Archivo de la etiqueta: tentación

Mayor es el que está conmigo

submarino

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. 1Juan 4:4

El 10 de Abril de 1963 uno de los primeros submarinos nucleares estaba siendo probado en el país de los Estados Unidos en un gran evento narrado en vivo, para saber la capacidad que podría soportar bajo el mar, su nombre era “Triliadora

El submarino comenzó a descender bajando a profundidades nunca antes alcanzadas, pero luego los científicos comenzaron a preocuparse, comenzó a escucharse estática en la radio, luego perdieron contacto y el submarino desapareció del radar.

Una nave descendió a ver qué había sucedido con el submarino, uno de soldados que reportó lo visto declaró: “Parecía como si unas manos gigantescas lo hubieran arrugado en un ataque de ira, como a un periódico viejo”.

Se descubrió que lo que sucedió es que había fallado la soldadura de uno los mamparos, y la presión del mar fue tan intensa que provocó la implosión del submarino y la muerte de 129 personas.

Desde aquel día se creó la palabra: Presión de aire negativo, es decir que esto sucede cuando la presión exterior es mayor de lo que se lleva dentro.

A veces nosotros pasamos muchas pruebas, circunstancias difíciles, tenemos muchas dudas, traumas del pasado, temores o cargas exteriores que son como una fuerza que nos agobia y nos llenan de presión.

Muchas veces las presiones que soportamos son tan fuertes que pueden causar rajaduras en el alma o en el corazón, provocando que nos sintamos deprimidos, que pensemos en rendirnos o nos quiten el gozo de la salvación.

Pero la biblia nos recuerda que mayor es el Cristo que tenemos en nuestros corazones que todos los problemas o circunstancias que podamos pasar, no hay enfermedad, no hay adversidad que Dios no pueda cambiar. Porque nada hay imposible para Dios. Lucas 1:37

Recordemos que aquel Dios que abrió los mares, que destruyó muros impenetrables, que desbarataba ejércitos inmensos y que usó a hombres y mujeres para hacer cosas extraordinarias vive en ti, Jesús está ahora en tu corazón y Él quiere que confíes en su palabra porque no existe nada en este mundo que te pueda derrotar.

El Dios creador de los cielos y de la tierra y que te ama tanto que hasta dio su vida por ti, vive ahora en tu corazón y Él no permitirá que nada malo te ocurra, Él conoce tu condición, Él sabe cuánto puedes soportar y a su tiempo te dará la victoria.

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1Corintios 10:13

Anuncios

Héroes incompletos

elias

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:5

Cuando revisamos a simple vista a los personajes más importantes de la biblia nos imaginamos a seres casi perfectos que lograron grandes hazañas con la ayuda de Dios.

Sin embargo cuando revisamos más a fondo su vida, descubrimos que no eran perfectos, que al igual que nosotros tenían problemas y que también luchaban con las mismas debilidades que tenemos nosotros.

Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Santiago 5:17

Miremos el caso de Elías uno de los más grandes profetas del antiguo testamento, que con sus oraciones podía detener la lluvia o hacer caer fuego del cielo, pero a pesar de eso él conocía sus debilidades y oraba fervientemente para no caer en tentación.

El mayor error que podemos cometer es creer que existe un momento o nivel en donde seremos casi perfectos, pero como la biblia nos enseña, todo el tiempo debemos luchar para cuidar nuestra santidad y mantener nuestra comunión con Dios.

Cuando aprendemos que la biblia no está llena de hombres perfectos sino de héroes incompletos que necesitaron la ayuda de Dios para lograr aquellas hazañas increíbles es donde realmente entendemos lo importante que es estar llenos de Jesús porque solo junto a Él podemos dar fruto.

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros… 2 Corintios 4:7

Nosotros, al igual que aquellos héroes de la fe somos solamente vasos de barro a los cuales Dios utiliza para hacer grandes hazañas y tener vidas extraordinarias.

Es solo Dios el que pudo convertir a simples pescadores en aquellos discípulos que recorrieron el mundo llevando el evangelio o el que convirtió a un pequeño pastor de ovejas en un vencedor de gigantes y puede convertirnos a nosotros en hombres y mujeres que hagan cosas extraordinarias para su gloria si nos dejamos moldear por Él.

¿Qué quieres que haga por ti?

Jesús preguntando

Yo te andaba buscando, porque necesitaba tu ayuda.

Sin imaginarlo viniste a mi encuentro, me miraste fijamente con una mirada sincera y muy tranquila mientras tus labios dibujaban una sonrisa, y me preguntaste: ¿Qué quieres que haga por ti?

Me quedé pensando, porque eran muchas las necesidades que tenía y mientras pasaba el tiempo me di cuenta que la lista parecía larga.

Al verte me di cuenta que seguías observándome, esperando que te respondiera y podía sentir que realmente parecía importante mi pedido.

Me armé de valor y respondí:

Señor, necesito que perdones mis errores, porque aunque soy joven sé que he lastimado a otros y que he fallado muchas veces.

Observé mis manos y le dije: Necesito que cambies mi corazón porque sé que está herido, manchado y descuidado.

Quisiera que me des paz, porque me preocupo muchísimo por cosas que no debería, tengo muchos miedos y me siento muy débil en mi interior.

Por favor ayúdame a creer, porque por ratos pierdo la fe, me cuesta mucho creer que las cosas puedan mejorar.

Callé por un rato, pero podía sentir tu mirada en mi rostro, así que continué…

Ayúdame a amar, porque soy muy egoísta, sé que cuando actúo no pienso en los demás.

Por favor, yo quisiera volver a empezar, quisiera creer que puedo vivir nuevamente.

Las lágrimas corrían por mi rostro y le dije: Perdóname porque sé que soy el responsable de las marcas de tus manos y que aunque yo no estuve allí, yo también clave tus manos, tus pies y te colgué en una cruz.

Dame esa voluntad para buscarte, para resistir las tentaciones que vienen constantemente, enséñame a amarte con todo mi corazón.

Guardé silencio y me sorprendió lo sincero que había sido mi corazón, pero no quería ocultarle nada de mí.

Sin pensarlo me abrazaste, y con voz suave me dijiste:

No te preocupes por el pasado, Yo ya te he perdonado.

Entrégame tu corazón, Yo lo cuidaré, lo limpiaré y lo llenaré con mi amor.

Estas marcas no son un castigo por tus faltas sino una muestra de mi amor genuino por ti.

Te amo hijo mío y a partir de ahora caminarás conmigo, Yo seré tu ayuda y si crees en mí, nunca más estarás solo.

Y aquel abrazo fue para mí el inicio de una nueva vida.

Dios prometió

heaven

Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. (Salmo 145:18)

Muchas veces oramos y creemos que Dios no cumple sus promesas pero eso no es verdad, lo que pasa es que muchas veces no sabemos pedir como conviene (Santiago 4:3) y otras veces es porque mal interpretamos lo que Dios nos dice.

Aquí están algunos ejemplos de lo que Dios realmente nos ha prometido:

  • Dios no prometió que no vendrían días malos, Él prometió que al final todo te ayuda para bien (Romanos 8:28)
  • Dios no prometió que no pasarías por el fuego, Él prometió que no te quemarás. (Isaías 43:2)
  • Dios no prometió que no estarías ansioso, Él prometió que si le das tu ansiedad Él cuidaría de ti. (1 Pedro 5:7)
  • Dios no prometió que tu vida sería tranquila, Él prometió guardarte en completa paz si perseveras en Él. (Isaías 26:3)
  • Dios no prometió que nunca te caerías, Él prometió que te sostendrá (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que nunca serías tentado, Él prometió que tu si lo podrás resistir. (1Corintios 10:13)
  • Dios no prometió que no tendrías temor, Él prometió que siempre te ayudaría. (Isaías 41:13)
  • Dios no prometió que tú lo puedes todo, Él prometió que todo lo puedes con Él. (Filipenses 4:13)
  • Dios no prometió que tendría todo lo que tú quieras. Él prometió que si lo buscas todo lo demás se te será añadido. (Mateo 6:33)
  • Dios no prometió que cosecharías la cantidad que tú quieres, Dios prometió que cosecharías con la misma medida con que das. (Lucas 6:38)
  • Dios no prometió que los demás te acompañarían, Él prometió que nuca se apartará de ti. (Mateo 28:20)
  • Dios no prometió que tú lo amarías por siempre. Él prometió que nada te separará de su amor. (Romanos 8:35)

Las promesas de Dios siempre son a nuestro favor, a veces requerirán esfuerzo o sacrificio pero Dios sabe exactamente lo que necesitamos, te ama más de lo que te puedas imaginar y siempre recompensa mucho más allá de lo que pensamos.

2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseís a ser participantes de la naturaleza divina…

1000 oraciones a Dios parte IV

76. Jesús tu eres el soplo de vida que me anima cada día.

77. Señor Jesús, hoy rindo lo mejor de mí para dártelo a Ti.

78. Maestro, cómo me gustaría poder oír tus parábolas y tener el enorme privilegio de escuchar tu voz.

79. Jesús, cuanto deseo poder recostarme en tu pecho y escuchar latir tu gran corazón.

80. Daría la vida amado Salvador por poder verte una vez, pero sé que mi deseo de verte se cumplirá y estaremos juntos por la eternidad.

81. Príncipe de paz, la vida no es sencilla y muchas veces duele dar cada paso, pero he decido llevar mi cruz y seguirte cada día de todo corazón.

82. Hijo de David ten misericordia de mí y rescátame de las tormentas de la vida, que suene tu voz y halle mi alma bonanza.

83. Bendito aquel que tiene hambre de Ti, porque el alma que te buscare esa te hallará.

84. Bendito aquel que sin verte cree en Ti y aunque mis ojos terrenales no puedan verte, mi corazón te ve tan claro como el día.

85. Bendito aquel que hace tu obra diligentemente con todo su empeño y amor porque recibirá la recompensa de su Señor.

86. Redentor de mi corazón te amo con cada pensamiento, con cada recuerdo, con cada latido con cada respirar de mi ser.

87. Jesús alabe mi ser tu Santo nombre, cómo aquella multitud te alabó mientras montabas un pollino, porque mientras yo viva las piedras callarán.

88. Oh, Jesús pueda yo beber siempre de esa agua de vida y pueda comer de aquel pan de vida eterna.

89. Amado Jesús, ayúdame a tener suficiente fe como un grano de mostaza para mover las montañas de duda e incredulidad.

90. Bendito Jesús, pueda yo postrarme a tus pies y lavarlos con mis lágrimas, que el amor de mi corazón sea un perfume agradable que pueda derramar sobre tu cabeza.

91. Hijo de Dios, ven llena mi vida de tu presencia, lava mi corazón con tu preciosa sangre, sana las heridas de mi alma, haz un milagro en mí.

92. Jesucristo, quiero llevar tu yugo, quiero aprender de Ti y poder encontrar ese tierno descanso para mi alma.

93. Cristo Jesús, te amo por eso he atesorado tus mandamientos en mi corazón y he guardado tus palabras en cada uno mis pensamientos.

94. Amigo mío, ven y resucítame como resucitaste a Lázaro, dame una nueva vida en Ti.

95. Jesús, no pude ver los huecos en tus manos o la herida en tu costado, pero creo que moriste y resucitaste por mí, sé que venciste a la muerte por amor a mí.

96. De vivir como un carpintero a ser el salvador de la humanidad, en todo fuiste tentado y a todo venciste, fuiste traicionado y negado pero nunca te rendiste y eres ahora el Dios de mi corazón.

97. Tu vida es el mayor ejemplo del amor, tus virtudes infinitas y tus palabras son simplemente sabiduría que pueden cambiar la vida del hombre.

98. En ti está escondida la vida, solo Tú eres la verdad y Tú eres la vida que conduce al Padre Celestial.

99. Tú eres la justicia, la honestidad, la sinceridad, la paz la base de nuestra fe y el amor.

100. Jesús mis poemas no son suficientes para decir lo que siento por ti, las palabras no podrán nunca describir tu grandeza y no hay frase que pueda transmitir todo el agradecimiento que te tengo mi dulce Señor.

¿Quién es mi Dios?

Tras una semana de duro trabajo y en la cual terminamos cansados, el enemigo aprovechará ese momento para intentar tentarnos y dirá una frase como esta: ¿Quién es tu Dios para que vayas a oírle y adorarle?

Cuando escuches esa voz le responderás algo como esto:

  • Mi Dios es el creador del cielo y la tierra, mi Dios es el que se regocijó al crearme en vientre de mi madre y el que me puso nombre y me dio un propósito.
  • Mi Dios es el que me esconde en su tabernáculo cuando las dificultades son muchas y el que me esconde debajo de sus alas cuando mi corazón desmaya.
  • Mi Dios es mi torre fuerte con la cual me protege cuando me siento débil y Él es quien renueva mis fuerzas.
  • Mi Dios es mi roca en la cual me sostengo cuando siento mi mundo tambalear y el es mi escondedero en los momento de prueba.
  • Mi Dios es el que me sostiene de mi mano derecha para que no caiga y el que adiestra mis manos para la batalla.
  • Mi Dios es mi escudo ante los problemas y circunstancias, y Dios es el que toma la venganza sobre mis enemigos.
  • Mi Dios es el que próspera el fruto de mis manos y que él hace prosperar mi camino.
  • Mi Dios es el que me llena de todo bien, el que sacia mi vida de favores y misericordias.
  • Mi Dios es el que perdona mis pecados y el que borra mis rebeliones, con su eterno e inigualable amor.
  • Mi Dios es el que me dio la victoria sobre el pecado, el que me hizo libre de la contaminación de este mundo.
  • Mi Dios es el que siempre se queda a mi lado por lo cual nunca estoy solo, Dios es el que me llena de gozo aún en el momento mayor tristeza.
  • Mi Dios es el que me ama y me seguirá amando aún a pesar de mis muchos errores y fallas.
  • Mi Dios es el que me escogió aún a pesar de no merecerlo.

Sin Dios nada puedo hacer y sin El nada quiero ser.

Por eso he de amarle con todo mi corazón, por eso he de alabarlo con todo el gozo que pueda expresar mi ser, por eso escucharé cada una de sus palabras con atención y por eso le seré fiel todos los días de mi vida.