Archivo de la etiqueta: fuego

REAVIVEMOS EL FUEGO

Levítico 6:12-13 Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará el holocausto sobre él, y quemará sobre él las grosuras de los sacrificios de paz. El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará.

El enemigo desea que el altar de nuestros corazones se apague, nos hace distraernos con obligaciones, nos tienta continuamente o nos llena de preocupaciones para que olvidemos nuestra pasión y comunión con Dios.

Apocalipsis 1:6 1Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

La biblia nos enseña que Dios nos escogió para que le seamos sacerdotes, por lo tanto, debemos procurar cumplir y ser dignos de aquel del llamado divino, encendiendo continuamente el fuego en nuestros corazones.

Debemos tener un encuentro diario con nuestro Padre Celestial, un momento de comunión en donde solo estemos nosotros y Él, no puede pasar un día en que no estemos conectados con Jesús.

Todos los días es necesario que leamos la biblia:

· Para que nuestra fe vaya en aumento. (Romanos 10:17)

· Para que recibamos el Rhema de Dios. (Hebreos 4:12)

· Para que conozcamos la voluntad de Dios: (Salmo 119:15)

· Es nuestro alimento espiritual. (Mateo 4:4)

· Para que seamos consolados. (Romanos 15:4)

· Para que obtengamos sabiduría. (Proverbios 2:6)

· Para que seamos bienaventurados. (Samos 1:1-2)

· Para que conozcamos más de Dios.

Cada día debemos orar:

· Para que recibamos respuesta de Dios. (Jeremías 33:3)

· Para que podamos interceder por los demás. (Ezequiel 22:30)

· Para cumplir el mandato de Dios. (1 Tesalonicenses 5:16)

· Para elevar nuestro clamor. (Salmo 22:7)

· Para alabar a Dios. (Salmo 116:17)

· Para pedir perdón por nuestros pecados. (Salmo 86:5)

· Para alcanzar misericordia y gracia. (Hebreos 4:16)

· Para que podamos tener una conversación íntima con Dios.

Es tiempo de volver a nuestro primer amor, Dios nos ama y quiere que sus hijos le busquen con un corazón sincero y amoroso, quiere que su pueblo sea bendecido cuando deja a un lado su egoísmo y procura llenar el tabernáculo de su corazón con el fuego de su Espíritu.

Job 22:23-28 Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción;

Tendrás más oro que tierra, Y como piedras de arroyos oro de Ofir;

El Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata en abundancia.

Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, Y alzarás a Dios tu rostro.

Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos.

Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz.

Anuncios

Las tinieblas de afuera

hades

Jesús utilizó dos veces la expresión las tinieblas de afuera:

· Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 8:12

· Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 25:30

En ambos casos Jesús también utilizó la expresión: Allí será el lloro y el crujir de dientes

Cuando Jesús se refería al Infierno, no utilizaba las anteriores expresiones:

· Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. Mateo 10:28

· Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, Marcos 9:43

Diferencias entre: Seol, Hades e Infierno

Seol o Hades:

Palabra griega que significa «lo invisible». Los griegos dieron primeramente este nombre al «rey» del mundo invisible; y después, al «lugar profundo» donde reposan los espíritus una vez despojados de sus cuerpos. En el NT el «hades» es lo opuesto al cielo (Mt 11.23; Lc 10.15) y está asociado con la muerte (Mt 16.18; Ap 1.18; 20.13–14).

Transcripción de una palabra griega empleada en la LXX (Septuaginta) para traducir el vocablo hebreo SEOL o SHEOL, morada de los muertos, buenos y malos sin distinción.

Sustento Bíblico:

· Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. Hechos 2:27

· Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. Salmo 16:10

Infierno:

Traducción de la palabra Gehenna, nombre de un valle cercano a Jerusalén donde en una época se hicieron sacrificios de niños (ritos paganos en los se pasaba a los niños por fuego).

Los escritores judíos la emplearon para aludir al castigo eterno; Jesús y los apóstoles adoptaron este uso (Mt 5.22, 29, 30; Mc 9.43; Lc 12.5).

El infierno es el lugar de Castigo Eterno, en el cual las almas irán después del Juicio Final.

Sustento Bíblico:

· Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Apocalipsis 20:13

· Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. Apocalipsis 20:15

Conclusión: Las tinieblas de afuera se refieren al Hades o Seol, no al infierno.

Eres para mí

buscar a Dios

Cada vez que me despierto Tú eres el cielo que me deslumbra al levantarme.

Cuando me hallo perdido Tú eres la luz que guía mi Camino.

Muchas veces me siento cansado pero Tú eres la fuerza que me levanta cada mañana.

Al sentirme triste, Tú eres la sonrisa que expresa mi rostro.

La monotonía intenta frenarme pero Tú eres la auténtica pasión de mi alma.

En todo tiempo puedo recordar que Tú eres aquel que llena de bendiciones mi día.

Por eso siempre serás digno de Gloria y reconozco que separado de tu grandeza nada puedo hacer.

Cada vez que la frialdad del resto me hiere recuerdo que Tú eres el fuego que me llena de vida.

Cuando la noche llega puedo confiar en que Tú eres mi refugio al oscurecer.

Muchas veces me siento cansado pero Tú eres el coraje que me impide rendirme.

Al sentirme cansado descubro que Tú eres mi guarda que me protege al descansar.

La ira intenta hallar cabida en mi interior pero Tú eres la más sublime esencia del amor.

En todo tiempo cuando la duda me combata recordaré que Tú eres la base de mi fe.

Por eso siempre serás exaltado y junto a Ti todo lo puedo porque Tú me fortalecerás.

Cada vez que la depresión intente agotarme sabré que Tú eres el gozo que multiplica mis fuerzas.

Cuando el dolor intente hacerme desistir recordaré que Tú eres el único sustento de mi corazón.

Muchas veces las fuerzas se acaban pero Tú eres el que me rejuvenece como águila.

Al sentir que mi cuerpo desea rendirse sabré que Tú eres aquel que da vigor a mis huesos.

La maldad intenta encadenarme pero Tú eres el libertador de mi alma.

En todo tiempo sé que solo Tú eres lo que da aliento a mi ser.

Tú serás por siempre enaltecido por tus hijos y admito que por la eternidad eres el todo para mí.

Dios prometió

heaven

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. (Salmo 145:18)

Muchas veces oramos y creemos que Dios no cumple sus promesas pero eso no es verdad, lo que pasa es que muchas veces no sabemos pedir como conviene (Santiago 4:3) y otras veces es porque mal interpretamos lo que Dios nos dice.

Aquí están algunos ejemplos de lo que Dios realmente nos ha prometido:

  • Dios no prometió que no vendrían días malos, Él prometió que al final todo te ayuda para bien (Romanos 8:28)
  • Dios no prometió que no pasarías por el fuego, Él prometió que no te quemarás. (Isaías 43:2)
  • Dios no prometió que no estarías ansioso, Él prometió que si le das tu ansiedad Él cuidaría de ti. (1 Pedro 5:7)
  • Dios no prometió que tu vida sería tranquila, Él prometió guardarte en completa paz si perseveras en Él. (Isaías 26:3)
  • Dios no prometió que nunca te caerías, Él prometió que te sostendrá (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que nunca serías tentado, Él prometió que tu si lo podrás resistir. (1Corintios 10:13)
  • Dios no prometió que no tendrías temor, Él prometió que siempre te ayudaría. (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que tú lo puedes todo, Él prometió que todo lo puedes con Él. (Filipenses 4:13)
  • Dios no prometió que tendría todo lo que tú quieras. Él prometió que si lo buscas todo lo demás se te será añadido. (Mateo 6:33)
  • Dios no prometió que cosecharías la cantidad que tú quieres, Dios prometió que cosecharías con la misma medida con que das. (Lucas 6:38)
  • Dios no prometió que los demás te acompañarían, Él prometió que nuca se apartará de ti. (Mateo 28:20)
  • Dios no prometió que tú lo amarías por siempre. Él prometió que nada te separará de su amor. (Romanos 8:35)

Las promesas de Dios siempre son a nuestro favor, a veces requerirán esfuerzo o sacrificio pero Dios sabe exactamente lo que necesitamos, te ama más de lo que te puedas imaginar y siempre recompensa mucho más allá de lo que pensamos.

2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseís a ser participantes de la naturaleza divina…

Carta al amor

A quien es el amor le escribo para que conteste mi oración y me ayude a amar, para que me ayude a enamorarme otra vez de aquel a quien le pertenece mi alma y mi corazón.

Dios amado vuélveme a tomar de la mano, vuélveme a inspirarme para que te escriba los mejores versos y para que te cante otra vez con el corazón.

Amado de mi alma, ayúdame y dame más amor, para entrar a tu presencia en oración, para que leer tu palabra sea un acto de adoración, para que estar delante de Ti sea un acto de amor y no de obligación.

Dueño de mi corazón, regrésame aquella pasión por la cual pensaba en Ti de día y de noche, por la cual aprenderme tus escritos era tan sencillo y necesario.

Autor de mi inspiración, tócame y que vuelva aquel primer amor que era la razón por la cual siempre hablaba de Ti, aquel dulce amor que me obligaba a contarle de Ti a los demás.

Hoy le escribo al autor del amor, para que me de un poco de esa esencia divina que es el amor y pueda amarlo a Él con ese amor ágape con el cual El me ama a mí.

Quiero mi querido Señor que en esta carta se escriba la gran necesidad que tengo yo de Ti y que se transmita la increíble urgencia que siente mi alma por estar otra vez junto a Ti.

Oh Amor divino, no me dejes sin Tu presencia, no permitas que mi alma se enfríe sin Tu compañía.

Quiera mi Amado que haya hallado gracia en sus ojos y me permita amarlo, amarlo con el amor que solo Él puede dar, amarlo con ese amor que es como fuego en mi corazón.

Terminaré mi carta diciéndote que a tu lado es la primera vez que me sentí amado completamente, que a tu lado el amor se siente tan real y que ni aún la muerte es tan fuerte para alejarme de tu incomparable amor.