Archivo de la etiqueta: consolador

Mis doce razones por las cuales soy cristiano

joven cristiano

Si tuviera que enumerar las razones principales por la cual soy cristiano, serían estas:

1. Por conocer a Jesús

1 Juan 4:19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

Filipenses 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

Mateo 8:1-3 Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

2. Por el Amor de Dios

1 Juan 4:16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

3. Porque encontré un Nuevo Comienzo

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

4. Porque tengo un Nuevo Corazón

Ezequiel 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

5. Porque encuentro Paz

Filipenses 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

6. Por el Fin de la soledad

Isaías 43:2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.

7. Por El Poder del Espíritu Santo

Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

8. Por la Fe en Dios

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

9. Porque Obtengo un propósito

Salmo 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre;  No desampares la obra de tus manos.

10. Porque Soy Feliz

Nehemías 8:10 … porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza.

11. Porque No tengo temor

1 Juan 4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

12. Porque Soy libres de la muerte espiritual

Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

¿Y cuáles son tus razones por las cuales deberíamos ser cristianos?

Anuncios

1ooo oraciones a Dios Parte III

51. Como la suciedad no sale sino se lava con agua así el pecado no puede ser borrado sin Tu sangre la cual fue derramada por amor en la cruz.

52. El amor se podía ver en cada gota de sangre, tu misericordia se podía ver en cada azote que recibiste, tu gracia pudo verse cuando eras clavado en la cruz y tu fidelidad se pudo ver mientras permitiste que te pusieran una corona de espinos sobre tu cabeza.

53. Esa cruz declaró tu gran amor, aquel piso cubierto de sangre era una declaración de que nos amaste tanto que no importó dar tu vida por amor a mí.

54. Oh, Jesús ayúdame a amarte de la misma manera, que sea yo capaz de negarme a mi mismo para darte mi amor a Ti.

55. Jesús salvador de mi alma, enséñame a abstenerme de todo aquello que me aparta de ti para que mi amor por Ti sea tan sincero como el que Tu me demostraste.

56. Mi cuerpo tiene deseos y mi alma sueños pero mi corazón te ama, ayúdame Redentor a vencer esas luchas internas para que pueda serte fiel en todo tiempo.

57. Sea la santidad mi forma de demostrarte mi aprecio, sean mis acciones la manera en la que te demuestro la sinceridad de mi amor.

58. Espíritu Santo guíame en cada decisión, muéstrame aquellas cosas que no veo, se tu mi fiel Consolador que me ayuda cada día.

59. La maldad de mi corazón limpia cada día, que aún mis pensamientos sean una habitación agradable a mi Señor.

60. Espíritu de Dios enciende este corazón que se ha quedados a oscuras por la tristeza y el dolor, vuelve a hacer brillar este corazón que quiere irradia la luz de mi Salvador.

61. Halle mi corazón descanso en tus manos, pueda yo encontrar alegría y amor en tus dulces brazos mi Dios.

62. Permíteme entrar al lugar de tu morada, aquel bello lugar donde encuentro esperanza y fe para poder vivir cada día.

63. Sé Tu el brillo en mi mirar, sé Tu la razón de mi sonrisa, sé Tu el motivo por el cual canto, sé Tu la pasión por la cual vivo cada día.

64. Gracias por amar a este pobre pecador, tan lleno estaba yo de odio y pena pero tu fuiste el bálsamo que curó mis heridas, fuiste la medicina que curó la enfermedad de mi corazón.

65. ¿Podrá vivir mi corazón sin Ti o sería yo el mismo sin mi Dios?

66. Eres tu el brillo que alumbra mi oscuridad, eres la fuerza que me motiva cuando débil estoy, eres tu el amor de mi corazón, eres tu la base sobre la cual me apoyo, eres el eje sobre el cual gira mi vida, eres el sol que alumbra mi caminar, eres el oxigeno que me ayuda a vivir, eres el abrazo que me consuela en las tristezas y eres el buen Padre que siempre me amará.

67. A veces me enojo de mi debilidad, porque no puedo entender como puedo ser capaz de dudar de Ti sabiendo y viendo todo lo que haz hecho por mí.

68. Lo único que odio son aquellos momentos en los cuales alejo mi vista de ti, porque no mereces mi desprecio por el contrario eres digno del más puro y bello amor que te pueda dar.

69. De nada importaría si pudiera satisfacer cada uno de mis deseos y cumplir todos mis sueños si te pierdo a Ti, porque Tú eres la razón por la cual vivo, eres lo único que me ayuda a amar, eres la única verdad, eres todo aquello que es bueno en mi.

70. La noche más oscura la viví el día que me alejé de ti, el día más triste fue el día en que me aparte de tu caminar y por eso te pido que me ayudes a mantenerme firme en Ti.

71. Oh, Jesús te pido que me ayudes en el día de la prueba y que tu mano me sostenga en el día de mi angustia.

72. Amor, eso es lo que busca mi corazón y en ti siempre puedo hallarlo, un amor inagotable que durará por la eternidad.

73. Una pregunta siempre tenía mi alma, una duda siempre había en mi pensar, un presentimiento había en mi corazón sobre que más necesitaba encontrar, sobre cual era la razón del vivir y la respuesta simplemente eres Tu.

74. Gozo existe en los corazones de aquellos que has llenado con tu paz, alegría se ve en el rostro de aquellos que has sanado su corazón, felicidad es la respuesta del alma que te halló.

75. Amado Salvador, gracias porque tu amor fue más grande que mi terquedad, gracias porque tu misericordia pudo más que mi rechazo, gracias porque tu perdón fue más grande que todos mis errores, gracias por que tu fidelidad fue más grande que mi duda, gracias porque tu esperanza fue más grande que mi impaciencia y gracias porque tu bondad fue más grande que mi maldad.

El Dulce Espíritu

“El espíritu de verdad al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros”. Juan 14:7

Cuando Jesús fue bautizado, descendió el Espíritu Santo en forma de paloma, una paloma blanca que significa pureza, paz, santidad; esa representación en la que vimos a la santísima trinidad unida nos hizo recordar cuán importante es cada uno de ellos en nuestras vidas.

Al Padre lo hemos visto en el antiguo testamento, al Hijo enseñando, sanando enfermos, hablando de la gracia y el perdón, y dando su vida en la cruz por nuestros pecados, ¿Pero qué hay del Espíritu, donde quedo el Espíritu en la historia de la iglesia?

Jesús ascendió al cielo, pero Dios no nos dejó huérfanos, El envió una ayuda, un paracleto, alguien que siempre está a nuestro lado.

Ese es el Espíritu Santo, el enviado de Dios para ayudarnos, para guiarnos a toda verdad, el que nos alienta, el que intercede por nosotros, nuestro compañero de milicia, el que te acompaña día a día en la vida.

Este personaje hizo su aparición en el día de Pentecostés (Hechos: 2), y desde ese momento ha sido una gran ayuda al pueblo de Dios, pero muchos viven sin conocerlo, muchos no conocen verdaderamente al Espíritu Santo.

El dulce Espíritu de Dios quiere morar en usted, quiere ayudarlo, quiere guiarlo en medio de las luchas y las dificultades, quiere poner la palabra de Dios en su boca, quiere poner en su corazón esa pasión por Dios que usted necesita.

Los ríos de agua viva que corren en su interior se refiere al Espíritu Santo (Juan 7:38), los apóstoles y muchas personas llenas del Espíritu buscaron a Dios con todo el corazón, hasta dieron sus vidas por Dios, y a través del Espíritu Santo se hicieron grandes milagros y prodigios.

Es el Espíritu Santo el que lo confortará cuando pase problemas y tribulaciones, es el Espíritu Santo el que pondrá las palabras precisas en su boca (Juan 14:26), es el Espíritu Santo el que nos inviste de poder (Hechos 1:8), y en estos tiempos más que nunca necesitamos estar llenos del Espíritu Santo.

¿Cómo recibir el Espíritu Santo?, la biblia dice que todo lo que pidamos al padre creyendo el nos lo dará (Mateo 21:22), así que primero crea, la promesa del Espíritu Santo se recibe por la fe (Gálatas 3:14); pídale a Dios con fe que lo llene del Espíritu Santo y comience a ser un cristiano verdaderamente espiritual, lleno del poder y la gracia de Dios.