RSS

Archivo de la etiqueta: Esperanza

Ebenezer

2015-1

Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová. 1Samuel 7:12

Se acaba otro año y es hermoso poder reconocer y decir: Eben-ezer, hasta aquí nos ayudó nuestro Dios.

Si este año ha sido un año de bendiciones y confirmaciones de Dios para tu vida entonces debes reconocer que la mano de Dios ha estado contigo y puedes decir al igual que el profeta: Hasta aquí me ayudó Dios.

Si por el contrario este año has pasado duras pruebas y crisis que han puesto a prueba tu fe, créeme que también puedes sentirte agradecido porque mientras hay vida hay esperanza, y si Dios está contigo Él cambiará cualquier circunstancia, Él no se ha olvidado de ti, Él prometió que todo te ayudará para bien, así que con fe declara: Hasta aquí me ayudó Dios.

Dios ha prometido que siempre estará con nosotros, tengamos fe de que su mano nos levantará cuando creamos que ya no poder más, tengamos fe de que sin importar lo que nuestros ojos vean Él tiene todo bajo su control, tengamos fe de que aunque muchas veces nos sintamos solos, Él nos cubre debajo de sus alas, tengamos fe de que Él nos ayudará cada día de nuestra vida.

Hoy comienzo un nuevo año y con ello podemos recordar que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana, que sin importar los años su gran amor no variará, seguirá igual de firme y nos acompañará a lo largo de este nuevo año.

Cobremos ánimo, no dejemos que nada nos venza, esforcemos y seamos valientes porque hasta aquí nos ayudó Dios y tenemos la certeza de que Él siempre estará con nosotros para ayudarnos, para cuidarnos, para consolarnos, para salvarnos, para bendecirnos y para llenar nuestras vidas.

Gracias Señor por todo lo que ha pasado este año, por tu gran fidelidad y oramos para que bendigas este nuevo año, para que Tu sigas por siempre a nuestro lado, para que nos ayudes a ser fieles y siempre podamos ser agradecidos contigo. Amén.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 diciembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pastores de Belén

pastores

Un grupo de pastores yace pastando a sus ovejas en las vigilias de la noche.

Jaziz has visto las estrellas que nos ha regalado el cielo, no he visto estrellas más brillantes desde hace mucho tiempo, cuanto me alegra el poder pastorear a nuestro rebaño a las afueras de Belén.

Oh amigo, que tiene de bueno Belén la más pequeña de las ciudades para que siempre la añores, no creo que ninguna buena nueva podría salir de algo tan pequeño.

Jaziz no menosprecies las pequeñeces, pues, Dios mismo no lo hace, el hace grandezas aún con lo más pequeño.

Si fueran ciertas tus palabras, Dios ha de amar mucho a nuestra pequeña nación y sobre todo a nosotros, ya que somos solamente un grupo reducido de pastores.

Jaziz no te fijes solo en las apariencias, Dios sí ama a nuestra nación, y Dios ama a los pastores, recuerda aquel salmo en donde se dice que Dios es nuestro pastor, Él nos llevara a buenos pastos y nos hará ver cosas grandes si guardamos la fe.

Jazis recuerda las palabras de este humilde anciano, Dios siempre tiene un gran plan, Él puede usar desde un gran sacerdote hasta el más pequeño de los pastores, y si tienes fe Él va a usarte para grandes cosas.

Yo tengo fe, sé que a pesar de mis quejas, aún existe en mi corazón la esperanza de que Dios traiga salvación para todos nosotros…

Y Mientras Jaziz aún hablaba, un gran resplandor más fuerte que la luz de cualquier astro los cegó, y de entre aquel brillo una figura formidable les habló diciendo:

No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

El anciano lleno de júbilo exclamo: ¡El cielo te ha escuchado Jaziz, Oh Gloria a Dios en las alturas!

Vamos pronto, no te quedes quieto y seca esas lágrimas de alegría, , ¡Hoy ha nacido la esperanza y la salvación para todo el mundo!

Todos los pastores emocionados por la visón llegaron al pesebre, Jazis se acercó despacio para ver al recién nacido y al verle su corazón se llenó de gozo y amor, Jazis nunca más volvió a ser el mismo, desde aquel día aprendió a ver la vida con los ojos de la fe.

¡Les deseo una gran y feliz Feliz Navidad, les mando un gran abrazo a todos mis  amigos, hermanos, compañeros y lectores, que Dios los llene de bendiciones!

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sígueme

cargando la cruzEntonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Marcos 10:21

Jesús escogió a un grupo de personas a las cuales se les llamó discípulos y sus discípulos dejaron su rutina, su modelo de vida, su tiempo, sus sueños, sus deseos y anhelos para poder conocerle y servirle.

El cristianismo es más que cargar una biblia o asistir un domingo a la iglesia, el evangelio es seguir a Jesús, es renunciar a todo lo que somos para conocerle realmente, es tener una relación sincera y genuina con Él y ser sus discípulos.

Cuando una persona se acerca a Jesús es capaz de ver las manchas de su corazón, se puede ver las carencias del alma, se da cuenta de que a pesar de todas las riquezas o los títulos que se pueda tener en el fondo están vacías y que solo junto a Él realmente podemos ser salvos y plenos.

No es fácil hacerlo, no es sencillo creer y seguirlo cuando nuestra sociedad nos empuja a no hacerlo, cuando nos damos cuenta que parecernos a Jesús nos hace estar fuera de moda, pero si no lo seguimos nos espera una eternidad en el infierno y nunca tendremos una vida con propósito y sentido completo.

Jesús habló siempre la verdad y para poder seguirlo tenías que tener la convicción y la entrega necesaria para poder hacerlo, Él dijo que el primer mandamiento es amarlo con todo lo que somos. (Mateo 22:37)

Con Dios no existe una doble vida, no existen los casi cristianos, porque eres cristiano y tienes una vida entregada a Dios o no lo eres, pero nunca digas que eres cristiano y manches algo tan importante como el sacrificio de Jesús en la cruz.

Jesús tuvo la convicción suficiente para vencer los miedos y soportar azotes, golpes, latigazos, insultos y ser clavado cruelmente en la cruz para que podamos ser salvos, para que tuviéramos la oportunidad ser libres de aquella cárcel que es el pecado.

El pecado es la mayor de las cárceles, el pecado destruye la vida y el alma de las personas, muchos no se dan cuenta de eso, pero si analizamos el mundo a nuestro alrededor podemos ver personas con pensamientos suicidas, personas con adicciones, personas que no pueden ser fieles, personas que han perdido la esperanza, personas que aunque parezca que lo tienen todo, no saben para que vivir.

Jesús es la respuesta a todos los males del corazón, es el único Camino, es la Verdad y es la Vida.

Si estás leyendo esto, entonces Jesús te está mirando con amor y te está preguntando: ¿Dejarás todo y tomarás tu cruz para seguirme?

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 agosto 2014 en Devocionales, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Me rescató porque me ama

Salmos 18:19 Me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque se agradó de mí.

Otra versión dice: El Señor me rescató porque me ama; él me llevó a un lugar seguro.

Antes de conocer realmente a Dios no entendía porque había personas capaces de dar su vida por Él, ni tampoco comprendía la magnitud de su amor.

sanando al leprosoLa biblia cuenta una bella historia en Mateo 8:1-3: Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

Hace dos mil años atrás la lepra era considerada una enfermedad muy contagiosa y una maldición.

Las personas infectadas debían vivir aisladas de la civilización y se tenía estricto cuidado con todo aquello que había sido tocado por los infectados, incluso debían usar campanas o gritar para anunciar que se acercaban y así los demás pudieran alejarse de ellos.

Ser leproso significaba vivir en soledad, ser alejado de tu familia y seres queridos, el tener que soportar el dolor de su piel al podrirse y la deformidad que causaba la enfermedad.

Aquellas personas debían estar sumamente cansadas de ese tipo de vida, debían sentirse sumamente tristes y decepcionadas, tendrían que haberse acostumbrado a ser rechazados, deberían estar muy deprimidas por no poder encontrar un refugio en el cual sentirse seguras y quizá hasta culpables de tener esa enfermedad.

Pero un día un leproso escuchó de alguien que podía cambiar su vida, que podía sanar cualquier enfermedad, su nombre era Jesús.

Aquel hombre se armó de valor, se llenó de fe, él estaba cansado de ese tipo de vida, estaba harto de tanto dolor y rompiendo todas las reglas se acercó donde Jesús.

Jesús estaba predicando y le seguían muchas personas de todas las edades, imagino que muchos deben haberse llenado de espanto, quizás muchos le habrán exigido que se aleje mientras huían pero Jesús permaneció a su lado.

Él sabía que Jesús podía irse, que no era su obligación que hiciera algo por un extraño como él y encima pecador, por eso se arrodilló y le dijo: Señor, Si quieres puedes limpiarme.

Jesús debió haberlo mirado con compasión y amor, lo tocó y le respondió: Quiero, sé limpio.

Para aquel hombre ese acto y esas palabras significaban compasión, paz, libertad, el comienzo de una nueva vida, ese momento debe haberlo marcado porque por primera vez en mucho tiempo su corazón sintió amor.

Jesús lo rescató de su enfermedad porque lo amaba.

Hoy en día existen muchas personas que físicamente pueden estar sanas pero tienen el alma llena de heridas, viven en soledad aunque no se den cuenta, quizá su piel no esté enferma pero sus rostros reflejan las marcas y el dolor de un alma triste y deprimida.

Están rodeadas de hipocresía, hace mucho tiempo que no sienten afecto verdadero, no saben lo que es el amor y muy en el fondo se sienten mal por sus faltas y errores.

Pero al igual que aquel leproso podemos acercarnos a Jesús y saber que Él quiere rescatarnos del dolor de nuestros pecados y llevarnos a un lugar seguro en donde podemos hallar verdadera paz.

Cuando pasamos por esa experiencia nuestra vida cambia y entonces Jesús se convierte en nuestro todo, no existe nada más importante que Él porque sin merecerlo, Él nos amó.

Ésa es la razón por la cual estamos dispuestos a dar hasta la vida porque aunque muchos nos rechazaron, aunque estábamos llenos de faltas y podíamos ser despreciados, Él nos rescató, nos demostró su amor y nos llevó a sus brazos para que estemos seguros.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 mayo 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Saldrás de la cárcel

José había sido traicionado ya dos veces, la primera vez fue alejado de su padre debido a que sus hermanos lo vendieron como esclavo y la segunda vez se debió a que a pesar de todo su esfuerzo por servir con excelencia a su patrón Potifar, esto no impediría que este no le creyera cuando su esposa mintió y ahora lo mandarían a la cárcel.

José era solo un joven, no era perfecto y los golpes que había sufrido eran muy duros. La vida no parecía sonreírle y la suerte parecía ser ajena a él.

Imagínense aquella escena, un joven inocente siendo llevado a rastras hacia una prisión, es imposible no creer que durante el trayecto no gritara: ¡Soy inocente! ¡No me arresten! ¡Se han equivocado!

Aquel joven es arrojado hacia una celda fría y oscura, un poco de paja será ahora su cama y una gran roca su almohada.

jose en la carcel

José se ha pasado toda la vida haciendo lo correcto, esforzándose por ser un buen hijo, siendo excelente con Potifar, pero él no recibe recompensas y cada vez parece encontrarse peor.

Sus gritos se escuchan en toda la cárcel: ¡Déjenme salir! ¡Se han equivocado!

Pronto se da cuenta que gritar no resuelve nada, se encuentra totalmente solo sin nadie que pueda ayudarlo o defenderlo.

El miedo es tan grande que no puede permanecer de pie, sus lágrimas corren por su rostro y sus manos comienzan a temblar. Los sueños que tenía de niño parecen lejanos, el poder ver a su padre con vida pareciera que es imposible.

Pero aquel joven lejos de darse por vencido hace una oración, recuerda las historias de Abraham de como espero cien años para que naciera su hijo Isaac, recuerda como Isaac se hizo rico sembrando en plena crisis, recuerda como su padre Israel río después del tardío encuentro con su hermano.

A pesar de las dudas, de los problemas y las circunstancias aquel joven ve nacer la esperanza en su corazón y aunque se encuentra solo en aquella prisión, él puede sentir el cálido abrazo de Dios acogiendo su corazón, llenándolo de fe y diciéndole: Tú vas a salir de la cárcel.

Al llegar la mañana aquel joven sonríe y trabaja de la misma forma como lo había hecho antes, con excelencia y sinceridad.

José era un chico inteligente, gentil y esperanzador, los jefes de la cárcel notaron algo valioso en él y deciden ponerlo a cargo de la prisión, él no quiere ser jefe, él quiere salir de allí pero eso no impide que cumpla su labor con la misma excelencia de siempre.

Los años pasan, no fue fácil soportar estar en aquel lugar, no ha sido fácil crecer, ni mantener la fe pero él sigue de pie confiando en que Dios lo sacará de allí.

Y el día llega y José es llamado por el faraón, ese día José reirá como nunca, todo su pasado fue una práctica para poder lograr sus sueños, Dios tardó pero nunca lo olvidó y jamás lo abandonó.

No importa que pruebas estés pasando o en donde te encuentres, no pierdas la fe, Dios te sacará de esa cárcel y te llevará a cumplir tus sueños.

Sé cómo José, sé excelente y no pierdas la fe, no te rindas porque Dios te está abrazando y te está diciendo tú saldrás de esa situación, tú saldrás de esa cárcel y haré algo grande contigo.

jose 2

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 mayo 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Vuelve a mí

pensamientos del Espíritu

Hijo mío has hechos muchas cosas buenas, me has seguido y has guardado la fe pero debes saber que todo eso no sirve si pierdes tu primer amor.

Yo te recogí cuando todos te dejaron, yo te abracé cuando nadie quería estar cerca de ti y desde el principio siempre te he amado.

Recuerda de donde te rescaté, recuerda el amor que te mostré, no olvides nunca que mis brazos están siempre abiertos para recibirte.

Vuelve al primer amor, búscame con sinceridad, háblame que Yo deseo escucharte y acércate a mí porque yo quiero tenerte a mi lado.

Entiende hijo mío que Yo soy más que suficiente, solo yo puedo llenar tu corazón, solo Yo puedo llenar cada rincón vacío de tu interior.

No basta con hacer obras, no basta con ganar al mundo entero porque lo más importante es el amor y Yo soy el amor.

Sé que muchas han sido tus pruebas, sé que has decidido esconder el corazón, pero tú siempre puedes confiar en mí, Yo nunca fallo, Yo jamás traiciono.

Vuelve a mí y te daré de comer del árbol de la vida y nunca más tu corazón volverá a tener hambre.

Vuelve a mí, hijo mío y tu recompensa será el paraíso que tengo preparado para ti y para todos aquellos que me aman.

Vuelve tu corazón a mí, no te pierdas en las mentiras del mundo o en los engaños de las riquezas porque solo te conducirán a que se cumplan todos tus miedos.

En mí está la vida, la paz, la fuerza, la esperanza y el amor.

Vuelve hijo mío al Padre que te ama, al Padre que ha sido misericordioso contigo y te dará más de lo que tu mente pueda imaginar.

Vuelve a tu hogar, a aquel lugar en donde tu alma puede hallar descanso.

Aléjate de todo aquello que te aparta de la verdad y vuelve corriendo a los brazos amorosos que nunca te soltarán.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 enero 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Actitudes

actitudes

Los cristianos deberíamos ser el modelo de persona por excelencia, es decir que debemos cuidar y tener un buen testimonio y paro eso es importante cuidar las actitudes que tenemos hacia los demás.

Los cristianos deberíamos tener una actitud frente a la vida no tan solamente positiva, sino de esperanza, de fe y de expectación por aquel inmenso plan que Dios tiene para nosotros, una actitud valiente que nos ayude a conquistar nuestros sueños y destino como nos enseñan Gedeón, Nehemías y muchos otros.

Deberíamos tratar de tener una actitud correcta frente a nuestra familia, como hijos el aprender a obedecer y honrar a nuestros padres, los padres saber amar a los hijos, y entre hermanos procurar de ser de ayuda y modelos.

Con nuestros amigos y hermanos en Cristo, deberíamos ser honestos y fieles e imitar el tipo de amistad sincera que tenían David y Jonatán.

En la iglesia honrar a nuestros pastores y aprender de ellos, saber soportar a nuestros hermanos en Cristo, recordar siempre que somos una familia espiritual y tener aquel deseo de conocer a Jesús como lo tuvieron los discípulos.

También seamos sabios para quitar en nosotros mismos actitudes que hieran al resto o que hagan enojar a los demás, actitudes egoístas, orgullosas, irascibles o infieles.

Sé que vivimos en un mundo en donde se pierde la honradez, la sinceridad, la compasión, el honor y que es muy difícil no dejarse llevar por la corriente, pero esa es nuestra lucha y nuestro desafío para mantener nuestras vestiduras blancas y llevar una vida agradable a Dios.

También sé que muchas veces pasaremos pruebas y que habrá actitudes del resto que podrán dañarnos y por eso debemos ser pacientes y perseverantes.

Incluso debo admitir que aun nuestros amigos podrán fallarnos y deberemos al igual que Job tener esa clase de amor y compasión para ser capaces de perdonar y orar por ellos, también nuestros familiares podrán herirnos y debemos aprender de Moisés el cual oró por su hermana.

La vida cristiana no es sencilla pero seguir a Jesús cambia totalmente nuestro estilo de vida, podemos ver la realidad, sabemos la verdad y sobre todo tenemos a Cristo en nuestros corazones para guiarnos.

Esforcémonos para que nuestras actitudes alegren siempre a Dios, hagamos que nuestra vida marque la diferencia y seamos testimonio de lo que Dios realmente hace en nosotros.

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 diciembre 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: