REFLEXIÓN: CONTENTARME EN MI SITUACIÓN

Estándar

Filipenses 4:11-13 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

El sistema en que vivimos nos obliga a ser consumistas, a siempre querer más y lo último, nos sentimos mal si no podemos saciar nuestro deseo de comprarnos algo o de acceder a tal estatus, sin embargo, los tiempos de crisis son parte de la vida del ser humano, y debemos ser capaces de sentirnos satisfechos cual sea nuestra situación.

Eclesiastés 5:19-20 Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.

Porque no se acordará mucho de los días de su vida; pues Dios le llenará de alegría el corazón.

El versículo 20 en la versión BNP: Porque si Dios inunda de alegría su corazón, no pensará mucho en la brevedad de su vida. Es un regalo de Dios que nosotros podamos trabajar y poder disfrutar de nuestro esfuerzo, pero si Dios nos llenara siempre de alegrías, si no sintiéramos ninguna necesidad entonces nos perderíamos, nos olvidaríamos de lo frágiles que somos y de nuestra necesidad de Dios.

Job 1:20-22 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.

En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

Recordamos la historia de Job, aquel hombre justo, que era temeroso de Dios, pero fue probado hasta el extremo. Aquel tiempo de prueba y crisis le sirvió para reconocer que no conocía verdaderamente al Señor, lo conocía de oídas, pero ahora sus ojos podían verlo, y fue doblemente bendecido tras pasar por aquel perfeccionamiento.

Génesis 45:7-8 Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.

En la historia de José el soñador, observamos el mismo patrón, aquel niño engreído fue transformado a ser el primer ministro de Egipto, tras pasar por diversas pruebas fue perfeccionado hasta estar listo para recibir y ser bendición.

Salmos 18:18-20 Me asaltaron en el día de mi quebranto, Mas Jehová fue mi apoyo.

Me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque se agradó de mí.

Jehová me ha premiado conforme a mi justicia; Conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado

David pasó de ser un pastor de ovejas a convertirse en Rey de Israel, pero pasando por diversas etapas, en las que tuvo que ser un perseguido del rey, hacerse pasar por loco, expatriado, escondiéndose en cuevas, pero todo ello era parte del perfeccionamiento y de la gran recompensa que Dios tenía para él.

Deuteronomio 8:18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

LOCURAS POR EL EVANGELIO

Estándar

1Corintios 1:21-24 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

Para muchas personas el evangelio les parece ilógico, piensan que las buenas nuevas de salvación es algo absurdo, pero el mensaje de Jesús es tan poderoso que sigue transformando vidas, sigue rescatando familias, y es por esa razón que nosotros predicamos a pesar de que parezca una locura.

Proverbios 11:30 El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas es sabio.

En la versión PDT: Practicar la justicia es árbol de vida; el sabio da vida nueva a la gente. El vivir el evangelio da un fruto de vida nueva, una vida transformada que no solo piensa en sí mismo, nuestro testimonio refleja nuestra comunión con Dios, y eso provoca que nazca en nosotros el querer ganar a las personas. Cuando predicamos estamos conduciendo a las personas a Cristo que es el dador de la vida, y es de sabios poder ayudar y ganar más almas.

Hechos 9:22-25 Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo.

Pasados muchos días, los judíos resolvieron en consejo matarle; pero sus asechanzas llegaron a conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarle.

Entonces los discípulos, tomándole de noche, le bajaron por el muro, descolgándole en una canasta.

Parece una locura tener que ser bajado por una canasta por la ventana para poder continuar predicando, pero Pablo era un hombre que había sido transformado, que había conocido aquella vida nueva, y quería predicar con locura, quería ganar a todos los que pudiera.

Hechos 5:18-21 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.

Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo:

Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida.

Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban. Entre tanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos.

Los discípulos habían sido arrestados por predicar el evangelio, y milagrosamente fueron rescatados, parecería una locura salir y predicar nuevamente, pero ellos cumplieron su llamado, tenían pasión por rescatar a los perdidos, por predicar las buenas nuevas.

Hechos 5:40-42 Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad.

Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre.

Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

Creo que ninguno de nosotros saldríamos contentos después de ser azotados, pero los apóstoles estaban gozosos de ser dignos de padecer por causa del evangelio y de Jesucristo, se sentían agradecidos de ser parte de la obra, de poder llevar el mensaje a las personas, y era tal su locura que siguieron predicando sin cesar a pesar de las amenazas.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

REFLEXIÓN: SEGUNDA OPORTUNIDAD

Estándar

Debido a la crisis que estamos viviendo, se dieron casos en muchos países de presos que fueron liberados por el riesgo a contagiarse de la enfermedad, pero que al salir cayeron en los mismos actos delictivos por los que fueron arrestado, incluso algunos hicieron cosas peores, llegando incluso a matar.

Esto me hizo recordar el siguiente pasaje de la biblia: 2Pedro 2:20-22

Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Cuando nacimos de nuevos fuimos rescatados de la cárcel del pecado, de la esclavitud de los malos hábitos, de las cadenas de los malos pensamientos, Cristo nos hizo libres para vivir una vida nueva. Sin embargo, muchos no valoran aquella libertad, tristemente no comprenden la enorme gracia que Dios nos dio al ser aceptados como sus hijos.

1Pedro 1:18-23 …sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

Cristo nos rescató ofreciendo su propia vida por nosotros, Él se entregó porque nos ama, aunque no lo merecíamos, aunque nosotros estuviéramos tan manchados, tan llenos de errores y tan llenos de maldad, fue su sangre preciosa la que nos hizo revivir. Si queremos realmente vivir en esa nueva vida es necesario que obedezcamos a la verdad, que busquemos continuamente la Dios, que permitamos que Él siga haciendo su transformación en nosotros, y nos llene de aquel amor con el podemos amarlo a Él y a los demás.

Efesios 4:22-29 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.

El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Si hemos nacido de nuevo, debemos despojarnos todas aquellas cosas que hacíamos mal, alejarnos de todos los pecados que antes hacíamos, y dar un fruto de verdaderos cristianos, comportarnos como verdaderos hijos de Dios.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

CONOZCO MI GANANCIA

Estándar

2Timoteo 4:11-13 Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.

A Tíquico lo envié a Efeso.

Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.

Al momento de escribir la segunda carta a Timoteo, Pablo se encuentra preso en Roma, según muchos estudiosos bíblicos, pareciera que se trataba de un arresto domiciliario mientras esperaba el cumplimiento de su sentencia.

Lo interesante de esta carta en la actitud del Apóstol Pablo, no vemos a un hombre apenado esperando una cruel sentencia, por el contrario, lo vemos bastante activo, pidiendo que traigan a Marcos porque le es útil, enviando a Tíquico para que continúe la obra en su ausencia, pidiendo más libros para seguir aprendiendo más de Dios. Quizá Pablo no podía salir, estaba encerrado, pero su corazón estaba libre y usaba esa libertad para continua la obra del Señor.

¿Qué motivaba a Pablo? 2Corintios 12:1-4

Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor.

Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.

Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.

Era tanta la comunión de Pablo con Dios y su hambre por saber más de Él, que Dios le permitió ver el tercer cielo, un lugar espiritual que no hubo otro apóstol al que se le haya permitido estar allí. Pablo fue impedido de contarnos lo que sucedió en aquel paraíso, pero pudo ver un hermoso anticipo de lo que nos está esperando en la eternidad.

PABLO CONOCÍA SU GANANCIA Filipenses 1:21-24

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.

Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.

Para el apóstol Pablo morir era ganancia, él sabía la ganancia que le espera a todos los que son fieles hasta el final, había visto el premio, por lo que su corazón deseaba partir pronto con Cristo, pero se quedaba por amor a la obra y de los hermanos.

LAS GANANCIAS DEL CRISTIANO

Mateo 5:11-12 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

La biblia habla de muchas recompensas para el cristiano, como la Corona de justicia, participar en las Bodas del cordero, habitar en las moradas Celestiales, comer del árbol de la vida, que su nombre esté escrito en el Libro de la Vida, y muchas más. Sin embargo, nuestro mayor premio es poder estar por siempre junto a Cristo, saber que cumplimos nuestro propósito, cumplir el llamado por el cual fuimos escogidos y el poder escuchar con alegría la voz de nuestro Señor diciéndonos: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor (Mateo 25:23).

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

PADRES E HIJOS: VENCIENDO AL MALIGNO

Estándar

1Juan 2:8-11 Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.

El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.

El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.

Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

Es necesario para poder crear un hogar que vence al maligno que exista el amor en la familia, tener amor los unos por los otros y evitar el odio o todo aquello que cause divisiones. Tenemos que amar a cada miembro de la familia, porque como cristianos todos somos parte del cuerpo de Cristo y todos somos hermanos.

1Juan 2:13-14 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.

Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

Si permanecemos en la palabra de Dios podemos vencer al maligno. Que hermoso es ver que padres junto con sus hijos han permitido que Dios entre a sus hogares, y han convertido sus casas en lugares de reposo, en donde no reinan las discusiones y los pleitos, sino que el amor y la paz de Dios reinan en el hogar. La gran evidencia de que una familia ha vencido al maligno es que Cristo reina en el hogar.

1Juan 2:15-17 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Vencer al maligno es también vencer al mundo, vencer los malos deseos, vencer las tentaciones, vencer todo aquello que sea capaz de destruir nuestro hogar. Padres no permitan que un error derribe su lo que tanto les costó construir, destruya los valores que intentaron inculcar en sus hijos, rompa el corazón de sus familiares. Jóvenes no se dejen engañar por las mentiras del mundo, valoren su hogar, sean agradecidos si tienen padres cristianos, que es esfuerzan para que el amor de Dios mantenga el hogar unido, y si no tienen padres cristianos, esfuércense para que su ejemplo y su testimonio pueda convencerlos y ganarlos para Cristo.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

EL VENCEDOR VIVE EN MÍ

Estándar

Apocalipsis 3:21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Jesús es un vencedor, y él quiere que nosotros también seamos vencedores.

CRISTO MORA EN NOSOTROS: Colosenses 1:26-29

El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria, a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.

Tenemos a Cristo en nosotros, el gran vencedor vive en nosotros, aquel Jesús que derrotó al pecado, que venció a la misma muerte, ahora mora en todos aquellos que lo reciben en el corazón. Pablo se convirtió en un gran apóstol porque permitía que Cristo actúe en él.

DEBEMOS PERMANECER EN JESÚS: Juan15:4-8

Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

El ser humano tiende a pensar que es autosuficiente, que por sí mismo puede salir adelante, pero los momentos de angustia que estamos viviendo nos demuestran cuan frágiles somos, necesitamos permanecer en Jesús si queremos ser vencedores, necesitamos tener al vencedor en nosotros si queremos dar fruto en estos tiempos.

SOMOS MÁS QUE VENCEDORES: Romanos 8:35-39

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Solo en Jesús somos más que vencedores, no existe crisis ni pestilencia ni cuarentena ni escases ni nada que haya sido creado que pueda separarnos de aquel amor tan perfecto y puro con el que Dios nos ama.

Cristo nos ha hecho vencedores, pero debemos dar testimonio de todo lo que dios ha hecho por nosotros, es tiempo de predicar y a llevar las buenas nuevas a todos los que podamos.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

REFLEXIÓN: AL PIE DE LA CRUZ

Estándar

Juan 19:25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena. Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

Existe mucha polémica acerca de quién es aquel discípulo amado, aquel discípulo que se recostaba en el pecho de Jesús, que sí estuvo presente durante la crucifixión cuando los demás se escondían, y que corrió junto a Pedro cuando les dieron la noticia de que la tumba estaba vacía.

Muchos dicen amar a Cristo, quieren seguirlo cuando las cosas van bien, cuando los milagros ocurren, cuando las multiplicaciones suceden, cuando las sanidades aparecen, pero muy pocos quieren pagar el precio de acompañarlo al pie de la cruz, cuando llegan los tiempos de prueba.

Aquel discípulo amado, se recostaba en su pecho, quería conocer su corazón, saber lo que pensaba, tener una amistad genuina, una amistad que fue probada cuando fue el único de los doce que estuvo a su lado en la crucifixión, y fue el primero en llegar a la tumba vacía.

Da mucha pena cuando aquella persona quién creías que era tu amigo te deja atrás en los malos momentos, duele saber que aquella persona en quién confiabas te abandona en los tiempos difíciles, cuan solitario y amargo es conocer a una persona que no te demuestra su fidelidad.

Hebreos 10:38-39 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. Nosotros no debemos ser de los que retroceden, no debemos ser como Judas que vendió al maestro por 30 monedas de plata, no debemos cambiar a Jesús por una aparente seguridad momentánea, ni por un placer pasajero o un pecado oculto. Nosotros debemos ser de aquellos que tenemos fe y seguimos firmes porque lo amamos y sabemos nuestra recompensa.

2Juan 1:9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Ser cristianos es para valientes, a veces podemos tropezar, renegar, incluso fallar, pero aquellos que perseveran, aquellos que no se rinden y no vuelven al mundo, sino que persisten en el evangelio son lo que realmente le conocieron.

Apocalipsis 2:4-7 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

Es tiempo de volver al primer amor, aquel amor que era un fuego que nos hacía estar pendientes de Dios, aquel amor que nos hacía buscarle a todas horas, aquel amor por el cual buscábamos tiempo para orar y hablar con Él, aquel amor que nos impulsaba a ganar almas para Cristo, aquel amor que era un motor que nos mantenía a firmes ante los vituperios, aquel amor que nos hace estar firmes hasta su venida.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

VUÉLVETE A DIOS

Estándar

Génesis 12:1-2 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

La verdadera palabra que Dios utilizó para decirle a Abraham “vete” es el hebreo: LEJ LEJÁ, que significa: Vuélvete para ti mismo o Ve por tu propio bien.

Los estudiosos bíblicos aseguran que la tierra de Ur de los caldeos en donde moraba Abraham, era una tierra dónde abundaba la idolatría y el pecado, por aquella razón Dios le manda a salir de allí, Dios ya tenía preparado un gran para él y para su descendencia

Muchas veces nos encontramos rodeados de numerosas cosas que llaman nuestra atención, vivimos pegados a los celulares, paramos ocupados con las labores del estudio o del trabajo, hasta el punto que no nos tomamos un tiempo para reflexionar ni mucho menos tenemos tiempo para buscar a Dios.

Creemos que las riquezas son más importantes, olvidando que ellas no pueden comprar la felicidad. Creemos que el conocimiento es más importante, olvidando que el mucho saber no predice el éxito. Creemos que satisfacer nuestros deseos es lo más importante, olvidando que no hay nada bueno en nosotros si no tenemos a Jesús.

Lucas 12:18-21 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.

Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

Debemos volver por nuestro propio bien al encuentro con Dios, cuidar lo más importante que tenemos que es nuestra alma, no perderla con la mentira de las riquezas o el éxito personal, todo aquel que no tiene a Cristo tiene un alma pobre y mendiga.

Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Nos afanamos con tantas cosas, nuestra atención está derivada en miles de quehaceres, redes sociales, temores, sueños, anhelos, miedos, pero todas estas cosas no son más importantes que buscar de Dios, solo Él debe ser lo más importante en nuestra vida.

Mateo 16:26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? De que nos sirve obtener todos los títulos que quisiéramos, comprar todo lo que alguna vez deseamos, recibir los aplausos del público, tener tal fama que muchos nos escuchen, pero que el costo de todo eso sea perder nuestra alma y correr el riesgo de perder la vida eterna.

Job 22:23-28 Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción;

Tendrás más oro que tierra, Y como piedras de arroyos oro de Ofir;

El Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata en abundancia.

Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, Y alzarás a Dios tu rostro.

Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos.

Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

REFLEXIÓN: CRISTIANOS DE PAPEL

Estándar

Santiago 2:17-18 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. Las obras deben ir juntamente con la fe, entre más conocemos de Jesús, más nuestras acciones deberían cambiar. Nuestra vida debe reflejar aquel acercamiento que tenemos con Cristo.

Santiago 1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. En nuestros días existen muchos cristianos de oídas, pero que no viven realmente una vida cristiana. Cristianos de papel que, en teoría son cristianos, que dicen ser cristianos, pero sus obras no reflejan ningún fruto de cambio.

Santiago 1:23-25 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. No basta con leer la biblia o escuchar los mensajes, es muy necesario que los pongamos en práctica, el seguir a Jesús es un estilo de vida, un cambio en nuestra forma de pensar y de actuar; nuestros hábitos y comportamientos deben cambiar, incluso nuestra manera de hablar reflejará la comunión que tenemos con nuestro Salvador.

Efesios 2:8-10 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. El apóstol Pablo nos enseñar que las obras ciertamente no nos salvan, hemos sido salvos por gracia, un maravilloso regalo de Dios para todos los que creemos. Pero luego nos dice que hemos sido creados para buenas obras, y que debemos andar en ellas. Tenemos que transitar en aquellas obras, seguir el ejemplo de aquellos héroes de la fe.

1Corintios 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. El mismo apóstol Pablo, exhorta muchas veces en que debemos ser imitadores de Él y sobre todo de Jesús. Cuando leemos los evangelios vemos a Jesús, que no solo enseñaba, sino que su vida era un reflejo de amor, de fe, de esperanza, de misericordia. En el libro de los hechos y en las distintas epístolas, vemos a los discípulos de Cristo, que a pesar de sus carencias, fueron hombres transformados por el poder de Dios, y sus vidas reflejaron esa comunión con Cristo.

2Corintios 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Todos nosotros, desde el mayor hasta el menor somos embajadores de Cristo, cada uno de nosotros hemos sido escogidos para llevar las buenas nuevas, el precioso evangelio. Por lo tanto, nuestra vida y nuestro testimonio tiene que reflejar que somos imitadores y seguidores de Jesús.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales:

CONOCIDOS EN LOS CIELOS

Estándar

Mateo 25:12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

He meditado mucho en esas palabras, de lo triste y desolador que es el imaginarme que se cierran las puertas del cielo, de tan solo pensar que ya no habrá otra oportunidad.

Lucas 10:19-20 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. Es un motivo de gozo saber que hemos sido salvos, el poder creer que hemos nacido de nuevo y que nuestro nombre está escrito en los cielos.

1Corintios 9:26-27 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. El apóstol Pablo, nos recalca que es tremendamente importante, cuidar de no solo correr la vida cristiana, sino asegurarnos que lleguemos fieles hasta el final.

Filipenses 4:3-4 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida. Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! En una época donde la iglesia era cruelmente perseguida, en donde hubieron mártires por predicar el evangelio o ser colaboradores de los apóstoles, los cristianos se motivaban unos a otros recordarnos que su esfuerzo sería recompensado, porque sus nombres estarían escritos en el libro de la vida.

Apocalipsis 3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. Al que venciere, no a los que intentaron y no pudieron, no a los que buscaron excusas, no a los que nunca tuvieron tiempo para acercarse a Cristo, únicamente a los que vencieron sus nombres permanecerán en el libro de la vida.

Apocalipsis 20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. Para un verdadero cristiano que ha recibido a Cristo y ha sido transformado, el motor de su fe es el amor que tiene por su Salvador. Pero siempre debemos recordar que todas aquellas personas a las cuales no le predicamos el evangelio, están expuestas a que su nombre no se halle en el libro de la vida.

Daniel 12:1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Ya desde el antiguo testamento se nos hablaba de la importancia de que nuestro nombre esté escrito en el libro de la vida.

Malaquías 3:16-18 Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.

Blogs en los que escribo:

Síganos en nuestras redes sociales: