RSS

Archivo de la etiqueta: sinceridad

Ver tu gloria

gloria

Dios mío hoy vengo con el deseo de conocerte, de acercarme a tu presencia para adorarte y poder ver tu gloria.

Tengo el hambre de poder pasar más tiempo a tu lado, quiero caminar contigo en cada instante de mi vida.

Anhelo saber tus pensamientos, quiero conocerte más y más cada día, tener el privilegio de poder andar a tu lado.

Quiero ser el joven que vea tu gloria, la persona que te ama tanto que pueda llamarse tu amigo.

Dame temor de Ti para nunca abandonar tu presencia, hazme limpio de manos y purifica mi corazón para que pueda acercarme a Ti.

Necesito estar a tu lado, mi ser entero me pide estar en tu compañía, disfruto cada instante en que sé que me acompañas.

Ayúdame a verte como un buen Padre, quiero obedecer todos tus mandamientos y amarte con sinceridad.

Enséñame a escuchar tu voz, quiero saber que eres Tú el que me habla y entender todos tus mensajes para mi vida.

Permíteme ver tu rostro en aquel día, quiero ver tu mirada de aceptación y amor al estar frente a Ti.

Abrázame ahora porque no puedo verte, y yo correré a tu encuentro cuando abras mis ojos, me postraré a tus pies para honrarte.

Hazme valiente y lleno de amor por Ti para que pueda seguirte sin titubear, dame denuedo para que sea capaz de dar hasta mi última gota de sangre y sudor por Ti.

Quiero ver tu gloria, es mi deseo poder a ver mi amigo, poder contemplar el rostro de Señor y Salvador.

Tú eres mi creador, eres el que me ha sostenido todo este tiempo, me has ayudado más de lo que merezco y siempre te estaré agradecido.

Con todo mí ser deseo poder ver tu gloria, permíteme Amado mío el poder ver más de Ti, ayúdame a ser digno de poder ver tu gran majestad.

Te amo mi Señor, mi humilde deseo es poder contemplarte, poder ser digno de tu llamado y poder estar a tu lado por toda la eternidad.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 marzo 2015 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Acosadores de Dios

Jesus descansando

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Mateo 7:23

El versículo anterior es uno de los que más temor causa en la mayoría de cristianos, porque hace pensar a muchos en lo difícil que parece el poder ir al cielo o peor aún nos hace darnos cuenta de que tanto nos falta ser conocidos por Dios.

Sabemos que Dios nos conoce, la biblia menciona que Dios conoce hasta el número de nuestros cabellos (Mateo 10:30) y David menciona que Dios conoce cada uno de nuestros pensamientos (Salmo 139), entonces ¿Cómo es posible que Dios no nos conozca?

Yo creo que el gran problema se debe cuando nos convertimos en acosadores de Dios.

La palabra acosador significa: Perseguir a una persona o animal sin darle tregua ni descanso para detenerlo o cazarlo. Perseguir o molestar con peticiones, preguntas o quejas continuas e insistentes.

Imagínese que usted conociera los datos importantes de una persona, como su edad y fecha de nacimiento, peso y talla, incluso datos personales como sus gustos musicales o platillo favorito, pero a pesar de saber esos datos eso no lo convertiría en su pareja o amigo debido a que usted no ha creado ningún tipo de relación o vínculo con aquella persona.

Lo mismo sucede con Dios, podemos leer la biblia, podemos orar y pedirle un montón de cosas pero eso no significa que tengamos una relación genuina con Él.

Nosotros creamos verdaderos lazos y relaciones con aquellas personas que realmente estimamos y amamos. Nuestros amigos y parejas son aquellas personas que tiene un lazo particular con nosotros, aquellas personas que nos harían falta si no las tuviéramos.

¿Cuántas veces hemos llorado al hacer una oración sincera o reído mientras leíamos la biblia porque sabíamos que Dios nos había respondido?

¿Cuántas veces hemos ido a la iglesia con expectativa como si nos fuéramos a reencontrar con una persona amada?

Amar a Dios es querer pasar el mayor tiempo posible junto a Él, es hacer su voluntad no por obligación sino el querer obedecerle porque no queremos fallarle a nuestro mejor amigo y es tener temor de que algo pueda estorbar aquella relación que tenemos con Él.

El gran secreto de los cristianos que saben hacer la voluntad de Dios y que lo aman es en que tienen una relación genuina con Dios, Jesús dijo: El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Juan 14:21

Hoy lo invito a conocer a Dios de una manera más profunda y sincera, aprendiendo a abrirle el corazón, mostrándose como es realmente y conocerle no por obligación o miedo al infierno sino por amor.

 
1 comentario

Publicado por en 12 octubre 2014 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Para mí

pensativo

Para mí solo quiero eternidad, solo quiero sentir que hay algo más en la vida que dinero, posesiones, fracasos, mentiras o malos deseos.

Para mí solo quiero tu verdad, quiero creer en cada uno de tus palabras, quiero tener fe plena en Ti.

Aléjame de este mundo que contamina, aléjame de esta corrupción, tómame y llévame contigo.

Para mí solo quiero Tu luz, quiero que alumbres mis pasos al caminar en la vida, quiero que resplandezcas en mis noches oscuras.

Para mí quiero tus planes, quiero vivir el destino que me preparaste, quiero confiar en que tienes un gran plan para mí.

Aléjame de mis errores que son muchos, aléjame de las dudas, tómame y llévame contigo.

Para mí solo quiero tus mandamientos, quiero ser guiado por tus palabras, quiero tener la fuerza para obedecerte en todo.

Para mí solo quiero tu vida, quiero confiar en tu sinceridad, en tu forma invariable de ser, amar la pureza de tu corazón.

Aléjame de este odio que intenta dominar, aléjame de la oscuridad, tómame y llévame contigo.

Para mí solo quiero que seas mi Señor, quiero que seas mi decisión, que te conviertas en lo más esencial de mi día.

Para mí solo quiero que seas mi primer amor, quiero que seas cada latido de mí ser, amarte solo a ti Jesús.

Aléjame de lo mortal, aléjame de todo aquello que me daña, tómame y llévame contigo.

Aléjame de mi mismo, aléjame de mi egoísmo, tómame y llévame contigo.

Tómame y llévame muy lejos, tan lejos que solo pueda anhelar que Tú seas todo para mí.

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 agosto 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Saldrás de la cárcel

José había sido traicionado ya dos veces, la primera vez fue alejado de su padre debido a que sus hermanos lo vendieron como esclavo y la segunda vez se debió a que a pesar de todo su esfuerzo por servir con excelencia a su patrón Potifar, esto no impediría que este no le creyera cuando su esposa mintió y ahora lo mandarían a la cárcel.

José era solo un joven, no era perfecto y los golpes que había sufrido eran muy duros. La vida no parecía sonreírle y la suerte parecía ser ajena a él.

Imagínense aquella escena, un joven inocente siendo llevado a rastras hacia una prisión, es imposible no creer que durante el trayecto no gritara: ¡Soy inocente! ¡No me arresten! ¡Se han equivocado!

Aquel joven es arrojado hacia una celda fría y oscura, un poco de paja será ahora su cama y una gran roca su almohada.

jose en la carcel

José se ha pasado toda la vida haciendo lo correcto, esforzándose por ser un buen hijo, siendo excelente con Potifar, pero él no recibe recompensas y cada vez parece encontrarse peor.

Sus gritos se escuchan en toda la cárcel: ¡Déjenme salir! ¡Se han equivocado!

Pronto se da cuenta que gritar no resuelve nada, se encuentra totalmente solo sin nadie que pueda ayudarlo o defenderlo.

El miedo es tan grande que no puede permanecer de pie, sus lágrimas corren por su rostro y sus manos comienzan a temblar. Los sueños que tenía de niño parecen lejanos, el poder ver a su padre con vida pareciera que es imposible.

Pero aquel joven lejos de darse por vencido hace una oración, recuerda las historias de Abraham de como espero cien años para que naciera su hijo Isaac, recuerda como Isaac se hizo rico sembrando en plena crisis, recuerda como su padre Israel río después del tardío encuentro con su hermano.

A pesar de las dudas, de los problemas y las circunstancias aquel joven ve nacer la esperanza en su corazón y aunque se encuentra solo en aquella prisión, él puede sentir el cálido abrazo de Dios acogiendo su corazón, llenándolo de fe y diciéndole: Tú vas a salir de la cárcel.

Al llegar la mañana aquel joven sonríe y trabaja de la misma forma como lo había hecho antes, con excelencia y sinceridad.

José era un chico inteligente, gentil y esperanzador, los jefes de la cárcel notaron algo valioso en él y deciden ponerlo a cargo de la prisión, él no quiere ser jefe, él quiere salir de allí pero eso no impide que cumpla su labor con la misma excelencia de siempre.

Los años pasan, no fue fácil soportar estar en aquel lugar, no ha sido fácil crecer, ni mantener la fe pero él sigue de pie confiando en que Dios lo sacará de allí.

Y el día llega y José es llamado por el faraón, ese día José reirá como nunca, todo su pasado fue una práctica para poder lograr sus sueños, Dios tardó pero nunca lo olvidó y jamás lo abandonó.

No importa que pruebas estés pasando o en donde te encuentres, no pierdas la fe, Dios te sacará de esa cárcel y te llevará a cumplir tus sueños.

Sé cómo José, sé excelente y no pierdas la fe, no te rindas porque Dios te está abrazando y te está diciendo tú saldrás de esa situación, tú saldrás de esa cárcel y haré algo grande contigo.

jose 2

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 mayo 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Actitudes

actitudes

Los cristianos deberíamos ser el modelo de persona por excelencia, es decir que debemos cuidar y tener un buen testimonio y paro eso es importante cuidar las actitudes que tenemos hacia los demás.

Los cristianos deberíamos tener una actitud frente a la vida no tan solamente positiva, sino de esperanza, de fe y de expectación por aquel inmenso plan que Dios tiene para nosotros, una actitud valiente que nos ayude a conquistar nuestros sueños y destino como nos enseñan Gedeón, Nehemías y muchos otros.

Deberíamos tratar de tener una actitud correcta frente a nuestra familia, como hijos el aprender a obedecer y honrar a nuestros padres, los padres saber amar a los hijos, y entre hermanos procurar de ser de ayuda y modelos.

Con nuestros amigos y hermanos en Cristo, deberíamos ser honestos y fieles e imitar el tipo de amistad sincera que tenían David y Jonatán.

En la iglesia honrar a nuestros pastores y aprender de ellos, saber soportar a nuestros hermanos en Cristo, recordar siempre que somos una familia espiritual y tener aquel deseo de conocer a Jesús como lo tuvieron los discípulos.

También seamos sabios para quitar en nosotros mismos actitudes que hieran al resto o que hagan enojar a los demás, actitudes egoístas, orgullosas, irascibles o infieles.

Sé que vivimos en un mundo en donde se pierde la honradez, la sinceridad, la compasión, el honor y que es muy difícil no dejarse llevar por la corriente, pero esa es nuestra lucha y nuestro desafío para mantener nuestras vestiduras blancas y llevar una vida agradable a Dios.

También sé que muchas veces pasaremos pruebas y que habrá actitudes del resto que podrán dañarnos y por eso debemos ser pacientes y perseverantes.

Incluso debo admitir que aun nuestros amigos podrán fallarnos y deberemos al igual que Job tener esa clase de amor y compasión para ser capaces de perdonar y orar por ellos, también nuestros familiares podrán herirnos y debemos aprender de Moisés el cual oró por su hermana.

La vida cristiana no es sencilla pero seguir a Jesús cambia totalmente nuestro estilo de vida, podemos ver la realidad, sabemos la verdad y sobre todo tenemos a Cristo en nuestros corazones para guiarnos.

Esforcémonos para que nuestras actitudes alegren siempre a Dios, hagamos que nuestra vida marque la diferencia y seamos testimonio de lo que Dios realmente hace en nosotros.

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 diciembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Muchas gracias

gracias

Mi corazón repite constantemente una sola palabra, la susurra mientras dura el día, pero la grita cada vez que me acerco a tu presencia, y esa palabra es gracias.

Sé que aún no he entendido totalmente todo lo que has hecho por mí, sé que mi alma no ha llegado a valorar todas tus bendiciones hacía mí.

Me gustaría ir y poder ver aquel momento en que diste todo por amarme, pero no necesito estar allí para saber cómo lucía tu mirada de amor o para entender que todo lo que soportaste fue porque tu amor es sincero.

Las gracias no bastarían para agradecerte todo ese amor, toda esa entrega y sacrificio por mí.

Mis actos no bastan para agradecerte toda tu pasión, tu perseverancia y tu misericordia.

Soy tan torpe que muchas veces fallo y no me doy cuenta de lo ingrato que soy contigo, de lo egoísta que soy por no rendirme a tu amor.

Yo realmente quiero que mi vida sea una canción y que los deseos de mi corazón sean un poema que busquen agradecer todo lo que has hecho y haces cada día por mí.

De tal manera nos amaste que diste tu vida, que soportaste lo insufrible para que nosotros tuviéramos un Camino para alcanzar la salvación.

Muchas gracias por todo lo que hiciste sin preguntarnos, sin pedirnos permiso, sin esperar un solo agradecimiento.

Muchas gracias por creer en mí, por ver lo que otros no vieron, por abrazarme en mis momentos de dolor y por sostenerme en mis momentos de crisis.

Muchas gracias porque a pesar de mis errores me escogiste, por cada momento en que me diste fuerza cuando me sentía débil y por animarme cuando me encontraba cansado.

Muchas gracias por darme la vida y no solo esta vida temporal sino aquella vida eterna la cual compartiré por siempre contigo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 diciembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Felicidad Parte 3

feliz con Dios

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas… (Santiago 1:2)

Mientras vivimos es casi imposible no salir heridos o lastimados, descubrimos que es muy difícil alcanzar nuestros sueños y que posiblemente habremos perdido la confianza en los demás, en nosotros mismos y el ser felices parecería una utopía.

Aprendemos que el humanismo está equivocado y que el “universo” no conspira a nuestro favor o que seguir lo que nos hace felices no siempre abrirá las puertas al éxito.

Por eso una de las principales virtudes de un verdadero cristiano es que ha encontrado la verdadera razón de la felicidad y su nombre es Jesús.

Cuánto más conocemos a Jesús entendemos lo grande que es nuestro Dios, entonces nuestra fe y nuestro amor por Él aumentan.

Nos damos cuenta que podemos equivocarnos y fallar, que tal vez tengamos un pasado muy difícil de sobrellevar, pero que a pesar de todo eso, Él nos sigue amando, aunque a veces pareciera no haber razón, su amor es tan grande y sorprendente que Él solamente quiere perdonarnos, limpiarnos de nuestras maldades, quiere ayudarnos a ser la mejor versión de nosotros y quiere ofrecerte el regalo de una nueva vida a su lado.

A veces los problemas y las malas circunstancias que pasamos nos hacen olvidar lo felices que deberíamos ser por conocerle.

Yo sé que muchas veces no es fácil guardar la fe, que muchas veces los problemas parecen ahogarnos, que los desiertos que debemos cruzar parecen muy largos, que aquel horno que sirve para moldearnos pareciera tardar demasiado y que hay días en que pareciera imposible que podamos estar contentos.

Aún el salmista en un momento difícil de su vida escribió: Sálvame, oh Dios, Porque las aguas han entrado hasta el alma. (Salmo 69:1)

Pero Dios nunca nos abandona, Él siempre está a nuestro lado y a veces estamos tan distraídos intentando resolver los problemas a nuestra manera y con nuestras propias fuerzas, que no escuchamos su voz cuando nos dice: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10)

En esos días en los cuales estamos cansados, en que sentimos que ya no podemos más, Él te está gritando: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28)

En algunos momentos pensamos como Job erróneamente que Dios nos abandona o que hace caso omiso de nuestras oraciones, pero cuando vemos esos detalles de Dios que nos provocan una sonrisa o ves como de la nada todo parece mejorar, entonces al igual que todos los héroes de la fe e igual que Job diremos: De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. (Job 42:5)

Dios hace milagros, nuestro Dios hace proezas y te ama tanto que Él moverá los mares para ayudarte, derribará murallas, cerrará la boca de leones, con su ayuda derrotarás gigantes y ejércitos huirán de ti.

Dios es fiel y como dice su palabra: No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. (1Corintios 10:13)

Tenemos muchas razones por las cuales ser felices si estamos verdaderamente conectados con Dios, porque en él encontramos siempre a un padre que nos ama, un amigo con el cual podemos ser sinceros, un abrazo cálido y el más puro amor.

Por eso gócese y también recuerde, Que el gozo de Jehová es vuestra fuerza. (Nehemías 8:10)

Dios es y será por siempre la verdadera felicidad, Él es único que puede llenar nuestro corazón con alegría y provocarnos sonrisas verdaderas, Él es el único que nos ama de verdad y si lo dejas entrar a tu corazón podrás conocer la dicha de tener un corazón feliz.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 junio 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: