Archivo de la etiqueta: pasión

REFORMA PROTESTANTE: JOHN FOXE Y EL LIBRO DE LOS MÁRTIRES

John Foxe nació en Boston, Lincolnshire, Inglaterra en el seno una familia pudiente, aunque su padre falleció cuando era muy joven. Desde niño demostró ser muy estudioso y devoto, a los 16 años, Foxe entró en el Colegio Brasenose de la Universidad de Oxford.

Era un gran lector, sabía de clásicos y poseía cierto dominio del idioma hebreo y latín. Se esforzó en conocer la biblia y la historia de la iglesia, se dice que oraba con gran pasión por las noches, por lo cual muchos de sus compañeros sospechaban que se había vuelto al Protestantismo, y estuvo bajo estricta vigilancia en la universidad.

Algunos creen que lo anterior fue lo que le hizo dimitir de una prometedora carrera académica. Se dice que obligado a que diera una explicación de su conducta, y ya que se encontraba en contra de muchas enseñanzas católicas como el celibato, rechazó inventar excusas; exponiendo sus opiniones fue declarado convicto, condenado como” hereje” y aceptaron su renuncia.

Posteriormente se colocó como tutor y contrajo nupcias con Agnes Randall. Pero el temor de los inquisidores le hizo huir pronto de allí ya que se había vuelto costumbre los castigos públicos y la quema de cristianos protestantes.

Foxe se trasladó a Londres donde dominaba la Iglesia Anglicana, consiguió trabajo como profesor particular y fue ordenado diácono. A la vez que se dedicó a la traducción de libros protestantes. Tras el cambio de gobierno, se dio cuenta que comenzaba una terrible persecución.

Huyó a Basilea, gran parte de Suiza había abrazado el Protestantismo de Calvino, allí se unió a un grupo de refugiados cristianos, pasó por crisis económicas, pero comenzó a escribir su libro «Historia de los Actos y Monumentos de la Iglesia» donde narra la historia de los Lolardos. Conocería a John Knox tras su paso por Fráncfort donde sirvió como predicador para refugiados.

Foxe regresaría nuevamente a Inglaterra, un nuevo cambio de gobierno trajo consigo la separación con Roma. Con una gran pasión y esmero se dedicó a revisar y a ampliar su nueva martirología. Al punto que su salud quedó muy reducida, y lucía demacrado.

En asociación con John Day pudo terminar y publicar “El Libro de los mártires” la cual poseía en su primera edición 1800 páginas, la obra incluía imágenes, contenía una descripción detallada sobre las persecuciones protestantes, principalmente en Inglaterra, y a otros grupos de siglos anteriores.

Se podía apreciar el nivel de violencia y maldad que existió en contra de los creyentes, la crueldad con que Roma condenaba a los mártires.

Razón por la cual los papistas, quisieron rebajar la reputación de su obra; pero consiguieron el efecto contrario, ya que la obra y sus respectivas revisiones fueron un éxito, hasta el punto en que se distribuyeron en las iglesias de Inglaterra.

Resumen de su biografía:

· Nació en Boston, en el condado de Lincolnshire (Inglaterra) en 1517, y falleció en abril de 1587.

Frase célebre: “Cuando los cristianos, sobre estas ocasiones, recibieron el martirio, fueron adornados y coronados con guirnaldas de flores, para la que, en el cielo, recibieron coronas eternas de gloria”

Anuncios

REFORMADORES: REFLEXIÓN I

El legado de los Pre Reformadores por fin había tenido fruto, la Reforma empezada por Martín Lutero había comenzado a sacudir a Europa, en distintos países se levantaron Reformadores siendo apoyados por Reyes o nobles, por lo cual Roma ya no podía ya impedir aquel avivamiento que pondría fin el oscurantismo en el mundo.

Repasemos algunas características de estos hombres de Dios:

MARTÍN LUTERO

· Descubrió que la gracia de Jesús es todo lo que necesitamos para ser salvos, la culpa no tiene lugar ante la enorme gracia de Dios y su perfecto amor.

· Con la misma valentía que David tuvo frente a Goliat se enfrentó a Roma, demostrando el engaño de las indulgencias, su avaricia y su falta de doctrina.

· Él no esperaba que sus acciones inspiraron y motivaran a muchos otros reformadores por varias partes de Europa, encendiendo la mecha de la Reforma Protestante.

· Hombre inteligente que adquirió un gran conocimiento de la biblia, pero también de la historia de la iglesia, de Roma y los reformadores previos.

· Sufrió de una ardua persecución, pero eso no impidió que completara su misión, predicando y enseñando con gran pasión.

ULRICO ZUINGLIO

· Poseedor de una gran hambre y celo por las escrituras, aquella necesidad por la biblia y su genuina búsqueda de Dios fue lo que le permitió encontrar la verdad.

· Un hombre radical y osado que desestimaba todo aquello que no estaba escrito en la palabra de Dios, aún si eso le costara la vida o lo alejara de otros reformadores.

· Fue el líder espiritual que movió a toda una nación a una búsqueda genuina de Dios, motivó a que muchos se aparatarán de la idolatría y el engaño de Roma.

· Defensor de la verdad del evangelio, que se enfrentó doctrinalmente ante sus opositores y fue tal su conocimiento que tuvieron que darle por vencedor.

· Logró importantes cambios en su sociedad, su convicción marcó incluso temas políticos que marcarían y prepararían el camino para próximos reformadores.

WILLIAM TYNDALE

· Es uno de los reformadores que más tocó mi vida debido a su genuina pasión por las escrituras y su dedicación por dar el mayor sentido a su traducción.

· Tenía un prominente futuro por delante debido a su talento para los idiomas, pero él prefirió dar su vida para Dios y para que su nación pueda conocer el evangelio.

· A pesar de las condiciones adversas que pasó, me encanta que su historia recalcó sus buenas obras, su amor por los demás se mantuvo firme hasta el final.

· Tenía tal bondad que eso fue lo mismo que usaron sus enemigos para poder capturarle, es admirable cuánto puede cambiar una persona cuando conoce realmente a Cristo.

· Poseedor de una convicción firme, que lo hizo enfrentarse a Roma y a su propia nación, con tal de cumplir la misión que Dios le había encomendado.

REFORMADORES: MARTÍN LUTERO PARTE I

En 1501, a los 18 años, Lutero ingresó en la Universidad de Erfurt, recibió el apodo de El filósofo, ​ por deseo de su padre, se inscribió en la Facultad de Derecho de esta universidad.

Según se cree todo cambiaría durante una tormenta eléctrica en 1505, mientras regresaba de una visita a la casa de sus padres un rayo cayó muy cerca de él, esto provocó que, al estar agradecido de seguir con vida renunciara a su carrera y decidió ser monje, en 1507 fue ordenado monje agustino.

Comenzó a estudiar teología en la Universidad de Wittenberg, en donde se doctoró en 1512 y se convirtió en profesor. En 1515 fue nombrado vicario de su orden, quedando a su cargo once monasterios.

Durante su vida en el monasterio se empeñó estrictamente en realizar buenas obras con el fin de complacer a Dios y servir a los demás. Su vida se complicó cuando se dedicó con mucha intensidad al ayuno pasando hasta días sin comer o tomar agua, a las largas horas en oración, confesiones constantes en dónde cansaba a sus oyentes y al peregrinaje.

En 1510 partió emocionado a Roma, pero lejos de ayudarle en su búsqueda espiritual, tuvo para él el efecto contrario al percatarse de la frivolidad, mundanalidad y sobre todo la corrupción que existía alrededor de la adoración de reliquias o el negocio por los cobros por indulgencias.

Durante su época como profesor estudió el griego y el hebreo, conocimientos que luego emplearía para la traducción de la Biblia. También estudió las cartas del apóstol Pablo, con lo cual entendería que el hombre encuentra su justificación solo en la gracia de Dios, lo cual trajo paz a su vida.

En 1517 en la Basílica de San Pedro, Lutero redactó y clavó valientemente en sus puertas las “Noventa y cinco tesis” Pronto serían impresas bajo el título “Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias”. Lutero también fue autor de numerosos escritos y críticas contra Roma, además de varios estudios bíblicos y la traducción de la biblia al alemán.

La Iglesia romana hizo comparecer varias veces a Lutero para que se retractase de aquellas ideas, negándose a hacerlo remitiéndose en su lugar a la Biblia y al uso de la razón, por lo cual a pesar de ser condenado y excomulgado por el papa León X, fue apoyado por las máximas autoridades de Alemania. El 10 de diciembre de 1520, Lutero echó al fuego la bula papal que lo condenaba como hereje, lo cual iniciaría un movimiento que provocaría una reforma en muchas partes de Europa.

Continuó predicando y luchando por la reforma aún a costa de la terrible persecución en su contra hasta el final de su vida. A menudo se desmayaba por el agotamiento, era tanta su pasión que la última vez que subió al púlpito fue el 14 de febrero de 1546, pocos días antes de morir.

BIOGRAFÍA:

· Nació el 10 de noviembre de 1483 en Alemania y murió el 1546.

· Su traducción de la Biblia al alemán ayudó a la creación del Alemán Moderno.

· La biblia de Lutero fue el primer libro impreso de circulación masiva.

FRASE: “Yo predico como si Cristo fuese crucificado ayer, resucitó hoy y fuese a volver mañana”

REAVIVEMOS EL FUEGO

Levítico 6:12-13 Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará el holocausto sobre él, y quemará sobre él las grosuras de los sacrificios de paz. El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará.

El enemigo desea que el altar de nuestros corazones se apague, nos hace distraernos con obligaciones, nos tienta continuamente o nos llena de preocupaciones para que olvidemos nuestra pasión y comunión con Dios.

Apocalipsis 1:6 1Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

La biblia nos enseña que Dios nos escogió para que le seamos sacerdotes, por lo tanto, debemos procurar cumplir y ser dignos de aquel del llamado divino, encendiendo continuamente el fuego en nuestros corazones.

Debemos tener un encuentro diario con nuestro Padre Celestial, un momento de comunión en donde solo estemos nosotros y Él, no puede pasar un día en que no estemos conectados con Jesús.

Todos los días es necesario que leamos la biblia:

· Para que nuestra fe vaya en aumento. (Romanos 10:17)

· Para que recibamos el Rhema de Dios. (Hebreos 4:12)

· Para que conozcamos la voluntad de Dios: (Salmo 119:15)

· Es nuestro alimento espiritual. (Mateo 4:4)

· Para que seamos consolados. (Romanos 15:4)

· Para que obtengamos sabiduría. (Proverbios 2:6)

· Para que seamos bienaventurados. (Samos 1:1-2)

· Para que conozcamos más de Dios.

Cada día debemos orar:

· Para que recibamos respuesta de Dios. (Jeremías 33:3)

· Para que podamos interceder por los demás. (Ezequiel 22:30)

· Para cumplir el mandato de Dios. (1 Tesalonicenses 5:16)

· Para elevar nuestro clamor. (Salmo 22:7)

· Para alabar a Dios. (Salmo 116:17)

· Para pedir perdón por nuestros pecados. (Salmo 86:5)

· Para alcanzar misericordia y gracia. (Hebreos 4:16)

· Para que podamos tener una conversación íntima con Dios.

Es tiempo de volver a nuestro primer amor, Dios nos ama y quiere que sus hijos le busquen con un corazón sincero y amoroso, quiere que su pueblo sea bendecido cuando deja a un lado su egoísmo y procura llenar el tabernáculo de su corazón con el fuego de su Espíritu.

Job 22:23-28 Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción;

Tendrás más oro que tierra, Y como piedras de arroyos oro de Ofir;

El Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata en abundancia.

Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, Y alzarás a Dios tu rostro.

Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos.

Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz.

AMADOS POR DIOS

Ninguno de nosotros fue salvo por un deseo de cambio, ni por un deseo de quitarnos la culpa, sino porque tuvimos un encuentro real con el Dios vivo, aquel encuentro nos hizo conocer un nuevo estilo de vida y creímos en el amor de Dios a tal punto que decidimos entregarle nuestras vidas.

Entendimos que Dios nos amó a pesar de nuestras faltas y que Cristo dio su vida para demostrarnos su inagotable y sincero amor.

¿Qué sucedería si creyéramos firmemente en que Dios nos ama?

  • No dudaríamos: Mateo 6:26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro padre celestial las alimenta. ¿no valéis vosotros mucho más que ellas? Somos la obra especial de Dios, Él nos diseñó a su imagen y semejanza, somos su tesoro especial, somos muy valiosos e importantes para Dios.
  • No tendríamos temor de lo que vendrá: Jeremías 29:11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Dios tiene preparado un destino glorioso para aquellos que le aman, no deberíamos tener temor del mañana porque en sus manos se encuentran nuestros sueños y nuestro futuro.
  • Cumpliríamos con los diezmos y ofrendas: Deuteronomio 7:13 Y te amará, te bendecirá y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría. Si somos fieles con nuestro padre, Él proveerá para todas nuestras necesidades, nos bendecirá incluso más allá de lo que podamos imaginar porque nos ama.
  • Nos preocuparíamos por nuestros hermanos: 1Juan 4:12 1 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. Cuán grande amor tiene Dios por todos sus hijos, nosotros debemos tener la misma carga y no permitir que ninguno se pierda o se aparte de la hermosa familia de la fe.
  • Predicaríamos con vehemencia: 1Juan 4:9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. Dios amó al mundo no solo a los que nos decimos cristianos, debemos tener compasión por los que perdidos y aquellos que sufren, prediquemos su mensaje con pasión.
  • Aprenderíamos más de él: 1Juan 2:5pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El amor nos hace querer conocer más de la persona amada, nuestro amor por Dios se demuestra en cuánto queremos conocer y aprender de Él, así como Él conoce todo de nosotros.
  • Difícilmente le fallaríamos: 1Juan 3:6 Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. No buscaríamos excusas, sino que le seríamos los más fieles, trataríamos de aprender sus mandamientos y permitirle que examine nuestros corazones para que no fallarle.
  • Nos arrepentiríamos si caemos: Proverbios 24:16 Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; más los impíos caerán en el mal. Dejaríamos a un lado nuestro orgullo o vergüenza y correríamos a sus brazos, en su abrazo encontraríamos amor y perdón inagotables.

Si pudiera

poder

Si pudiera tenerte frente a mí y pedirte algo sería que me ayudes a comprender tu amor, para poder amarte más a ti y para poder llevarlo a los demás.

Te pediría que me ayudes a tener pasión por ti, una pasión tan genuina y real que pueda entregarme a Ti por completo y pueda darte hasta mi vida.

Te pediría que escuches el clamor de aquellos cristianos que son perseguidos, aunque sé que Tú los proteges, te lo pediría porque también son mi familia.

Te pediría que me ayudes a ver la vida con los ojos de la fe, que me enseñes a tener fe como del tamaño de un pequeño grano de mostaza.

Te pediría que me ayudes a cumplir mi propósito, no quiero pedirte grandes cosas, yo solo quiero hacer tu voluntad.

Te pediría que me dejes recostarme en tu pecho, porque también quiero ser un discípulo amado que nunca se aparte de Ti.

Te pediría que me ayudes a madurar más rápido, porque a veces me cansa pasar tanto tiempo en el horno y recibir los golpes que me moldean.

Te pediría que como a Pedro me des una oportunidad si te fallo, hazme valiente para nunca negar tu nombre.

Te pediría que me pongas en mi corazón misericordia para poder levantar al caído y que pueda corregir con amor a los que están equivocados.

Te pediría que me dejes tocar el borde de tu manto para que mi corazón sangrante de tristezas esté completamente sano.

Te pediría que vengas pronto para que tu pueblo pueda verte otra vez, para que juntos toda tu iglesia podamos estar por siempre a tu lado.

Si pudiera tenerte frente a mí, correría a tus brazos, besaría tus pies, y si no pudiera hablarte te pediría todo lo anterior con la voz de mi corazón.

Relatando la Pasión

Jesús, Juan y Pedro

Juan: Pedro, ¿Por qué me has traído aquí?

Pedro: Amigo, necesito pedirte un favor, quiero que me relates… La crucifixión de nuestro Señor.

Juan: ¿Por qué ahora? No deberías ya culparte, sé que nuestro Maestro te ha perdonado, yo me acerqué a ustedes y escuché parte de su conversación…

Pedro: Sé que me ha perdonado, le he dicho también cuanto le amo, y es por eso que quiero saber su pasión, así lo llamaste tú aquel día. Yo no estaba presente cuando se lo contaste al resto, pero hoy quiero conocer todo lo que aconteció, necesito saber todo lo que Él soportó por amor a nosotros.

Juan: Como recordáis, después de Getsemaní Jesús fue llevado por los soldados a ver al sumo sacerdote.

Pedro: Recuerdo el interrogatorio y… tenía tanto miedo, me avergoncé y temía por mi vida… no pude callar, y tras negarle el gallo cantó y su mirada se posó sobre mí… lloré amargamente y no me sentí digno de seguirle.

Juan: Sé lo que pasó y nadie te culpa por ello, siempre fuiste el más valeroso de nosotros.

En aquel interrogatorio primero ante Anás y luego ante Caifás fue muy golpeado… le escupían, le abofeteaban y se mofaban, todo lo que decían eran mentiras.

Muy de mañana lo llevaron con Pilatos, luego con Herodes y regresó otra vez a Pilatos.

Pedro: Es ridículo la cantidad de interrogatorios a los que fue sometido.

Juan: Los sacerdotes pagaron por testigos falsos que le acusasen, tenían miedo de una revuelta y querían matarle.

Pilatos tras le segunda entrevista, decidió que fuera el pueblo quien escogiera si lo liberaban a Él o a Barrabas.

Pedro: Escogieron a un asesino antes de aquel que había sanado a sus enfermos, que echó fuera sus demonios y predicó en su templo.

Juan: Pilatos lo mandó a azotar… Me encontraba con su madre y María Magdalena cuando comenzaron a azotarle… la sangre corría por su piel lacerada, pero Él no se quejaba, no reclamó nada.

Ciertamente Él fue una oveja llevada al matadero, durante toda esa tortura su mirada jamás cambió, seguía teniendo misericordia de aquellos que lo lastimaban cruelmente.

Pilato insistió pero obtuvo la misma respuesta del pueblo y tras lavarse las manos lo mandó a crucificar.

Pedro: Con su espalda… la cruz debió lastimarle terriblemente.

Juan: Fue peor que eso, los guardias no dejan de golpearle y le pusieron… una corona de espinas en su cabeza.

Era difícil reconocerle, los golpes habían desfigurado su rostro, tenía el rostro muy hinchado, la barba le había sido arrancada, su piel estaba toda manchada de sangre y lastimada.

Soportó el tener que caminar desangrándose y él solo cargó el peso de la cruz, hasta que poco antes de llegar y casi sin fuerzas fue ayudado y al llegar al Gólgota lo crucificaron.

Pedro: Hoy en la mañana mientras me preguntaba cuánto le amo no sabía todo esto, pero ahora que lo sé lo amo más que antes, y voy a demostrárselo, yo estoy dispuesto a dar mi vida porque por su amor fui perdonado a pesar de mis miedos y mis errores.

Juan: De tal manera nos amó que soportó todo aquello para darnos salvación, su amor jamás se termina, Él es el amor, y yo al igual que tú estoy dispuesto a pasar cárceles y pruebas por agradar a aquel que nos amó primero.