RSS

Archivo de la etiqueta: pensamientos

Si me perdonaras

amor celestial

Cuando veo los cielos, la luna y las estrellas, todas aquellas cosas que Tú has creado, puedo darme cuenta de lo insignificante que soy.

A pesar de eso, yo escogí hacer mi voluntad, me escribí una vida lejos de ti, y ahora estoy arrepentido de haberte dejado.

Oh Dios, si me perdonaras, mi corazón volvería a la vida.

Si me perdonaras, mi rostro volvería cambiaría su tristeza en alegría.

Si me perdonaras te llenaría de canciones para demostrarte que te amo.

Si me perdonaras mi cuerpo sentiría las fuerzas que ha perdido.

Si me perdonaras Tú llenarías cada uno de mis pensamientos.

Si me perdonaras volvería a soñar porque Tú serías mi futuro.

Si me perdonaras la vida volvería a tener sentido.

Si me perdonaras mis pies retomarían tu Camino.

Si me perdonaras mi alma dejaría de estar abatida.

Si me perdonaras mis brazos no dejarían de abrazarte.

Si me perdonaras mis ojos reflejarían el amor que sienten por Ti.

Si me perdonaras mi corazón sanaría de aquellas heridas que me cause.

Si me perdonas el enojo no hallaría cabida en mi interior.

Si me perdonaras no volvería a apartarme de tu rebaño.

Si me perdonaras la oscuridad no volvería a asustarme.

Si me perdonaras todos mis suspiros llevarían tu nombre.

Si me perdonaras buscaría tu guía para salir de los problemas.

Si me perdonaras podría confiar en que Tú me librarías del mal.

Si me perdonaras te escribiría mil poemas.

Si me perdonaras te ofrecería cada latido de mi corazón.

Si me perdonaras solo Tú serías el dueño de mi amor.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 junio 2015 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Oración Sincera

oraciones

Aquí estoy Señor mío, me presento delante de ti porque Tú eres mi Padre y mi Dios.

Vengo a pedirte perdón por mis pecados, por mis faltas y mis rebeliones.

Tú conoces lo oculto de mi corazón, ves cada secreto y nada puedo esconderte.

No quiero usar máscaras delante de Ti, quiero tener un corazón sincero y decirte todo lo que mi corazón hoy siente.

Perdona mi orgullo, porque muchas son las veces en las que creo poder hacer las cosas a mí manera y no te consulto.

Me cuesta darme cuenta que Tú tienes el control de todas las cosas y que debo tener fe de que Tú todo lo haces hermoso.

Perdóname por la dureza de mi corazón, porque a pesar de lo mucho que te conozco, me es difícil abrirlo y decirte lo que pienso.

Me es difícil decirte que necesito Tu ayuda, que sin Ti no puedo hacer nada y que las cargas son muchas.

Perdóname por buscarte solo cuando tengo problemas, no quiero ser como aquellos hipócritas que solo piensan en Ti cuando todo les sale mal, enséñame a ser agradecido.

Perdóname por mis momentos de debilidad, por mis momentos de duda y por aquellos pensamientos que no te agradan.

Ayúdame a tener un corazón que busque de Ti, que te ame con pasión y que te sea fiel sin importar lo que ocurra.

Ciertamente eres un Dios bueno, reconozco mis faltas y que tus misericordias han sido muchas para conmigo.

Yo sé que sin Ti no existiría, cada vez que me acerco a Ti, recuerdo a aquel muchacho inseguro al cual Tú abrazaste y le dijiste: Te amo.

Vuélveme el gozo de conocerte, aquella alegría por saber que Tú me acompañas y me has perdonado.

Aleja de mi corazón las cargas del ayer, trae reposo a mi corazón y sostén mi mano para que pueda caminar a Tú lado.

Te entrego mi vida, te doy todos mis sueños y mi futuro te lo ofrendo hoy porque te amo.

Escucha esta oración sincera, haz que quienes la lean puedan buscarte con honestidad y escucha el clamor de tus hijos. Amén.

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 diciembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tus pensamientos

Jesús pensando

¿Qué podría pensar el gran Redentor del mundo?

¿Qué pensamientos tendría aquel que nos creó cuando se encontraba solo en una tarde?

Ahora es humano, se encuentra rodeado por mortales que no logran comprenderle.

Se sorprende de la fe de un gentil y se asombra de la incredulidad de su pueblo.

Quizá pensaría en los logros que traería su sacrificio o en el dolor terrible que habría de soportar.

Puede que pensara en nuestros rostros, en aquellas vidas que su amor salvaría.

Él que ha creado los cielos, de seguro disfrutaría de ver las estrellas en la noche o le gustaría observar los bellos atardeceres.

La naturaleza le reconoce, pero su mayor creación sigue ignorante de su presencia.

De seguro recordaría lo que es tener paciencia ante la terquedad de la humanidad.

También pensaría en sus discípulos, teniendo misericordia por Judas, sintiendo agrado por Juan o siendo comprensivo con Pedro.

¿Pero quién soy yo para entender tus pensamientos? Bien está escrito que tus pensamientos son más altos que los cielos.

Los mortales no podemos entender la complejidad de tus caminos o lo grande que son tus decisiones.

Somos polvo al que Tú has dado vida pero me asombra el poder tratar de comprenderte un poco más.

Tú tienes el poder para transformar el universo y Tú voz es capaz de crear lo que no existía.

Pero por un momento te pusiste en nuestra piel, sentiste lo mismo que nosotros, soportaste aquellas cargas que nosotros llevamos.

Nos amaste tanto que diste tu vida en el más loco plan para salvarnos, arriesgaste todo lo que eras para poder rescatarnos.

Ciertamente no puedo entenderte, pero me maravillo al tratar de entender tus pensamientos porque quisiera estar yo en uno de ellos.

Me gustaría poder escribir cada uno de tus pensamientos, pero yo sé que cada uno de ellos está lleno de amor hacia la humanidad.

Y que increíble sería aprender a pensar y vivir como Tú lo hiciste.

 
Deja un comentario

Publicado por en 31 agosto 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sígueme

cargando la cruzEntonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Marcos 10:21

Jesús escogió a un grupo de personas a las cuales se les llamó discípulos y sus discípulos dejaron su rutina, su modelo de vida, su tiempo, sus sueños, sus deseos y anhelos para poder conocerle y servirle.

El cristianismo es más que cargar una biblia o asistir un domingo a la iglesia, el evangelio es seguir a Jesús, es renunciar a todo lo que somos para conocerle realmente, es tener una relación sincera y genuina con Él y ser sus discípulos.

Cuando una persona se acerca a Jesús es capaz de ver las manchas de su corazón, se puede ver las carencias del alma, se da cuenta de que a pesar de todas las riquezas o los títulos que se pueda tener en el fondo están vacías y que solo junto a Él realmente podemos ser salvos y plenos.

No es fácil hacerlo, no es sencillo creer y seguirlo cuando nuestra sociedad nos empuja a no hacerlo, cuando nos damos cuenta que parecernos a Jesús nos hace estar fuera de moda, pero si no lo seguimos nos espera una eternidad en el infierno y nunca tendremos una vida con propósito y sentido completo.

Jesús habló siempre la verdad y para poder seguirlo tenías que tener la convicción y la entrega necesaria para poder hacerlo, Él dijo que el primer mandamiento es amarlo con todo lo que somos. (Mateo 22:37)

Con Dios no existe una doble vida, no existen los casi cristianos, porque eres cristiano y tienes una vida entregada a Dios o no lo eres, pero nunca digas que eres cristiano y manches algo tan importante como el sacrificio de Jesús en la cruz.

Jesús tuvo la convicción suficiente para vencer los miedos y soportar azotes, golpes, latigazos, insultos y ser clavado cruelmente en la cruz para que podamos ser salvos, para que tuviéramos la oportunidad ser libres de aquella cárcel que es el pecado.

El pecado es la mayor de las cárceles, el pecado destruye la vida y el alma de las personas, muchos no se dan cuenta de eso, pero si analizamos el mundo a nuestro alrededor podemos ver personas con pensamientos suicidas, personas con adicciones, personas que no pueden ser fieles, personas que han perdido la esperanza, personas que aunque parezca que lo tienen todo, no saben para que vivir.

Jesús es la respuesta a todos los males del corazón, es el único Camino, es la Verdad y es la Vida.

Si estás leyendo esto, entonces Jesús te está mirando con amor y te está preguntando: ¿Dejarás todo y tomarás tu cruz para seguirme?

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 agosto 2014 en Devocionales, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Corramos hacia la meta

Bannister

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Hebreos 12:1

En el año 1954 un atleta británico de nombre Roger Bannister causó gran controversia al decir que él rompería la marca por concluir una carrera de 1 milla antes de los 4 minutos.

Científicos de diversas partes del mundo habían pronosticado que tal hazaña era imposible, alegaban que los huesos de los seres humanos eran muy pesados o que nuestra piel era demasiado densa y no tenía la resistencia al viento favorable.

Un científico incluso dijo: No hemos sido creados para lograrlo.

Muchas personas fueron a ver la carrera en donde él competiría, esperando que ocurriera aquel milagro que para muchos parecía imposible.

Roger se puso en posición y empezó la carrera, corría a toda velocidad mientras los ojos de todo el auditorio estaban puestos en él.

Los minutos avanzaban y lentamente se acercaban a los aterradores 4 minutos, pero Roger no se rendía, no había nadie que pudiera acercársele y el estadio entero contaba cada segundo.

Muy cerca ya de la meta los relojes de todos contaban: 3.57min, 3.58min, 3.59min…

La carrera finalizó, Roger Bannister rompió la marca a los 3.59,4 minutos y aquella hazaña fue llamada la “milla milagro”.

A solo 46 días después se volvió a romper la marca, al año siguiente 37 personas ya la habían roto.

Entonces ¿Qué pasó? ¿Por qué no se pudo romper antes?

Lo que sucedía era evidente, los atletas del momento estaban mentalizados a que esa meta no se podía lograr y habían dejado de intentarlo, habían abandonado su pasión, habían perdido su hambre por la victoria y solo corrían por correr.

Muchas veces como cristianos pasamos por lo mismo, dejamos de esforzarnos por servir a Dios, abandonamos nuestra pasión y nos convertimos en cristianos sin una meta.

Dejamos nuestros sueños pensando que no los lograremos, permitimos que los pensamientos de desánimo nos convenzan que no podemos alcanzar nuestros destinos.

Hace 2 mil años atrás Jesús nos enseñó que vivir una vida conforme a Dios no era imposible, nos enseñó la meta y a lo largo de los años muchas personas nos han demostrado que si podemos alcanzarla.

Hoy nuestra meta debe ser la misma: ser como Jesús.

Volvamos y recuperemos la pasión, nuestra hambre por ser como Él, no permitamos que los miedos nos detengan de alcanzar nuestros destinos y como dijo Pablo: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1Corintios 9:24

 
1 comentario

Publicado por en 10 agosto 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Oración: Examina mi corazón

orando

Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón. Salmo 26:2

Oh Dios mío examina mi corazón, porque los corazones pueden ser engañosos y dados al mal.

El corazón mal guiado se hace perverso, pervertido en sus ideas y egoísta en sus deseos.

Falsamente habla y busca deleitarse en sus pensamientos.

Busca saciar sus placeres y en su debilidad tuerce sus decisiones.

Cámbiame oh Dios, quita de mí la maldad de mi interior.

Sólo Tú conoces lo oculto de mis intenciones, Tú sabes que necesito de ti.

La inteligencia vuelve al corazón orgulloso, la belleza lo vuelve altanero, los logros lo vuelven soberbio y las decepciones lo endurecen.

Mi corazón es un mar inconstante, un oleaje que varía constantemente.

Padre, ayúdame a tener un corazón recto y que busque tu bien, cambia este órgano lleno de iniquidad y conviértalo en un instrumento útil a Ti.

No negaré mis faltas delante de Ti, porque Tú lo sabes todo.

Los susurros de mi alma son oídos por Ti y mis secretos Tú ya los conoces.

Examina hasta lo más profundo de mí y que tu luz alumbre todas mis tinieblas.

Has que mi corazón deje de supurar maldad y sana la obra de tus manos.

El pecado parece atractivo al corazón pero termina hiriéndolo y gastándolo.

Perdona mis faltas y la impiedad de mis pensamientos.

Ayúdame a ser más como Tú, para que entonces mi corazón pueda sanar.

Señor purifica mi corazón y ayúdame a vivir en tu voluntad.

Me asustan los pensamientos de mi alma y oscuras pueden volverse las intenciones del corazón.

Jesús lava mi interior y haz que resplandezca mi corazón.

Dios mío, ayúdame a tener un corazón conforme al tuyo.

Jesús ayúdame a tener un corazón digno de Ti, Amén.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 enero 2014 en Oraciones, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Donación

Bendiciones mis queridos hermanos y amigos, les escribe Anthony Arroyo, aunque mayormente me conocen como el Pensador y soy el administrador de Pensamientos del Espíritu.

La razón por la cual me dirijo a ustedes es porque en los últimos meses por motivos laborales y económicos se me dificulta el poder mantener el ritmo de escritura y los pagos que traen consigo la manutención de los blogs que administro, por lo tanto mi decisión inicial fue la de cerrarlos permanentemente pero al ver en los últimos días la gran cantidad de comentarios de personas a las cuales estos blogs han sido de ayuda y edificación para sus vidas me atrevo a pedirles su colaboración.

La manutención de los blogs, las horas de internet que invierto para poder subir y escribir tienen su gasto y no cuento con el apoyo de ningún ministerio que me ayude a financiarlo pero si usted pudiera dar una pequeña colaboración entonces estos blogs que han tocado muchas vidas incluso la suya podrán continuar por muchísimo tiempo.

Yo inicie este blog hace cuatro años sin haber estudiado ningún curso de literatura o computación, pero lo hice solo con el deseo de agradar a Dios y para que sea de ayuda a todo aquel que lo lea, hoy en día poseo tres blogs y recientemente una página de Facebook con la cual busco ayudarlos llevándoles una palabra de fe y esperanza que cambie sus vidas.

Actualmente está página cuenta con más de 80,000 visitas lo cual es impresionante y motivador pero imagínense ahora lo que podríamos lograr si nos uniéramos para muchas causas en común.

¿Cómo ayudar?

Muy sencillo, usted puede ayudar a este ministerio aportando su donación a este número de cuenta: 00219212558219800235

Cualquier donación es bienvenida y estoy seguro que Dios y todas las demás personas que leen este blog se lo agradecerán mucho, de antemano muchísimas gracias por su ayuda y que Dios lo bendiga y fructifique su semilla.

Anthony Arroyo, El Pensador.

Blogs:

Facebook Personal: https://www.facebook.com/anthonypensador 

Página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/El-Pensador/512732472120201

IMG_20130519_004121

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 mayo 2013 en Pensamientos del Espíritu

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: