Archivo de la etiqueta: pureza

Para mí

pensativo

Para mí solo quiero eternidad, solo quiero sentir que hay algo más en la vida que dinero, posesiones, fracasos, mentiras o malos deseos.

Para mí solo quiero tu verdad, quiero creer en cada uno de tus palabras, quiero tener fe plena en Ti.

Aléjame de este mundo que contamina, aléjame de esta corrupción, tómame y llévame contigo.

Para mí solo quiero Tu luz, quiero que alumbres mis pasos al caminar en la vida, quiero que resplandezcas en mis noches oscuras.

Para mí quiero tus planes, quiero vivir el destino que me preparaste, quiero confiar en que tienes un gran plan para mí.

Aléjame de mis errores que son muchos, aléjame de las dudas, tómame y llévame contigo.

Para mí solo quiero tus mandamientos, quiero ser guiado por tus palabras, quiero tener la fuerza para obedecerte en todo.

Para mí solo quiero tu vida, quiero confiar en tu sinceridad, en tu forma invariable de ser, amar la pureza de tu corazón.

Aléjame de este odio que intenta dominar, aléjame de la oscuridad, tómame y llévame contigo.

Para mí solo quiero que seas mi Señor, quiero que seas mi decisión, que te conviertas en lo más esencial de mi día.

Para mí solo quiero que seas mi primer amor, quiero que seas cada latido de mí ser, amarte solo a ti Jesús.

Aléjame de lo mortal, aléjame de todo aquello que me daña, tómame y llévame contigo.

Aléjame de mi mismo, aléjame de mi egoísmo, tómame y llévame contigo.

Tómame y llévame muy lejos, tan lejos que solo pueda anhelar que Tú seas todo para mí.

Anuncios

Rostro de ángel

esteban editado

Para empezar este año quiero contarles la historia de uno de mis personajes favoritos de la biblia.

Una de las características que más me gustó de este personaje es que dice la biblia que él tenía el rostro de un ángel: Entonces todos los que estaban sentados en el concilio, al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel Hechos 6:15.

El personaje del que les hablo se llama Esteban.

Así que vamos a conocer algunos detalles sobre él:

· Origen: Lo que muchos no conocen de él, es que el nombre Esteban proviene del griego: Stephanos, que significa corona o coronado. Los judíos no usaban nombres de extranjeros, así que lo más probable es que uno de sus padres haya sido de origen griego. Eso también nos enseña que Esteban aparte de tener que luchar con las tentaciones de su edad, también tuvo que luchar mucho contra las murmuraciones.

· Buen testimonio: Esteban logró que sus acciones demuestren que era un verdadero cristiano y que amaba a Dios.

· Lleno del Espíritu Santo: El Espíritu Santo nos da dirección, nos da un plus, nos da dones, nos da un fuego y pasión renovados por Dios. Hechos 6:3

· Sabiduría: El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia. Proverbios 9:10 Me imagino a Esteban un joven maduro y que ponía en práctica la palabra de Dios.

· Servicial: La biblia no lo menciona pero para que él haya aceptado ese cargo debió serlo.

· Lleno de gracia: Debió ser un joven muy agradecido con Dios, el tipo de cristiano que demuestra lo mucho que ama a Dios en cada acción. Hechos 6:8

· Predicaba el Evangelio: El predicar el evangelio es símbolo de agradecimiento hacia Dios, de valentía y de amor hacía los demás. Hechos 6:8

· Entrega: Para Esteban la vida era Jesús, él pudo tener sueños, metas pero todo eso no era mayor que su amor por Dios, aquel joven murió valientemente demostrando la misericordia y la pureza de aquellos que siguen genuinamente a Jesús.

La biblia nos relata que Esteban al ser apedreado se puso de rodillas y oró por aquellos que lo apedreaban. Hechos 7:60

Yo creo que aquellos rostros de ángeles se ganan, son rostros que demuestran pureza, que reflejan al Jesús que llevamos en el corazón, reflejan su amor y compasión.

Yo quiero empezar el año teniendo como meta el ser un mejor cristiano y convertirme en un joven que demuestre con sus acciones y con todo lo que es la luz que mora en mí.

Tenemos un gran año por delante, no lo desperdiciemos, luchemos por mejorar, por crecer, por madurar y por estar más llenos de Dios.

Yo quiero que al terminar el año también puedan decir de mí que tengo el rostro de un ángel.

Dios de mi vida

paisaje 8

Dios de mi vida, sé Tú mi refugio y abrázame como el padre a su hijo.

Dame descanso bajo las sombra de tus alas, esté mi alma contenta al encontrarse cubierta por tu cercanía.

Esté mi corazón agradecido y confiado en tu fidelidad, pues tu nunca me has desamparado, nunca has dejado de velar por mí.

Sepa mi mente lo mucho que me amas, que entienda mi corazón lo dulce que es tu amor para con aquellos que te buscan.

Dios de mi vida, sé Tú mi roca y cuídame en mis momentos de dolor.

Dame consuelo en el día de angustia, sé mi tranquilidad en el día malo.

Esté mi corazón agradecido por tu ayuda, pues aún en la escasez has provisto para mi necesidad, nunca se han apartado tus misericordias.

Sepa mi mente esperar pacientemente tu brazo redentor, que entienda mi corazón la pureza de tu bondad.

Dios de mi vida, a Ti clamaré cuando caiga la noche, cuando mi alma se sienta desmayar y se agoten las fuerzas te invocaré y Tú me responderás.

Veré tu diestra en el día de aflicción, los cielos se estremecerán y la tierra temblará al acercarte hacia mí.

Me dirás: Yo soy tu Dios, te he guardado, no temas porque tú eres mi hijo.

Dormiré tranquilo sabiendo que Tú cuidas de mí.

Dios de mi vida no te tardes en socorrerme, ayúdame a confiar y que sepa ser paciente para guardar tu promesa.

Dios de mi vida, enséñame a amarte en todo tiempo, que mi amor por ti no mengue en los días de bonanza y que no escasee en los días de necesidad.

Dios de mi vida, creeré en Ti y seré bendecido, fructificaré aún en el desierto pues Tú me serás por manantial y sombra.

Dios de mi vida gracias porque mis ojos han visto tu salvación.

Dios de mi vida ya no temeré porque sé que tú cumplirás tu propósito en mí.

Dios de mi vida gracias porque me has demostrado que puedo contar siempre contigo.

1ooo oraciones a Dios Parte III

51. Como la suciedad no sale sino se lava con agua así el pecado no puede ser borrado sin Tu sangre la cual fue derramada por amor en la cruz.

52. El amor se podía ver en cada gota de sangre, tu misericordia se podía ver en cada azote que recibiste, tu gracia pudo verse cuando eras clavado en la cruz y tu fidelidad se pudo ver mientras permitiste que te pusieran una corona de espinos sobre tu cabeza.

53. Esa cruz declaró tu gran amor, aquel piso cubierto de sangre era una declaración de que nos amaste tanto que no importó dar tu vida por amor a mí.

54. Oh, Jesús ayúdame a amarte de la misma manera, que sea yo capaz de negarme a mi mismo para darte mi amor a Ti.

55. Jesús salvador de mi alma, enséñame a abstenerme de todo aquello que me aparta de ti para que mi amor por Ti sea tan sincero como el que Tu me demostraste.

56. Mi cuerpo tiene deseos y mi alma sueños pero mi corazón te ama, ayúdame Redentor a vencer esas luchas internas para que pueda serte fiel en todo tiempo.

57. Sea la santidad mi forma de demostrarte mi aprecio, sean mis acciones la manera en la que te demuestro la sinceridad de mi amor.

58. Espíritu Santo guíame en cada decisión, muéstrame aquellas cosas que no veo, se tu mi fiel Consolador que me ayuda cada día.

59. La maldad de mi corazón limpia cada día, que aún mis pensamientos sean una habitación agradable a mi Señor.

60. Espíritu de Dios enciende este corazón que se ha quedados a oscuras por la tristeza y el dolor, vuelve a hacer brillar este corazón que quiere irradia la luz de mi Salvador.

61. Halle mi corazón descanso en tus manos, pueda yo encontrar alegría y amor en tus dulces brazos mi Dios.

62. Permíteme entrar al lugar de tu morada, aquel bello lugar donde encuentro esperanza y fe para poder vivir cada día.

63. Sé Tu el brillo en mi mirar, sé Tu la razón de mi sonrisa, sé Tu el motivo por el cual canto, sé Tu la pasión por la cual vivo cada día.

64. Gracias por amar a este pobre pecador, tan lleno estaba yo de odio y pena pero tu fuiste el bálsamo que curó mis heridas, fuiste la medicina que curó la enfermedad de mi corazón.

65. ¿Podrá vivir mi corazón sin Ti o sería yo el mismo sin mi Dios?

66. Eres tu el brillo que alumbra mi oscuridad, eres la fuerza que me motiva cuando débil estoy, eres tu el amor de mi corazón, eres tu la base sobre la cual me apoyo, eres el eje sobre el cual gira mi vida, eres el sol que alumbra mi caminar, eres el oxigeno que me ayuda a vivir, eres el abrazo que me consuela en las tristezas y eres el buen Padre que siempre me amará.

67. A veces me enojo de mi debilidad, porque no puedo entender como puedo ser capaz de dudar de Ti sabiendo y viendo todo lo que haz hecho por mí.

68. Lo único que odio son aquellos momentos en los cuales alejo mi vista de ti, porque no mereces mi desprecio por el contrario eres digno del más puro y bello amor que te pueda dar.

69. De nada importaría si pudiera satisfacer cada uno de mis deseos y cumplir todos mis sueños si te pierdo a Ti, porque Tú eres la razón por la cual vivo, eres lo único que me ayuda a amar, eres la única verdad, eres todo aquello que es bueno en mi.

70. La noche más oscura la viví el día que me alejé de ti, el día más triste fue el día en que me aparte de tu caminar y por eso te pido que me ayudes a mantenerme firme en Ti.

71. Oh, Jesús te pido que me ayudes en el día de la prueba y que tu mano me sostenga en el día de mi angustia.

72. Amor, eso es lo que busca mi corazón y en ti siempre puedo hallarlo, un amor inagotable que durará por la eternidad.

73. Una pregunta siempre tenía mi alma, una duda siempre había en mi pensar, un presentimiento había en mi corazón sobre que más necesitaba encontrar, sobre cual era la razón del vivir y la respuesta simplemente eres Tu.

74. Gozo existe en los corazones de aquellos que has llenado con tu paz, alegría se ve en el rostro de aquellos que has sanado su corazón, felicidad es la respuesta del alma que te halló.

75. Amado Salvador, gracias porque tu amor fue más grande que mi terquedad, gracias porque tu misericordia pudo más que mi rechazo, gracias porque tu perdón fue más grande que todos mis errores, gracias por que tu fidelidad fue más grande que mi duda, gracias porque tu esperanza fue más grande que mi impaciencia y gracias porque tu bondad fue más grande que mi maldad.

El Dulce Espíritu

“El espíritu de verdad al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros”. Juan 14:7

Cuando Jesús fue bautizado, descendió el Espíritu Santo en forma de paloma, una paloma blanca que significa pureza, paz, santidad; esa representación en la que vimos a la santísima trinidad unida nos hizo recordar cuán importante es cada uno de ellos en nuestras vidas.

Al Padre lo hemos visto en el antiguo testamento, al Hijo enseñando, sanando enfermos, hablando de la gracia y el perdón, y dando su vida en la cruz por nuestros pecados, ¿Pero qué hay del Espíritu, donde quedo el Espíritu en la historia de la iglesia?

Jesús ascendió al cielo, pero Dios no nos dejó huérfanos, El envió una ayuda, un paracleto, alguien que siempre está a nuestro lado.

Ese es el Espíritu Santo, el enviado de Dios para ayudarnos, para guiarnos a toda verdad, el que nos alienta, el que intercede por nosotros, nuestro compañero de milicia, el que te acompaña día a día en la vida.

Este personaje hizo su aparición en el día de Pentecostés (Hechos: 2), y desde ese momento ha sido una gran ayuda al pueblo de Dios, pero muchos viven sin conocerlo, muchos no conocen verdaderamente al Espíritu Santo.

El dulce Espíritu de Dios quiere morar en usted, quiere ayudarlo, quiere guiarlo en medio de las luchas y las dificultades, quiere poner la palabra de Dios en su boca, quiere poner en su corazón esa pasión por Dios que usted necesita.

Los ríos de agua viva que corren en su interior se refiere al Espíritu Santo (Juan 7:38), los apóstoles y muchas personas llenas del Espíritu buscaron a Dios con todo el corazón, hasta dieron sus vidas por Dios, y a través del Espíritu Santo se hicieron grandes milagros y prodigios.

Es el Espíritu Santo el que lo confortará cuando pase problemas y tribulaciones, es el Espíritu Santo el que pondrá las palabras precisas en su boca (Juan 14:26), es el Espíritu Santo el que nos inviste de poder (Hechos 1:8), y en estos tiempos más que nunca necesitamos estar llenos del Espíritu Santo.

¿Cómo recibir el Espíritu Santo?, la biblia dice que todo lo que pidamos al padre creyendo el nos lo dará (Mateo 21:22), así que primero crea, la promesa del Espíritu Santo se recibe por la fe (Gálatas 3:14); pídale a Dios con fe que lo llene del Espíritu Santo y comience a ser un cristiano verdaderamente espiritual, lleno del poder y la gracia de Dios.