Archivo de la etiqueta: imposible

El efecto Dios

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Romanos 1:16

Muchas veces me han preguntado: ¿Vale la pena sacrificar tanto por Dios?

Yo sé que para ser cristianos tenemos que dejar atrás varias cosas y que muchas veces parece difícil ser valientes y enfrentar a la mayoría que no cree en Él.

Yo creo que si realmente comprendiésemos lo que creer en Dios significa o si supiéramos el efecto que provoca una pequeña semilla de fe entonces nuestras vidas serían muy diferentes.

¿Han escuchado hablar del efecto Dios?

El 14 de Mayo de 1948 se fundó el estado de Israel, para muchos ese día pudo haber sido un día de alegría o de gozo pero 12 horas después la unión de países palestinos les declara la guerra.

Israel era un país cuyos habitantes habían pasado el horror de la segunda guerra mundial, millones de judíos habían muerto y la mayoría de los sobrevivientes habían sido torturados.

Los periódicos de todo el mundo hablaban de la posible masacre que vendría sobre el pueblo judío, muchos noticieros decían que prácticamente la nueva nación se extinguiría.

David-Ben-GurionCuentan que pocos días antes de la guerra los periodistas de diversas partes del mundo lograron entrevistar a un líder judío de nombre David Ben Gurión, un periodista se le acercó y dijo: “Israel necesitaría un milagro para sobrevivir” Muchos pensaron que aquel líder aprovecharía ese momento para pedir ayuda, pero David Ben Gurión miró al cielo y respondió: Yo creo en milagros.

Llegó el momento de la guerra, miles de Israelíes estaban parados con poco armamento frente a aquel inmenso ejército enemigo lleno de hombres entrenados y el mejor armamento de su generación.

Pero aquel pequeño ejército judío estaba lleno de padres que querían defenderá sus familias, madres que habían perdido a sus esposos y querían defender sus hogares y jóvenes que querían luchar por su futuro.

judíosLa historia no cuenta cómo empezó pero yo creo que un joven que había visto aquella entrevista miró al cielo y con valentía dijo: Yo creo en milagros, luego los que estaban a su alrededor comenzaron a repetirlo hasta el punto en que todo aquel ejército gritaba: ¡Yo creo en milagros!

Sin pensarlo pocos minutos después, aquel gran ejército enemigo comenzó a huir, miles de soldados abandonaban sus tanques para irse corriendo y cuando entrevistaron a algunos de los sobrevivientes del ejército palestino del porqué de su repentina huida ellos contestaban: Vimos gigantes brillantes defendiendo a los judíos.

Después de esa guerra hubo una reunión donde se juntaron militares, periodistas y hombres de ciencia para analizar lo sucedido, todos ellos llegaron a la conclusión de que aquella victoria era imposible.

Entonces uno de los invitados de esa reunión alegó que aquel milagro ya había ocurrido antes en la biblia y tras leer muchos capítulos de la biblia todos en aquella sala explicaron que aquella victoria se debía al Efecto Dios, es decir se debió a la fe que aquel pueblo tenía en Dios.

Ése es el Dios a quién servimos y ése es el potencial que todos tenemos, si creyéramos en Dios cada uno de nosotros podría cambiar su vida, la vida de su familia o la de su nación.

Dios tiene el poder para hacer milagros y por eso vale la pena el esfuerzo y el sacrificio, no nos avergoncemos del evangelio porque si de verdad crees en él, Dios puede hará un gran milagro en tu vida.

Anuncios

Felicidad Parte 3

feliz con Dios

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas… (Santiago 1:2)

Mientras vivimos es casi imposible no salir heridos o lastimados, descubrimos que es muy difícil alcanzar nuestros sueños y que posiblemente habremos perdido la confianza en los demás, en nosotros mismos y el ser felices parecería una utopía.

Aprendemos que el humanismo está equivocado y que el “universo” no conspira a nuestro favor o que seguir lo que nos hace felices no siempre abrirá las puertas al éxito.

Por eso una de las principales virtudes de un verdadero cristiano es que ha encontrado la verdadera razón de la felicidad y su nombre es Jesús.

Cuánto más conocemos a Jesús entendemos lo grande que es nuestro Dios, entonces nuestra fe y nuestro amor por Él aumentan.

Nos damos cuenta que podemos equivocarnos y fallar, que tal vez tengamos un pasado muy difícil de sobrellevar, pero que a pesar de todo eso, Él nos sigue amando, aunque a veces pareciera no haber razón, su amor es tan grande y sorprendente que Él solamente quiere perdonarnos, limpiarnos de nuestras maldades, quiere ayudarnos a ser la mejor versión de nosotros y quiere ofrecerte el regalo de una nueva vida a su lado.

A veces los problemas y las malas circunstancias que pasamos nos hacen olvidar lo felices que deberíamos ser por conocerle.

Yo sé que muchas veces no es fácil guardar la fe, que muchas veces los problemas parecen ahogarnos, que los desiertos que debemos cruzar parecen muy largos, que aquel horno que sirve para moldearnos pareciera tardar demasiado y que hay días en que pareciera imposible que podamos estar contentos.

Aún el salmista en un momento difícil de su vida escribió: Sálvame, oh Dios, Porque las aguas han entrado hasta el alma. (Salmo 69:1)

Pero Dios nunca nos abandona, Él siempre está a nuestro lado y a veces estamos tan distraídos intentando resolver los problemas a nuestra manera y con nuestras propias fuerzas, que no escuchamos su voz cuando nos dice: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10)

En esos días en los cuales estamos cansados, en que sentimos que ya no podemos más, Él te está gritando: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28)

En algunos momentos pensamos como Job erróneamente que Dios nos abandona o que hace caso omiso de nuestras oraciones, pero cuando vemos esos detalles de Dios que nos provocan una sonrisa o ves como de la nada todo parece mejorar, entonces al igual que todos los héroes de la fe e igual que Job diremos: De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. (Job 42:5)

Dios hace milagros, nuestro Dios hace proezas y te ama tanto que Él moverá los mares para ayudarte, derribará murallas, cerrará la boca de leones, con su ayuda derrotarás gigantes y ejércitos huirán de ti.

Dios es fiel y como dice su palabra: No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. (1Corintios 10:13)

Tenemos muchas razones por las cuales ser felices si estamos verdaderamente conectados con Dios, porque en él encontramos siempre a un padre que nos ama, un amigo con el cual podemos ser sinceros, un abrazo cálido y el más puro amor.

Por eso gócese y también recuerde, Que el gozo de Jehová es vuestra fuerza. (Nehemías 8:10)

Dios es y será por siempre la verdadera felicidad, Él es único que puede llenar nuestro corazón con alegría y provocarnos sonrisas verdaderas, Él es el único que nos ama de verdad y si lo dejas entrar a tu corazón podrás conocer la dicha de tener un corazón feliz.