenemos un Padre celestial que con los brazos abiertos espera que volvamos al hogar.

Dios nos está esperando cada domingo, le dice a sus ángeles, miren como viene a mí encuentro.
Cada vez que oramos y le buscamos de corazón se alegra de que lo visitemos.
Y la iglesia es el lugar donde tú también puedes sentirte como en casa, ven al hogar.

Estando en esa situación aquel joven vuelve en sí, despierta y se da cuenta de sus errores, que tiene un padre que lo ama, y comienza a valorar aquellas pequeñas cosas que eran tan valiosas:

  • La paz de tener un refugio.
  • El amor genuino de personas que nos aprecian
  • El perdón que necesitaba.
  • La comprensión y no el sentirse juzgado.
  • Verdaderas amistades.
  • La plenitud de poder ser uno mismo.
  • Una mano
  • Un beso
  • Un abrazo cálido.
  • Unos brazos que siempre estarán esperando.
  • Y una nueva oportunidad para empezar otra vez.

Todas aquellas cosas las podemos encontrar en Dios y también en la iglesia.

Quizá no lo veas pero Dios está con los brazos abiertos esperando por ti.

Él quiere sanar las heridas que la vida te dejó, quiere acompañarte, quiere demostrarte que te ama, quiere hacer un banquete porque su hijo estaba perdido pero ha sido hallado, estaba muerto pero ha vuelto a la Vida, ha vuelto al hogar.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 junio 2017 en Devocionales, Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Te busco

Camino buscándote sin parar, has ocultado tan bien tus huellas que no logro poder seguirte el paso.

Te necesito como la abeja a la miel, cómo el novio a la novia, como nunca antes pensé hacerlo.

Es que sin Ti el cielo parece nublado, la vida se torna grisácea, el amor parece solo un cuento.

La verdad está en tu boca, la misericordia en tu mirada, la hermosura cubre tu rostro.

Tan perfecto eres para mí que no puedo alejarme de Ti, que no sé cómo seguir sin Tu ayuda.

Ven a mí encuentro porque te estoy buscando día y noche, clamo a ti cada vez que puedo.

La noche parece no terminar, necesito tu Luz para poder sentir que todo estará bien.

Tus abrazos me daban seguridad, debajo de tus alas poduedo llegar a sentir mucha paz.

No soy tan fuerte cómo creía, eras Tú eres el que me ayuda a resistir.

Mi fe por si sola no logra nada, pero si tú estás conmigo entonces todo lo puedo.

Lo intento y re intento pero si estás a mi lado todo me ayudará para bien.

Te busco porque sé que te amo, porque caminar sin Ti solo es tristeza y soledad.

Acompáñame y tómame la mano, la única mano que siempre me ayuda y me sostiene.

Las tormentas vinieron y no tenía refugio, las flechas cayeron y me encontraba sin escudo.

Sana mis heridas, lava mi corazón de las angustias, seca las lágrimas que llenan mi rostro.

Perdóname si me cuesta ser fiel, si quiero negociar los límites de mi corazón.

Hoy mi mente y corazón son tuyos, el trono de mi ser te pertenece a Ti.

Hazme otro, crea algo nuevo y maravilloso dentro de mi, moldéame como la arcilla.

Bendíceme como antes lo hacías y sustenta mi corazón con tus palabras.

Vuelva la alegría a mi rostro y mi corazón halle la paz porque contigo estoy.

Acércate a mí que estoy deseoso de tomar tu Cruz, ponerme tu yugo y seguirte.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 junio 2017 en Oraciones, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pueblo de Dios

cristianos

Los cristianos somos aquellos que hemos sido capaces de negarnos a nosotros mismos por seguir a aquel que nos compró por amor.

Nos sentimos como errantes y forasteros en un mundo hostil y cada vez más decadente, no conocemos patria en este mundo porque somos parte de una nación celestial.

Muchas veces incomprendidos y tratados como fanáticos, pero siendo parte de un linaje santo y un real sacerdocio.

Porque un pueblo como el nuestro nunca se ha visto antes y el mundo es indigno de nosotros.

Porque por fe movemos cada día montañas de dudas, de miedo y de rencor.

Hemos escogido el Camino del amor perfecto y a pesar de los obstáculos que se levantan saldremos victoriosos.

Podemos estar atribulados pero no angustiados; en apuros pero no desesperados; perseguidos pero no desamparados y derribados pero jamás destruidos.

Teniendo que soportar desde el comienzo vituperios, apedreamientos, azotes, prisiones, torturas o persecuciones.

Pero por la misericordia del Santo que nos escogió, el evangelio jamás se ha detenido, ni habrá quien pueda callar las voces de sus santos.

No hay prisión que pueda acallar la fe, ni captores que puedan encadenar el amor.

Y aun en estos tiempos somos despreciados por nuestra fe y muchos son vilmente convertidos en mártires.

Podríamos estar en peligro y verían en nuestros rostros el terror de la muerte pero nuestras miradas estarían llenas de misericordia y piedad por nuestros captores.

Somos capaces de dar la vida por la fe y amor a Dios y aunque nuestras almas griten ¡Libérennos! nuestros corazones gritarían ¡Perdónalos!

Tal contrariedad solo puede existir en nosotros, porque el amor que sentimos es mayor que cualquier emoción pasajera.

Oh pueblo mío y hermosa familia en Cristo, no olvidemos que aunque el mal se levante contra nosotros, nuestra redención está cercana.

Nos reuniremos pronto con aquel a quien hemos amado sin haberle visto y en su Reino eterno moraremos por siempre dichosos.

Amado Jesús ayúdanos a mantenernos firmes, que pueda nuestra fe ser más fuerte que nuestras dudas, que la paciencia venza nuestra ansiedad y que Tu amor derramado en nuestros corazones venza cualquier miedo.

Santo Dios ayúdanos cada día a ser aquel pueblo que conquistará la vida eterna y ayúdanos a llevar en nuestros cuerpos las marcas de tu fiel amor.

Gracias amado Dios porque sin merecerlo diste tu vida para hacernos hijos tuyos y herederos de la vida eterna.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 septiembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Mesías

A veces no comprendemos el poder que tiene un solo versículo de la biblia.

Los siguientes versículos que pondré a continuación cambiaron la vida de una persona y lo motivaron a crear una obra que ha inspirado a muchas otras.

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Isaías 53:3

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Isaías 53:7

Angustia: Ansiedad y miedo extremo. Causa opresión en el pecho, ritmo cardiaco elevado, temblores y falta de aire.

Afligido: Enfado y tristeza extrema. Mortificación y entristecimiento a niveles peligrosos.

HandelGeorge Frederick Handel era un compositor de opera alemán, había probado la fama debido a muchas de sus obras y por la amistad que tenía con los reyes ingleses.

Pero una hemorragia cerebral lo había dejado casi paralizado del lado derecho y en 1741 muchos países de Europa habían caído en crisis debido a un fuerte invierno, lo cual lo llevó rápidamente a una cruel pobreza.

Una noche cuando Handel llegaba a casa, tras una dolorosa caminata en la cual de seguro se sentía despreciado y en donde recordaría su antigua fama, al llegar a casa encontró frente a su puerta una caja que contenía el texto de una composición musical. El texto pertenecía a Charles Jennens un poeta de segunda clase.

Handel dudo en abrir la caja y leer la obra pero al hacerlo encontró dentro del texto el versículo de Isaías, al leerlo lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas, lloraba porque se sintió identificado.

Despreciado y desechadoAngustiado él y afligidoHandel había sido abandonado por muchos de sus amigos, había probado el dolor de sentirse angustiado por las deudas, afligido por el dolor que había padecido debido a su parálisis.

En aquel momento Handel se comprometió a culminar aquella obra, trabajó sin descanso creando melodías.

Su criado lo halló trabajando y le dejó el desayuno, al regresar por la tarde se dio cuenta que su amo no había probado alimento alguno y pasaron los días y Handel rechazaba el comer.

Handel trabajó 23 días casi sin descanso y tras terminar su obra durmió 17 horas, su criado llamó al doctor, pero al despertar gritó: ¡Denme comida!

Handel a través de favores y con ayuda de amigos logró que su obra pudiera llegar al teatro para presentar su obra titulada: El Mesías.

El teatro estaba repleto, aquel pueblo sumido en la crisis quería escuchar la obra, y cuál sería la sorpresa de Handel al darse cuenta que al llegar al coro todos la cantaban de a pie y con lágrimas en los ojos hasta su conclusión. Un pueblo entero había encontrado esperanza en su obra.

Un hombre logró con su obra inspirar a una nación y a innumerables personas a lo largo de los años debido a que entendió el amor de Jesús, entendió su sufrimiento, su soledad, su sacrificio por amarnos sin medida.

Quizá hoy tú también te sientas solo, despreciado, afligido o angustiado pero recuerda que Jesús comprende tu dolor, recuerda que te ama inmensamente y puede ayudarte si te acercas a Él.

A continuación les adjunto el link para que puedan ver aquella obra subtitulada:

 
1 comentario

Publicado por en 27 julio 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cantaré a Jehová

alabanza¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? (Salmos 13:1)

El autor de este salmo es David, un gran héroe de la fe, conocido por haber sido rey de Israel y ser el autor de la mayoría de los salmos que encontramos en la biblia.

David como cualquier persona no estaba libre de problemas, sabemos por su historia que pasó muchos males y persecuciones, podemos también leer en sus salmos muchas de sus oraciones, en las cuales podemos encontrar sus pedidos hacia Dios, sus quejas, sus lágrimas, pero también encontramos algo muy importante:

Cantaré a Jehová, Porque me ha hecho bien. (Salmos 13:6)

David podía empezar algunos de sus salmos lamentándose o quejándose, pero siempre terminaba alabando a Dios.

Los cristianos al igual que el resto de personas podemos tener muchas razones para estar tristes o desanimados, pero nosotros solo necesitamos una razón para ser felices y esa razón se llama Jesús.

Él es quien perdona nuestros pecados, Él es quien nos da la vida, Él es quien nos da fuerzas, Él es la persona que más nos ama, Él es quien bendice la obra de nuestras manos, Él es el reposo para nuestras almas, Él es nuestro refugio, Él es nuestro escudo, Él es nuestro gozo y Él es quien tiene el timón de nuestras vidas.

Quizá no hayas tenido una buena semana, pero déjame decirte que Dios tiene un gran plan para tu vida y todo lo que te está sucediendo Dios lo está usando para tu bien, por eso no pierdas la fe y gózate porque muy pronto si amas a Dios verás la recompensa grande que el Señor ha preparado para ti.

Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. (1Corintios 2:9)

Así que hermano sonría no permita que el enemigo le robe la sonrisa, no permita que el maligno le robe el gozo y la alegría de ser hijo de Dios.

No vea solamente las malas circunstancias que lo rodean ahora, recuerde todas las veces en las que Dios lo ha ayudado antes y tenga por seguro que el mismo Dios que convirtió a un joven pastor de ovejas en un rey, va a ser algo grande en su vida, con los ojos de la fe vea más allá del ahora y gócese por lo que está ya por venir.

Al igual que el salmista gócese, aprenda a deleitarse en la presencia de Dios, ya sea en la iglesia o en su casa, exalte a su Padre por cada una de las bendiciones que le ha dado, por su familia, por sus pastores, por sus hermanos en Cristo, por sus amigos, por su trabajo, por lo sueños que tiene en su corazón y que en Dios se van a cumplir y por haberlo escogido.

Pero yo cantaré de tu poder, Y alabaré de mañana tu misericordia; Porque has sido mi amparo Y refugio en el día de mi angustia. (Salmo 59:16)

No permita que sus oraciones terminen sin una alabanza genuina a Dios, no permita que su día termine sin adorar a Dios.

Aunque las aflicciones del justo parezcan muchas, recuerde siempre que usted tiene a Dios de su lado y no hay circunstancia que sea más fuerte que Él, no hay problema que sea más grande que nuestro Dios y Él lo ama tanto que dio a su hijo unigénito por usted.

Jamás dude de la fidelidad de Dios, el cantarle y alabarle es una señal de que usted no duda de Él, sino que al hacerlo usted demuestra su gratitud, su fe y sobretodo su amor hacia Él.

 
5 comentarios

Publicado por en 7 julio 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dios de mi vida

paisaje 8

Dios de mi vida, sé Tú mi refugio y abrázame como el padre a su hijo.

Dame descanso bajo las sombra de tus alas, esté mi alma contenta al encontrarse cubierta por tu cercanía.

Esté mi corazón agradecido y confiado en tu fidelidad, pues tu nunca me has desamparado, nunca has dejado de velar por mí.

Sepa mi mente lo mucho que me amas, que entienda mi corazón lo dulce que es tu amor para con aquellos que te buscan.

Dios de mi vida, sé Tú mi roca y cuídame en mis momentos de dolor.

Dame consuelo en el día de angustia, sé mi tranquilidad en el día malo.

Esté mi corazón agradecido por tu ayuda, pues aún en la escasez has provisto para mi necesidad, nunca se han apartado tus misericordias.

Sepa mi mente esperar pacientemente tu brazo redentor, que entienda mi corazón la pureza de tu bondad.

Dios de mi vida, a Ti clamaré cuando caiga la noche, cuando mi alma se sienta desmayar y se agoten las fuerzas te invocaré y Tú me responderás.

Veré tu diestra en el día de aflicción, los cielos se estremecerán y la tierra temblará al acercarte hacia mí.

Me dirás: Yo soy tu Dios, te he guardado, no temas porque tú eres mi hijo.

Dormiré tranquilo sabiendo que Tú cuidas de mí.

Dios de mi vida no te tardes en socorrerme, ayúdame a confiar y que sepa ser paciente para guardar tu promesa.

Dios de mi vida, enséñame a amarte en todo tiempo, que mi amor por ti no mengue en los días de bonanza y que no escasee en los días de necesidad.

Dios de mi vida, creeré en Ti y seré bendecido, fructificaré aún en el desierto pues Tú me serás por manantial y sombra.

Dios de mi vida gracias porque mis ojos han visto tu salvación.

Dios de mi vida ya no temeré porque sé que tú cumplirás tu propósito en mí.

Dios de mi vida gracias porque me has demostrado que puedo contar siempre contigo.

 
1 comentario

Publicado por en 25 mayo 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sólo y afligido

ayuda

Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido. Las angustias de mi corazón se han aumentado; Sácame de mis congojas. Salmos 25:16-17

¿Por qué te escondes oh Dios de nosotros y por qué no escuchas nuestras oraciones?

Inclina hoy tu oído, tú el que todo lo ve y por tu misericordia escúchanos.

Dios apelando a tu misericordia te pido que nos escuches en nuestros momentos de debilidad, te pido que por favor nos veas en nuestros momentos de desánimo.

Dios mío y hacedor de milagros, socórrenos en nuestras angustias y líbranos de nuestras congojas.

Tú eres refugio, eres escudo de los que te buscan, eres la roca de nuestra salvación en tus manos están seguros nuestros tiempos.

Dios nuestro en ningún otro ha salvación si no en ti, por eso mira nuestros corazones, observa el quebranto de nuestras almas, porque tiempos malos han venido sobre nosotros y el dolor no ha sido ajeno al corazón.

Levántate Señor y rescátanos, extiende tu brazo y líbranos como en los tiempos antiguos, vean nuestros ojos tus grandes maravillas.

Porque Tú no has cambiado y sigues ayudando a los que confían en Ti, Tú eres nuestra esperanza y la razón de nuestra fe, en Ti estamos confiados y aunque a veces nos sintamos tristes y desconsolados cada vez que vemos el cielo y entramos en razón, recordamos que solo Tú eres nuestra salvación y nuestro Redentor.

Por eso nos levantaremos una vez más y alabaremos Tu nombre, cobraremos ánimo y seguiremos de pie porque Tu diestra nos sostiene.

Ciertamente pareciera que estamos solos y afligidos, pero Tú nunca nos abandonas y Tu gozo es nuestra fuerza, por lo tanto te agradecemos Señor porque sabemos que Tú tienes el control de todas las cosas y a Tu lado sabemos que todo lo podemos.

Por eso te decimos con todo el corazón gracias Dios nuestro por tu gran eterna fidelidad y tu gran bondad hacia nosotros, gracias porque siempre nos cuidas, gracias por ser nuestro Padre y gracias porque le has vuelto la vida a nuestros corazones.

Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón. Salmos 31:24

 
1 comentario

Publicado por en 1 febrero 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: