RSS

Archivo de la etiqueta: perseverar

Persistiendo en la fe

caminar

Quiero compartirles uno de mis pasajes favoritos de la biblia: Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

La palabra perseverancia proviene del latín perseverantia, que significa: Mantenerse constante en un proyecto ya comenzado, una actitud o una opinión, aún cuando las circunstancias sean adversas o los objetivos no puedan ser cumplidos. Perseverar también es durar por largo tiempo.

Quiero contarles una historia real:

Hubo una pareja que por muchos años oraba para poder tener hijos, ambos estaban sanos pero por una extraña razón no podían tenerlos.

Luego de muchos intentos, oraciones y exámenes, un día el doctor les dice: Su mujer está embarazada, y luego se enterarían de que tendría mellizos.

Todo parecía ser felicidad para aquella pareja pero meses después uno de los exámenes revela que uno de los hijos se encuentra muerto en el vientre y el otro va a tener problemas serios si nace y les obligan a abortar.

Aquella pareja está devastada, ambos están molestos, deprimidos, decepcionados y se hacen preguntas como: ¿Qué Dios te regala algo y luego te lo quita? ¿Por qué deberíamos volver a confiar en Dios?

Aunque ambos se encuentran mal, intentan seguir asistiendo a la iglesia, y cuando la iglesia organiza un paseo, la esposa decide no asistir pero el esposo si asiste.

Durante el paseo el pastor les pide a los miembros que caminen por la naturaleza y que agradezcan a Dios por todo lo que tienen, pero aquel esposo se encuentra dolido y muy molesto y decide hacer lo contrario y camina por un camino lleno de cemento.

Pero mientras camina se da cuenta que el camino tiene grietas y entre aquellas grietas aparecen plantitas, literalmente la vida se va abriendo paso entre el cemento, luego ve una pequeña flor y comienza a sentir paz en el corazón, sus ojos comienzan a llorar y se da cuenta que a pesar de su esfuerzo de alejarse, Dios sigue con Él.

Aquella pareja tras ese suceso perseveran, no les fue fácil pero vuelven a confiar en Dios, y a los meses ellos se convirtieron en padres de tres bellos y sanos trillizos.

A veces parece que la vida nos golpea tan duro que parece que ya no podemos seguir, nos sentimos tristes, decepcionados, pensamos que Dios nos olvida, pero hoy Dios te está diciendo: Persevera porque yo nunca te dejaré, jamás te voy a dejar solo.

La fe no se demuestra en los buenos momentos, se demuestra en los momentos malos, en los momentos de crisis y es allí en donde Dios recompensa nuestra perseverancia y nos hace sentir paz aún en medio de las tormentas de la vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Bendíceme

jacob 1

Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Génesis 32:26

Jacob no era el tipo de persona a la que nos gustaría imitar, había tenido una vida difícil y muy complicada debido a sus decisiones, engañó a su padre para robarle la bendición a su hermano, huyó de su tierra, fue estafado por el que sería su suegro y tuvo que trabajar catorce años por conseguir a la mujer que él amaba.

Pero si hubo algo digno de imitar de Jacob, es la pasión que tenía por recibir la bendición de Dios.

Jacob luchó toda la noche con un varón para obtener la bendición de Dios, había intentado durante toda su vida obtenerla a su manera y si tenía que luchar con alguien para obtenerla lo haría.

El varón le pide que lo suelte pero él no desiste, él sabía que con aquella bendición no importaba lo que sucediera, él y su descendencia serían bendecidos, sabía que Dios siempre lo acompañaría, con esa bendición su sueño se realizaría.

Aquel varón con el que luchaba tocó el encaje de su muslo y se descoyuntó y tras terminar aquella lucha y rayar el alba Jacob se convertiría en Israel y fue bendecido. Génesis 32:24-29

Israel ahora cojeaba al caminar y eso simbolizaba que ya no dependía de sus fuerzas o de su astucia, ahora debía depender únicamente de Dios y confiar en Él para ser bendecido.

¿Qué tan importante es la bendición de Dios?

Esa misma bendición por la cual Jacob había luchado tanto, es la misma por la cual Jabes, una persona que había nacido con rechazo y dolor, clamó a Dios y se convirtió en el más ilustre de sus hermanos. 1 Crónicas 4:9-10

La bendición de Dios tiene tal poder que puede cambiar la vida de un hombre, puede prosperarlo en todas las áreas de su vida y darle más de lo que usted pueda imaginar.

¿Cómo podemos obtener esa bendición?

Si usted ha recibido a Jesús en su corazón, entonces ya ha sido bendecido, no necesita luchar contra una persona, no tiene que estafar o mentir para que le vaya bien en la vida, lo único que necesita es tener a Cristo en el corazón.

Jesús ya venció y sufrió hasta la muerte en una cruz para que usted pueda ser bendecido.

Y lo único que Dios le pide a cambio es solo que lo ame, lo único que usted necesita darle a Dios para obtener aquella bendición que cambiará su vida para siempre es darle su corazón.

La vida de Jacob quizá no fue perfecta, después de ese día también sufrió dolores pero aquella bendición le dio fuerzas en los momentos amargos, pasó sus batallas pero él sabía que Dios lo acompañaba, y al final murió en buena vejez, pudo ver a sus nietos y supo que su sueño se había cumplido.

Vale la pena luchar por servirle a Dios, no se rinda continúe perseverando en su amor, no desista porque aunque muchas veces las pruebas parezcan muchas, recuerde que Dios lo ha bendecido y su sueño se va a cumplir.

Dios no olvida, lo que Él prometió pronto se cumplirá, ya está rayando el alba y usted verá la bendición de Dios cumplirse en su vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 junio 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dios prometió

heaven

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. (Salmo 145:18)

Muchas veces oramos y creemos que Dios no cumple sus promesas pero eso no es verdad, lo que pasa es que muchas veces no sabemos pedir como conviene (Santiago 4:3) y otras veces es porque mal interpretamos lo que Dios nos dice.

Aquí están algunos ejemplos de lo que Dios realmente nos ha prometido:

  • Dios no prometió que no vendrían días malos, Él prometió que al final todo te ayuda para bien (Romanos 8:28)
  • Dios no prometió que no pasarías por el fuego, Él prometió que no te quemarás. (Isaías 43:2)
  • Dios no prometió que no estarías ansioso, Él prometió que si le das tu ansiedad Él cuidaría de ti. (1 Pedro 5:7)
  • Dios no prometió que tu vida sería tranquila, Él prometió guardarte en completa paz si perseveras en Él. (Isaías 26:3)
  • Dios no prometió que nunca te caerías, Él prometió que te sostendrá (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que nunca serías tentado, Él prometió que tu si lo podrás resistir. (1Corintios 10:13)
  • Dios no prometió que no tendrías temor, Él prometió que siempre te ayudaría. (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que tú lo puedes todo, Él prometió que todo lo puedes con Él. (Filipenses 4:13)
  • Dios no prometió que tendría todo lo que tú quieras. Él prometió que si lo buscas todo lo demás se te será añadido. (Mateo 6:33)
  • Dios no prometió que cosecharías la cantidad que tú quieres, Dios prometió que cosecharías con la misma medida con que das. (Lucas 6:38)
  • Dios no prometió que los demás te acompañarían, Él prometió que nuca se apartará de ti. (Mateo 28:20)
  • Dios no prometió que tú lo amarías por siempre. Él prometió que nada te separará de su amor. (Romanos 8:35)

Las promesas de Dios siempre son a nuestro favor, a veces requerirán esfuerzo o sacrificio pero Dios sabe exactamente lo que necesitamos, te ama más de lo que te puedas imaginar y siempre recompensa mucho más allá de lo que pensamos.

2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseís a ser participantes de la naturaleza divina…

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 marzo 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1000 oraciones a Dios parte V

101. He visto el cielo, la obra de tus dedos y te imagino detrás de aquellas cortinas celestes y blancas, observándome atentamente, demostrándome lo mucho que amas a tus hijos.

102. Te imagino inclinándote de tu trono para abrazar a alguien que ora en soledad, para secar las lágrimas de alguien que te clama por ayuda, para gozarte con alguien que esta agradecido por Ti.

103. Dios mío, no soy digno de tanto amor o de tanto interés, sé que la salvación es por gracia pero quiero esforzarme para ser merecedor de ella.

104. No quiero Jesús que los demás piensen que tu muerte fue en vano, quiero vivir de tal modo que los demás sepan que Tú eres capaz de transformar la vida de cualquier persona y que aquellos que creen en Ti pueden lograr mucho más que aquellos que solo se amparan en sus propias fuerzas.

105. Dios, tu que ves mi levantar y mi dormir ten piedad de mi, no me abatas en los momentos de desesperanza, extiende por amor Tu diestra y sostenme cuando débil esté.

106. Tu el Creador de todo ser viviente, dale vida aquel que cuya alma desfallece, ayuda a aquellos que necesitan un soplo de vida en el corazón.

107. Escucha el clamor del corazón sincero, ve las lágrimas de los que lloran con justa causa, quita la tristeza de aquellos que te invocan y cuya alma persevera en Ti.

108. No te olvides Señor mío de aquellos que esperan en Ti, no permitas que la esperanza se agote en aquellos que guardan la fe y esperan un milagro del único y verdadero Dios.

109. Si he hallado gracia en tus ojos, permíteme ser una casa digna de ti, David quiso construirte una casa en donde pudieras habitar, pero yo quiero ser una casa digna en la cual Tú puedas morar.

110. Salomón pidió sabiduría, pero yo te pido dame amor, amor para amarte hasta el final, amor para serte fiel sin importa las circunstancias, amor para amarte cada día, amor para amar a mi prójimo y amor para ser más como Tu.

111. Tú abriste el mar en dos, abre ahora enteramente mi corazón, lléname por completo, sana las heridas de mi corazón y que tu luz lo alumbre por completo.

112. Tú destruiste los muros de Jericó, destruye los muros que he levanto por el odio y la tristeza, sea mi corazón una tierra donde fluya la leche y la miel.

113. Tú que enviaste fuego del cielo, envía el fuego de tu Espíritu Santo sobre mi vida, enciende el altar de mi corazón, que arda mi corazón de Tu presencia.

114. Tú que ayudaste a un joven a destruir un gigante ayúdame a vencer los gigantes de miedo y duda que se levantan contra mi fe, y dame la victoria.

115. Tú que protegiste a aquellos jóvenes de ser quemados dentro de un horno de fuego, guárdame de ser quemado por el horno de la prueba y de la desesperación.

116. Tú que permitiste que un gran pez se tragara a uno de tus profetas para que cumpla su propósito, ayúdame mi Dios a que no me rebele contra Ti, sino que usa cualquier medio que sea necesario para que cumpla el propósito que me has encomendado.

117. Maravilloso Dios que me impresionas cada día, que me maravillas con todas tus obras, que me fascinas con cada versículo de Tu palabra, sea el amor que te tengo tan firme y sincero como el que Tú tenías cuando moriste en la cruz por mí.

118. Jesucristo eres aquel que he esperado toda la vida, eres el deseado de mi alma, eres el amado de mi corazón y eres lo más puro y bello para mí.

119. Dios tu eres el amor, verdaderamente no hay otra palabra para describirte, no hay otra palabra que pueda resumir tan ciertamente tu esencia.

120. En la oscuridad cuando no todos duermen pienso en Ti y en tus grandes bondades, al salir el sol y ver tus obras pienso en la grandeza de tu poder, al caer la tarde y ver aquel bello atardecer decorando el cielo pienso en la belleza de tu majestad.

121. En la primavera y ver aquellos bosques florecer recuerdo que Tu eres la vida, al llegar el verano y puedo ver aquel sol radiante recuerdo que los momentos de alegría existen solo por Ti, al llegar el otoño y ver las flores marchitarse recuerdo que eres Tu el que nos libras de caer, al venir el invierno y al sentir aquel frío llenar mi cuerpo, recuerdo que en los momentos malos Tu también sigues con nosotros dándonos fuerzas para seguir.

122. Versos de un alma enamorada son los pensamientos de los justos que reconocen tu grandeza y tu poder.

123. Jesús autor de mi vida, escritor de mi historia, poeta de mi versos, gracias por predestinarme, gracias por escogerme, gracias por amarme y gracias por comprarme en la cruz.

124. Espíritu Santo, gracias por tu fiel compañía, gracias por ayudarme, gracias por los dones, gracias por permanecer siempre a mi lado.

125. Padre Celestial gracias por todo lo que has hecho, gracias por cuidarme, gracias por protegerme, gracias por tus bendiciones, gracias por los talentos con los que me creaste, gracias por mirarme desde tu Santo trono, gracias por todo aquello que haces y yo no comprendo, gracias por las cosas que tu permites que sucedan y que yo no me entero, gracias por los amigos que me has dado, gracias por la familia que tengo, gracias por la iglesia a la que puedo asistir y gracias por escuchar mi oración y abrazarme Bendita Trinidad en mi momento más oscuro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 octubre 2012 en 1000 oraciones, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: