RSS

Archivo de la etiqueta: Orar

Dios busca amigos

amigos-de-jesus

Proverbios 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

Cualidades de un amigo de Dios:

1. Camina con Dios: Génesis 5:24 Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Eso nos habla de pasar tiempo con Dios, de llevarlo a todas partes con nosotros.

2. Se gana su confianza: Génesis 18:17 Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer?

Abraham era el padre de la fe, a lo largo de su vida vemos que tenía una confianza absoluta en Dios por lo mismo Dios también podía confiar en Él. Dios confía en los que confían en Él.

3. Sabe conversar con Dios: Éxodo 14:15 (Peregrino) El Señor dijo a Moisés: ¿Por qué me gritas? Di a los israelitas que avancen.

¿Por qué Dios le dice eso a Moisés?
Éxodo 33:11 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero.
Era tan amistosa la comunión con Dios y Moisés que se sorprendió cuando Él se le pidió ayuda de esa forma. La oración es más que pedir cosas.

4. Es detallista con Dios: 2 Samuel 7:5 Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more?

David tenía un corazón conforme al de Dios, y eso se nota al ver la cantidad de Salmos que le dedicó, y al ver un gran detalle como el de edificarle una casa nos damos cuenta del gran amor de David hacia Dios. Un amigo sabe dar y es detallista.

5. Es amado por Dios: Juan 19:26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

La escena clave en la que vemos porque Jesús amó tanto a Juan, fue el único de los doce que siempre fue fiel, el único que estuvo a sus pies en su peor momento. Hay que demostrar que amamos a Dios.

6. Le duele fallarle a Dios: Lucas 22:62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente.

Conocemos la historia, Pedro niega tres veces a Jesús, pero al escuchar el canto del gallo le duele mucho haberle fallado y podemos ver más adelante que su arrepentimiento fue genuino.

7. Está dispuesto a todo por Dios: Hechos 21:13 Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, más aùn a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.

Dios necesitaba que un amigo fuera a predicar donde nadie más se había atrevido a ir antes, pero le dijo las consecuencias, Pablo era tan amigo de Dios que no le importaba lo que le sucedería, estaba dispuesto a dar su vida para cumplir su misión.

Juan 15:3 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Al morir en la cruz nos demostró su gran amor y hoy más que nunca Dios está buscando personas fieles, amigos que lo ayuden a llevar la luz del evangelio a todas partes.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 octubre 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Al que ama

pelicula-biblica-hijo-prodigo

Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere. Proverbios 3:12

La versión dice: (DHH): Porque el Señor corrige a quien él ama, como un padre corrige a su hijo favorito.

¿Cuántos recuerdan las correcciones que les hacía su papá?

Cómo a todos a mí tampoco me gustaba la corrección de mi padre, la verdad no fue hasta que crecí y pasé diversas circunstancias cuando realmente me di cuenta del por qué lo hacía.

Hoy quiero relatarles cuatro de esas ocasiones:

1. La Oración: Recuerdo cuando era muy chico y papá me preguntó si sabía orar, creo que fue más por miedo, pero le dije que no, y él al escucharlo me regañó, pero como buen padre también me enseñó esa misma noche a orar.

Años más adelante a la edad de 20 años una oración salvó literalmente mi vida.

2. El sacrificio: Cuando era chico papá no pasaba mucho tiempo en casa y yo no entendía porque no tenía tiempo para pasar más tiempo con nosotros.

Al crecer y tener mi primer trabajo y pasar cada vez menos tiempo en el hogar, me di cuenta la responsabilidad que él tenía y que por amor lo hacía.

3. El modelo: Habré perdido la cuenta de la cantidad de veces que mi papá me decía que me portara bien o que actuara correctamente, él siempre era ese impecable ser que siempre sabía que hacer o que decir en cada momento.

Recuerdo cuando me nombraron jefe o tuve personal a mi cargo, cuando realmente lo entendí, me di cuenta que él estaba siendo el modelo que yo necesitaba.

4. Los valores: Hace poco vi una escena que me perturbó, a un chico que limpiaba carros le arrollaron uno de sus pies, yo me encontraba lejos, pero al ver aquella escena intenté acercarme para ayudar, al ver a mi alrededor me di cuenta que nadie más lo hacía, todos miraban y se amontonaban sin pretender ayudarlo.

Fue entonces cuando me di cuenta de lo bien que me habían criado.

Ahora entiendo mucho mejor a mi papá y comprendí que cuando un padre nos llama la atención es porque nos ama y busca nuestro bien, nos está enseñando algo que, aunque ahora no lo comprendamos aquella lección habrá dejado una huella en nuestra memoria y no servirá a futuro en nuestro vivir.

Lo mismo ocurre con nuestro Padre Celestial:

· Nos corrige cuando lo necesitamos.

· Se sacrificó por nosotros.

· Es nuestro modelo.

· Nos ama con un amor incondicional.

Si estamos pasando por momentos duros o difíciles en vez de quejarnos o reclamar, deberíamos recordar que Dios no es un Padre malo, por el contrario, Él nos ama mucho, jamás nos descuida, y que quizá está permitiendo que pasemos por aquellas pruebas para moldearnos y para que podamos aprender una gran y valiosa lección.

 
1 comentario

Publicado por en 10 julio 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Héroes incompletos

elias

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:5

Cuando revisamos a simple vista a los personajes más importantes de la biblia nos imaginamos a seres casi perfectos que lograron grandes hazañas con la ayuda de Dios.

Sin embargo cuando revisamos más a fondo su vida, descubrimos que no eran perfectos, que al igual que nosotros tenían problemas y que también luchaban con las mismas debilidades que tenemos nosotros.

Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Santiago 5:17

Miremos el caso de Elías uno de los más grandes profetas del antiguo testamento, que con sus oraciones podía detener la lluvia o hacer caer fuego del cielo, pero a pesar de eso él conocía sus debilidades y oraba fervientemente para no caer en tentación.

El mayor error que podemos cometer es creer que existe un momento o nivel en donde seremos casi perfectos, pero como la biblia nos enseña, todo el tiempo debemos luchar para cuidar nuestra santidad y mantener nuestra comunión con Dios.

Cuando aprendemos que la biblia no está llena de hombres perfectos sino de héroes incompletos que necesitaron la ayuda de Dios para lograr aquellas hazañas increíbles es donde realmente entendemos lo importante que es estar llenos de Jesús porque solo junto a Él podemos dar fruto.

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros… 2 Corintios 4:7

Nosotros, al igual que aquellos héroes de la fe somos solamente vasos de barro a los cuales Dios utiliza para hacer grandes hazañas y tener vidas extraordinarias.

Es solo Dios el que pudo convertir a simples pescadores en aquellos discípulos que recorrieron el mundo llevando el evangelio o el que convirtió a un pequeño pastor de ovejas en un vencedor de gigantes y puede convertirnos a nosotros en hombres y mujeres que hagan cosas extraordinarias para su gloria si nos dejamos moldear por Él.

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 noviembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Acosadores de Dios

Jesus descansando

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Mateo 7:23

El versículo anterior es uno de los que más temor causa en la mayoría de cristianos, porque hace pensar a muchos en lo difícil que parece el poder ir al cielo o peor aún nos hace darnos cuenta de que tanto nos falta ser conocidos por Dios.

Sabemos que Dios nos conoce, la biblia menciona que Dios conoce hasta el número de nuestros cabellos (Mateo 10:30) y David menciona que Dios conoce cada uno de nuestros pensamientos (Salmo 139), entonces ¿Cómo es posible que Dios no nos conozca?

Yo creo que el gran problema se debe cuando nos convertimos en acosadores de Dios.

La palabra acosador significa: Perseguir a una persona o animal sin darle tregua ni descanso para detenerlo o cazarlo. Perseguir o molestar con peticiones, preguntas o quejas continuas e insistentes.

Imagínese que usted conociera los datos importantes de una persona, como su edad y fecha de nacimiento, peso y talla, incluso datos personales como sus gustos musicales o platillo favorito, pero a pesar de saber esos datos eso no lo convertiría en su pareja o amigo debido a que usted no ha creado ningún tipo de relación o vínculo con aquella persona.

Lo mismo sucede con Dios, podemos leer la biblia, podemos orar y pedirle un montón de cosas pero eso no significa que tengamos una relación genuina con Él.

Nosotros creamos verdaderos lazos y relaciones con aquellas personas que realmente estimamos y amamos. Nuestros amigos y parejas son aquellas personas que tiene un lazo particular con nosotros, aquellas personas que nos harían falta si no las tuviéramos.

¿Cuántas veces hemos llorado al hacer una oración sincera o reído mientras leíamos la biblia porque sabíamos que Dios nos había respondido?

¿Cuántas veces hemos ido a la iglesia con expectativa como si nos fuéramos a reencontrar con una persona amada?

Amar a Dios es querer pasar el mayor tiempo posible junto a Él, es hacer su voluntad no por obligación sino el querer obedecerle porque no queremos fallarle a nuestro mejor amigo y es tener temor de que algo pueda estorbar aquella relación que tenemos con Él.

El gran secreto de los cristianos que saben hacer la voluntad de Dios y que lo aman es en que tienen una relación genuina con Dios, Jesús dijo: El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Juan 14:21

Hoy lo invito a conocer a Dios de una manera más profunda y sincera, aprendiendo a abrirle el corazón, mostrándose como es realmente y conocerle no por obligación o miedo al infierno sino por amor.

 
1 comentario

Publicado por en 12 octubre 2014 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Vuelve a mí

pensamientos del Espíritu

Hijo mío has hechos muchas cosas buenas, me has seguido y has guardado la fe pero debes saber que todo eso no sirve si pierdes tu primer amor.

Yo te recogí cuando todos te dejaron, yo te abracé cuando nadie quería estar cerca de ti y desde el principio siempre te he amado.

Recuerda de donde te rescaté, recuerda el amor que te mostré, no olvides nunca que mis brazos están siempre abiertos para recibirte.

Vuelve al primer amor, búscame con sinceridad, háblame que Yo deseo escucharte y acércate a mí porque yo quiero tenerte a mi lado.

Entiende hijo mío que Yo soy más que suficiente, solo yo puedo llenar tu corazón, solo Yo puedo llenar cada rincón vacío de tu interior.

No basta con hacer obras, no basta con ganar al mundo entero porque lo más importante es el amor y Yo soy el amor.

Sé que muchas han sido tus pruebas, sé que has decidido esconder el corazón, pero tú siempre puedes confiar en mí, Yo nunca fallo, Yo jamás traiciono.

Vuelve a mí y te daré de comer del árbol de la vida y nunca más tu corazón volverá a tener hambre.

Vuelve a mí, hijo mío y tu recompensa será el paraíso que tengo preparado para ti y para todos aquellos que me aman.

Vuelve tu corazón a mí, no te pierdas en las mentiras del mundo o en los engaños de las riquezas porque solo te conducirán a que se cumplan todos tus miedos.

En mí está la vida, la paz, la fuerza, la esperanza y el amor.

Vuelve hijo mío al Padre que te ama, al Padre que ha sido misericordioso contigo y te dará más de lo que tu mente pueda imaginar.

Vuelve a tu hogar, a aquel lugar en donde tu alma puede hallar descanso.

Aléjate de todo aquello que te aparta de la verdad y vuelve corriendo a los brazos amorosos que nunca te soltarán.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 enero 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Actitudes

actitudes

Los cristianos deberíamos ser el modelo de persona por excelencia, es decir que debemos cuidar y tener un buen testimonio y paro eso es importante cuidar las actitudes que tenemos hacia los demás.

Los cristianos deberíamos tener una actitud frente a la vida no tan solamente positiva, sino de esperanza, de fe y de expectación por aquel inmenso plan que Dios tiene para nosotros, una actitud valiente que nos ayude a conquistar nuestros sueños y destino como nos enseñan Gedeón, Nehemías y muchos otros.

Deberíamos tratar de tener una actitud correcta frente a nuestra familia, como hijos el aprender a obedecer y honrar a nuestros padres, los padres saber amar a los hijos, y entre hermanos procurar de ser de ayuda y modelos.

Con nuestros amigos y hermanos en Cristo, deberíamos ser honestos y fieles e imitar el tipo de amistad sincera que tenían David y Jonatán.

En la iglesia honrar a nuestros pastores y aprender de ellos, saber soportar a nuestros hermanos en Cristo, recordar siempre que somos una familia espiritual y tener aquel deseo de conocer a Jesús como lo tuvieron los discípulos.

También seamos sabios para quitar en nosotros mismos actitudes que hieran al resto o que hagan enojar a los demás, actitudes egoístas, orgullosas, irascibles o infieles.

Sé que vivimos en un mundo en donde se pierde la honradez, la sinceridad, la compasión, el honor y que es muy difícil no dejarse llevar por la corriente, pero esa es nuestra lucha y nuestro desafío para mantener nuestras vestiduras blancas y llevar una vida agradable a Dios.

También sé que muchas veces pasaremos pruebas y que habrá actitudes del resto que podrán dañarnos y por eso debemos ser pacientes y perseverantes.

Incluso debo admitir que aun nuestros amigos podrán fallarnos y deberemos al igual que Job tener esa clase de amor y compasión para ser capaces de perdonar y orar por ellos, también nuestros familiares podrán herirnos y debemos aprender de Moisés el cual oró por su hermana.

La vida cristiana no es sencilla pero seguir a Jesús cambia totalmente nuestro estilo de vida, podemos ver la realidad, sabemos la verdad y sobre todo tenemos a Cristo en nuestros corazones para guiarnos.

Esforcémonos para que nuestras actitudes alegren siempre a Dios, hagamos que nuestra vida marque la diferencia y seamos testimonio de lo que Dios realmente hace en nosotros.

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 diciembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Él nos amó primero

Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 1 Juan 4:19

discipulo amadoCuando leemos éste versículo, es normal comenzar a hacer una lista de todas las cosas buenas que Dios ha hecho por nosotros, no solo desde el momento en que lo conocimos o entró a nuestro corazón, sino desde antes de eso y en especial en el aquel momento en el que nuestro Salvador dio su vida en la cruz por amor de nosotros.

Ahora pongámonos en el lugar del autor de aquel versículo, él fue uno de los doce discípulos que acompañó a Jesús durante los tres años y medio que duró su ministerio y además fue el único de los doce que presenció su pasión.

Por lo tanto si existió una persona que realmente entendió el amor que Jesús tiene hacia nosotros ese debió haber sido el discípulo amado.

Usemos nuestra imaginación y transportémonos a aquel momento en que la vida de aquel discípulo cambiaría drásticamente.

Para él, no había sido una noche normal, había tenido una cena junto a los once y su Maestro, pero esta vez Jesús había hablado acerca de traiciones, de su muerte, de una resurrección y después de eso se fueron a orar, pero él notó algo extraño en la oración de su Maestro, una intensidad como la que nunca antes le había visto.

De pronto todo cambió, Judas uno de los doce aparece con un sequito de soldados armados, y en ese instante todos sus miedos parecían volverse realidad, tras varios sucesos y para lo que para él debió haber sido una eternidad, los guardias logran llevarse a su Maestro.

Nueve de los discípulos van a refugiarse, Pedro no aparece, Judas se rumorea muerto y él está en duda sobre si seguir a los otros o permanecer al lado de su Mesías.

Llega el momento de duda, es normal que sintiera miedo porque seguir a su maestro significaba poner en riesgo su vida, sufrir burlas, el desprecio del pueblo y además tendría que ver sufrir a la persona que más ama.

Miles de cosas deben haber pasado por su mente, hasta que se pregunta: ¿Por qué lo hago?

Entonces debe haber recordado, como el mismo Juan nos relata en su evangelio:

· Su primer encuentro con Jesús.

· La conversación de Jesús con Nicodemo.

· El encuentro de Jesús con la mujer Samaritana.

· Los numerosos milagros.

· La alimentación de los cinco mil.

· La vez en que Jesús le perdonó la vida a una mujer adúltera.

· La resurrección de Lázaro.

· Sus numerosas parábolas y enseñanzas.

Y todos esos actos decían una sola cosa: Amor.

En ese momento Juan decide alejarse de los otros y permanecer al lado de aquella persona que había cambiado su vida, aquel maestro que le dio un propósito y de aquel amigo que le permitía recostarse en su pecho.

Juan nos enseña que un verdadero discípulo amado permanece fiel hasta la cruz y se queda hasta el final sin importar lo que acontezca.

Nos enseña a comprender la inmensidad del amor de su Señor y que él amor sincero hace lo correcto aunque duela, porque para él no debió ser fácil ver los latigazos y las torturas que debió soportar su amado, pero su amor sincero era más fuerte que la tristeza o el enojo.

Nos enseña que para seguir a Jesús debemos ser valientes y osados, estar dispuestos a darlo todo por seguirle.

No puedo imaginarme su lloro al verle en la cruz o al ver sus manos manchadas con su sangre, pero tampoco me imagino su felicidad al verle resucitado y su gozo al recostarse otra vez en su pecho.

Cada vez que leamos nuevamente aquel versículo recordemos que el amor hacia Dios se debe demostrar cómo nos lo enseñó aquel discípulo amado.

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 diciembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: