Archivo de la etiqueta: madres

Madre conforme a Dios

madreEs increíble notar que Dios tenía todo planeado cuando nos creó, su precisión para diseñar todo es tan increíble que incluso podemos ver que Dios preparó a las mujeres con aquel amor especial para poder ser madres.

Se puede ver muchos casos en la biblia de madres llenas de fe como el caso de Sara al tener junto con Abraham un hijo a muy avanzada edad, el caso de Rebeca y Raquel ambas estériles pero las cuales por la fe tuvieron hijos, Ana la madre de Samuel la cual debido a su oración sincera fue escuchada o el caso de aquella mujer viuda que fue donde Eliseo y solo tenía una vasija de aceite.

Pero hoy quiero contarles acerca de una joven que arriesgó su vida por ser madre.

María era una joven virgen a la cual Dios escogió para que su hijo pudiera venir al mundo.

No solo tuvo que tener una gran fe para poder creer a las palabras del ángel y saber que todo terminaría bien, sino que también fue una mujer obediente a Dios.

No me imagino la cantidad de cosas que pudieron haber pasado por su joven mente, desde perder a su prometido sino que hasta incluso pudo haber perdido la vida, pero María fue valiente y asumió su labor.

Muchos piensan que la labor de María terminó en el pésebre dando a luz a Jesús y siendo visitada por los pastores pero eso fue solo el comienzo, ella tuvo que criar al hijo de Dios.

Vemos a lo largo de la biblia como ella junto a José llevaban a Jesús al templo y siempre es muy importante que los padres les enseñen a sus hijos desde pequeños a buscar a Dios.

Jesús ya siendo hombre comienza su ministerio y podemos ver a María visitando a Jesús con sus demás hijos y a pesar de la incredulidad de ellos, ella no dudaba de Jesús.

Pero sin lugar a duda el momento más difícil de María debe haber sido el tener que presenciar la pasión de Cristo, aquel momento en donde Jesús fue crucificado.

Podemos ver en ella el amor de madre, arriesgando nuevamente su vida para poder estar junto a Él hasta el último momento.

Al final María tuvo su recompensa porque tras la resurrección de Jesús sus demás hijos también creyeron en Él.

Una madre llena de Dios, encamina, acompaña y cuida fielmente a sus hijos, mantiene su fe y logra que sus hijos no se aparten del Camino.

Dios bendiga siempre a aquellas madres que son ejemplo y modelo para sus hijos, que sin ser perfectas aman fielmente a Dios y les enseñan a sus hijos el Camino.

¡Feliz Día a todas las madres que leen este tema, que el Señor las bendiga mucho y las recompense enormemente!

Anuncios

Predestinados

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. (Jeremías 1:5)

Mucho se nos enseña que somos producto de la evolución, o que somos producto de la casualidad o de las consecuencias, pero la verdad es que no es así.

La palabra de Dios dice que Dios nos creó y que hemos sido predestinados conforme al propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros (Efesios1:11), es decir fue Dios el que nos creó, y no solo nos creó sino que también nos dio un propósito que cumplir.

Imagínense por un momento a Dios creándonos, nuestro gran Creador el cual sabe todas las cosas ya tenía determinado nuestra función aquí en la tierra, así que Dios lo creó con las habilidades, los dones y los talentos para que usted pueda cumplir esa función para la cual usted fue creado.

Y nuestro Hacedor nos vio en el vientre de nuestra madre, Dios fue el primer rostro que vimos, Dios fue la primera persona a la cual abrazamos y Dios esperó pacientemente el momento en que usted otra vez le reconociera, espero con amor aquel momento en que usted se acercará a Él y no importa lo que usted hizo durante ese lapso de tiempo, lo único que Dios quería era volverlo a abrazar y darle la vida abundante que se encuentra en Cristo Jesús, Dios quería darle aquel maravilloso regalo de la salvación.

Y cuando conocemos verdaderamente a Dios nos damos cuenta que no existe nada más hermoso que servirle, entendemos que Dios no busca nuestro mal sino que sus planes siempre son para nuestro bien.

Dios dice: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que he preparado para aquellos que me aman. (1 Corintios 2:9)

A veces nos cuesta comprender que todo lo que Dios hace en su tiempo es hermoso (Eclesiastés 3:11) e intentamos vivir a nuestra manera y no nos ponemos a pensar en el plan de Dios, y aún incluso las circunstancias que pasamos Dios las usa para moldearnos y para que seamos aptos para cumplir nuestro llamado.

Hermanos hemos sido predestinados por nuestro Padre Celestial, hemos sido escogidos de entre muchos para cumplir una gran misión, usted no es un accidente, usted es un hijo de Dios, usted es uno de los amados de Dios, así que no se rinda persevere en la fe y terminemos la carrera con gozo y en victoria.