RSS

Archivo de la etiqueta: Jesucristo

No retrocedas

original

Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. Lucas 9:62

Existe una idea que tienen todos los atletas antes de una carrera: No pierde el que se cae sino aquel que se da por vencido.

Derek Remond era un atleta el cual era el favorito para ganar el oro en la carrera de oro en las olimpiadas de 1992.

Aunque había tenido lesiones previas, acababa de ganar la medalla de oro en el mundial de Tokyo en 1991.

Derek parecía encontrarse en su mejor momento y tras una vida de mucho esfuerzo sabía que quizá esta era su última oportunidad de alcanzar la medalla de oro en una olimpiada.

El 3 de agosto de 1992 suena el disparo inicial, 65mil personas incluido su padre lo ven correr y abrirse paso hasta los primeros lugares.

Después de correr más de 200m2, Derek escucha un chasquido en su pierna, un dolor terrible recorre su cuerpo y se desploma.

Derek no lo puede creer, se niega a darse por vencido, se levanta, pero la rotura en su pierna lo obliga a cojear, los paramédicos llegan a su encuentro sin embargo él se niega a rendirse, entre lágrimas, el dolor y la multitud que le grita que pare, él sigue avanzando.

Su padre Jim está viendo a su hijo sufrir en cada paso y no aguanta la escena, salta de su silla, golpea personas hasta poder bajar, burla la guardia de seguridad y rompiendo las reglas entra al campo a ayudar a su hijo, pero su hijo le dice que no va a parar.

Su padre está conmovido y al ver su determinación lo abraza, se convierte en su apoyo y avanzan juntos.

Los hombres de seguridad y paramédicos intentan detenerlos, pero el Padre los aleja diciendo: Es mi hijo. Y ambos llorando y avanzando van juntos hasta la meta.

El público entero se pone de pie, Derek no ganaría la medalla de oro aquel día, pero su determinación ha ganado la admiración del público, su padre al entrar al campo provocó la descalificación de su hijo, pero conmovió en inspiro a miles de personas.

A veces nosotros somos como aquel corredor, creemos que basta con tener buenos estudios, buenos contactos, tener un buen trabajo, pero de pronto comienzan los problemas, los traumas, las dificultades y sentimos que cojeamos y no podemos seguir.

Nunca debemos darnos por vencidos, debemos seguir adelante hasta el final, y cuando las fuerzas nos falten, también tenemos a un Padre que nos ve desde el cielo, baja a nuestro encuentro, nos abraza, nos apoya para que podamos seguir y les dice a los demás: Es mi hijo.

También sería bueno tener amigos, familiares, hermanos en Cristo que nos inspiren, nos motiven y también nos apoyen.

Jesús nunca te dejará: Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; Filipenses 1:6

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 septiembre 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Gracias a Dios

agradecido con Dios

Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 1Corintios 15:57

Yo creo que todos nosotros recordamos a las personas con las cuales nos sentimos agradecidas y dejaron una huella en nosotros, por eso el día de hoy quiero dejar una huella de Dios en usted.

Hoy quiero darle siete razones por las cuales debemos darle gracias a Dios todos los días:

7. Vida: Para una persona que tiene una enfermedad terminal o para un joven que decidió no cometer un suicidio o para alguien que se salvó de un terrible accidente la vida significa mucho.

La vida a pesar de sus subidas o bajadas como dice el título de una famosa película: La vida es bella.

6. Familia: Quiero empezar diciendo aunque suene contradictorio que nadie escoge a su familia.

Así que si te tocó un buen papá o una buena mamá, si tiene una familia unida o una familia que le ama, entonces tienes muchísima suerte.

5. Iglesia: La mayoría de personas que predican el evangelio no lo hacen esperando reconocimiento, saben que la gloria le pertenece a Dios, pero si tiene la bendición de tener buenos pastores o líderes en medio de tantos pastores falsos, agradézcanles su entrega y sacrificio.

4. Las personas que nos aman

La biblia Latinoamericana del 95 dice en: Proverbios 18:22 El que encontró una esposa encontró la felicidad; Yavé es quien le otorgó ese favor.

La biblia dice en: Proverbios 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

3. Trabajo

La biblia dice en: 2Tesalonicenses 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

Si tiene la oportunidad de tener trabajo y llevar un pan a su mesa, de pagar las cuentas y mantenerse, entonces siéntase muy dichoso.

2. Fidelidad de Dios

A veces podemos sentir que la vida es tan difícil que nos sentimos hundir pero por la fidelidad de Dios no nos ahogamos, una frase dice: Dios aprieta pero no ahorca.

Cada vez que parece que no podemos más, Dios aparece y nos dice: Nunca te dejaré.

1. Amor de Dios

La razón de ser del cristiano, la razón de ser de muchas personas es el amor de Dios.

Cuando experimentas aquel amor llenando el corazón sencillamente la vida tiene sentido.

Ahora haga usted su propia lista y nunca se olvide de darle siempre gracias a Dios por todo lo que hace por usted y las personas que le rodean.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 enero 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comandos de Dios

comandos

Introducción:

Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 2 Timoteo 2:3-5

Historia:

Se cuenta que durante la segunda guerra mundial hubo soldados que lograron grandes hazañas, hombres que hicieron lo que parecía imposible y arriesgaron sus vidas para lograr cumplir la misión que se les encomendaba.

A estos soldados se les llamaba los comandos, era un grupo de hombres y mujeres cuya identidad debía ser desconocida y aunque ellos no siempre trabajan juntos, bastaba que uno de ellos estuviera incluido en la misión asignada para saber que se lograría cumplir la meta con éxito, eran personas que estaban dispuestos a dar hasta su vida por la libertad y para derrotar a los enemigos.

La biblia menciona que nosotros somos como soldados, cuando vemos y escuchamos las historias de los héroes de la fe y la de los apóstoles vemos en ellos la misma actitud que tenían aquellos comandos, hombres y mujeres que estaban dispuestos a dar su vida por cumplir la misión que Dios les encomendó.

Misión: Dar Fruto (Lucas 13:6)

Hoy en día nosotros tenemos una misión, hemos sido llamados para dar fruto, para ser los soldados de Jesucristo, los Comandos de Dios para estos tiempos, y es necesario que tengamos la misma pasión, el amor y la fe que ellos tuvieron.

Muchas veces podemos vernos y pensar que no podemos ser como aquellos, habrá pruebas o circunstancias que parecerán difíciles de superar pero recordemos que la biblia dice:

· Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13

· ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Romanos 8:31

· Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. Marcos 9:23

Es momento de creerle a Dios, de tomar decisiones, de soportar cambios, y permitir que Jesús haga su obra en nosotros, porque Él vio en nosotros aquel potencial para dar fruto y cumplir la meta que nos encomendó.

La biblia dice:

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. Apocalipsis 2:7

Los premios siempre son para los que vencen, para aquellos que guardaron la fe aún en los peores momentos, para aquellos que no retrocedieron sin importar la adversidad, para aquellos no negaron a Dios sino que soportaron las tentaciones, para aquellos soldados que acabaron dignos la buena batalla de la fe.

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 mayo 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Mesías

mesías

¿Quién creyó en él? Pues no vino como muchos lo esperaban, no se apareció a su nación montado en un caballo blanco ni se les reveló con soldados a su retaguardia.

Al mundo vino humildemente en un pesebre, su hospedaje en la tierra no fue como el de los reyes, pero Rey más grande que Él no lo habrá jamás.

Compró nuestra salvación sin derramar sangre ajena, pero toda su sangre la vertió para lograr nuestra libertad.

Cómo un renuevo que florece ha sido su reinado, empezó con una semilla de pasión, para convertirse ahora en un reino de amor, de paz y de esperanza a todos aquellos que en Él creen y se han refugiado en sus confortantes brazos.

Vivió entre nosotros pero no era de nosotros, se despojó de su gloria y empezó su obra sanando enfermos, liberando demonios, ayudando a los necesitados y predicando las buenas nuevas.

Su mensaje confrontó los corazones orgullosos y escasos de misericordia, y aún en nuestros tiempos muchos cierran sus oídos al fuego que llevan sus palabras.

En verdad Él es la vida, cada una de las marcas en su piel simbolizaron la paz de nuestras almas, nuestra sanidad se logró en los agujeros que causaron enormes clavos en su ser, en las espinas que atravesaron su sien, en los latigazos que tiraron y desgarraron su joven piel, en el dolor extremo que no quiso gritar para demostrarte su amor sin fin.

Él fue castigado por todos nuestros fracasos, Él se obligó a llevar sobre sí mismo nuestros castigos, el dolor que nos correspondía cargar aplastaba sus heridas, su sangre fue vilmente derramada por la nuestra, lágrimas de las cuales Él era indigno de llevar corrieron por sus mejillas, gemidos y suspiros que nos correspondían a nosotros decir, salieron de su boca por amarnos sin medida.

La ansiedad lo agobiaba y el miedo de no poder cumplir con su misión lo sobrecogían, el enfado intentó hacer meollo en sus pensamientos y la tristeza hizo que el tener que soportar aquel dolor fuera muy intenso.

Quizá miró sus manos un instante, estaban rojas, ensangrentadas y severamente lastimadas.

No había nada sano en su piel, su barba arrancada había hecho que su rostro se ensanchara, las gotas de sangre que corrían desde su cabeza a causa de los golpes, las caídas y las espinas le impedían ver bien, sus labios estaban desgarrados y su lengua agonizaba por una gota de agua.

Sin embargo Él era Dios, podía desmenuzar el poder de aquellos que le atormentaban, pudo si quería hacernos pagar lo mismo que le hicimos sufrir, pero no abrió su boca para condenar sino que pidió misericordia por nuestra ignorancia.

Aquella cruz donde Él fue clavado, fue el acto más bello de amor que se haya visto por nosotros pecadores, ese acto gritó amor, esperanza y salvación para todo aquel que cree.

De tal manera nos amó Dios que dio a su hijo unigénito, aquel Verbo de vida, con su último suspiro dijo: Consumado es.

Pero el Padre Celestial que nunca se olvida de sus hijos, lo llenó de gloria y majestad, nuestro Mesías resucitó al tercer día, dándonos a nosotros juntamente la victoria.

Nuestro Mesías nos comprende, Dios no nos deja desamparados, porque Él conoce el rechazo, la soledad, la tristeza, el dolor, la inseguridad y todas aquellas cosas que nosotros atravesamos.

Un solo Mesías, un solo Camino al padre, Jesucristo nuestro Salvador, el hijo de Dios.

Hosanna sea en las alturas y gloria sea al Rey que nos concedió la vida, pues con un acto ha dado paz a los hombres y sanidad a las naciones.

Hoy esas palabras pueden ser una historia más o el comienzo de una nueva vida.

Quiero que usted entienda que Jesús nos amó sabiendo exactamente como somos, se sacrificó sabiendo las veces que fallaríamos o el mal que causaríamos.

Jesús puede ser una piedra de tropiezo o un Mesías que restaure su vida y sané las heridas que carga su corazón.

Hoy lo invito a recordar este hecho, a creer y a vivir una hermosa vida junto a Él.

Bendito sea por siempre mi Mesías, mi amado Cristo y mi gran Salvador. Amén

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 noviembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La última carta del discípulo amado

epistola

El anciano a Gayo, a quien amo en la verdad ruego para que recibas la última parte de esta carta, sabéis bien que estoy avanzado en años y que mi partida cercana está.

Llevad esta carta a todos nuestros hermanos, porque ya no les hablaré más hasta que nos veamos con Jesucristo, mi amado al cual he deseado verle como cuando estaba con nosotros los doce.

Hijitos míos, bien sé que a la verdad muchos de entre vosotros me llamáis el discípulo amado, yo mismo me referí a así en la carta que dirigí a vosotros, narrando los hechos que vivimos junto a aquel Verbo de vida, los cuales me fueron dictados por el Espíritu Santo.

Creeréis que me llamé así puesto que el Hijo de Dios me amaba mucho, pero yo fui el discípulo amado porque amo al maestro ya que Él me amó primero.

Nosotros dejamos padre, hermanos y hermanas para seguirle, no le negamos nada sino que estuvimos junto a Él durante tres años y medio hasta el día de la traición.

Lloré al verle clavado en aquella cruz, cumplí mi promesa y cuidé a su madre terrenal como si fuera mi propia madre y estuve junto a Él los días hasta que fue tomado al cielo.

Llevo en mi cuerpo las marcas de seguir su excelente Camino, he visto a muchos de mis hermanos partir en mis brazos, a otros he visto siendo apedreados guardando su amor hasta la muerte.

No es que Dios se haya olvidado de nosotros o que estemos desamparados, sino que Dios es amor, y hemos sido llamados hijos de Dios por lo cual también hemos sido hechos partícipes de su aflicción, sabiendo que en el mensaje que ha sido puesto en nuestros corazones ha salido de nuestros labios según el Espíritu Santo nos dio para que hablásemos y muchos sean salvos.

Hijitos, no guardéis ira o rencor en vuestros corazones, gozaos por los que ya partieron y afirmen a los que quedan y guardan la fe de Jesucristo en sus corazones.

Ámense unos a otros, amen incluso a vuestros enemigos, según el maestro nos enseñó a los doce, amen porque eso agrada a Dios, y Dios es el amor.

Vuestra fe sea pura y sabed bien que vencerán al mundo, sean llenos del Espíritu Santo, busquen el conocimiento que os traerá vida eterna, dejad todo y seguidle

El anciano ha vivido muchos años, voy pronto a ver a mi amado, deseo nuevamente recostarme en su pecho, escuchar sus parábolas y reunirme con los otros once los cuales me esperan en su gloria.

Estando en Patmos, prisionero por amor de Jesucristo, testigo fiel y el Todopoderoso, he visto en visiones lo que acontecerá con su amado pueblo, y cómo se escribió así ha de acontecer, estad firmes, guarden sus mandamientos y celebrad con gran gozo pues su venida está próxima.

Gayo saludad a todos de mi parte, pedid encarecidamente que no lloréis mi partida, puesto que mi tristeza a de convertirse en gozo al ver al cordero de Dios y Verbo de vida.

Recordad y aprended del buen pastor, el cual dio su vida por sus ovejas, lean las cartas que yo y otros hemos escrito, leed la carta de Pedro el cual ha sido un amigo fiel, el cual habiendo sido afirmado, llevó el mensaje de nuestro Padre con valentía hasta el momento de su partida, glorificando a nuestro Dios con su muerte, aprended de su ejemplo.

Sean discípulos amados, recuesten sus corazones en el pecho de nuestro Dios, coman del pan de vida y beban su sangre, creed en Él y ríos de agua viva correrán de su interior y entonces alcanzarán misericordia, gracia y favor delante de aquel que es la vida.

Tengo muchas cosas que deciros pero mi tiempo es corto, lo demás ya lo sabéis y lo aprenderéis al leer todo lo escrito.

La paz sea contigo y con todos aquellos que leéis estas palabras, sabed bien que voy dichoso a su presencia y gozoso de mi esfuerzo, las aflicciones de esta carne no se comparan a la gloria que hemos de ver. Amén.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 octubre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1000 oraciones a Dios parte IV

76. Jesús tu eres el soplo de vida que me anima cada día.

77. Señor Jesús, hoy rindo lo mejor de mí para dártelo a Ti.

78. Maestro, cómo me gustaría poder oír tus parábolas y tener el enorme privilegio de escuchar tu voz.

79. Jesús, cuanto deseo poder recostarme en tu pecho y escuchar latir tu gran corazón.

80. Daría la vida amado Salvador por poder verte una vez, pero sé que mi deseo de verte se cumplirá y estaremos juntos por la eternidad.

81. Príncipe de paz, la vida no es sencilla y muchas veces duele dar cada paso, pero he decido llevar mi cruz y seguirte cada día de todo corazón.

82. Hijo de David ten misericordia de mí y rescátame de las tormentas de la vida, que suene tu voz y halle mi alma bonanza.

83. Bendito aquel que tiene hambre de Ti, porque el alma que te buscare esa te hallará.

84. Bendito aquel que sin verte cree en Ti y aunque mis ojos terrenales no puedan verte, mi corazón te ve tan claro como el día.

85. Bendito aquel que hace tu obra diligentemente con todo su empeño y amor porque recibirá la recompensa de su Señor.

86. Redentor de mi corazón te amo con cada pensamiento, con cada recuerdo, con cada latido con cada respirar de mi ser.

87. Jesús alabe mi ser tu Santo nombre, cómo aquella multitud te alabó mientras montabas un pollino, porque mientras yo viva las piedras callarán.

88. Oh, Jesús pueda yo beber siempre de esa agua de vida y pueda comer de aquel pan de vida eterna.

89. Amado Jesús, ayúdame a tener suficiente fe como un grano de mostaza para mover las montañas de duda e incredulidad.

90. Bendito Jesús, pueda yo postrarme a tus pies y lavarlos con mis lágrimas, que el amor de mi corazón sea un perfume agradable que pueda derramar sobre tu cabeza.

91. Hijo de Dios, ven llena mi vida de tu presencia, lava mi corazón con tu preciosa sangre, sana las heridas de mi alma, haz un milagro en mí.

92. Jesucristo, quiero llevar tu yugo, quiero aprender de Ti y poder encontrar ese tierno descanso para mi alma.

93. Cristo Jesús, te amo por eso he atesorado tus mandamientos en mi corazón y he guardado tus palabras en cada uno mis pensamientos.

94. Amigo mío, ven y resucítame como resucitaste a Lázaro, dame una nueva vida en Ti.

95. Jesús, no pude ver los huecos en tus manos o la herida en tu costado, pero creo que moriste y resucitaste por mí, sé que venciste a la muerte por amor a mí.

96. De vivir como un carpintero a ser el salvador de la humanidad, en todo fuiste tentado y a todo venciste, fuiste traicionado y negado pero nunca te rendiste y eres ahora el Dios de mi corazón.

97. Tu vida es el mayor ejemplo del amor, tus virtudes infinitas y tus palabras son simplemente sabiduría que pueden cambiar la vida del hombre.

98. En ti está escondida la vida, solo Tú eres la verdad y Tú eres la vida que conduce al Padre Celestial.

99. Tú eres la justicia, la honestidad, la sinceridad, la paz la base de nuestra fe y el amor.

100. Jesús mis poemas no son suficientes para decir lo que siento por ti, las palabras no podrán nunca describir tu grandeza y no hay frase que pueda transmitir todo el agradecimiento que te tengo mi dulce Señor.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 octubre 2012 en 1000 oraciones, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Día del Padre

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11:13

Nuestra sociedad actual esta marcada por una falta de paternidad, en donde muchos hombres han dejado de lado sus obligaciones y su rol como padres para dar paso a mujeres valientes que hacen el rol de padre y madre a la vez, pero gracias a Dios por aquellos hombres que han recibido el mensaje transformador de Jesucristo y han aprendido del Padre Celestial ha llevar su rol de padre con amor y tomando el ejemplo y las características de nuestro Padre Celestial.

He tomado cinco característica que he podido apreciar de nuestro Padre Celestial.

1. Un padre es responsable: Dios nos creó, nosotros pecamos pero como Padre responsable asumió su rol como Padre e hizo hasta lo imposible por salvarnos.

Los padres cristianos deben ser responsables del cuidado de sus hijos y velar por ellos.

2. Un padre es un ejemplo: Cuando pensamos en Dios pensamos en que Dios es el padre perfecto.

Ciertamente nuestros padres son hombres y no son perfectos, pero los padres cristianos deben ser un ejemplo y un modelo para sus hijos, de tal manera que cuando piensen en ellos sepan honrarlos y reconocer el gran esfuerzo que hicieron por ellos.

3. Un padre se sacrifica por su familia: Nosotros habíamos pecado y Dios hizo el sacrificio más grande al dar a su hijo unigénito para que nosotros fuésemos también sus hijos por medio de la fe en Jesucristo.

Un padre cristiano debe aprender a hacer sacrificios personales por el bien de su familia.

4. Un padre debe guiar a su familia: Dios guía los pasos de la persona que se acerca a Él, Dios nos cuida y nos ayuda a tomar el Camino correcto.

Un padre cristiano debe ser un guía, sabiendo tomar decisiones difíciles por el bien de su familia.

5. Un padre es un buen mentor: Cada vez que leemos la biblia vemos que Dios tenía la palabra correcta para cada persona, Dios sabe como ayudarnos en cada área de nuestra vida.

Un padre cristiano debe tener siempre una palabra de Dios para sus hijos, una palabra de aliento, una palabra de corrección y sobre todo una palabra de amor.

Y todo esto Dios lo hizo por y con amor, un padre corrige con amor, un padre enseña con amor, un padre tiene y mantiene su autoridad por amor.

Y nuevamente gracias a Dios por esos padres que supieron amarnos, que supieron marcarnos el Camino, que supieron dar lo mejor de si mismos para enseñarnos y para cuidarnos, gracias por aquellos padres que nunca se rindieron a pesar de que muchas veces como hijos cometemos errores y gracias a Dios por haber creado a aquel querido amigo y gran maestro llamado “Padre

Y Gracias tierno Padre Celestial por amarnos y demostrarnos tu amor en todo momento, gracias Dios por tu enorme gracia y misericordia, gracias Padre Celestial por perdonarme y hacerme tu hijo, gracias mi Dios y Padre por que desde el vientre de nuestra madre y hasta la eternidad sabemos que tenemos a un Creador y Padre que nos ama y nunca nos desampara. Amén

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 junio 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: