RSS

Archivo de la etiqueta: Padre

Padre Excepcional

Lucas 15:17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

La historia es muy conocida, muchos la hemos escuchado de niños como una advertencia o enseñanza de lo que no debemos hacer, pero ya de adultos nos sentimos identificados con la historia de aquel joven.

Aquella parábola nos enseña y nos hace recordar:

  • Que no todos los que dicen ser amigos lo son, y que muchos fingen por interés.
  • Aprendimos que la vida es dura y que muchas veces no estábamos preparados.
  • Sabíamos que ciertas cosas eran malas pero las hicimos para poder encajar.
  • A lo largo de la vida fuimos seducidos por el mal y caímos en vicios y en tentaciones.
  • Nos dimos cuenta que por nuestro egoísmo alejamos a las personas que nos amaban.
  • Es muy duro y difícil levantarse después de una crisis.
  • Neciamente rechazamos las buenas enseñanzas de nuestros padres y del resto.
  • Nos entercamos en sueños que resultaron en tristezas.
  • Separados de Dios, nos sentíamos solos, abrumados, y angustiados.
  • Los momentos duros nos hacen recordar aquellos momentos de nuestra infancia.
  • Aquéllos momentos tristes nos enseñan a valorar las cosas importantes de la vida.

Uno nunca sabe cuánto nos aman nuestros padres, nuestra familia,  nuestras parejas o nuestros amigos hasta que pasamos por momentos difíciles.

Y sin importar cuántos errores hallamos cometido en la vida, tenemos un Padre celestial que con los brazos abiertos espera que volvamos al hogar.

Dios nos está esperando cada domingo, le dice a sus ángeles, miren como viene a mí encuentro.
Cada vez que oramos y le buscamos de corazón se alegra de que lo visitemos.
Y la iglesia es el lugar donde tú también puedes sentirte como en casa, ven al hogar.

Estando en esa situación aquel joven vuelve en sí, despierta y se da cuenta de sus errores, que tiene un padre que lo ama, y comienza a valorar aquellas pequeñas cosas que eran tan valiosas:

  • La paz de tener un refugio.
  • El amor genuino de personas que nos aprecian
  • El perdón que necesitaba.
  • La comprensión y no el sentirse juzgado.
  • Verdaderas amistades.
  • La plenitud de poder ser uno mismo.
  • Una mano
  • Un beso
  • Un abrazo cálido.
  • Unos brazos que siempre estarán esperando.
  • Y una nueva oportunidad para empezar otra vez.

Todas aquellas cosas las podemos encontrar en Dios y también en la iglesia.

Quizá no lo veas pero Dios está con los brazos abiertos esperando por ti.

Él quiere sanar las heridas que la vida te dejó, quiere acompañarte, quiere demostrarte que te ama, quiere hacer un banquete porque su hijo estaba perdido pero ha sido hallado, estaba muerto pero ha vuelto a la Vida, ha vuelto al hogar.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 junio 2017 en Devocionales, Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No retrocedas

original

Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. Lucas 9:62

Existe una idea que tienen todos los atletas antes de una carrera: No pierde el que se cae sino aquel que se da por vencido.

Derek Remond era un atleta el cual era el favorito para ganar el oro en la carrera de oro en las olimpiadas de 1992.

Aunque había tenido lesiones previas, acababa de ganar la medalla de oro en el mundial de Tokyo en 1991.

Derek parecía encontrarse en su mejor momento y tras una vida de mucho esfuerzo sabía que quizá esta era su última oportunidad de alcanzar la medalla de oro en una olimpiada.

El 3 de agosto de 1992 suena el disparo inicial, 65mil personas incluido su padre lo ven correr y abrirse paso hasta los primeros lugares.

Después de correr más de 200m2, Derek escucha un chasquido en su pierna, un dolor terrible recorre su cuerpo y se desploma.

Derek no lo puede creer, se niega a darse por vencido, se levanta, pero la rotura en su pierna lo obliga a cojear, los paramédicos llegan a su encuentro sin embargo él se niega a rendirse, entre lágrimas, el dolor y la multitud que le grita que pare, él sigue avanzando.

Su padre Jim está viendo a su hijo sufrir en cada paso y no aguanta la escena, salta de su silla, golpea personas hasta poder bajar, burla la guardia de seguridad y rompiendo las reglas entra al campo a ayudar a su hijo, pero su hijo le dice que no va a parar.

Su padre está conmovido y al ver su determinación lo abraza, se convierte en su apoyo y avanzan juntos.

Los hombres de seguridad y paramédicos intentan detenerlos, pero el Padre los aleja diciendo: Es mi hijo. Y ambos llorando y avanzando van juntos hasta la meta.

El público entero se pone de pie, Derek no ganaría la medalla de oro aquel día, pero su determinación ha ganado la admiración del público, su padre al entrar al campo provocó la descalificación de su hijo, pero conmovió en inspiro a miles de personas.

A veces nosotros somos como aquel corredor, creemos que basta con tener buenos estudios, buenos contactos, tener un buen trabajo, pero de pronto comienzan los problemas, los traumas, las dificultades y sentimos que cojeamos y no podemos seguir.

Nunca debemos darnos por vencidos, debemos seguir adelante hasta el final, y cuando las fuerzas nos falten, también tenemos a un Padre que nos ve desde el cielo, baja a nuestro encuentro, nos abraza, nos apoya para que podamos seguir y les dice a los demás: Es mi hijo.

También sería bueno tener amigos, familiares, hermanos en Cristo que nos inspiren, nos motiven y también nos apoyen.

Jesús nunca te dejará: Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; Filipenses 1:6

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 septiembre 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Siervos inútiles

deleitarse-dios-hombre-alabando-615x340

Yo siempre tuve un problema con el siguiente versículo de la biblia, creía que estaba mal escrito o hubo un problema de redacción celestial, pero tras estudiarlo nuevamente y recordar muchos sucesos en mi vida, pude comprender su significado.

Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos. Lucas 17:10

En la vida real si nuestro padre nos dijera: Barre tal lugar, y usted lo hace, y luego de que lo hace le dice: Eres un inútil por barrerlo… Yo creo que hasta el más santo de nosotros se enojaría con su padre.

O si su jefe le dice: Has tal labor, y usted lo hace, y tras hacerlo le dice: Eres un inútil por hacerlo… Entonces creo que habría otro despedido en la empresa.

Pero en la biblia, Dios nos llama inútiles por hacer lo que Él nos pidió que hiciéramos, y yo encontré tres razones por las que sí somos inútiles:

Somos inútiles porque no podemos hacerlo solos.

A veces la vida golpea muy fuerte, pasamos situaciones muy duras que nos hacen caer, muchas personas no son capaces de soportar las duras tormentas de la vida, y es entonces tras pasar por esos momentos que nos damos cuenta que necesitamos la ayuda de Dios, que es su amor y su enorme gracia la que nos sostiene día tras día.

Somos inútiles porque vamos a fallarle y Él lo sabe.

¿Usted tendría una relación con una persona que le sería infiel o haría una sociedad con un socio que lo fuera a traicionar? Sé que la respuesta es no, pero Dios a pesar de conocernos muy bien, de saber que íbamos a renegar de Él, de saber que íbamos a caer, que vamos a dejarlo, que por momentos lo vamos a olvidar, a pesar de todo, Él nos amó y nos rescató por su gran amor. Somos inútiles porque nada podrá alcanzar lo que Él hizo por nosotros.

Somos inútiles porque nada podrá alcanzar lo que Él hizo por nosotros

Nunca seremos capaces de pagar el enorme sacrificio que Jesús hizo por nosotros en la cruz, el pagó un enorme precio por nosotros, sufrió hasta lo máximo porque nos amó, porque cuando daba cada paso y sufría cada latigazo, Él pensaba en ti.

Siempre digo que lo bueno de Dios es que a pesar de que le falle, cada vez que voy donde Él, siempre encuentro un abrazo y su voz diciéndome: Te amo.

Debemos ser siervos que a pesar de todo logren hacer lo que Dios nos encomendó.

Dios sabe lo inútil que puedo ser, Él sabe las muchas veces que le fallé y que puedo fallar, sabe mis defectos, mis debilidades pero a pesar de todo Él me escogió, y por eso le amo y le seguiré hasta el final de mis días.

 
1 comentario

Publicado por en 9 diciembre 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ver tu gloria

gloria

Dios mío hoy vengo con el deseo de conocerte, de acercarme a tu presencia para adorarte y poder ver tu gloria.

Tengo el hambre de poder pasar más tiempo a tu lado, quiero caminar contigo en cada instante de mi vida.

Anhelo saber tus pensamientos, quiero conocerte más y más cada día, tener el privilegio de poder andar a tu lado.

Quiero ser el joven que vea tu gloria, la persona que te ama tanto que pueda llamarse tu amigo.

Dame temor de Ti para nunca abandonar tu presencia, hazme limpio de manos y purifica mi corazón para que pueda acercarme a Ti.

Necesito estar a tu lado, mi ser entero me pide estar en tu compañía, disfruto cada instante en que sé que me acompañas.

Ayúdame a verte como un buen Padre, quiero obedecer todos tus mandamientos y amarte con sinceridad.

Enséñame a escuchar tu voz, quiero saber que eres Tú el que me habla y entender todos tus mensajes para mi vida.

Permíteme ver tu rostro en aquel día, quiero ver tu mirada de aceptación y amor al estar frente a Ti.

Abrázame ahora porque no puedo verte, y yo correré a tu encuentro cuando abras mis ojos, me postraré a tus pies para honrarte.

Hazme valiente y lleno de amor por Ti para que pueda seguirte sin titubear, dame denuedo para que sea capaz de dar hasta mi última gota de sangre y sudor por Ti.

Quiero ver tu gloria, es mi deseo poder a ver mi amigo, poder contemplar el rostro de Señor y Salvador.

Tú eres mi creador, eres el que me ha sostenido todo este tiempo, me has ayudado más de lo que merezco y siempre te estaré agradecido.

Con todo mí ser deseo poder ver tu gloria, permíteme Amado mío el poder ver más de Ti, ayúdame a ser digno de poder ver tu gran majestad.

Te amo mi Señor, mi humilde deseo es poder contemplarte, poder ser digno de tu llamado y poder estar a tu lado por toda la eternidad.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 marzo 2015 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Acosadores de Dios

Jesus descansando

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Mateo 7:23

El versículo anterior es uno de los que más temor causa en la mayoría de cristianos, porque hace pensar a muchos en lo difícil que parece el poder ir al cielo o peor aún nos hace darnos cuenta de que tanto nos falta ser conocidos por Dios.

Sabemos que Dios nos conoce, la biblia menciona que Dios conoce hasta el número de nuestros cabellos (Mateo 10:30) y David menciona que Dios conoce cada uno de nuestros pensamientos (Salmo 139), entonces ¿Cómo es posible que Dios no nos conozca?

Yo creo que el gran problema se debe cuando nos convertimos en acosadores de Dios.

La palabra acosador significa: Perseguir a una persona o animal sin darle tregua ni descanso para detenerlo o cazarlo. Perseguir o molestar con peticiones, preguntas o quejas continuas e insistentes.

Imagínese que usted conociera los datos importantes de una persona, como su edad y fecha de nacimiento, peso y talla, incluso datos personales como sus gustos musicales o platillo favorito, pero a pesar de saber esos datos eso no lo convertiría en su pareja o amigo debido a que usted no ha creado ningún tipo de relación o vínculo con aquella persona.

Lo mismo sucede con Dios, podemos leer la biblia, podemos orar y pedirle un montón de cosas pero eso no significa que tengamos una relación genuina con Él.

Nosotros creamos verdaderos lazos y relaciones con aquellas personas que realmente estimamos y amamos. Nuestros amigos y parejas son aquellas personas que tiene un lazo particular con nosotros, aquellas personas que nos harían falta si no las tuviéramos.

¿Cuántas veces hemos llorado al hacer una oración sincera o reído mientras leíamos la biblia porque sabíamos que Dios nos había respondido?

¿Cuántas veces hemos ido a la iglesia con expectativa como si nos fuéramos a reencontrar con una persona amada?

Amar a Dios es querer pasar el mayor tiempo posible junto a Él, es hacer su voluntad no por obligación sino el querer obedecerle porque no queremos fallarle a nuestro mejor amigo y es tener temor de que algo pueda estorbar aquella relación que tenemos con Él.

El gran secreto de los cristianos que saben hacer la voluntad de Dios y que lo aman es en que tienen una relación genuina con Dios, Jesús dijo: El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Juan 14:21

Hoy lo invito a conocer a Dios de una manera más profunda y sincera, aprendiendo a abrirle el corazón, mostrándose como es realmente y conocerle no por obligación o miedo al infierno sino por amor.

 
1 comentario

Publicado por en 12 octubre 2014 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Especial por Seis Años: Una vida de gratitud

6 años

Un 29 de Noviembre hace seis años atrás creé este blog con la decisión en mi corazón de agradecer a Dios y de llevar su mensaje.

He escrito muchos temas, sé que he llegado a países a los cuales jamás pensé en llegar, he usado varios estilos de escritura pero lo que más me sorprende son aquellos comentarios sinceros y honestos de personas que deciden volver a Dios tras leer un tema.

Los cristianos somos mensajeros que llevamos en nuestros corazones las buenas nuevas de salvación y a veces olvidamos el poder que tiene el evangelio.

Yo estoy agradecido con mis padres porque me predicaron y me mostraron a Jesús desde pequeño, yo pude ver en ellos un verdadero cristianismo en su modo de vivir y al crecer eso me ayudo a buscarle, me ayudo a tener un freno frente al pecado, me nutrió de valores y principios que me han servido a lo largo de los años.

Y en mi momento más oscuro, cuando ya me sentía agotado de la vida y solitario, pude clamar a Dios, pude tener fe de que a pesar de mis faltas Jesús podría perdonarme y darme una nueva vida.

Hoy estoy escribiendo mensajes y tocando muchos corazones por la fe, el ejemplo y la perseverancia de mis padres.

Y yo les cuento todo esto porque a veces no sabemos lo que un mensaje o una palabra de aliento puede hacer por una persona.

Existen muchos jóvenes que necesitan escuchar el mensaje del evangelio porque se sienten perdidos y solos a su corta edad.

Existen hombres que necesitan el abrazo del Padre porque están agotados de tanto luchar y necesitan encontrar fe.

Existen mujeres que se sienten marginadas, abandonadas y lastimadas, cuyos rostros reflejan su necesidad por Jesús.

Si realmente tenemos a Cristo en nuestros corazones, entonces vivamos agradecidos de conocerle y llevemos su palabra a todos los que podamos.

Usemos nuestros dones para que su palabra llegue a muchos lugares y de muchas formas diferentes.

Y seamos agradecidos con aquellas personas que se esforzaron por llevarnos el tesoro más valioso que pueda existir, el de poder conocer a Jesús.

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 septiembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Padre Celestial

hijo pródigo

Dios es el creador de todas las cosas y es el Padre de todos aquellos que creen en Él y le aman de verdad.

Jesús nos explica aquel gran amor de Padre que Dios tiene para con nosotros al relatarnos la parábola del hijo pródigo.

En aquella parábola el Padre quizá sabiendo lo que sucederá con su hijo no le impide tomar decisiones y le adelanta su herencia, no le quita su libre albedrío sino que permite que se equivoque y falle, pero en su gran amor al ver a su hijo regresar, sale a su encuentro, lo abraza, le besa, le perdona y le bendice.

Dios conoce todo acerca de nosotros, ve nuestro interior, conoce nuestros secretos, pero Él a pesar de todo nos sigue amando y nos llama hijos.

Dios nunca nos quitará nuestro libre albedrío y libertad de elegir pero podemos estar seguros que si permanecemos fieles a Él todo nos irá bien.

Podemos fallar y tropezar, podemos caer a lo más bajo pero si antes de rendirnos volvemos a Él, Dios estará dispuesto a abrazarnos y demostrarnos su perfecto amor.

Dios puede conducir nuestras vidas por el Camino correcto al igual que un padre toma de la mano y camina con su pequeño hijo.

Dios nos extiende la mano cuando nos sentimos débiles al igual que un padre sostiene a su hijo cuando se encuentra aprendiendo a caminar.

Dios responde nuestras oraciones y nos da lo que necesitamos al igual que un padre atiende al llanto de su hijo.

Dios actúa como un verdadero padre lo hace, nos exhorta y corrige, nos protege y defiende, vela por nuestra seguridad, perdona nuestros errores y nos muestra su gran amor.

Aquellos que seguimos a Dios no debemos sentirnos solos o desamparados porque sin importar que suceda, podemos estar seguros que nuestro Padre Celestial está al pendiente de nosotros.

Y aunque nosotros nunca podamos pagar todo aquello que Dios hace por nosotros, podemos demostrarle que lo amamos al ser agradecidos, al servirle de corazón, al serle fieles, al serle honestos y en especial cuando todo nuestro estilo de vida demuestre que le amamos.

Feliz Día a todos los padres que leen esto y recordemos también estar siempre agradecidos con nuestro Padre Celestial.

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 junio 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: