RSS

Archivo de la etiqueta: debilidad

Siervos inútiles

deleitarse-dios-hombre-alabando-615x340

Yo siempre tuve un problema con el siguiente versículo de la biblia, creía que estaba mal escrito o hubo un problema de redacción celestial, pero tras estudiarlo nuevamente y recordar muchos sucesos en mi vida, pude comprender su significado.

Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos. Lucas 17:10

En la vida real si nuestro padre nos dijera: Barre tal lugar, y usted lo hace, y luego de que lo hace le dice: Eres un inútil por barrerlo… Yo creo que hasta el más santo de nosotros se enojaría con su padre.

O si su jefe le dice: Has tal labor, y usted lo hace, y tras hacerlo le dice: Eres un inútil por hacerlo… Entonces creo que habría otro despedido en la empresa.

Pero en la biblia, Dios nos llama inútiles por hacer lo que Él nos pidió que hiciéramos, y yo encontré tres razones por las que sí somos inútiles:

Somos inútiles porque no podemos hacerlo solos.

A veces la vida golpea muy fuerte, pasamos situaciones muy duras que nos hacen caer, muchas personas no son capaces de soportar las duras tormentas de la vida, y es entonces tras pasar por esos momentos que nos damos cuenta que necesitamos la ayuda de Dios, que es su amor y su enorme gracia la que nos sostiene día tras día.

Somos inútiles porque vamos a fallarle y Él lo sabe.

¿Usted tendría una relación con una persona que le sería infiel o haría una sociedad con un socio que lo fuera a traicionar? Sé que la respuesta es no, pero Dios a pesar de conocernos muy bien, de saber que íbamos a renegar de Él, de saber que íbamos a caer, que vamos a dejarlo, que por momentos lo vamos a olvidar, a pesar de todo, Él nos amó y nos rescató por su gran amor. Somos inútiles porque nada podrá alcanzar lo que Él hizo por nosotros.

Somos inútiles porque nada podrá alcanzar lo que Él hizo por nosotros

Nunca seremos capaces de pagar el enorme sacrificio que Jesús hizo por nosotros en la cruz, el pagó un enorme precio por nosotros, sufrió hasta lo máximo porque nos amó, porque cuando daba cada paso y sufría cada latigazo, Él pensaba en ti.

Siempre digo que lo bueno de Dios es que a pesar de que le falle, cada vez que voy donde Él, siempre encuentro un abrazo y su voz diciéndome: Te amo.

Debemos ser siervos que a pesar de todo logren hacer lo que Dios nos encomendó.

Dios sabe lo inútil que puedo ser, Él sabe las muchas veces que le fallé y que puedo fallar, sabe mis defectos, mis debilidades pero a pesar de todo Él me escogió, y por eso le amo y le seguiré hasta el final de mis días.

 
1 comentario

Publicado por en 9 diciembre 2015 en Enseñanzas, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Debajo de tus alas

abrazar a Jesús

Corazón mío no temas, volvamos a su abrazo y todo estará bien, podemos descansar al sentir su presencia.

Dios mío envuélveme en tus brazos otra vez, escóndeme debajo de tus alas y has descansar a mi alma abatida.

Perdona mis pecados y limpia las manchas de mi interior, porque te necesito y sin Ti me siento morir.

Padre mío perdona la terquedad de mi corazón, la rebeldía con la cual me separé de tus brazos.

No hagas memoria de mis faltas, por tu misericordia te pido que perdones las debilidades de mi alma.

Mi corazón ruega por sentir tu abrazo lleno de amor, por sentir tu presencia y el calor de tu corazón.

Muéstrame el Camino que debo seguir para poder vivir siempre resguardado por tu presencia.

Quiero correr y abrazarte eternamente, decirte lo mucho que te amo y lo mucho que mi corazón te anhela.

He decido que no quiero vivir más sin estar bajo tu cubierta, no quiero pasar un día sin tu compañía.

Guárdame a tu lado, ten piedad de mí y protégeme hasta que las penas y crueldad se terminen.

Cuando la vida se pone difícil Tú eres el refugio en donde me siento seguro, solo en Ti puedo confiar plenamente.

Soy dichoso por conocerte, solo a Tu lado puedo sonreír de verdad y olvidar los errores del ayer.

Mi corazón se alegra al saber que me acompañas, soy como un niño que necesitaba sentirse seguro.

Y hoy te abrazo con todas mis fuerzas y te ruego que me ayudes a nunca apartarme de aquel abrazo que me ha llenado de amor y vida eterna.

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 noviembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Qué quieres que haga por ti?

Jesús preguntando

Yo te andaba buscando, porque necesitaba tu ayuda.

Sin imaginarlo viniste a mi encuentro, me miraste fijamente con una mirada sincera y muy tranquila mientras tus labios dibujaban una sonrisa, y me preguntaste: ¿Qué quieres que haga por ti?

Me quedé pensando, porque eran muchas las necesidades que tenía y mientras pasaba el tiempo me di cuenta que la lista parecía larga.

Al verte me di cuenta que seguías observándome, esperando que te respondiera y podía sentir que realmente parecía importante mi pedido.

Me armé de valor y respondí:

Señor, necesito que perdones mis errores, porque aunque soy joven sé que he lastimado a otros y que he fallado muchas veces.

Observé mis manos y le dije: Necesito que cambies mi corazón porque sé que está herido, manchado y descuidado.

Quisiera que me des paz, porque me preocupo muchísimo por cosas que no debería, tengo muchos miedos y me siento muy débil en mi interior.

Por favor ayúdame a creer, porque por ratos pierdo la fe, me cuesta mucho creer que las cosas puedan mejorar.

Callé por un rato, pero podía sentir tu mirada en mi rostro, así que continué…

Ayúdame a amar, porque soy muy egoísta, sé que cuando actúo no pienso en los demás.

Por favor, yo quisiera volver a empezar, quisiera creer que puedo vivir nuevamente.

Las lágrimas corrían por mi rostro y le dije: Perdóname porque sé que soy el responsable de las marcas de tus manos y que aunque yo no estuve allí, yo también clave tus manos, tus pies y te colgué en una cruz.

Dame esa voluntad para buscarte, para resistir las tentaciones que vienen constantemente, enséñame a amarte con todo mi corazón.

Guardé silencio y me sorprendió lo sincero que había sido mi corazón, pero no quería ocultarle nada de mí.

Sin pensarlo me abrazaste, y con voz suave me dijiste:

No te preocupes por el pasado, Yo ya te he perdonado.

Entrégame tu corazón, Yo lo cuidaré, lo limpiaré y lo llenaré con mi amor.

Estas marcas no son un castigo por tus faltas sino una muestra de mi amor genuino por ti.

Te amo hijo mío y a partir de ahora caminarás conmigo, Yo seré tu ayuda y si crees en mí, nunca más estarás solo.

Y aquel abrazo fue para mí el inicio de una nueva vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 septiembre 2014 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sólo y afligido

ayuda

Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido. Las angustias de mi corazón se han aumentado; Sácame de mis congojas. Salmos 25:16-17

¿Por qué te escondes oh Dios de nosotros y por qué no escuchas nuestras oraciones?

Inclina hoy tu oído, tú el que todo lo ve y por tu misericordia escúchanos.

Dios apelando a tu misericordia te pido que nos escuches en nuestros momentos de debilidad, te pido que por favor nos veas en nuestros momentos de desánimo.

Dios mío y hacedor de milagros, socórrenos en nuestras angustias y líbranos de nuestras congojas.

Tú eres refugio, eres escudo de los que te buscan, eres la roca de nuestra salvación en tus manos están seguros nuestros tiempos.

Dios nuestro en ningún otro ha salvación si no en ti, por eso mira nuestros corazones, observa el quebranto de nuestras almas, porque tiempos malos han venido sobre nosotros y el dolor no ha sido ajeno al corazón.

Levántate Señor y rescátanos, extiende tu brazo y líbranos como en los tiempos antiguos, vean nuestros ojos tus grandes maravillas.

Porque Tú no has cambiado y sigues ayudando a los que confían en Ti, Tú eres nuestra esperanza y la razón de nuestra fe, en Ti estamos confiados y aunque a veces nos sintamos tristes y desconsolados cada vez que vemos el cielo y entramos en razón, recordamos que solo Tú eres nuestra salvación y nuestro Redentor.

Por eso nos levantaremos una vez más y alabaremos Tu nombre, cobraremos ánimo y seguiremos de pie porque Tu diestra nos sostiene.

Ciertamente pareciera que estamos solos y afligidos, pero Tú nunca nos abandonas y Tu gozo es nuestra fuerza, por lo tanto te agradecemos Señor porque sabemos que Tú tienes el control de todas las cosas y a Tu lado sabemos que todo lo podemos.

Por eso te decimos con todo el corazón gracias Dios nuestro por tu gran eterna fidelidad y tu gran bondad hacia nosotros, gracias porque siempre nos cuidas, gracias por ser nuestro Padre y gracias porque le has vuelto la vida a nuestros corazones.

Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón. Salmos 31:24

 
1 comentario

Publicado por en 1 febrero 2013 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nada tiene sentido sin Ti

Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad. Salmo 84:10

¿Alguna vez has amado tanto a Dios qué sencillamente te has dado cuenta que no puedes vivir sin El?

¿Amas tanto a Dios que has podido llegar a la conclusión de que sin el nada tiene valor?

¿Quién podrá llenar el corazón del hombre sino solo nuestro Dios?

¿Quién podrá llenar nuestra vida de paz sino solo aquel que es nuestro Dios?

¿Con quién podremos sentirnos tan seguros sino es solo con Dios?

¿Con quién podremos sentirnos plenos si no es al lado de nuestro Dios?

La vida no tiene sentido si Dios no está con nosotros, porque Dios es nuestra luz en un mundo envuelto en la oscuridad, Dios es nuestro refugio en los momentos de angustia, Dios es quién nos fortalece cuando nos sentimos débiles, Dios es el que quía nuestros pasos cuando nos sentimos inseguros, Dios es nuestro pronto auxilio ante el temor, Dios es nuestra esperanza cuando todo parece perdido, Dios es la base de nuestra fe, Dios es nuestra razón para amar, Dios es todo aquello que nos queda cuando todo lo que somos no es capaz de continuar, Dios es la mano que nos sostiene cuando estamos por caer, Dios es la vida que soñamos tener, Dios es el medio por el cual podemos alcanzar lo mejor de nosotros, Dios es la razón por la cual podemos soñar sin flaquear, Dios es justicia, Dios es descanso para un alma agotada, Dios es perdón para una vida llena de dolor, Dios es sanidad para un corazón herido, Dios es riqueza para una vida pobre, Dios es sabiduría para todo aquel que lo encuentra, Dios es todo para que le ama.

Puede que el mundo nos ofrezca riquezas, poder, estatus, pero nada de eso tendrá sentido si perdemos al autor de nuestra existencia.

La vida que llevamos muchas veces nos hace dudar, las tentaciones y circunstancias nos podrán intentar detener pero el amor de Dios es más grande que cualquier adversidad y solo Él puede ayudarnos a vencerlos, solo junto a Dios todo tiene sentido.

No lo olvidemos nunca, nada tiene sentido si no tenemos a Jesús en el corazón.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 noviembre 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Qué tenían de especial?

¿Qué tenía de especial un hombre que consiguió tener un hijo a los cien años, que logro ser el padre de una nación y que casi fue capaz de sacrificarte a su hijo?

Oh, ¿Que tenía de especial?

¿Qué tenía de especial un joven soñador, que supo superar tantas penurias, que fue bendecido al cumplirse su sueño y que logro bendecir a su familia?

Oh ¿que tenía de especial?

¿Qué tenía de especial un joven pastorcito de ovejas que te componía canciones, que llegó ha convertirse en rey y que te componía salmos?

Oh, ¿Que tenía de especial?

¿Oh que tenía de especial una joven que se convirtió en reina, que decidió obedecer al Dios de su tío y que arriesgó la vida para salvar a su pueblo?

Oh, ¿Que tenía de especial?

¿Qué tenía de especial un joven que se echaba sobre tu pecho, que dejó todo para seguirte y que se convirtió en un gran apóstol?

Oh, ¿Que tenía de especial?

¿Qué tiene de especial, un pescador que decidió dejar las redes para seguirte, que lloró amargamente arrepentido al negarte y que se convirtió en un mártir por amor a ti?

Oh, ¿Que tenía de especial?

¿Qué tenía de especial un hombre que andaba matando cristianos, que al conocerte cambió hasta convertirse en el más grande apóstol y que nos dejo tantas enseñanzas?

Oh, ¿Que tenía de especial?

¿Qué tenían de especial aquellos que te amaron tanto, que hicieron tantas cosas por ti, aquellos que vencieron gigantes, que superaron grandes obstáculo y que encontraron fuerzas en la debilidad?

¿Qué tenían de especial sino un gran amor por ti, una gran fe basada en el amor a ti, una gran santidad basada en el amor a ti?

¿Tendremos ahora ese amor para correr grandes riesgos, para creerte, para darnos por enteros, para creerte en la adversidad o para serte fieles en todo tiempo?

¿Habrá personas especiales que ahora sean capaces de amarte así?

Oh, ¿Habrá alguien así?

 
1 comentario

Publicado por en 27 septiembre 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Quién es mi Dios?

Tras una semana de duro trabajo y en la cual terminamos cansados, el enemigo aprovechará ese momento para intentar tentarnos y dirá una frase como esta: ¿Quién es tu Dios para que vayas a oírle y adorarle?

Cuando escuches esa voz le responderás algo como esto:

  • Mi Dios es el creador del cielo y la tierra, mi Dios es el que se regocijó al crearme en vientre de mi madre y el que me puso nombre y me dio un propósito.
  • Mi Dios es el que me esconde en su tabernáculo cuando las dificultades son muchas y el que me esconde debajo de sus alas cuando mi corazón desmaya.
  • Mi Dios es mi torre fuerte con la cual me protege cuando me siento débil y Él es quien renueva mis fuerzas.
  • Mi Dios es mi roca en la cual me sostengo cuando siento mi mundo tambalear y el es mi escondedero en los momento de prueba.
  • Mi Dios es el que me sostiene de mi mano derecha para que no caiga y el que adiestra mis manos para la batalla.
  • Mi Dios es mi escudo ante los problemas y circunstancias, y Dios es el que toma la venganza sobre mis enemigos.
  • Mi Dios es el que próspera el fruto de mis manos y que él hace prosperar mi camino.
  • Mi Dios es el que me llena de todo bien, el que sacia mi vida de favores y misericordias.
  • Mi Dios es el que perdona mis pecados y el que borra mis rebeliones, con su eterno e inigualable amor.
  • Mi Dios es el que me dio la victoria sobre el pecado, el que me hizo libre de la contaminación de este mundo.
  • Mi Dios es el que siempre se queda a mi lado por lo cual nunca estoy solo, Dios es el que me llena de gozo aún en el momento mayor tristeza.
  • Mi Dios es el que me ama y me seguirá amando aún a pesar de mis muchos errores y fallas.
  • Mi Dios es el que me escogió aún a pesar de no merecerlo.

Sin Dios nada puedo hacer y sin El nada quiero ser.

Por eso he de amarle con todo mi corazón, por eso he de alabarlo con todo el gozo que pueda expresar mi ser, por eso escucharé cada una de sus palabras con atención y por eso le seré fiel todos los días de mi vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 marzo 2012 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: