RSS

Archivo de la etiqueta: atención

Al que ama

pelicula-biblica-hijo-prodigo

Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere. Proverbios 3:12

La versión dice: (DHH): Porque el Señor corrige a quien él ama, como un padre corrige a su hijo favorito.

¿Cuántos recuerdan las correcciones que les hacía su papá?

Cómo a todos a mí tampoco me gustaba la corrección de mi padre, la verdad no fue hasta que crecí y pasé diversas circunstancias cuando realmente me di cuenta del por qué lo hacía.

Hoy quiero relatarles cuatro de esas ocasiones:

1. La Oración: Recuerdo cuando era muy chico y papá me preguntó si sabía orar, creo que fue más por miedo, pero le dije que no, y él al escucharlo me regañó, pero como buen padre también me enseñó esa misma noche a orar.

Años más adelante a la edad de 20 años una oración salvó literalmente mi vida.

2. El sacrificio: Cuando era chico papá no pasaba mucho tiempo en casa y yo no entendía porque no tenía tiempo para pasar más tiempo con nosotros.

Al crecer y tener mi primer trabajo y pasar cada vez menos tiempo en el hogar, me di cuenta la responsabilidad que él tenía y que por amor lo hacía.

3. El modelo: Habré perdido la cuenta de la cantidad de veces que mi papá me decía que me portara bien o que actuara correctamente, él siempre era ese impecable ser que siempre sabía que hacer o que decir en cada momento.

Recuerdo cuando me nombraron jefe o tuve personal a mi cargo, cuando realmente lo entendí, me di cuenta que él estaba siendo el modelo que yo necesitaba.

4. Los valores: Hace poco vi una escena que me perturbó, a un chico que limpiaba carros le arrollaron uno de sus pies, yo me encontraba lejos, pero al ver aquella escena intenté acercarme para ayudar, al ver a mi alrededor me di cuenta que nadie más lo hacía, todos miraban y se amontonaban sin pretender ayudarlo.

Fue entonces cuando me di cuenta de lo bien que me habían criado.

Ahora entiendo mucho mejor a mi papá y comprendí que cuando un padre nos llama la atención es porque nos ama y busca nuestro bien, nos está enseñando algo que, aunque ahora no lo comprendamos aquella lección habrá dejado una huella en nuestra memoria y no servirá a futuro en nuestro vivir.

Lo mismo ocurre con nuestro Padre Celestial:

· Nos corrige cuando lo necesitamos.

· Se sacrificó por nosotros.

· Es nuestro modelo.

· Nos ama con un amor incondicional.

Si estamos pasando por momentos duros o difíciles en vez de quejarnos o reclamar, deberíamos recordar que Dios no es un Padre malo, por el contrario, Él nos ama mucho, jamás nos descuida, y que quizá está permitiendo que pasemos por aquellas pruebas para moldearnos y para que podamos aprender una gran y valiosa lección.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 10 julio 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Quién es mi Dios?

Tras una semana de duro trabajo y en la cual terminamos cansados, el enemigo aprovechará ese momento para intentar tentarnos y dirá una frase como esta: ¿Quién es tu Dios para que vayas a oírle y adorarle?

Cuando escuches esa voz le responderás algo como esto:

  • Mi Dios es el creador del cielo y la tierra, mi Dios es el que se regocijó al crearme en vientre de mi madre y el que me puso nombre y me dio un propósito.
  • Mi Dios es el que me esconde en su tabernáculo cuando las dificultades son muchas y el que me esconde debajo de sus alas cuando mi corazón desmaya.
  • Mi Dios es mi torre fuerte con la cual me protege cuando me siento débil y Él es quien renueva mis fuerzas.
  • Mi Dios es mi roca en la cual me sostengo cuando siento mi mundo tambalear y el es mi escondedero en los momento de prueba.
  • Mi Dios es el que me sostiene de mi mano derecha para que no caiga y el que adiestra mis manos para la batalla.
  • Mi Dios es mi escudo ante los problemas y circunstancias, y Dios es el que toma la venganza sobre mis enemigos.
  • Mi Dios es el que próspera el fruto de mis manos y que él hace prosperar mi camino.
  • Mi Dios es el que me llena de todo bien, el que sacia mi vida de favores y misericordias.
  • Mi Dios es el que perdona mis pecados y el que borra mis rebeliones, con su eterno e inigualable amor.
  • Mi Dios es el que me dio la victoria sobre el pecado, el que me hizo libre de la contaminación de este mundo.
  • Mi Dios es el que siempre se queda a mi lado por lo cual nunca estoy solo, Dios es el que me llena de gozo aún en el momento mayor tristeza.
  • Mi Dios es el que me ama y me seguirá amando aún a pesar de mis muchos errores y fallas.
  • Mi Dios es el que me escogió aún a pesar de no merecerlo.

Sin Dios nada puedo hacer y sin El nada quiero ser.

Por eso he de amarle con todo mi corazón, por eso he de alabarlo con todo el gozo que pueda expresar mi ser, por eso escucharé cada una de sus palabras con atención y por eso le seré fiel todos los días de mi vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 marzo 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El buen Maestro

Quién como el Hijo del hombre que hablaba con parábolas, que enseñaba con sus obras, que reprendía a los hipócritas, que hacia justicia, que salvaba a los perdidos.

De su sabiduría no había quien dudara, sus palabras y enseñanzas que tocan corazones, que no se entienden con la razón sino con el corazón.

Quién como el buen maestro, que se paraba para predicar en las sinagogas, que avergonzaba a los que se creían sabios, que no buscaba su beneficio, sino que predicaba por amor a los perdidos.

Sus enseñanzas que hacían mover a miles a buscarle, que siguen aún tocando la vida de muchas generaciones, que no importa el tiempo aún se seguirán aplicando, que traen paz y luz  a los corazones que le oyen.

Él es el buen pastor que pastorea con sus palabras, que engorda a sus ovejas con los mejores pastos, que les da lo mejor de sus cuidados y sus atenciones.

Aquel maestro cuyos discípulos somos todos nosotros los que hemos creído en El, que guardamos en nuestros corazones sus mandamientos, que guardamos sus palabras para ponerlas por obra.

Aquel maestro que toco nuestras vidas, y que sus palabras nos alimentan, que nos llenan de vida, que nos alumbran el camino, que nos llenan de amor y paz.

Jesús nuestro maestro, nuestro Dios y Señor.

 
1 comentario

Publicado por en 6 abril 2010 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: