Archivo de la etiqueta: iglesia

HÉROES MODERNOS DE LA FE

La iglesia de nuestros días disfruta en muchos países una libertad religiosa que hasta hace unos años no existía, hoy podemos leer la biblia con normalidad, y escuchar las hermosas prédicas de nuestros pastores sin temor, y todo esto fue posible gracias a que Dios levantó un remanente santo que mantuvo encendida la lámpara del evangelio y aquel pabilo humeante de la verdad.

Muchos hermanos de la fe han olvidado cuanto costó que la biblia pueda ser leída y traducida en su idioma, que se pueda predicar el evangelio en iglesias sin persecuciones, que podamos encontrar familia espiritual en países tan distantes o que no seamos castigados por hablarle a alguien del amor de Cristo.

Después de la muerte de los discípulos y hasta después de la reforma protestante, existieron héroes modernos de la fe, personas que dieron su vida para luchar en contra de una iglesia falsa y llevar luz en medio de un oscurantismo que gobernaba con crueldad.

Fueron esperanza para un mundo envuelto en dudas, antorchas que hicieron que los ciegos se apartasen de la mentira, instrumentos de Dios para derrocar el gobierno de la muerte, mártires que se negaron a negar la preciosa verdad de la biblia, que defendieron con cada fibra de su ser el nombre de Jesús como único Señor y Salvador.

Acompáñenme porque en las próximas semanas haremos un recorrido por la historia universal para conocer aquellos hombres y mujeres que, aunque muchas veces olvidados o desconocidos nos dejaron grandes enseñanzas, un modelo de vida que nos ayudará en nuestro andar cristiano, un legado que debemos procurar seguir y una reforma que se mantiene hasta nuestros días.

Es momento de conocer nuestra historia de manera sencilla y práctica, aprenderemos las bellas y osadas historias de aquellos héroes modernos de la fe.

Anuncios

DEUDA DE AMOR

No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Romanos 13:8

(Biblia Lenguaje Sencillo) No le deban nada a nadie. La única deuda que deben tener es la de amarse unos a otros. El que ama a los demás ya ha cumplido con todo lo que la ley exige.

Jesús pagó con su vida nuestro rescate, en la cruz fueron clavadas nuestras faltas, nuestras enfermedades, nuestros pecados y el castigo eterno que nosotros merecíamos llevar.

Gratuitamente todos nosotros podemos obtener el regalo inmenso de la salvación, aquella inmerecida gracia con la cual podemos acercarnos nuevamente al Padre Celestial y aquel amor sublime que nos ama sin pedirnos nada a cambio.

Sin embargo, la biblia nos habla acerca de una deuda que debemos tener y es la de amar, Dios quiere que sus hijos aprendan a amar con el mismo amor que Él nos tiene, que tengamos un amor ágape, un amor genuino que sepa dar sin pedir.

Mateo 22:37-40 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

El apóstol Pablo, un hombre que había hecho grandes obras para Dios, que predicó el evangelio arriesgando su propia vida y que fue uno de los hombres que más contribuyó a la iglesia, nos escribió el 1 Corintios 13, que ninguna obra hecha por más grande que sea si no fue por amor de nada vale, que sin importar cuanto hagamos si no tenemos amor nada somos.

Necesitamos un toque de amor en nuestras vidas, cada día debemos ir a la fuente de amor ágape que es Dios y permitirle que transforme nuestros corazones, dejar que su amor sea derramado en todo lo que hacemos para que así podamos brindar amor a los demás.

Vivimos en un tiempo en donde el amor genuino es escaso, necesitamos llevar amor a las calles, a nuestros trabajos, a nuestros centros de estudio, a nuestras casas y a la iglesia.

Podemos ser instrumentos que lleven el amor de Dios a tantas personas que lo necesitan, a cada rincón oscuro en donde solo hay tristeza y depresión, porque el amor de Dios transforma vidas, restaura corazones y sana el alma.

Pague su deuda de amor todos los días, con cada persona que tiene alrededor, sea un ejemplo de lo que el amor genuino de Dios puede hacer en la vida de una persona y nunca olvide que tiene un Padre en los cielos que lo ama con un amor indescriptible porque Él es el amor.

OH TU FIDELIDAD

Lamentaciones 3:22-23 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.

Cuando atravesamos problemas o circunstancias difíciles buscamos una respuesta de Dios en su palabra, el versículo anterior inspiró a un gran hombre que atravesaba por situaciones muy difíciles a escribir uno de los himnos más conocidos e inspiradores de toda la historia de la iglesia.

Oh, Dios eterno, tu misericordia, Ni una sombra de duda tendrá; Tu compasión y bondad nunca fallan, Y por los siglos el mismo serás…

Tomás Obadiah Chisholm nació el 29 de julio de 1866 en Simpson County, Kentucky. A la edad de 27 años, mientras acudía a una reunión dirigida por H. C. Morrison, Tomás sintió convicción de pecado y decidió entregar su vida a Cristo.

Su pastor sorprendido de la sinceridad y de los talentos del joven hombre y lo invitó a mudarse a Louisville, Kentucky, para que fuera el dirigente y editor del periódico de la iglesia.

Años más tarde en Louisville, Tomás fue ordenado ministro, cumplió una breve misión pastoral en la ciudad de Scottsville, del estado de Kentucky, debido a su frágil y endeble salud.

¡Oh, tu fidelidad! ¡Oh, tu fidelidad! Cada momento la veo en mí. Nada me falta, pues todo provees, ¡Grande, Señor, es tu fidelidad!

Posteriormente, se trasladó con toda su familia a una granja de Indiana y se dedicó a la venta de seguros, luego se mudaría Vineland, New Jersey, por problemas económicos y en donde combinó el ministerio con el negocio de los seguros. Además, Tomás tomó otro trabajo por el cuál sería recordado, escribir himnos y versos para su iglesia.

Lejos de poner en duda el amor de Dios sobre su vida o resignarse a caer en la amargura, utilizó su afición por la escritura evangélica para demostrar su gran entrega a Dios a puño y letra, con esa inspiración escribió más de mil doscientos poemas, siendo una de las más conocidas: “Great Is Thy Faithfulness” (Oh tu Fidelidad).

La noche obscura, el sol y la luna, Las estaciones del año también, Unen su canto cual fieles criaturas, Porque eres bueno, por siempre eres fiel…

Tomás Chisholm escribió esta canción en 1923. Lo hizo estimulado por su agradecimiento a la fidelidad de Dios sobre su vida, siendo de gran bendición para muchos creyentes a lo largo de los años.

Chisholm envió algunos de sus poemas a William M. Runyan, un gran músico y amigo suyo, Runyan cuenta que fue profundamente impresionado con el himno “Oh tu Fidelidad” y oró: “Señor, ayúdame a componer una melodía que pueda transmitir el mensaje de una manera efectiva”. La popularidad del himno prueba que la oración del músico fue contestada.

Tú me perdonas, me impartes el gozo, Tierno me guías por sendas de paz; Eres mi fuerza, mi fe, mi reposo, Y por los siglos mi Padre serás…

A los 75 años, el Dr. Chisholm le escribió a un amigo, diciendo, Mi condición económica nunca ha sido una de abundancia debido a mi condición de enfermedad en los últimos años. A pesar de esto, no debo fallar en recordar aquí la infalible fidelidad de un Dios que cumple lo que promete, y que Él me ha dado muchas muestras maravillosas de Su provisión y cuidado, por lo cual estoy lleno de gratitud”.

Le invito a escuchar la hermosa canción:

La Iglesia

Hechos 2:44-46 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,

Así nació lo que hoy conocemos como iglesia, era la reunión de aquellos hombres y mujeres que tenían una misma fe, una misma devoción y en donde, a pesar de la persecución podían encontrar un refugio.

El pintor holandés Vicent Van Gogh, pintó una obra llamada “la iglesia de auvers-sur-ois”, es una de sus últimas obras, y una también de las más conocidas.

Al ser hijo de cristianos, dio mucha curiosidad lo que él sintió al momento de pintarla.

La obra fue pintada con colores oscuros y grises que podrían denotar cierta tristeza, pero lo más curioso es que nos muestra que la iglesia se encontraba entre dos caminos y no posee puertas.

Van gogh siempre vivió en medio de los impulsos de su talento y lo oportunidad de conocer al Dios de sus padres, para él la iglesia se convirtió en una especie de prisión de donde no quería salir, pero tampoco se atrevía a entrar completamente.

Existen muchas personas que sienten lo mismo que Van Gogh, no van a la iglesia por amor a Dios, sino que se sienten atrapados en ella, han olvidado lo que realmente significa el encontrarse con Dios.

En estos tiempos en donde la iglesia está siendo tan atacada, debemos tratar de que los demás tengan un buen y bello concepto de ella.

¿QUÉ SIGNIFICA LA IGLESIA PARA TI? PARA MÍ SIGNIFICA:

Ø ES LA PUERTA AL CIELO

Ø UN HOGAR PARA EXTRANJEROS Y PEREGRINOS

Ø UN REFUGIO PARA LOS QUE SON PRESA DE TEMORES Y DOLOR.

Ø UN HOSPITAL PARA EL ALMA Y EL CORAZÓN.

Ø UNA ESCUELA DE PALABRA DIVINA.

Ø UNA LUZ EN UN MUNDO RODEADO DE OSCURIDAD.

Ø EL LUGAR DONDE ENCONTRAMOS EL ABRAZO DEL PADRE.

Ø EL LUGAR DONDE RECIBIMOS PALABRAS DE ALIENTO.

Ø EL LUGAR DONDE PODEMOS ESCUCHAR UNA BUENA NUEVA QUE NOS LLENE DE ALEGRÍA.

Ø EL LUGAR DONDE PUEDO REENCONTRARME CON EL AMOR DE MI VIDA.

Ø EL HOGAR DONDE ME REÚNO CON MIS HERMANOS AMIGOS.

Ø EL HOGAR DONDE NUNCA SERÉ RECHAZADO.

Y ya sea en una pequeña casa o un gran estadio, en una choza o un enorme coliseo, gracias a Dios en todas partes del mundo su palabra es y por siempre será predicada.

Padre Excepcional

Lucas 15:17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

La historia es muy conocida, muchos la hemos escuchado de niños como una advertencia o enseñanza de lo que no debemos hacer, pero ya de adultos nos sentimos identificados con la historia de aquel joven.

Aquella parábola nos enseña y nos hace recordar:

  • Que no todos los que dicen ser amigos lo son, y que muchos fingen por interés.
  • Aprendimos que la vida es dura y que muchas veces no estábamos preparados.
  • Sabíamos que ciertas cosas eran malas pero las hicimos para poder encajar.
  • A lo largo de la vida fuimos seducidos por el mal y caímos en vicios y en tentaciones.
  • Nos dimos cuenta que por nuestro egoísmo alejamos a las personas que nos amaban.
  • Es muy duro y difícil levantarse después de una crisis.
  • Neciamente rechazamos las buenas enseñanzas de nuestros padres y del resto.
  • Nos entercamos en sueños que resultaron en tristezas.
  • Separados de Dios, nos sentíamos solos, abrumados, y angustiados.
  • Los momentos duros nos hacen recordar aquellos momentos de nuestra infancia.
  • Aquéllos momentos tristes nos enseñan a valorar las cosas importantes de la vida.

Uno nunca sabe cuánto nos aman nuestros padres, nuestra familia,  nuestras parejas o nuestros amigos hasta que pasamos por momentos difíciles.

Y sin importar cuántos errores hallamos cometido en la vida, tenemos un Padre celestial que con los brazos abiertos espera que volvamos al hogar.

Dios nos está esperando cada domingo, le dice a sus ángeles, miren como viene a mí encuentro.
Cada vez que oramos y le buscamos de corazón se alegra de que lo visitemos.
Y la iglesia es el lugar donde tú también puedes sentirte como en casa, ven al hogar.

Estando en esa situación aquel joven vuelve en sí, despierta y se da cuenta de sus errores, que tiene un padre que lo ama, y comienza a valorar aquellas pequeñas cosas que eran tan valiosas:

  • La paz de tener un refugio.
  • El amor genuino de personas que nos aprecian
  • El perdón que necesitaba.
  • La comprensión y no el sentirse juzgado.
  • Verdaderas amistades.
  • La plenitud de poder ser uno mismo.
  • Una mano
  • Un beso
  • Un abrazo cálido.
  • Unos brazos que siempre estarán esperando.
  • Y una nueva oportunidad para empezar otra vez.

Todas aquellas cosas las podemos encontrar en Dios y también en la iglesia.

Quizá no lo veas pero Dios está con los brazos abiertos esperando por ti.

Él quiere sanar las heridas que la vida te dejó, quiere acompañarte, quiere demostrarte que te ama, quiere hacer un banquete porque su hijo estaba perdido pero ha sido hallado, estaba muerto pero ha vuelto a la Vida, ha vuelto al hogar.

Gracias a Dios

agradecido con Dios

Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 1Corintios 15:57

Yo creo que todos nosotros recordamos a las personas con las cuales nos sentimos agradecidas y dejaron una huella en nosotros, por eso el día de hoy quiero dejar una huella de Dios en usted.

Hoy quiero darle siete razones por las cuales debemos darle gracias a Dios todos los días:

7. Vida: Para una persona que tiene una enfermedad terminal o para un joven que decidió no cometer un suicidio o para alguien que se salvó de un terrible accidente la vida significa mucho.

La vida a pesar de sus subidas o bajadas como dice el título de una famosa película: La vida es bella.

6. Familia: Quiero empezar diciendo aunque suene contradictorio que nadie escoge a su familia.

Así que si te tocó un buen papá o una buena mamá, si tiene una familia unida o una familia que le ama, entonces tienes muchísima suerte.

5. Iglesia: La mayoría de personas que predican el evangelio no lo hacen esperando reconocimiento, saben que la gloria le pertenece a Dios, pero si tiene la bendición de tener buenos pastores o líderes en medio de tantos pastores falsos, agradézcanles su entrega y sacrificio.

4. Las personas que nos aman

La biblia Latinoamericana del 95 dice en: Proverbios 18:22 El que encontró una esposa encontró la felicidad; Yavé es quien le otorgó ese favor.

La biblia dice en: Proverbios 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

3. Trabajo

La biblia dice en: 2Tesalonicenses 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

Si tiene la oportunidad de tener trabajo y llevar un pan a su mesa, de pagar las cuentas y mantenerse, entonces siéntase muy dichoso.

2. Fidelidad de Dios

A veces podemos sentir que la vida es tan difícil que nos sentimos hundir pero por la fidelidad de Dios no nos ahogamos, una frase dice: Dios aprieta pero no ahorca.

Cada vez que parece que no podemos más, Dios aparece y nos dice: Nunca te dejaré.

1. Amor de Dios

La razón de ser del cristiano, la razón de ser de muchas personas es el amor de Dios.

Cuando experimentas aquel amor llenando el corazón sencillamente la vida tiene sentido.

Ahora haga usted su propia lista y nunca se olvide de darle siempre gracias a Dios por todo lo que hace por usted y las personas que le rodean.

Persistiendo en la fe

caminar

Quiero compartirles uno de mis pasajes favoritos de la biblia: Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

La palabra perseverancia proviene del latín perseverantia, que significa: Mantenerse constante en un proyecto ya comenzado, una actitud o una opinión, aún cuando las circunstancias sean adversas o los objetivos no puedan ser cumplidos. Perseverar también es durar por largo tiempo.

Quiero contarles una historia real:

Hubo una pareja que por muchos años oraba para poder tener hijos, ambos estaban sanos pero por una extraña razón no podían tenerlos.

Luego de muchos intentos, oraciones y exámenes, un día el doctor les dice: Su mujer está embarazada, y luego se enterarían de que tendría mellizos.

Todo parecía ser felicidad para aquella pareja pero meses después uno de los exámenes revela que uno de los hijos se encuentra muerto en el vientre y el otro va a tener problemas serios si nace y les obligan a abortar.

Aquella pareja está devastada, ambos están molestos, deprimidos, decepcionados y se hacen preguntas como: ¿Qué Dios te regala algo y luego te lo quita? ¿Por qué deberíamos volver a confiar en Dios?

Aunque ambos se encuentran mal, intentan seguir asistiendo a la iglesia, y cuando la iglesia organiza un paseo, la esposa decide no asistir pero el esposo si asiste.

Durante el paseo el pastor les pide a los miembros que caminen por la naturaleza y que agradezcan a Dios por todo lo que tienen, pero aquel esposo se encuentra dolido y muy molesto y decide hacer lo contrario y camina por un camino lleno de cemento.

Pero mientras camina se da cuenta que el camino tiene grietas y entre aquellas grietas aparecen plantitas, literalmente la vida se va abriendo paso entre el cemento, luego ve una pequeña flor y comienza a sentir paz en el corazón, sus ojos comienzan a llorar y se da cuenta que a pesar de su esfuerzo de alejarse, Dios sigue con Él.

Aquella pareja tras ese suceso perseveran, no les fue fácil pero vuelven a confiar en Dios, y a los meses ellos se convirtieron en padres de tres bellos y sanos trillizos.

A veces parece que la vida nos golpea tan duro que parece que ya no podemos seguir, nos sentimos tristes, decepcionados, pensamos que Dios nos olvida, pero hoy Dios te está diciendo: Persevera porque yo nunca te dejaré, jamás te voy a dejar solo.

La fe no se demuestra en los buenos momentos, se demuestra en los momentos malos, en los momentos de crisis y es allí en donde Dios recompensa nuestra perseverancia y nos hace sentir paz aún en medio de las tormentas de la vida.