RSS

Archivo de la etiqueta: esfuerzo

No retrocedas

original

Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. Lucas 9:62

Existe una idea que tienen todos los atletas antes de una carrera: No pierde el que se cae sino aquel que se da por vencido.

Derek Remond era un atleta el cual era el favorito para ganar el oro en la carrera de oro en las olimpiadas de 1992.

Aunque había tenido lesiones previas, acababa de ganar la medalla de oro en el mundial de Tokyo en 1991.

Derek parecía encontrarse en su mejor momento y tras una vida de mucho esfuerzo sabía que quizá esta era su última oportunidad de alcanzar la medalla de oro en una olimpiada.

El 3 de agosto de 1992 suena el disparo inicial, 65mil personas incluido su padre lo ven correr y abrirse paso hasta los primeros lugares.

Después de correr más de 200m2, Derek escucha un chasquido en su pierna, un dolor terrible recorre su cuerpo y se desploma.

Derek no lo puede creer, se niega a darse por vencido, se levanta, pero la rotura en su pierna lo obliga a cojear, los paramédicos llegan a su encuentro sin embargo él se niega a rendirse, entre lágrimas, el dolor y la multitud que le grita que pare, él sigue avanzando.

Su padre Jim está viendo a su hijo sufrir en cada paso y no aguanta la escena, salta de su silla, golpea personas hasta poder bajar, burla la guardia de seguridad y rompiendo las reglas entra al campo a ayudar a su hijo, pero su hijo le dice que no va a parar.

Su padre está conmovido y al ver su determinación lo abraza, se convierte en su apoyo y avanzan juntos.

Los hombres de seguridad y paramédicos intentan detenerlos, pero el Padre los aleja diciendo: Es mi hijo. Y ambos llorando y avanzando van juntos hasta la meta.

El público entero se pone de pie, Derek no ganaría la medalla de oro aquel día, pero su determinación ha ganado la admiración del público, su padre al entrar al campo provocó la descalificación de su hijo, pero conmovió en inspiro a miles de personas.

A veces nosotros somos como aquel corredor, creemos que basta con tener buenos estudios, buenos contactos, tener un buen trabajo, pero de pronto comienzan los problemas, los traumas, las dificultades y sentimos que cojeamos y no podemos seguir.

Nunca debemos darnos por vencidos, debemos seguir adelante hasta el final, y cuando las fuerzas nos falten, también tenemos a un Padre que nos ve desde el cielo, baja a nuestro encuentro, nos abraza, nos apoya para que podamos seguir y les dice a los demás: Es mi hijo.

También sería bueno tener amigos, familiares, hermanos en Cristo que nos inspiren, nos motiven y también nos apoyen.

Jesús nunca te dejará: Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; Filipenses 1:6

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 septiembre 2016 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No más ranas

plaga de ranas

Y dijo Moisés a Faraón: Dígnate indicarme cuándo debo orar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas de tí y de tus casas, y que solamente queden en el río. Y él dijo: Mañana. Y Moisés respondió: Se hará conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehová nuestro Dios. Éxodo 8:9-10

Dios ha enviado la segunda plaga a Egipto, la plaga de las ranas atormenta a toda la nación y en especial al faraón, las ranas invaden todas las casas, están por todas partes creando caos y trayendo de seguro un olor desagradable.

El faraón está enojado, así que llama a Moisés para que quite aquella plaga, al llegar Moisés y preguntarle cuando desea que ore para que las ranas se vayan, el faraón le dice algo impensando, él le dice: “Mañana”.

Existen muchas personas que no logran alcanzar sus sueños, que pierden oportunidades laborales, que pierden la oportunidad de tener una mejor relación con su familia o incluso el amor de su vida por decir: Mañana lo haré.

Existe una frase muy conocida que dice: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” Eso significa que si hoy decidiéramos cambiar y hacemos lo que tenemos que hacer entonces nos iría mejor en muchos ámbitos de nuestra vida, el dejar las cosas para mañana es sencillamente una excusa que nos impide avanzar.

Los hombres de Dios que lograron grandes hazañas, no dejaban escapar las oportunidades, eran lo suficientemente obedientes para cumplir inmediatamente lo que Dios le mandaba, dejaban su comodidad para buscar más de Dios y esforzarse.

Otra frase conocida dice: “No dejes el amor de hoy para mañana” Significa que hoy tenemos la oportunidad de demostrarles a las personas que queremos lo que sentimos por ellas ya que nunca sabremos lo que pudiera suceder mañana.

Incluso podemos demostrarle a Dios cuanto lo amamos, muchos piensan que amar es un sentimiento pero por el contrario el amor es una decisión, y cada vez que decidimos leer la biblia, orar y pasar más tiempo junto a Dios, le estaremos demostrando lo mucho que le amamos.

Por último la biblia nos dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación. 2Corintios 6:2

Nosotros no podemos hacer nada para cambiar el pasado, no podemos saber que sucederá a futuro, lo único que tenemos es el presente y debemos vivirlo con pasión, con el hambre de lograr conocer más a Dios, de aceptar su ayuda y dirección, y esforcémonos hoy por alcanzar nuestros sueños.

Dejemos de vivir entre ranas y decidámonos que hoy sea el día de un nuevo comienzo para nuestras vidas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 enero 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ebenezer

2015-1

Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová. 1Samuel 7:12

Se acaba otro año y es hermoso poder reconocer y decir: Eben-ezer, hasta aquí nos ayudó nuestro Dios.

Si este año ha sido un año de bendiciones y confirmaciones de Dios para tu vida entonces debes reconocer que la mano de Dios ha estado contigo y puedes decir al igual que el profeta: Hasta aquí me ayudó Dios.

Si por el contrario este año has pasado duras pruebas y crisis que han puesto a prueba tu fe, créeme que también puedes sentirte agradecido porque mientras hay vida hay esperanza, y si Dios está contigo Él cambiará cualquier circunstancia, Él no se ha olvidado de ti, Él prometió que todo te ayudará para bien, así que con fe declara: Hasta aquí me ayudó Dios.

Dios ha prometido que siempre estará con nosotros, tengamos fe de que su mano nos levantará cuando creamos que ya no poder más, tengamos fe de que sin importar lo que nuestros ojos vean Él tiene todo bajo su control, tengamos fe de que aunque muchas veces nos sintamos solos, Él nos cubre debajo de sus alas, tengamos fe de que Él nos ayudará cada día de nuestra vida.

Hoy comienzo un nuevo año y con ello podemos recordar que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana, que sin importar los años su gran amor no variará, seguirá igual de firme y nos acompañará a lo largo de este nuevo año.

Cobremos ánimo, no dejemos que nada nos venza, esforcemos y seamos valientes porque hasta aquí nos ayudó Dios y tenemos la certeza de que Él siempre estará con nosotros para ayudarnos, para cuidarnos, para consolarnos, para salvarnos, para bendecirnos y para llenar nuestras vidas.

Gracias Señor por todo lo que ha pasado este año, por tu gran fidelidad y oramos para que bendigas este nuevo año, para que Tu sigas por siempre a nuestro lado, para que nos ayudes a ser fieles y siempre podamos ser agradecidos contigo. Amén.

 
Deja un comentario

Publicado por en 31 diciembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Seremos como los que sueñan

Esdras

Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, Seremos como los que sueñan. Salmo 126:1

Según muchos estudiosos bíblicos aquel salmo fue escrito entre los tiempos de Nehemías y Esdras, cuando el pueblo de Israel volvía del cautiverio a su tierra.

Israel y Jerusalén fueron invadidos por sus enemigos, aquel pueblo fue desalojado de sus hogares, tuvieron que ver como robaban sus posesiones, tener que soportar como muchos de sus familiares eran vendidos como esclavos o fueron muertos durante la guerra, tener que ver como sus ciudades ardían y ahora serían siervos de otros imperios.

Ahora han pasado muchos años y aquel pueblo cautivo que ha podido salir adelante y ser bendecido a través de mucho esfuerzo, que de seguro sus mayores han tenido que vivir con el horror de aquellos recuerdos, con el miedo que les produce esos días o la nostalgia de recordar a aquellos tiempos de libertad que ahora parecen un sueño, está a punto de regresar a su amada tierra.

Aquel pueblo siente la alegría de volver y empezar una nueva etapa, pero también sienten el miedo de que aquella crisis vuelva a ocurrir y la duda de saber sí será recompensado aquel gran esfuerzo por reconstruir su nación y qué les deparará el futuro.

Y es en medio de aquella confusión en donde Dios envía este salmo el cual es un recuerdo de que Dios puede cambiar cualquier circunstancia, que para Él no existen sueños imposibles de realizar, que Él puede convertir cualquier tristeza en una gran alegría y que no existe esfuerzo que Él no recompense.

La historia y la biblia nos narran que aquel pueblo logró reconstruir su templo, su nación y que de nuevo volvieron a reír al ver sus sueños cumplirse.

Así que sin importar lo que haya pasado o cuán difícil parezca el futuro, al leer este salmo recordemos que Dios tiene un plan para nosotros, y que Él es capaz de cambiar cualquier circunstancia, y quiere que seas como los que sueñan.

Salmo 126:

Cántico gradual.

Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, Seremos como los que sueñan.

Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.

Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres.

Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová, Como los arroyos del Neguev.

Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

 
1 comentario

Publicado por en 21 diciembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Corramos hacia la meta

Bannister

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Hebreos 12:1

En el año 1954 un atleta británico de nombre Roger Bannister causó gran controversia al decir que él rompería la marca por concluir una carrera de 1 milla antes de los 4 minutos.

Científicos de diversas partes del mundo habían pronosticado que tal hazaña era imposible, alegaban que los huesos de los seres humanos eran muy pesados o que nuestra piel era demasiado densa y no tenía la resistencia al viento favorable.

Un científico incluso dijo: No hemos sido creados para lograrlo.

Muchas personas fueron a ver la carrera en donde él competiría, esperando que ocurriera aquel milagro que para muchos parecía imposible.

Roger se puso en posición y empezó la carrera, corría a toda velocidad mientras los ojos de todo el auditorio estaban puestos en él.

Los minutos avanzaban y lentamente se acercaban a los aterradores 4 minutos, pero Roger no se rendía, no había nadie que pudiera acercársele y el estadio entero contaba cada segundo.

Muy cerca ya de la meta los relojes de todos contaban: 3.57min, 3.58min, 3.59min…

La carrera finalizó, Roger Bannister rompió la marca a los 3.59,4 minutos y aquella hazaña fue llamada la “milla milagro”.

A solo 46 días después se volvió a romper la marca, al año siguiente 37 personas ya la habían roto.

Entonces ¿Qué pasó? ¿Por qué no se pudo romper antes?

Lo que sucedía era evidente, los atletas del momento estaban mentalizados a que esa meta no se podía lograr y habían dejado de intentarlo, habían abandonado su pasión, habían perdido su hambre por la victoria y solo corrían por correr.

Muchas veces como cristianos pasamos por lo mismo, dejamos de esforzarnos por servir a Dios, abandonamos nuestra pasión y nos convertimos en cristianos sin una meta.

Dejamos nuestros sueños pensando que no los lograremos, permitimos que los pensamientos de desánimo nos convenzan que no podemos alcanzar nuestros destinos.

Hace 2 mil años atrás Jesús nos enseñó que vivir una vida conforme a Dios no era imposible, nos enseñó la meta y a lo largo de los años muchas personas nos han demostrado que si podemos alcanzarla.

Hoy nuestra meta debe ser la misma: ser como Jesús.

Volvamos y recuperemos la pasión, nuestra hambre por ser como Él, no permitamos que los miedos nos detengan de alcanzar nuestros destinos y como dijo Pablo: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1Corintios 9:24

 
1 comentario

Publicado por en 10 agosto 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Mesías

A veces no comprendemos el poder que tiene un solo versículo de la biblia.

Los siguientes versículos que pondré a continuación cambiaron la vida de una persona y lo motivaron a crear una obra que ha inspirado a muchas otras.

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Isaías 53:3

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Isaías 53:7

Angustia: Ansiedad y miedo extremo. Causa opresión en el pecho, ritmo cardiaco elevado, temblores y falta de aire.

Afligido: Enfado y tristeza extrema. Mortificación y entristecimiento a niveles peligrosos.

HandelGeorge Frederick Handel era un compositor de opera alemán, había probado la fama debido a muchas de sus obras y por la amistad que tenía con los reyes ingleses.

Pero una hemorragia cerebral lo había dejado casi paralizado del lado derecho y en 1741 muchos países de Europa habían caído en crisis debido a un fuerte invierno, lo cual lo llevó rápidamente a una cruel pobreza.

Una noche cuando Handel llegaba a casa, tras una dolorosa caminata en la cual de seguro se sentía despreciado y en donde recordaría su antigua fama, al llegar a casa encontró frente a su puerta una caja que contenía el texto de una composición musical. El texto pertenecía a Charles Jennens un poeta de segunda clase.

Handel dudo en abrir la caja y leer la obra pero al hacerlo encontró dentro del texto el versículo de Isaías, al leerlo lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas, lloraba porque se sintió identificado.

Despreciado y desechadoAngustiado él y afligidoHandel había sido abandonado por muchos de sus amigos, había probado el dolor de sentirse angustiado por las deudas, afligido por el dolor que había padecido debido a su parálisis.

En aquel momento Handel se comprometió a culminar aquella obra, trabajó sin descanso creando melodías.

Su criado lo halló trabajando y le dejó el desayuno, al regresar por la tarde se dio cuenta que su amo no había probado alimento alguno y pasaron los días y Handel rechazaba el comer.

Handel trabajó 23 días casi sin descanso y tras terminar su obra durmió 17 horas, su criado llamó al doctor, pero al despertar gritó: ¡Denme comida!

Handel a través de favores y con ayuda de amigos logró que su obra pudiera llegar al teatro para presentar su obra titulada: El Mesías.

El teatro estaba repleto, aquel pueblo sumido en la crisis quería escuchar la obra, y cuál sería la sorpresa de Handel al darse cuenta que al llegar al coro todos la cantaban de a pie y con lágrimas en los ojos hasta su conclusión. Un pueblo entero había encontrado esperanza en su obra.

Un hombre logró con su obra inspirar a una nación y a innumerables personas a lo largo de los años debido a que entendió el amor de Jesús, entendió su sufrimiento, su soledad, su sacrificio por amarnos sin medida.

Quizá hoy tú también te sientas solo, despreciado, afligido o angustiado pero recuerda que Jesús comprende tu dolor, recuerda que te ama inmensamente y puede ayudarte si te acercas a Él.

A continuación les adjunto el link para que puedan ver aquella obra subtitulada:

 
1 comentario

Publicado por en 27 julio 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Saldrás de la cárcel

José había sido traicionado ya dos veces, la primera vez fue alejado de su padre debido a que sus hermanos lo vendieron como esclavo y la segunda vez se debió a que a pesar de todo su esfuerzo por servir con excelencia a su patrón Potifar, esto no impediría que este no le creyera cuando su esposa mintió y ahora lo mandarían a la cárcel.

José era solo un joven, no era perfecto y los golpes que había sufrido eran muy duros. La vida no parecía sonreírle y la suerte parecía ser ajena a él.

Imagínense aquella escena, un joven inocente siendo llevado a rastras hacia una prisión, es imposible no creer que durante el trayecto no gritara: ¡Soy inocente! ¡No me arresten! ¡Se han equivocado!

Aquel joven es arrojado hacia una celda fría y oscura, un poco de paja será ahora su cama y una gran roca su almohada.

jose en la carcel

José se ha pasado toda la vida haciendo lo correcto, esforzándose por ser un buen hijo, siendo excelente con Potifar, pero él no recibe recompensas y cada vez parece encontrarse peor.

Sus gritos se escuchan en toda la cárcel: ¡Déjenme salir! ¡Se han equivocado!

Pronto se da cuenta que gritar no resuelve nada, se encuentra totalmente solo sin nadie que pueda ayudarlo o defenderlo.

El miedo es tan grande que no puede permanecer de pie, sus lágrimas corren por su rostro y sus manos comienzan a temblar. Los sueños que tenía de niño parecen lejanos, el poder ver a su padre con vida pareciera que es imposible.

Pero aquel joven lejos de darse por vencido hace una oración, recuerda las historias de Abraham de como espero cien años para que naciera su hijo Isaac, recuerda como Isaac se hizo rico sembrando en plena crisis, recuerda como su padre Israel río después del tardío encuentro con su hermano.

A pesar de las dudas, de los problemas y las circunstancias aquel joven ve nacer la esperanza en su corazón y aunque se encuentra solo en aquella prisión, él puede sentir el cálido abrazo de Dios acogiendo su corazón, llenándolo de fe y diciéndole: Tú vas a salir de la cárcel.

Al llegar la mañana aquel joven sonríe y trabaja de la misma forma como lo había hecho antes, con excelencia y sinceridad.

José era un chico inteligente, gentil y esperanzador, los jefes de la cárcel notaron algo valioso en él y deciden ponerlo a cargo de la prisión, él no quiere ser jefe, él quiere salir de allí pero eso no impide que cumpla su labor con la misma excelencia de siempre.

Los años pasan, no fue fácil soportar estar en aquel lugar, no ha sido fácil crecer, ni mantener la fe pero él sigue de pie confiando en que Dios lo sacará de allí.

Y el día llega y José es llamado por el faraón, ese día José reirá como nunca, todo su pasado fue una práctica para poder lograr sus sueños, Dios tardó pero nunca lo olvidó y jamás lo abandonó.

No importa que pruebas estés pasando o en donde te encuentres, no pierdas la fe, Dios te sacará de esa cárcel y te llevará a cumplir tus sueños.

Sé cómo José, sé excelente y no pierdas la fe, no te rindas porque Dios te está abrazando y te está diciendo tú saldrás de esa situación, tú saldrás de esa cárcel y haré algo grande contigo.

jose 2

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 mayo 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: