RSS

Archivo de la etiqueta: Pablo

Dios busca amigos

amigos-de-jesus

Proverbios 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

Cualidades de un amigo de Dios:

1. Camina con Dios: Génesis 5:24 Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Eso nos habla de pasar tiempo con Dios, de llevarlo a todas partes con nosotros.

2. Se gana su confianza: Génesis 18:17 Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer?

Abraham era el padre de la fe, a lo largo de su vida vemos que tenía una confianza absoluta en Dios por lo mismo Dios también podía confiar en Él. Dios confía en los que confían en Él.

3. Sabe conversar con Dios: Éxodo 14:15 (Peregrino) El Señor dijo a Moisés: ¿Por qué me gritas? Di a los israelitas que avancen.

¿Por qué Dios le dice eso a Moisés?
Éxodo 33:11 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero.
Era tan amistosa la comunión con Dios y Moisés que se sorprendió cuando Él se le pidió ayuda de esa forma. La oración es más que pedir cosas.

4. Es detallista con Dios: 2 Samuel 7:5 Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more?

David tenía un corazón conforme al de Dios, y eso se nota al ver la cantidad de Salmos que le dedicó, y al ver un gran detalle como el de edificarle una casa nos damos cuenta del gran amor de David hacia Dios. Un amigo sabe dar y es detallista.

5. Es amado por Dios: Juan 19:26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

La escena clave en la que vemos porque Jesús amó tanto a Juan, fue el único de los doce que siempre fue fiel, el único que estuvo a sus pies en su peor momento. Hay que demostrar que amamos a Dios.

6. Le duele fallarle a Dios: Lucas 22:62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente.

Conocemos la historia, Pedro niega tres veces a Jesús, pero al escuchar el canto del gallo le duele mucho haberle fallado y podemos ver más adelante que su arrepentimiento fue genuino.

7. Está dispuesto a todo por Dios: Hechos 21:13 Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, más aùn a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.

Dios necesitaba que un amigo fuera a predicar donde nadie más se había atrevido a ir antes, pero le dijo las consecuencias, Pablo era tan amigo de Dios que no le importaba lo que le sucedería, estaba dispuesto a dar su vida para cumplir su misión.

Juan 15:3 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Al morir en la cruz nos demostró su gran amor y hoy más que nunca Dios está buscando personas fieles, amigos que lo ayuden a llevar la luz del evangelio a todas partes.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 octubre 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No juzguéis

juzgar

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Mateo 7:1

Observo con mucha con mucha tristeza como los cristianos hemos olvidado lo que nos enseñó el Maestro: No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. Mateo 7:2

Hoy en día sabemos que la iglesia está pasando por crisis, existe mucha apostasía, se han levantado muchos “falsos profetas” pero no nos hemos percatado que también se han levantado de entre nosotros lobos vestidos de ovejas que usan la mala crítica y el juzgar para dividir a la iglesia.

Me da lástima ver como juzgamos por apariencias y no por los frutos, juzgamos según el número de miembros, lo grande que es el lugar de reunión o lo novedoso que son sus doctrinas.

Acusamos de falsos a aquellos que no logran estar en el nuevo “standard”, a aquellos que innovan con rectitud, o aquellos de los cuales ya se habla mal pero que nunca hemos tenido la valentía de revisar sus obras, sus frutos o doctrina.

Hemos cambiado lo que Jesús nos dijo: No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio. Juan 7:24

Quiero que entiendan que no estoy en contra de proteger la sana doctrina, pero la biblia nos enseña que debemos exhortarnos (Hebreos 13:3) y no acusarnos mutuamente.

Recordemos que David tuvo miedo de levantar su mano en contra del ungido de Jehová (1Samuel 24:6), incluso Pablo dijo: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo (Hechos 23:5), y hoy en nuestros tiempos juzgamos muy a la ligera, dejándonos llevar por lo que otros dicen.

Por último les recuerdo que antes de juzgar, criticar o acusar, examinemos primero nuestros propios corazones, no permitamos que lo que otros dicen nos convenza a lanzar la primera piedra sin corregir nuestras faltas y examinar con cuidado las obras de los demás.

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. Mateo 7:3-5

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 abril 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Locura del evangelio

predicar

Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 1 Corintios 1:18

El siguiente versículo mayormente solo se usa para justificar la siguiente frase: “Estoy loco por Jesús” Pero a pesar de repetir aquella frase, en nuestra vida práctica olvidamos la verdadera importancia de la locura en el evangelio y en la vida de un cristiano.

La palabra locura tiene dos significados que me gustan mucho:

1. Determinado comportamiento que rechaza las normas sociales establecidas.

2. Privación del juicio o del uso de la razón.

Jesús vino rompiendo las costumbres sociales de aquel tiempo, a Él no le importó parecer un loco ante los ojos de los demás, Él sanaba, echaba fuera demonios, hacía milagros, predicaba, y enfrentó a la religiosidad arriesgando su vida e incluso la cedió con tal de poder darnos a nosotros la oportunidad de alcanzar la salvación.

Ésa es la base del evangelio, el gran sacrificio de Jesús en la cruz del calvario estaba lleno de locura y amor por todos nosotros.

Los discípulos de Jesús tuvieron que soportar ser vistos como locos por predicar acerca de un hombre que murió en una cruz como un criminal, pero aquellos hombres sabían que aquel hombre era el Cristo, el hijo de Dios, y tuvieron la suficiente fe y la locura para arriesgar sus vidas con tal de seguirle y llevar las buenas nuevas a todos cuanto podían.

Ante los ojos de nuestra sociedad actual, lo que hizo José al no ceder su santidad ante la esposa de Potifar sería una locura.

Parecería privado de razón aquel joven que con una onda intentaba vencer a un gran gigante que atemorizaba a su nación.

Parecería falto de juicio aquel hombre que estando prisionero y siendo perseguido por causa del evangelio, pueda escribir que el evangelio es poder de Dios.

La biblia y la historia están llenas de hombres y mujeres que muchos considerarían que estaban locos para atreverse servir a Dios y guardar la santidad.

Dios está buscando ese tipo de personas en estos días, hombres y mujeres que sean lo suficientemente locos para servirle, que tengan el suficiente amor por los demás que sean capaces de predicar la locura del evangelio a tantas personas que sufren, sin importarles lo que pueda opinar el resto.

El mismo Pablo, un hombre verdaderamente loco por Jesús, también escribió: ¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme. 2 Corintios 11:1

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 febrero 2015 en Devocionales, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Corramos hacia la meta

Bannister

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Hebreos 12:1

En el año 1954 un atleta británico de nombre Roger Bannister causó gran controversia al decir que él rompería la marca por concluir una carrera de 1 milla antes de los 4 minutos.

Científicos de diversas partes del mundo habían pronosticado que tal hazaña era imposible, alegaban que los huesos de los seres humanos eran muy pesados o que nuestra piel era demasiado densa y no tenía la resistencia al viento favorable.

Un científico incluso dijo: No hemos sido creados para lograrlo.

Muchas personas fueron a ver la carrera en donde él competiría, esperando que ocurriera aquel milagro que para muchos parecía imposible.

Roger se puso en posición y empezó la carrera, corría a toda velocidad mientras los ojos de todo el auditorio estaban puestos en él.

Los minutos avanzaban y lentamente se acercaban a los aterradores 4 minutos, pero Roger no se rendía, no había nadie que pudiera acercársele y el estadio entero contaba cada segundo.

Muy cerca ya de la meta los relojes de todos contaban: 3.57min, 3.58min, 3.59min…

La carrera finalizó, Roger Bannister rompió la marca a los 3.59,4 minutos y aquella hazaña fue llamada la “milla milagro”.

A solo 46 días después se volvió a romper la marca, al año siguiente 37 personas ya la habían roto.

Entonces ¿Qué pasó? ¿Por qué no se pudo romper antes?

Lo que sucedía era evidente, los atletas del momento estaban mentalizados a que esa meta no se podía lograr y habían dejado de intentarlo, habían abandonado su pasión, habían perdido su hambre por la victoria y solo corrían por correr.

Muchas veces como cristianos pasamos por lo mismo, dejamos de esforzarnos por servir a Dios, abandonamos nuestra pasión y nos convertimos en cristianos sin una meta.

Dejamos nuestros sueños pensando que no los lograremos, permitimos que los pensamientos de desánimo nos convenzan que no podemos alcanzar nuestros destinos.

Hace 2 mil años atrás Jesús nos enseñó que vivir una vida conforme a Dios no era imposible, nos enseñó la meta y a lo largo de los años muchas personas nos han demostrado que si podemos alcanzarla.

Hoy nuestra meta debe ser la misma: ser como Jesús.

Volvamos y recuperemos la pasión, nuestra hambre por ser como Él, no permitamos que los miedos nos detengan de alcanzar nuestros destinos y como dijo Pablo: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1Corintios 9:24

 
1 comentario

Publicado por en 10 agosto 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: