Archivo de la etiqueta: gracia

SUBLIME GRACIA

Efesios 2:4-5 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)…

John Newton nació en Londres el 24 de julio de 1725. Su padre fue un capitán, su madre una cristiana devota, dándose cuenta que la enfermedad que la aquejaba pronto iba a terminar con su vida, decidió enseñarle a su hijo a conocer la Biblia a muy temprana edad. Tras la muerte de su madre, con solo once años, se fue a la mar con su padre e hizo viajes con él antes de que éste se jubilase.

Sublime gracia del Señor, Que a mí, vil pecador, salvó, Fui ciego, mas hoy miro yo, Perdido y Él me halló…

En 1744 John decidió alistarse en la armada, pero, las condiciones a bordo eran intolerables y desertó. Como desertor, fue azotado terriblemente frente a todos. A petición propia, se enroló en un barco negrero, y tras una crisis se vendió a sí mismo en manos de una mujer esclava, la cual lo tenía bajo la mesa, donde vivía de migajas hasta que fue rescatado por un amigo de su padre.

Su gracia me enseñó a temer, Mis dudas ahuyentó, ¡Oh, cuán precioso fue a mi ser, La primera vez que creí!

Finalmente, John Newton se convirtió en capitán de su propia nave, llegando a ser reconocido como uno de los más temibles y despreciables traficantes de esclavos en su época, siendo odiado por su propia tripulación. En una ocasión, estando ebrio cayo por la borda, pero sus hombres tiraron un arpón que se clavó en su cadera y tiraron de la cuerda para salvarlo, John Newton cojeó por el resto de su vida.

En los peligros o aflicción, Que yo he tenido aquí, Su gracia siempre me libró, Y me guiará a casa.

Un día regresando de un viaje, mientras estaba tratando de dirigir el barco a través de una violenta tormenta, cuando todo parecía perdido y el buque seguramente zozobraría, exclamó: “Señor, ten misericordia de nosotros”. Más tarde ya a salvo comenzó a creer que Dios se había hecho presente y que la gracia de Dios había actuado. Newton dejó su vida de traficante de esclavos para volverse inspector de las mareas en donde conoció a George Whitefield, y se convirtió en su discípulo hasta volverse ministro.

El Señor me ha prometido bien. Su palabra es mi esperanza segura; Él será mi escudo y mi porción mientras viva…

Además de su labor pastoral, compuso muchos himnos siendo el más hermoso y por el cual más se le recuerda, Amazing Grace “Sublime gracia” en español, siendo una de las canciones cristianas más escuchadas en la historia. Newton también realizó una abnegada defensa en contra de la esclavitud. Vivió para poder ver el día cuando el decreto para abolir la esclavitud fue aprobado por las dos cámaras del parlamento inglés.

Su vida nos deja una enorme enseñanza, desde el amor de una madre que sembró en su hijo la palabra de Dios y de como Cristo es capaz de transformar hasta el más vil pecador hasta convertirlo en una persona completamente nueva que fue de enorme bendición para la sociedad y el cuerpo de Cristo.

Y cuando en Sión por siglos mil, Brillando esté cual sol, Yo cantaré por siempre allí, Su amor que me salvó.

Le invito a escuchar el hermoso himno:

Anuncios

Siervos inútiles

deleitarse-dios-hombre-alabando-615x340

Yo siempre tuve un problema con el siguiente versículo de la biblia, creía que estaba mal escrito o hubo un problema de redacción celestial, pero tras estudiarlo nuevamente y recordar muchos sucesos en mi vida, pude comprender su significado.

Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos. Lucas 17:10

En la vida real si nuestro padre nos dijera: Barre tal lugar, y usted lo hace, y luego de que lo hace le dice: Eres un inútil por barrerlo… Yo creo que hasta el más santo de nosotros se enojaría con su padre.

O si su jefe le dice: Has tal labor, y usted lo hace, y tras hacerlo le dice: Eres un inútil por hacerlo… Entonces creo que habría otro despedido en la empresa.

Pero en la biblia, Dios nos llama inútiles por hacer lo que Él nos pidió que hiciéramos, y yo encontré tres razones por las que sí somos inútiles:

Somos inútiles porque no podemos hacerlo solos.

A veces la vida golpea muy fuerte, pasamos situaciones muy duras que nos hacen caer, muchas personas no son capaces de soportar las duras tormentas de la vida, y es entonces tras pasar por esos momentos que nos damos cuenta que necesitamos la ayuda de Dios, que es su amor y su enorme gracia la que nos sostiene día tras día.

Somos inútiles porque vamos a fallarle y Él lo sabe.

¿Usted tendría una relación con una persona que le sería infiel o haría una sociedad con un socio que lo fuera a traicionar? Sé que la respuesta es no, pero Dios a pesar de conocernos muy bien, de saber que íbamos a renegar de Él, de saber que íbamos a caer, que vamos a dejarlo, que por momentos lo vamos a olvidar, a pesar de todo, Él nos amó y nos rescató por su gran amor. Somos inútiles porque nada podrá alcanzar lo que Él hizo por nosotros.

Somos inútiles porque nada podrá alcanzar lo que Él hizo por nosotros

Nunca seremos capaces de pagar el enorme sacrificio que Jesús hizo por nosotros en la cruz, el pagó un enorme precio por nosotros, sufrió hasta lo máximo porque nos amó, porque cuando daba cada paso y sufría cada latigazo, Él pensaba en ti.

Siempre digo que lo bueno de Dios es que a pesar de que le falle, cada vez que voy donde Él, siempre encuentro un abrazo y su voz diciéndome: Te amo.

Debemos ser siervos que a pesar de todo logren hacer lo que Dios nos encomendó.

Dios sabe lo inútil que puedo ser, Él sabe las muchas veces que le fallé y que puedo fallar, sabe mis defectos, mis debilidades pero a pesar de todo Él me escogió, y por eso le amo y le seguiré hasta el final de mis días.

Dios de toda gracia

Pedro

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1Pedro 5:10

Imagínense al apóstol Pedro sentado redactando esta carta, Él ya es mayor y ciertamente han pasado muchos años desde que vio al Maestro por última vez, pero sus recuerdos siguen intactos, Él nunca ha olvidado los acontecimientos que lo hicieron cambiar.

Mientras escribe de seguro recuerda lo ocurrido en aquella noche, cuando su Maestro le dijo que sería crucificado y que ellos lo traicionarían.

Recordaría su vehemencia al responder, sin pensar le dijo a que lo seguiría hasta la muerte.

Recordaría que el Dios de toda gracia sabiendo lo que pasaría, le respondió sin enojo que esa misma noche antes de que el gallo cantara, él ya lo habría negado tres veces.

Pedro de seguro escribiría acerca de padecer recordando lo ocurrido tantos años atrás, Él padeció en aquella noche, al sentir miedo de verse rodeado por soldados romanos, sintió enojo cuando vio que se llevaban a su Señor encadenado, sintió desesperación cuando lo acusaban de haber estado con Jesús, sintió remordimiento cuando sus labios pronunciaron blasfemias, sintió vergüenza cuando su mirada se cruzó con la de su Maestro, sintió dolor cuando lloró amargamente arrepentido.

Pedro de seguro con lágrimas en los ojos estaría recordando cuando el Maestro tiempo después sentados los dos al calor de una pequeña zarza, tras un gran milagro le preguntaba si lo amaba.

Pedro mientras lo escuchaba y veía su mirada llena de amor, podía leer el mensaje entre líneas, El Dios de toda gracia le estaba diciendo: Pedro yo sí te amo, ¿Me amas Tú? Y al decírselo tres veces entendió que Él ya lo había perdonado por negarle.

Pedro padeció pero Él entendió que todo eso era necesario para que fuera perfeccionado, afirmado, fortalecido y establecido en la fe y el amor de Dios.

Años más adelante la historia nos relata que aquel Pedro que una vez negó a Jesús y que tras muchos años después nos escribió aquel versículo, prefirió morir crucificado antes que volver a negar a su Maestro y al Señor que lo amaba y que lo había perdonado.

Quizá acabas de fallarle a Dios y sientas que no mereces seguirle, pero hoy Dios al igual que a Pedro, te está preguntando: ¿Me amas?

Si amas a Dios arrepiéntete y vuelve a sus brazos porque Él todavía te sigue amando, el Dios de toda gracia no está molesto contigo, Él quiere perdonarte y ayudarte a ser mejor.

Y es por ese amor tan grande es que siempre diremos: A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. 1Pedro 5:11

Carta al amor

A quien es el amor le escribo para que conteste mi oración y me ayude a amar, para que me ayude a enamorarme otra vez de aquel a quien le pertenece mi alma y mi corazón.

Dios amado vuélveme a tomar de la mano, vuélveme a inspirarme para que te escriba los mejores versos y para que te cante otra vez con el corazón.

Amado de mi alma, ayúdame y dame más amor, para entrar a tu presencia en oración, para que leer tu palabra sea un acto de adoración, para que estar delante de Ti sea un acto de amor y no de obligación.

Dueño de mi corazón, regrésame aquella pasión por la cual pensaba en Ti de día y de noche, por la cual aprenderme tus escritos era tan sencillo y necesario.

Autor de mi inspiración, tócame y que vuelva aquel primer amor que era la razón por la cual siempre hablaba de Ti, aquel dulce amor que me obligaba a contarle de Ti a los demás.

Hoy le escribo al autor del amor, para que me de un poco de esa esencia divina que es el amor y pueda amarlo a Él con ese amor ágape con el cual El me ama a mí.

Quiero mi querido Señor que en esta carta se escriba la gran necesidad que tengo yo de Ti y que se transmita la increíble urgencia que siente mi alma por estar otra vez junto a Ti.

Oh Amor divino, no me dejes sin Tu presencia, no permitas que mi alma se enfríe sin Tu compañía.

Quiera mi Amado que haya hallado gracia en sus ojos y me permita amarlo, amarlo con el amor que solo Él puede dar, amarlo con ese amor que es como fuego en mi corazón.

Terminaré mi carta diciéndote que a tu lado es la primera vez que me sentí amado completamente, que a tu lado el amor se siente tan real y que ni aún la muerte es tan fuerte para alejarme de tu incomparable amor.

1ooo oraciones a Dios Parte III

51. Como la suciedad no sale sino se lava con agua así el pecado no puede ser borrado sin Tu sangre la cual fue derramada por amor en la cruz.

52. El amor se podía ver en cada gota de sangre, tu misericordia se podía ver en cada azote que recibiste, tu gracia pudo verse cuando eras clavado en la cruz y tu fidelidad se pudo ver mientras permitiste que te pusieran una corona de espinos sobre tu cabeza.

53. Esa cruz declaró tu gran amor, aquel piso cubierto de sangre era una declaración de que nos amaste tanto que no importó dar tu vida por amor a mí.

54. Oh, Jesús ayúdame a amarte de la misma manera, que sea yo capaz de negarme a mi mismo para darte mi amor a Ti.

55. Jesús salvador de mi alma, enséñame a abstenerme de todo aquello que me aparta de ti para que mi amor por Ti sea tan sincero como el que Tu me demostraste.

56. Mi cuerpo tiene deseos y mi alma sueños pero mi corazón te ama, ayúdame Redentor a vencer esas luchas internas para que pueda serte fiel en todo tiempo.

57. Sea la santidad mi forma de demostrarte mi aprecio, sean mis acciones la manera en la que te demuestro la sinceridad de mi amor.

58. Espíritu Santo guíame en cada decisión, muéstrame aquellas cosas que no veo, se tu mi fiel Consolador que me ayuda cada día.

59. La maldad de mi corazón limpia cada día, que aún mis pensamientos sean una habitación agradable a mi Señor.

60. Espíritu de Dios enciende este corazón que se ha quedados a oscuras por la tristeza y el dolor, vuelve a hacer brillar este corazón que quiere irradia la luz de mi Salvador.

61. Halle mi corazón descanso en tus manos, pueda yo encontrar alegría y amor en tus dulces brazos mi Dios.

62. Permíteme entrar al lugar de tu morada, aquel bello lugar donde encuentro esperanza y fe para poder vivir cada día.

63. Sé Tu el brillo en mi mirar, sé Tu la razón de mi sonrisa, sé Tu el motivo por el cual canto, sé Tu la pasión por la cual vivo cada día.

64. Gracias por amar a este pobre pecador, tan lleno estaba yo de odio y pena pero tu fuiste el bálsamo que curó mis heridas, fuiste la medicina que curó la enfermedad de mi corazón.

65. ¿Podrá vivir mi corazón sin Ti o sería yo el mismo sin mi Dios?

66. Eres tu el brillo que alumbra mi oscuridad, eres la fuerza que me motiva cuando débil estoy, eres tu el amor de mi corazón, eres tu la base sobre la cual me apoyo, eres el eje sobre el cual gira mi vida, eres el sol que alumbra mi caminar, eres el oxigeno que me ayuda a vivir, eres el abrazo que me consuela en las tristezas y eres el buen Padre que siempre me amará.

67. A veces me enojo de mi debilidad, porque no puedo entender como puedo ser capaz de dudar de Ti sabiendo y viendo todo lo que haz hecho por mí.

68. Lo único que odio son aquellos momentos en los cuales alejo mi vista de ti, porque no mereces mi desprecio por el contrario eres digno del más puro y bello amor que te pueda dar.

69. De nada importaría si pudiera satisfacer cada uno de mis deseos y cumplir todos mis sueños si te pierdo a Ti, porque Tú eres la razón por la cual vivo, eres lo único que me ayuda a amar, eres la única verdad, eres todo aquello que es bueno en mi.

70. La noche más oscura la viví el día que me alejé de ti, el día más triste fue el día en que me aparte de tu caminar y por eso te pido que me ayudes a mantenerme firme en Ti.

71. Oh, Jesús te pido que me ayudes en el día de la prueba y que tu mano me sostenga en el día de mi angustia.

72. Amor, eso es lo que busca mi corazón y en ti siempre puedo hallarlo, un amor inagotable que durará por la eternidad.

73. Una pregunta siempre tenía mi alma, una duda siempre había en mi pensar, un presentimiento había en mi corazón sobre que más necesitaba encontrar, sobre cual era la razón del vivir y la respuesta simplemente eres Tu.

74. Gozo existe en los corazones de aquellos que has llenado con tu paz, alegría se ve en el rostro de aquellos que has sanado su corazón, felicidad es la respuesta del alma que te halló.

75. Amado Salvador, gracias porque tu amor fue más grande que mi terquedad, gracias porque tu misericordia pudo más que mi rechazo, gracias porque tu perdón fue más grande que todos mis errores, gracias por que tu fidelidad fue más grande que mi duda, gracias porque tu esperanza fue más grande que mi impaciencia y gracias porque tu bondad fue más grande que mi maldad.

Día del Padre

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11:13

Nuestra sociedad actual esta marcada por una falta de paternidad, en donde muchos hombres han dejado de lado sus obligaciones y su rol como padres para dar paso a mujeres valientes que hacen el rol de padre y madre a la vez, pero gracias a Dios por aquellos hombres que han recibido el mensaje transformador de Jesucristo y han aprendido del Padre Celestial ha llevar su rol de padre con amor y tomando el ejemplo y las características de nuestro Padre Celestial.

He tomado cinco característica que he podido apreciar de nuestro Padre Celestial.

1. Un padre es responsable: Dios nos creó, nosotros pecamos pero como Padre responsable asumió su rol como Padre e hizo hasta lo imposible por salvarnos.

Los padres cristianos deben ser responsables del cuidado de sus hijos y velar por ellos.

2. Un padre es un ejemplo: Cuando pensamos en Dios pensamos en que Dios es el padre perfecto.

Ciertamente nuestros padres son hombres y no son perfectos, pero los padres cristianos deben ser un ejemplo y un modelo para sus hijos, de tal manera que cuando piensen en ellos sepan honrarlos y reconocer el gran esfuerzo que hicieron por ellos.

3. Un padre se sacrifica por su familia: Nosotros habíamos pecado y Dios hizo el sacrificio más grande al dar a su hijo unigénito para que nosotros fuésemos también sus hijos por medio de la fe en Jesucristo.

Un padre cristiano debe aprender a hacer sacrificios personales por el bien de su familia.

4. Un padre debe guiar a su familia: Dios guía los pasos de la persona que se acerca a Él, Dios nos cuida y nos ayuda a tomar el Camino correcto.

Un padre cristiano debe ser un guía, sabiendo tomar decisiones difíciles por el bien de su familia.

5. Un padre es un buen mentor: Cada vez que leemos la biblia vemos que Dios tenía la palabra correcta para cada persona, Dios sabe como ayudarnos en cada área de nuestra vida.

Un padre cristiano debe tener siempre una palabra de Dios para sus hijos, una palabra de aliento, una palabra de corrección y sobre todo una palabra de amor.

Y todo esto Dios lo hizo por y con amor, un padre corrige con amor, un padre enseña con amor, un padre tiene y mantiene su autoridad por amor.

Y nuevamente gracias a Dios por esos padres que supieron amarnos, que supieron marcarnos el Camino, que supieron dar lo mejor de si mismos para enseñarnos y para cuidarnos, gracias por aquellos padres que nunca se rindieron a pesar de que muchas veces como hijos cometemos errores y gracias a Dios por haber creado a aquel querido amigo y gran maestro llamado “Padre

Y Gracias tierno Padre Celestial por amarnos y demostrarnos tu amor en todo momento, gracias Dios por tu enorme gracia y misericordia, gracias Padre Celestial por perdonarme y hacerme tu hijo, gracias mi Dios y Padre por que desde el vientre de nuestra madre y hasta la eternidad sabemos que tenemos a un Creador y Padre que nos ama y nunca nos desampara. Amén

Préstame Atención

Préstame Atención, tú que te quejas de las pruebas, tú qué dices no soportar el llamado de Dios, es que acaso no te basta con conocerle, no te basta su gracia.

¿Qué hay de aquel que es esclavo de las drogas y que por más que intenta dejarla en sus fuerzas, no puede?

¿Qué hay de aquel que ha perdido la esperanza, que sostiene entre sus manos el arma homicida porque no le que quedan fuerzas para vivir?

¿Qué hay de esos niños que han sido abandonados por sus conocidos, que se sienten extraños y rechazados, que sienten miedo del resto?

Préstame atención, tú que te quejas por cosas simples, que cierras tu boca al evangelio, has olvidado la importancia de la misericordia, te has olvidado del dulce amor de Dios.

¿Qué hay de aquellos que mendigan por las calles, aquellos que te piden una limosna para poder sobrevivir, porque no tienen hogar, ni trabajo?

¿Qué hay de aquella muchacha que se prostituye para poder alimentarse a ella y a sus hijos porque fue abandonada por aquel que dijo amarla?

¿Qué hay de aquella persona que necesita una palabra de aliento porque tiene tantos problemas que ya hasta no consigue el sueño, ni la paz?

Y tú qué dices que tu vida es dura, porque piensas equivocadamente que Dios está lejano, sin embargo no oras, ni tampoco lees su palabra. No has entendido que Dios te ama y por amor a ti envió a su hijo a morir en una cruz, sin embargo tú ni siquiera piensas en tomarte un poco de tiempo para buscarle, te has endurecido tanto que ves el mundo con desprecio y no con compasión.

Préstame atención, escucha el clamor de un corazón que te dice: Dios está buscando obreros a la mies, esta buscándote a ti. El te escogió, te predestinó para salvar a muchos, no calles porque hoy es el tiempo de predicar, el tiempo de anunciar su amor, Dios te salvo de pura gracia, acaso no harás lo mismo por los demás.