RSS

Archivo de la etiqueta: familia

Padre Excepcional

Lucas 15:17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

La historia es muy conocida, muchos la hemos escuchado de niños como una advertencia o enseñanza de lo que no debemos hacer, pero ya de adultos nos sentimos identificados con la historia de aquel joven.

Aquella parábola nos enseña y nos hace recordar:

  • Que no todos los que dicen ser amigos lo son, y que muchos fingen por interés.
  • Aprendimos que la vida es dura y que muchas veces no estábamos preparados.
  • Sabíamos que ciertas cosas eran malas pero las hicimos para poder encajar.
  • A lo largo de la vida fuimos seducidos por el mal y caímos en vicios y en tentaciones.
  • Nos dimos cuenta que por nuestro egoísmo alejamos a las personas que nos amaban.
  • Es muy duro y difícil levantarse después de una crisis.
  • Neciamente rechazamos las buenas enseñanzas de nuestros padres y del resto.
  • Nos entercamos en sueños que resultaron en tristezas.
  • Separados de Dios, nos sentíamos solos, abrumados, y angustiados.
  • Los momentos duros nos hacen recordar aquellos momentos de nuestra infancia.
  • Aquéllos momentos tristes nos enseñan a valorar las cosas importantes de la vida.

Uno nunca sabe cuánto nos aman nuestros padres, nuestra familia,  nuestras parejas o nuestros amigos hasta que pasamos por momentos difíciles.

Y sin importar cuántos errores hallamos cometido en la vida, tenemos un Padre celestial que con los brazos abiertos espera que volvamos al hogar.

Dios nos está esperando cada domingo, le dice a sus ángeles, miren como viene a mí encuentro.
Cada vez que oramos y le buscamos de corazón se alegra de que lo visitemos.
Y la iglesia es el lugar donde tú también puedes sentirte como en casa, ven al hogar.

Estando en esa situación aquel joven vuelve en sí, despierta y se da cuenta de sus errores, que tiene un padre que lo ama, y comienza a valorar aquellas pequeñas cosas que eran tan valiosas:

  • La paz de tener un refugio.
  • El amor genuino de personas que nos aprecian
  • El perdón que necesitaba.
  • La comprensión y no el sentirse juzgado.
  • Verdaderas amistades.
  • La plenitud de poder ser uno mismo.
  • Una mano
  • Un beso
  • Un abrazo cálido.
  • Unos brazos que siempre estarán esperando.
  • Y una nueva oportunidad para empezar otra vez.

Todas aquellas cosas las podemos encontrar en Dios y también en la iglesia.

Quizá no lo veas pero Dios está con los brazos abiertos esperando por ti.

Él quiere sanar las heridas que la vida te dejó, quiere acompañarte, quiere demostrarte que te ama, quiere hacer un banquete porque su hijo estaba perdido pero ha sido hallado, estaba muerto pero ha vuelto a la Vida, ha vuelto al hogar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 junio 2017 en Devocionales, Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Gracias a Dios

agradecido con Dios

Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 1Corintios 15:57

Yo creo que todos nosotros recordamos a las personas con las cuales nos sentimos agradecidas y dejaron una huella en nosotros, por eso el día de hoy quiero dejar una huella de Dios en usted.

Hoy quiero darle siete razones por las cuales debemos darle gracias a Dios todos los días:

7. Vida: Para una persona que tiene una enfermedad terminal o para un joven que decidió no cometer un suicidio o para alguien que se salvó de un terrible accidente la vida significa mucho.

La vida a pesar de sus subidas o bajadas como dice el título de una famosa película: La vida es bella.

6. Familia: Quiero empezar diciendo aunque suene contradictorio que nadie escoge a su familia.

Así que si te tocó un buen papá o una buena mamá, si tiene una familia unida o una familia que le ama, entonces tienes muchísima suerte.

5. Iglesia: La mayoría de personas que predican el evangelio no lo hacen esperando reconocimiento, saben que la gloria le pertenece a Dios, pero si tiene la bendición de tener buenos pastores o líderes en medio de tantos pastores falsos, agradézcanles su entrega y sacrificio.

4. Las personas que nos aman

La biblia Latinoamericana del 95 dice en: Proverbios 18:22 El que encontró una esposa encontró la felicidad; Yavé es quien le otorgó ese favor.

La biblia dice en: Proverbios 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

3. Trabajo

La biblia dice en: 2Tesalonicenses 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

Si tiene la oportunidad de tener trabajo y llevar un pan a su mesa, de pagar las cuentas y mantenerse, entonces siéntase muy dichoso.

2. Fidelidad de Dios

A veces podemos sentir que la vida es tan difícil que nos sentimos hundir pero por la fidelidad de Dios no nos ahogamos, una frase dice: Dios aprieta pero no ahorca.

Cada vez que parece que no podemos más, Dios aparece y nos dice: Nunca te dejaré.

1. Amor de Dios

La razón de ser del cristiano, la razón de ser de muchas personas es el amor de Dios.

Cuando experimentas aquel amor llenando el corazón sencillamente la vida tiene sentido.

Ahora haga usted su propia lista y nunca se olvide de darle siempre gracias a Dios por todo lo que hace por usted y las personas que le rodean.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 enero 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Si pudiera

poder

Si pudiera tenerte frente a mí y pedirte algo sería que me ayudes a comprender tu amor, para poder amarte más a ti y para poder llevarlo a los demás.

Te pediría que me ayudes a tener pasión por ti, una pasión tan genuina y real que pueda entregarme a Ti por completo y pueda darte hasta mi vida.

Te pediría que escuches el clamor de aquellos cristianos que son perseguidos, aunque sé que Tú los proteges, te lo pediría porque también son mi familia.

Te pediría que me ayudes a ver la vida con los ojos de la fe, que me enseñes a tener fe como del tamaño de un pequeño grano de mostaza.

Te pediría que me ayudes a cumplir mi propósito, no quiero pedirte grandes cosas, yo solo quiero hacer tu voluntad.

Te pediría que me dejes recostarme en tu pecho, porque también quiero ser un discípulo amado que nunca se aparte de Ti.

Te pediría que me ayudes a madurar más rápido, porque a veces me cansa pasar tanto tiempo en el horno y recibir los golpes que me moldean.

Te pediría que como a Pedro me des una oportunidad si te fallo, hazme valiente para nunca negar tu nombre.

Te pediría que me pongas en mi corazón misericordia para poder levantar al caído y que pueda corregir con amor a los que están equivocados.

Te pediría que me dejes tocar el borde de tu manto para que mi corazón sangrante de tristezas esté completamente sano.

Te pediría que vengas pronto para que tu pueblo pueda verte otra vez, para que juntos toda tu iglesia podamos estar por siempre a tu lado.

Si pudiera tenerte frente a mí, correría a tus brazos, besaría tus pies, y si no pudiera hablarte te pediría todo lo anterior con la voz de mi corazón.

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 julio 2015 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una muestra del evangelio

leproso

En estos tiempos tan difíciles de mucha confusión quiero narrarles una historia que nos recuerde como es el verdadero evangelio.

Lucas 17:11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.

Jesús estaba entre Samaria y Galilea, pero Samaria era un pueblo que tenía enemistad con los judíos y de seguro para muchos judíos debió ser incómodo estar allí.

Lucas 17:12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos

Según Flavio Josefo (un historiador de la época), él nos cuenta: Lo que atormentaba en esa época a los desdichados era el recuerdo persistente que tenían de sus seres queridos que tenían que dejar atrás cuando los sacerdotes los declaraban inmundos.

Ellos perdían a su familia, su vida normal, vivían solos, estaban heridos, comían y dormían en los peores lugares, eran rechazados, vistos con asco, se convertían en algo que los asustaba.

Quizá aquí nadie tenga lepra pero por algún motivo se siente un marginado, se siente solo, se siente herido, siente que no se halla o que es algo que no quería ser.

Lucas 17:13 y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

Los leprosos tenían que anunciar su enfermedad, imagínense lo feo y denigrante que sería gritar la enfermedad que padece.

Quizá escuchemos: Tengo gripe, tengo tiroides, tengo depresión, tengo el corazón roto.

Y de que no seríamos capaces con tal de poder ser sanos de aquellas cosas que nos duelen.

Lucas 17:14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

Jesús no los sana inmediatamente, pero Él les dice que hacer para ser sanados.

Muchas veces nosotros pensamos que al acercarnos a Dios todo va cambiar en un segundo pero Jesús nos muestra el Camino y mientras caminamos descubrimos que vamos siendo sanados, que nuestros corazones son renovados y que existen los milagros.

Lucas 17:15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,

Imagínense la alegría de aquella caminata, lo increíble que debió ser dar cada paso y ver como poco a poco eran sanados.

Y uno de ellos dice: Hay que regresar a agradecer, los demás solo están preocupados en sí mismos pero uno prefiere regresar a agradecer a aquel que le dio todo.

Lucas 17:16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.

Lucas 17:17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

Uno pensaría que sería uno de los judíos el que regresaría a ver a Jesús, pero es aquel rechazado, el que menos se pensaría el que vuelve a agradecerle.

¿Y Dónde están en las iglesias los ricos, los intelectuales, los que aparentemente deberían estar?

Lucas 17:18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

Lucas 17:19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Noten que él único que realmente fue salvo fue aquel hombre agradecido, fue aquel marginado que cuando encontró un nuevo comienzo decidió tener un encuentro real con Jesús.

Y así es el evangelio, el evangelio es capaz de cambiar y transformar vidas pero la salvación es solo para aquellos agradecidos que quieren conocer y servir a aquel les dio un nuevo comienzo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 julio 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No más ranas

plaga de ranas

Y dijo Moisés a Faraón: Dígnate indicarme cuándo debo orar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas de tí y de tus casas, y que solamente queden en el río. Y él dijo: Mañana. Y Moisés respondió: Se hará conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehová nuestro Dios. Éxodo 8:9-10

Dios ha enviado la segunda plaga a Egipto, la plaga de las ranas atormenta a toda la nación y en especial al faraón, las ranas invaden todas las casas, están por todas partes creando caos y trayendo de seguro un olor desagradable.

El faraón está enojado, así que llama a Moisés para que quite aquella plaga, al llegar Moisés y preguntarle cuando desea que ore para que las ranas se vayan, el faraón le dice algo impensando, él le dice: “Mañana”.

Existen muchas personas que no logran alcanzar sus sueños, que pierden oportunidades laborales, que pierden la oportunidad de tener una mejor relación con su familia o incluso el amor de su vida por decir: Mañana lo haré.

Existe una frase muy conocida que dice: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” Eso significa que si hoy decidiéramos cambiar y hacemos lo que tenemos que hacer entonces nos iría mejor en muchos ámbitos de nuestra vida, el dejar las cosas para mañana es sencillamente una excusa que nos impide avanzar.

Los hombres de Dios que lograron grandes hazañas, no dejaban escapar las oportunidades, eran lo suficientemente obedientes para cumplir inmediatamente lo que Dios le mandaba, dejaban su comodidad para buscar más de Dios y esforzarse.

Otra frase conocida dice: “No dejes el amor de hoy para mañana” Significa que hoy tenemos la oportunidad de demostrarles a las personas que queremos lo que sentimos por ellas ya que nunca sabremos lo que pudiera suceder mañana.

Incluso podemos demostrarle a Dios cuanto lo amamos, muchos piensan que amar es un sentimiento pero por el contrario el amor es una decisión, y cada vez que decidimos leer la biblia, orar y pasar más tiempo junto a Dios, le estaremos demostrando lo mucho que le amamos.

Por último la biblia nos dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación. 2Corintios 6:2

Nosotros no podemos hacer nada para cambiar el pasado, no podemos saber que sucederá a futuro, lo único que tenemos es el presente y debemos vivirlo con pasión, con el hambre de lograr conocer más a Dios, de aceptar su ayuda y dirección, y esforcémonos hoy por alcanzar nuestros sueños.

Dejemos de vivir entre ranas y decidámonos que hoy sea el día de un nuevo comienzo para nuestras vidas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 enero 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Me rescató porque me ama

Salmos 18:19 Me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque se agradó de mí.

Otra versión dice: El Señor me rescató porque me ama; él me llevó a un lugar seguro.

Antes de conocer realmente a Dios no entendía porque había personas capaces de dar su vida por Él, ni tampoco comprendía la magnitud de su amor.

sanando al leprosoLa biblia cuenta una bella historia en Mateo 8:1-3: Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

Hace dos mil años atrás la lepra era considerada una enfermedad muy contagiosa y una maldición.

Las personas infectadas debían vivir aisladas de la civilización y se tenía estricto cuidado con todo aquello que había sido tocado por los infectados, incluso debían usar campanas o gritar para anunciar que se acercaban y así los demás pudieran alejarse de ellos.

Ser leproso significaba vivir en soledad, ser alejado de tu familia y seres queridos, el tener que soportar el dolor de su piel al podrirse y la deformidad que causaba la enfermedad.

Aquellas personas debían estar sumamente cansadas de ese tipo de vida, debían sentirse sumamente tristes y decepcionadas, tendrían que haberse acostumbrado a ser rechazados, deberían estar muy deprimidas por no poder encontrar un refugio en el cual sentirse seguras y quizá hasta culpables de tener esa enfermedad.

Pero un día un leproso escuchó de alguien que podía cambiar su vida, que podía sanar cualquier enfermedad, su nombre era Jesús.

Aquel hombre se armó de valor, se llenó de fe, él estaba cansado de ese tipo de vida, estaba harto de tanto dolor y rompiendo todas las reglas se acercó donde Jesús.

Jesús estaba predicando y le seguían muchas personas de todas las edades, imagino que muchos deben haberse llenado de espanto, quizás muchos le habrán exigido que se aleje mientras huían pero Jesús permaneció a su lado.

Él sabía que Jesús podía irse, que no era su obligación que hiciera algo por un extraño como él y encima pecador, por eso se arrodilló y le dijo: Señor, Si quieres puedes limpiarme.

Jesús debió haberlo mirado con compasión y amor, lo tocó y le respondió: Quiero, sé limpio.

Para aquel hombre ese acto y esas palabras significaban compasión, paz, libertad, el comienzo de una nueva vida, ese momento debe haberlo marcado porque por primera vez en mucho tiempo su corazón sintió amor.

Jesús lo rescató de su enfermedad porque lo amaba.

Hoy en día existen muchas personas que físicamente pueden estar sanas pero tienen el alma llena de heridas, viven en soledad aunque no se den cuenta, quizá su piel no esté enferma pero sus rostros reflejan las marcas y el dolor de un alma triste y deprimida.

Están rodeadas de hipocresía, hace mucho tiempo que no sienten afecto verdadero, no saben lo que es el amor y muy en el fondo se sienten mal por sus faltas y errores.

Pero al igual que aquel leproso podemos acercarnos a Jesús y saber que Él quiere rescatarnos del dolor de nuestros pecados y llevarnos a un lugar seguro en donde podemos hallar verdadera paz.

Cuando pasamos por esa experiencia nuestra vida cambia y entonces Jesús se convierte en nuestro todo, no existe nada más importante que Él porque sin merecerlo, Él nos amó.

Ésa es la razón por la cual estamos dispuestos a dar hasta la vida porque aunque muchos nos rechazaron, aunque estábamos llenos de faltas y podíamos ser despreciados, Él nos rescató, nos demostró su amor y nos llevó a sus brazos para que estemos seguros.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 mayo 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El efecto Dios

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Romanos 1:16

Muchas veces me han preguntado: ¿Vale la pena sacrificar tanto por Dios?

Yo sé que para ser cristianos tenemos que dejar atrás varias cosas y que muchas veces parece difícil ser valientes y enfrentar a la mayoría que no cree en Él.

Yo creo que si realmente comprendiésemos lo que creer en Dios significa o si supiéramos el efecto que provoca una pequeña semilla de fe entonces nuestras vidas serían muy diferentes.

¿Han escuchado hablar del efecto Dios?

El 14 de Mayo de 1948 se fundó el estado de Israel, para muchos ese día pudo haber sido un día de alegría o de gozo pero 12 horas después la unión de países palestinos les declara la guerra.

Israel era un país cuyos habitantes habían pasado el horror de la segunda guerra mundial, millones de judíos habían muerto y la mayoría de los sobrevivientes habían sido torturados.

Los periódicos de todo el mundo hablaban de la posible masacre que vendría sobre el pueblo judío, muchos noticieros decían que prácticamente la nueva nación se extinguiría.

David-Ben-GurionCuentan que pocos días antes de la guerra los periodistas de diversas partes del mundo lograron entrevistar a un líder judío de nombre David Ben Gurión, un periodista se le acercó y dijo: “Israel necesitaría un milagro para sobrevivir” Muchos pensaron que aquel líder aprovecharía ese momento para pedir ayuda, pero David Ben Gurión miró al cielo y respondió: Yo creo en milagros.

Llegó el momento de la guerra, miles de Israelíes estaban parados con poco armamento frente a aquel inmenso ejército enemigo lleno de hombres entrenados y el mejor armamento de su generación.

Pero aquel pequeño ejército judío estaba lleno de padres que querían defenderá sus familias, madres que habían perdido a sus esposos y querían defender sus hogares y jóvenes que querían luchar por su futuro.

judíosLa historia no cuenta cómo empezó pero yo creo que un joven que había visto aquella entrevista miró al cielo y con valentía dijo: Yo creo en milagros, luego los que estaban a su alrededor comenzaron a repetirlo hasta el punto en que todo aquel ejército gritaba: ¡Yo creo en milagros!

Sin pensarlo pocos minutos después, aquel gran ejército enemigo comenzó a huir, miles de soldados abandonaban sus tanques para irse corriendo y cuando entrevistaron a algunos de los sobrevivientes del ejército palestino del porqué de su repentina huida ellos contestaban: Vimos gigantes brillantes defendiendo a los judíos.

Después de esa guerra hubo una reunión donde se juntaron militares, periodistas y hombres de ciencia para analizar lo sucedido, todos ellos llegaron a la conclusión de que aquella victoria era imposible.

Entonces uno de los invitados de esa reunión alegó que aquel milagro ya había ocurrido antes en la biblia y tras leer muchos capítulos de la biblia todos en aquella sala explicaron que aquella victoria se debía al Efecto Dios, es decir se debió a la fe que aquel pueblo tenía en Dios.

Ése es el Dios a quién servimos y ése es el potencial que todos tenemos, si creyéramos en Dios cada uno de nosotros podría cambiar su vida, la vida de su familia o la de su nación.

Dios tiene el poder para hacer milagros y por eso vale la pena el esfuerzo y el sacrificio, no nos avergoncemos del evangelio porque si de verdad crees en él, Dios puede hará un gran milagro en tu vida.

 
1 comentario

Publicado por en 4 mayo 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: