RSS

Archivo de la etiqueta: perdonado

Dios de toda gracia

Pedro

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1Pedro 5:10

Imagínense al apóstol Pedro sentado redactando esta carta, Él ya es mayor y ciertamente han pasado muchos años desde que vio al Maestro por última vez, pero sus recuerdos siguen intactos, Él nunca ha olvidado los acontecimientos que lo hicieron cambiar.

Mientras escribe de seguro recuerda lo ocurrido en aquella noche, cuando su Maestro le dijo que sería crucificado y que ellos lo traicionarían.

Recordaría su vehemencia al responder, sin pensar le dijo a que lo seguiría hasta la muerte.

Recordaría que el Dios de toda gracia sabiendo lo que pasaría, le respondió sin enojo que esa misma noche antes de que el gallo cantara, él ya lo habría negado tres veces.

Pedro de seguro escribiría acerca de padecer recordando lo ocurrido tantos años atrás, Él padeció en aquella noche, al sentir miedo de verse rodeado por soldados romanos, sintió enojo cuando vio que se llevaban a su Señor encadenado, sintió desesperación cuando lo acusaban de haber estado con Jesús, sintió remordimiento cuando sus labios pronunciaron blasfemias, sintió vergüenza cuando su mirada se cruzó con la de su Maestro, sintió dolor cuando lloró amargamente arrepentido.

Pedro de seguro con lágrimas en los ojos estaría recordando cuando el Maestro tiempo después sentados los dos al calor de una pequeña zarza, tras un gran milagro le preguntaba si lo amaba.

Pedro mientras lo escuchaba y veía su mirada llena de amor, podía leer el mensaje entre líneas, El Dios de toda gracia le estaba diciendo: Pedro yo sí te amo, ¿Me amas Tú? Y al decírselo tres veces entendió que Él ya lo había perdonado por negarle.

Pedro padeció pero Él entendió que todo eso era necesario para que fuera perfeccionado, afirmado, fortalecido y establecido en la fe y el amor de Dios.

Años más adelante la historia nos relata que aquel Pedro que una vez negó a Jesús y que tras muchos años después nos escribió aquel versículo, prefirió morir crucificado antes que volver a negar a su Maestro y al Señor que lo amaba y que lo había perdonado.

Quizá acabas de fallarle a Dios y sientas que no mereces seguirle, pero hoy Dios al igual que a Pedro, te está preguntando: ¿Me amas?

Si amas a Dios arrepiéntete y vuelve a sus brazos porque Él todavía te sigue amando, el Dios de toda gracia no está molesto contigo, Él quiere perdonarte y ayudarte a ser mejor.

Y es por ese amor tan grande es que siempre diremos: A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. 1Pedro 5:11

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 agosto 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Oración Sincera

oraciones

Aquí estoy Señor mío, me presento delante de ti porque Tú eres mi Padre y mi Dios.

Vengo a pedirte perdón por mis pecados, por mis faltas y mis rebeliones.

Tú conoces lo oculto de mi corazón, ves cada secreto y nada puedo esconderte.

No quiero usar máscaras delante de Ti, quiero tener un corazón sincero y decirte todo lo que mi corazón hoy siente.

Perdona mi orgullo, porque muchas son las veces en las que creo poder hacer las cosas a mí manera y no te consulto.

Me cuesta darme cuenta que Tú tienes el control de todas las cosas y que debo tener fe de que Tú todo lo haces hermoso.

Perdóname por la dureza de mi corazón, porque a pesar de lo mucho que te conozco, me es difícil abrirlo y decirte lo que pienso.

Me es difícil decirte que necesito Tu ayuda, que sin Ti no puedo hacer nada y que las cargas son muchas.

Perdóname por buscarte solo cuando tengo problemas, no quiero ser como aquellos hipócritas que solo piensan en Ti cuando todo les sale mal, enséñame a ser agradecido.

Perdóname por mis momentos de debilidad, por mis momentos de duda y por aquellos pensamientos que no te agradan.

Ayúdame a tener un corazón que busque de Ti, que te ame con pasión y que te sea fiel sin importar lo que ocurra.

Ciertamente eres un Dios bueno, reconozco mis faltas y que tus misericordias han sido muchas para conmigo.

Yo sé que sin Ti no existiría, cada vez que me acerco a Ti, recuerdo a aquel muchacho inseguro al cual Tú abrazaste y le dijiste: Te amo.

Vuélveme el gozo de conocerte, aquella alegría por saber que Tú me acompañas y me has perdonado.

Aleja de mi corazón las cargas del ayer, trae reposo a mi corazón y sostén mi mano para que pueda caminar a Tú lado.

Te entrego mi vida, te doy todos mis sueños y mi futuro te lo ofrendo hoy porque te amo.

Escucha esta oración sincera, haz que quienes la lean puedan buscarte con honestidad y escucha el clamor de tus hijos. Amén.

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 diciembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: